miércoles, 29 de febrero de 2012

TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE PRESIONAR AL PARLAMENTO

Si no presionamos al Parlamento, mandando mensajes constantemente a los diputados para que voten una nueva Ley de Propiedad Intelectual, la literatura española llegará a no significar nada en el mundo y ser despreciada-

lunes, 27 de febrero de 2012

NADIE EN ESPAÑA PODRÍA ESCRIBIR HARRY POTTER, EL SEÑOR DE LOS ANILLOS O EL CÓDIGO DA VINCI

Ese tipo de novelas requiere de un arduo trabajo de investigación, que puede tomar años. Después hay que planificar la fabulación, para evitar caer en contradicciones, anacronismos o personalidades mal definidas. Por fin, se debe redactar con sumo cuidado, para que toda la fabulación resulte creíble, eludir la fatuidad y el esnobismo en el lenguaje, vadear la pedantería, elegir bien los verbos, las preposiciones y los adjetivos, usar una prosa luminosa y completamente inteligible, inventar metáforas originales y elaborar una intriga de interés creciente con un final lógico, consecuente y creíble.
TOTAL, AÑOS DE TRABAJO A JORNADA COMPLETA
.
YO DEDIQUÉ UNOS SIETE AÑOS COMPLETOS A LA INVESTIGACIÓN Y PLANIFICACIÓN DE “LA DESBANDÁ”

LOS EDITORES ESPAÑOLES RECHAZAN EDITAR LIBROS DE PERSONAS QUE QUIERAN DEDICARSE SÓLO A LA FICCIÓN, DEBIDO A QUE ESTAS PERSONAS NECESITARÍAN EL DINERO PARA VIVIR, COSA QUE LOS EDITORES EN SU MAYORÍA NO ESTÁN DISPUESTO A PAGAR. POR ELLO, SÓLO QUIEREN EDITAR A FAMOSOS CONOCIDOS POR OTRA PROFESIÓN: JUECES, PERIODISTAS, PRESENTADORES DE TELEVISIÓN O RADIO, ETC, PORQUE ESTAS PERSONAS JAMÁS RECLAMARÁN LA INTEGRIDAD DE SUS DERECHOS.

Como la ley española de PROPIEDAD INTELECTUAL, no establece ningún mecanismo para obligar a las editoriales a pagar la integridad de los derechos ni tipifica como delito los incumplimientos de contratos editoriales, los escritores españoles están obligados a hacer OTRA COSA PARA VIVIR. Así, vemos a autores consagradísimos y viejísimos que se ven obligados a publicar un artículo diario en la prensa para poder sobrevivir. ¡!!

NUESTRAS AUTORIDADES ASISTEN INDIFERENTES A LA DESAPARICIÓN IMPARABLE DE LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL MUNDO.

Si no se legisla con justicia y claridad, la literatura española muere.

viernes, 24 de febrero de 2012

DESAPARICIÓN IMPARABLE DE LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL MUNDO

Si no se legisla con justicia (tal como indico más abajo), la literatura española morirá.

miércoles, 22 de febrero de 2012

CÓMO SER ESCRITOR EN ESPAÑA SIN CONVERTIRSE EN MENDIGO.

Ningún español que quiera profesionalizarse, dedicar todo su tiempo a escribir y que nadie , al decir que es escritor, le pregunte: “¿Y de qué vives?, lo primero que debe hacer es no tratar de editar en España. Editar en español en Londres o Estados Unidos ya es posible. Se les parece difícil, más lo es conseguir la atención de una editorial catalana y mucho menos de una “agente literaria”.

PRÁCTICAMENTE TODAS LAS EDITORIALES ESTAFAN A LOS ESCRITORES ESPAÑOLES

La mayoría presentan a los autores cuentas fraudulentas, donde jamás le dirán cuántos libros suyos se han vendido en librerías ni le pagarán el porcentaje establecido en contratos. Le presentarán unas cuentas muy enrevesadas e indescifrables, que reflejan el movimiento habido con los distribuidores.

Todas las editoriales eligen para editar libros escritor por profesionales de otra cosa, profesionales que tengan otros ingresos y no se preocupan por lo que rinden sus libros. Igual se puede decir de los “premios” literarios.

LO TRÁGICO, ES QUE LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL ESTÁ REDACTADA DE MODO QUE PERMITE ESOS COMPORTAMIENTOS FRAUDULENTOS DE LAS EDITORIALES.

LAS LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL ESPAÑOLA Y EL COMPORTAMIENTO DE LAS EDITORIALES IMPOSIBILITA LA PROFESIONALIZACIÓN DE LOS ESCRITORES ESPAÑOLES, QUE JAMÁS PODRÍAN ESCRIBIR COSAS COMO Harry Potter o El señor de los anillos, porque con la miseria mendicante que nos pagan las editoriales, no podemos dedicar meses o años a investigar y fabular obras perfectamente edificadas y ensam ladas.

LAS EDITORIALES PREFIEREN LOS LIBROS ESCRITOS ROBANDO HORAS AL SUEÑO Y EN COMPETENCIA POR LOS GRITOS DE LOS NIÑOS QUE JUEGAN EN EL PASILLO.

ESCRIBIR EN ESPAÑA ES MORIR, DIJO LARRA

SE MUERE SI UNO QUIERE FABULAR EN SERIO, PORQUE HAY QUE VIVIR COMO UN MENESTEROSO, QUE ES LO QUE ME PASA A MÍ POR HABER SIDO DEFRAUDADO EN 120.000 EUROS POR PARTE DE ROCA EDITORIAL. TAMBIÉN ME ESTAFÓ DE MALA MANERA EDITORIAL EL COBRE.

domingo, 19 de febrero de 2012

LA LEY ESPAÑOLA DE PROPIEDAD INTELECTUAL, CÓMPLICE DE LAS ESTAFAS EDITORIALES.

Según me dijo la Policía cuando fui a denunciar la estafa, la Ley de Propiedad Intelectual no establece ningún mecanismo por el que las editoriales sean obligadas a pagar a los escritores la integridad de sus derechos de propiedad intelectual.
En mi caso, ROCA EDITORIAL ha estado defraudándome durante ocho años más del 70% de mis derechos de propiedad intelectual por mis novelas “Oro entre brumas”, “La desbandá”, “Los pergaminos cátaros” y “El ocaso de los druidas”.

Según comento más abajo, los contratos obligaban a dicha editorial a pagarme el 10% del precio de venta al público de mis libros. A principios de 2007, un amigo abogado me demostró que esa editorial me estaba estafando. En vez de pagarme sobre el precio de venta al público e informarme de los libros vendidos en librerías, me presentaba fraudulentas cuentas de los movimientos habidos con los distribuidores. Como se sabe, el p.v.p. de los libros (impreso en portada) se distribuye así: 30% para la editorial, 30% para el distribuidor, 30% para la librería y 10% para el escritor. Eso es lo que establecen las normas mundiales y las leyes.

Cuando, con la sangre hirviéndome, conseguí entender lo que mi amigo abogado me estaba explicando, eché a correr hacia la comisaria de Rubén Darío de Madrid, para denunciar a Roca Editorial. El policía que me atendió, después de escucharme atentamente y con cara de lástima, me dijo: “Usted puede presentar denuncia, pero los jueces entenderán que es un asunto laboral, decretarán un juicio de faltas donde, si usted –después de un importante gasto-, c onsiguiera que condenen a la editorial, la multarían pero a usted no le devolverían su dinero estafado”. Mandé un buró-fax a ROCA EDIDTORIAL reclamando que me pagaran; con total cinismo, me dijeron que el abogado se equivocaba, que ellos cumplían la ley. Tras cruzar varios buró-faxes, recurrí al ministro de industria, el defensor del pueblo, el parlamento y la gerenalitat. También escribí a la casa real y a Moncloa. O no me contestaron o me respondían sugiriendo que… ¡presentase denuncia!

TODO ESO OCURRIÓ EN 2007. Desde entonces, no paro de publicar estos blogs y, de vez en cuando, pido ayuda, pero no hay ninguna novedad. Mientras ROCA EDITORIAL se ha embolsado más de 100.000 que me pertenecen, yo vivo miserablemente con una pensión de 500 eros que me obliga a alimentarme muy mal 15 días de cada mes (a pesar de que soy diabético). Permanezco plenamente lúcido y tengo mucho talento como articulista además de escritor, pero en estos cinco años no he conseguido ninguna colaboración para complementar la miseria que ingreso. Literalmente, vivo como un menesteroso.
Transcribo a continuación varios de los documentos que prueban LA ESTAFA DE ROCA EDITORIAL:
MIS CUATRO NOVELAS EDITADAS POR ROCA EDITORIAL
EJEMPLARES IMPRESOS HASTA NOVIEMBRE DE 2007 (SEGÚN CERTIFICACIONES DE LA IMPRENTA.
ORO ENTRE BRUMAS. 12,855 ejemplares por 18 euros…….Importe ,,231,390 E
LA DESBANDÁ, 16.949 ejemplares por 21 euros……………..Importe...355.929 E
(de este libro hay más de 7 ediciones de 6.000 hasta hoy)
LOS PERGAMINOS CÁTAROS 13,952 ejem.. por19 euros…...Importe,..265.088 E
EL OCASO DE LOS DRUIDAS 6.042ejemp. por 20 euros…..importe.. 120.840 E
PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO TOTAL DE MIS
NOVELAS EDITADAS HASTA NOVIEMBRE DE 2007……………973.239 E
----------------------------------------------------
MIS DERECHOS SEGÚN C ONTRATOS… 10%..................................97.323 e.
Pero lo que me había pagado Roca Edidtorial hasta ese momento
(contando todos los anticipos y liquidaciones),
Según los estadillos del banco sumaba…………………………………42.323
CLÁSULA QUE APARECE EN LOS CUATRO CONTRATOS QUE FIRMÉ CON ROCA EDITORIAL, ESTABLECE QUE ROCA ME PAGARÁ EL 10% DE. P.V.P., COSA QUE NUNCA HA HECHO. Hay otros muchos incumplimientos de contrato: jamás me han presentado las portados de mis libro para aprobación, publicaron un cartel de LA DESBAN DÁ sin mi nombre y otras barbaridades.
Los precios de mis novelas son:
18 euros el ejemplar de ORO ENTRE BRUMAS
21 euros el ejemplar de LA DESBANDÁ
19 euros el ejemplar de LOS PERGAMINOS CÁTAROS
20 euros el ejemplar de EL OCASO DE LOS DRUIDAS.
Pero NUNCA me ha pagado Roca mi porcentaje legal sobre estos precios (QUE ESTÁN IMPRESOS EN LA CARÁTULA) sino sobre el 30% del precio de venta al público, o sea, el precio interno que acuerda con sus distribuidores.
=============================================================================
SALDO QUE ROCA EDITORIAL ME HABÍA DEFRAUDADO ESOS TRES PRIMEROS AÑOS……………55.328 E.
Presentada reclamación, Roca Editorial se negó a pagarme lo que mis derechos me asignaban.
Naturalmente, ese saldo a mi favor (PENDIENTE DE PAGO) se ha más que triplicado en los años transcurridos desde entonces.

EJEMPLO DE LAS LIQUIDACIONES QUE ME ENTREGA ROCA EDITORIAL Liquidación de ORO ENTRE BRUMAS correspondiente a 2007, SEMEJANTE A TODOS LAS DEMÁS

Obsérvese que no aparecen por ninguna parte los ejemplares que se han vendido al público, para realizar el cálculo justo de derechos como se establece en los contratos.

EN VEZ DE UNALIQUIDACIÓN DE LIBROS VENDIDOS, ROCA EDITORIAL ME ENTREGA ESTA FRAUDULENTA Y ENREVESADA CUENTA DE LOS MOVIMIENTOS INTERNOS QUE TIENE CON SU DISTRIBUIDOR.

POR LO TANTO, EN VEZ DEL PRECIO DE 18 EUROS DE VENTA AL PÚBLICO, INDICA COMO PRECIO EL QUE LA EDITORIAL COBRA AL DISTRIBUIDOR, O SEA, EL 30% DEL PRECIO DE VENTA.
Como consecuencia del fraude, y según puede apreciarse en esta liquidación, en vez de pagarme por la venta de unos 2.000 ejemplares…
¡me carga un saldo en contra de 823,94 euros!

POR FAVOR, QUE ALGUIEN ME AYUDE

jueves, 16 de febrero de 2012

En Málaga, sin rascacielos no habrá campo



Desatino a desatino, me encontré no hace demasiado tiempo notas de prensa en los periódicos digitales que reseñaban la presentación de firmas contra los rascacielos de Martiricos y La Isla que proyecta el nuevo Plan General de Málaga.
Siempre me ha causado mucha curiosidad la pregunta de quién organiza estas `espontáneas´ presentaciones de firmas. En este caso, y como uno conoce muy a fondo el percal, supongo que quien convoca y fomenta la recogida de firmas es el mismo, o los mismos que, entre galgos y culebras, amenazaban con encadenarse a los corralones del Bulto para que no
desapareciera aquel terrible, dolorosísimo y pernicioso mercado de la droga que era la calle López Pinto, sin cuya demolición nos habríamos perdido una Avenida de las Américas con vistas al mar.
El asunto viene de muy lejos.
Tuvimos en esta ciudad desmemoriada y carente de ambición un mandatario que se dejó influir por las furias desatinadas de los que no quieren rascacielos ni nada que caracterice a Málaga como la única clase de urbe que la Naturaleza y la Historia le permiten ser. La tesis era que Córdoba y Vitoria son dos ciudades magníficamente urbanizadas, muy agradables y `vivibles´, donde los rascacielos están prohibidos y desterrados. Ejemplos que eran citados con frecuencia como los ideales de ciudad en los que Málaga tenía que inspirarse.

Lo malo de los ideales utópicos es que son modelos cerrados, sin ductilidad ni ese don supremo de la inteligencia que es el análisis profundo y pragmático de la realidad. Ese modelo cerrado y vociferante, con recogidas de firmas organizadas por los mismos, nos trajo la fea insensatez urbanística que es Teatinos, donde se nos había prometido un parque de 105 hectáreas.
Ahora, encuentro en este periódico una nota donde, confundiendo lo público con lo privado, se quiere hacer parecer diabólica esa maravilla proyectada entre la avenida de Juan XXII, la de Europa y el futuro bulevar de Renfe.
Málaga no puede, en modo alguno, compararse con Córdoba ni Vitoria. Ninguna de esas dos ciudades alcanza la mitad de la población de Málaga y ambas ocupan extensas llanuras. Estepas donde nadie podría recolectar una cañaduz ni un aguacate. Ni Vitoria ni Córdoba son, como Málaga, ciudades desbocadas que llenan una estrecha faja de terreno deslizado ladera abajo desde montañas encrespadas.
Un día, hace años, en una tertulia que organizaba la Confederación de Empresarios en el Gallo de Indias, se lo vi demostrar a López Cohard. Cogió un paquete de cigarrillos y, poniéndolo acostado sobre la mesa, dijo: "Así es como se nos obliga a construir"; a continuación, lo puso de pie y dijo: "Así, la misma construcción, con los mismos metros cuadrados útiles, es mucho más barata (por la multiplicación de conducciones comunes) y ocupa la cuarta parte terreno. El resto del solar serían jardines y árboles".

¿Alguien ilustra con datos y planos a los que recogen firmas para oponerse a todo, con tal de que Málaga no vaya adelante?
¿Alguien les ha dicho que pretenden condenar a Málaga a retroceder a sus tiempos de aldea prehistórica, mientras las antiguas aldeas vecinas se convierten en grandes urbes?
¿Alguien les ha dicho que la mayor parte de los 380 kilómetros cuadrados del municipio de Málaga son monte intocable?
¿Alguien les ha enseñado que construyendo a base de cinco o seis plantas nos vamos a quedar sin Hoya del Guadalhorce en muy pocos años?
Cuando yo era niño, la Cruz de Humilladero era `las afueras´ y el Tiro de Pichón, un arrabal de extrarradio. Que nadie crea que hay una vida por delante. Sin rascacielos, en menos de una generación Málaga se quedará sin huertos ni cultivos de naranjos ni mangos, sin cañaduces ni chumberas.

Hace años que escribo una colección de cuentos que, cronológicamente, narran con febril imaginación una historia mítica de Málaga. No consigo editor para estos relatos largos o novelas cortas (según el gusto de cada cual), pero yo sigo, erre que erre. En relación con una Málaga sin rascacielos, tengo previsto un cuento futurista donde uno de mis descendientes se construye un apartamento en la `corona´ del Monte Coronado.
Sin rascacielos, de aquí a nada no tendremos campo.

martes, 14 de febrero de 2012

DEL TURQUESA AL ESMERALDA

ARTÍCULO QUE PUBLIQUÉ HACE UNOS AÑOS EN "EL PAÍS"



En San Andrés, los araneses se paran a esperar el lucero que llaman “Estrella de la Nieve”. Deducen si tendrán año de nieves y, por lo tanto, de bienes, por su brillo que debe reproducir el aspa donde martirizaron al santo. Si la estrella no refulge mucho, vaticinan que el invierno será malo.

En este caso, puede ocurrir que, en mayo, el arcipreste diga señalando la verdísima ladera que se ve por la ventana: ¡Este año el valle es un secarral! Perplejo, el visitante contemplará la infinita gama desde el turquesa al esmeralda, los hayedos y abetales colmados de rebrotes y el riquísimo pasto con pinta de campo de golf gigantesco, y se preguntará para sus adentros de qué habla el buen cura.

Sus vecinos hablan francés, castellano y catalán más su dialecto occitano. Pasan de una lengua a otra como si llevasen en el cerebro chips de respuesta instantánea en cuatro idiomas. Aunque predomina el castellano en rótulos, y todos lo hablan con acento excelente, navegan de lengua en lengua como intérpretes del Parlamento Europeo.

El Valle de Arán es el único de nuestros Pirineos que desagua hacia el norte, en la vertiente atlántica. Aquí nace el Garona, el gran río cátaro, en un paisaje granítico rociado en verano de edelweis nevados. Es Garona desde Beret, pero va recibiendo torrentes del deshielo como Unhola, Nere, Joeu, Varrados o Toran, y lo que en Baqueira es un fogoso riachuelo montañés, en Les, tras un declive de mil metros en treinta kilómetros, es un río respetable surcado de jangadas. Ya no son lo que eran, aseguran en Bossost, antiguo enclave maderero que sobrevive gracias al turismo, pero todavía se ve alguna almadía posando para documentales de TVE2. Entre el deshielo, que jamás falla, y el régimen de lluvias, Arán es un mundo húmedo y vivaz.

Afirman que “preferimos ser gobernados por un rey poderoso, siempre que viva lejos”. Se sienten cómodos siendo españoles y aparte, aspiran a ser sólo araneses. No existe propiedad privada como la conocemos en el resto de España; gozan hace setecientos años de régimen comunal para la explotación de pastos y labrantíos.

Cuentan con su propio gobierno, llamado en aranés Conselh Generau d’Aran. Lo preside un síndico, representado en las comarcas por seis bayles, lo que originó una costumbre curiosa: Jaime II de Aragón les otorgó en 1313 un estatuto que llaman “Querimonia”; el documento lo guardan en un mueble denominado “Armari de les sis claus”, o armario de las seis llaves, porque para abrirlo deben estar presentes todos los bayles, que portan al cuello su llave, distinta de las otras cinco. Por si las suspicacias…

A causa de la nieve, festejan más en verano. Destaca la quema del Haro. En el Mediterráneo encienden fogatas de San Juan, como los Júas de Málaga o las Hogueres de Alicante, pero Aran tiene su propia forma de celebrar el solsticio. Con hogueras… verticales. Por san Pedro, talan un abeto y lo desbrozan dejándole algunos tocones para poder escalarlo, y practican abundantes hachazos a todo lo largo; en las fisuras, clavan cuñas. Lo colocan de pie y lo dejan hasta el 23 de junio del año siguiente, cuando estará seco y arderá como tea. El más multitudinario es el de Les, un pueblo con buenas termas que ya disfrutaron los romanos. También abundan las romerías por recorridos de vértigo hacia ermitas inverosímiles.

Los guisos típicos son el civet y la olla aranesa. El civet es un plato de caza, guisada con la sangre del animal, vino y un conjunto de ingredientes que devienen en una exquisitez inesperada. La olla aranesa es un puchero, contundente como conviene en un valle donde la nieve no se pierde de vista, con algunas aldeas que reciben sólo tres horas de sol al día en invierno.

Hay treinta y dos pueblos, cada uno con su iglesia. De estilo románico en la base, muestran un eclecticismo arquitectónico producto de la necesidad. Valle aislado y remoto, los curas iban construyendo sus templos según Dios les daba a entender. El resultado es un conjunto imperfecto, pero con encanto y misterio.

De San Pedro, en Escunhau, podría hacerse un catálogo de rarezas. Ciertas torres con planta octogonal y aspilleras recuerdan a los templarios, como las de Gausac y Arró. Otras, pasan de la base cuadrada a la octogonal, caso de San Miguel, en Vielha. San Felipe, de Vilac, es un templo notable. También lo es San Andrés, en Salardú, con gran explanada, pórticos, campanario octogonal, ventanales góticos y murales del siglo XVI. El más románico es La Purificación, en Bossost, con planta basilical de tres naves, dos puertas decoradas, capiteles tallados, un ábside espléndido, torre y espadaña.

Más que iglesias de pueblos, en Aran son pueblos de iglesias. Trèdos, baluarte templario, simboliza sin embargo la huella dual de los cátaros con todo por partida doble, además de lo que el topónimo sugiere. Casi al lado está Baqueira-Beret y sus boatos invernales. Más abajo, Vielha, en la confluencia del Garona y el Nere, es una linda ciudad cosmopolita. De ahí en adelante, los pueblos se esconden como centinelas en los escarpes boscosos, como Arros, Vilac, Betlan, Es Bordes y Vilamós. En Bossot, se comienza a intuir la cercanía de Francia en las matrículas de los coches, y ya en Les, cuesta decidir dónde se encuentra uno y cómo decir adiós.

Nadie olvidará jamás un recorrido por el Valle de Arán en verano.

domingo, 12 de febrero de 2012

LUIS MELERO: «A LAS PERSONAS CON RAÍCES POCO HONDAS SÓLO NOS QUEDA LA MEMORIA»

SUR, 18 de abril de 2006

El escritor malagueño regresa a la narrativa histórica con una obra ambientada, en parte, durante la ocupación española por las tropas napoleónicas. 'Los pergaminos cátaros', un libro «con más realidad que leyenda», se publica en marzo

«Si no hubieran sido exterminados, Europa sería otra, y mejor».

Luis Melero defiende el legado de los albigenses en la presentación madrileña de Los pergaminos cátaros.

A los pocos días de su publicación, Roca Editorial saca la segunda edición de la novela.

«La gente les quería y les respetaba, porque mantenían vivo el mensaje de Jesús. Además, apreciaban su percepción de la vida: eran tolerantes con la condición de cada uno, y defendían la igualdad de la mujer. El exterminio de los cátaros retardó 200 ó 300 años el progreso de Europa. Con ellos, no hubiera habido guerras de religión, ni hubiera nacido la inquisición y las dos guerras mundiales no hubieran ocurrido».

Quien con tal vehemencia se expresa es Luis Melero, autor malagueño que, tras el éxito de La desbandá, reincide en Roca Editorial con Los pergaminos cátaros, una historia de hombres buenos.

viernes, 10 de febrero de 2012

jueves, 9 de febrero de 2012

LA LEY ESPAÑOLA DE PROPIEDAD INTELECTUAL MATA A LOS AUTORES

URGE UNA REFOPRMA A FONDO DE LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL ULTIMADA EN 1996, PORQUE EST5Á REDACTADA EN BENEFICIO DE LAS EDITORIALES, Y LES CONSIENTE ESTAFAR A LOS ESC RITORES, AL NO ESTAZBLECER MECANISMOS QUE ASEGUREN EL COBRO COMPLEETYO DE LOS DERECHOS DCE PROPIEDAD INTELECTUAL.

Me llamo Luis Melero.
Soy autor de decenas de libros y he publicado los siguientes:
Cal viva, Málaga del Pedro a la pedrá, El cuarto segmento, El espejo líquido,
Oro entre brumas, La desbandá, Colón el impostor, Los pergaminos cátaros,
Cátaros la libertad aniquilada, Indianos, El ocaso de los druidas.

La editorial de mis 4 últimas novelas, Roca Editorial,
me contrató por un 10% de derechos, pero me paga sólo el 3,%,
habiéndome defraudado más de 100.000 euros en 6 años.
Mientras yo, enfermo, solo y con 500 e de pensión, paso graves dificultades.
Ni el gobierno ni la generalitat, ni la policía, ni las Cortes ni la justicia me ayudan a cobrar.

Necesito algo que pueda hacer siendo jubilado, una colaboración con la que redondear ingresos que me permitan vivir razonablemente.

PARA QUIEN LAS QUIERA, TENGO PRUEBAS DE LA ESTAFA DE ROCA EDITORIAL.

viernes, 3 de febrero de 2012

Estudio para la celebración del Desembarco Fenicio en una playa de Málaga.

La llegada de los fenicios a Málaga (hace de 2.500 a 2.800 años) no tiene reflejo en ninguna celebración malagueña.

HAY QUE RECORDAR QUE MÁLAGA YA ESTABA FUNDADA, porque existían aquí dos o tres poblaciones bástulas. Los bástulos parece que eran iberos no muy civilizados, periféricos del reino de Tartesios.

Lo que aportaron inicialmente los fenicios es el nombre de Málaga (REINA). Pero se olvida con frecuencia la razón primera por la que los fenicios recalaron en esta bahía: LA PÚPURA QUE EXTRAÍAN DE LOS BÚSANOS.



BÚSANO Se trata de un molusco muy abundante en nuestras costas, en general, sobre fondos de poca profundidad rocosos y mixtos. La concha es fusiforme, barriguda y robusta, alcanzando unos 8 centímetros de longitud. Puede estar recubierta de organismos que impiden ver su coloración blanco-grisácea con bandas espirales pardo-violáceas, con evidentes nudos, tubérculos e incluso pequeñas espinas. El canal sifonal es corto y curvado hacia el dorso. El opérculo que tapa la abertura de la concha es córneo. Es un depredador activo, aunque a veces se alimenta también de animales muertos. Se utilizó en la antigüedad para obtener la valiosísima púrpura.









MÁLAGA DEBE A SUS ORÍGENES
UNA CELEBRACÍON DE CARÁCTER ANUAL:

DESEMBARCO FENICIO

ESCENIFICACIÓN:

EMPALIZADA (poco sólida) EN LA PLAYA, QUE SIMULE EL POBLADO BÁSTULO. Del lado de la playa, sólo se vería la empalizada y una especie de torreta de vigilancia; del lado de tierra, habría un mercadillo, hogueras, tiendas de campaña, etc, y ambiente de poblado primitivo. Todos disfrazados, menos el público comprador.

Llegarían las 11 jábegas existentes, con mástiles (fáciles de instalar según los jabegotes) y velamen, enjaezadas de manera que pudiera celebrarse un concurso.

Desembarcarían los “fenicios” (disfrazados sencillamente, con túnicas muy cortas rojas) y tendría lugar una “batalla” para apoderarse del poblado. Vencerían los fenicios.


PROGRAMA:

1º DÍA: Poblado bástulo. Mercadillo (real) de viandas. Hortalizas y pesca de origen malagueño exclusivamente.
2º Día. Poblado bástulo. Concurso de búsanos. Concurso de espetos. Concurso de cazuela de fideos. Concurso de pescaíto frito. Concurso de ensaladilla de bacalao. Degustación de vino Málaga.
3º DIA. Poblado y playa. Desembarco de las 11 jábegas. Concurso de ambientación “fenicia” de las jábegas. Algún concurso de jabegotes. “Batalla” contra los bástulos. Implantación de los fenicios en el poblado.


REPERCUSIÓN:

Por la originalidad y espectacularidad de la fiesta, es completamente seguro que se interesarían los grandes medios de información nacionales. Y POSIBLEMENTE TAMBIÉN LOS INTERNACIONALES EUROPEOS, SI LA PROMOCIÓN SURTE EFECTO.
El creciente negocio turístico capitalino recibiría así un impulso considerable, de publicidad gratuita.



BENEFICIOS TURÍSTICOS:

Si se logra la atención de los medios de información malagueños, ya el primer año acudirían muchos turistas procedentes de la costa. Bien usado el material gráfico que se obtuviera, el segundo año conseguiríamos que vinieran turistas expresamente por el desembarco.

MOVILIZACIÓN NECESARIA

Se trata de una celebración que requeriría de una notable y amplia implicación ciudadana.






PATROCINIOS

AUNQUE PARA LA PRIMERA EDICIÓN BASTARÍA CON UN PATROCINADOR POTENTE (CORTE INGLÉS, FNAC O SEMEJANTE), LOS CANDIDATOS A PATROCINADORES SERÍAN LAS EMPRESAS QUE PODRÍAN BENEFICIARSE DIRECTAMENTE DE LA CELEBRACIÓN: Hoteles, Agencias de viajes, Aerolíneas, Restaurantes playeros, Bodegas, etc.

Pero la celebración podría llegar a alcanzar tal dimensión en un par de años, que aparecerían grandes cantidades de candidatos a patrocinar.

En un par de años, lograríamos que Málaga se llenase de turistas llegados expresamente para presenciar las fiestas del
DESEMBARCO FENICIO


CALENDARIO
18, 19 Y 20 de junio
RECUPERANDO LA FIESTA MAYOR MALAGUEÑA DESDE 1507, EL ANIVERSARIO DE LOS MARTIRICOS QUE ELIMINÓ APARICIO, PRÁCTICAMENTE PODRÍA LIGARSE CON LOS JÚAS.


LUGAR DE LA CELEBRACIÓN
La playa de la Malagueta sería un buen escenario.
Pero también podría ser la playa del Palo. El Palo concentra la práctica totalidad de la historia pesquera de Málaga, por lo que sabría hacer esta celebración. ACASO, TAMBIÉN SE DEBERÍA ORGANIZAR YA EN EL PALO UNA ESPECIE DE MUSEO POPULAR DE LA PESCA, CON ARTES, BARCAS Y DEMÁS.


BENEFICIOS

Creo que son incalculables.
-Reactivación de las esperanzas malagueñas.
-Pequeño impulso al comercio local.
-Formidable incentivo a la industria hostelera.
-Impulso de la creatividad popular



DESEMBARCO FENICIO


Si se quisiera celebrar ya este año,
habría que empezar las gestiones ahora.

Gracias por vuestra atención.

Luis Melero - teléfono 697414859

17 de enero, 2010



2ª Parte.

NUEVAS REFLEXIONES SOBRE EL

DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA



Creación de empleo

El DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA podría ser un buen generador de empleo a medio plazo. Una vez que se consolide la fiesta, comenzará a desarrollar sus numerosas potencialidades, que incluyen el desarrollo de una artesanía específica, que podría ocupar a mucha gente varios meses cada año, como ocurrió hace tiempo con las fallas valencianas. En torno al Mercadillo Bástulo aparecerían ideas inesperadas, que impulsarían la replicación constante y perpetua. Desde la reproducción de las viejas cerámicas iberas hasta la talla en madera.

Normalmente, los gobernantes pueden hacer poco en este sentido, ya que los ritmos son discordantes. La política se mueve en periodos de cuatro años, mientras que los procesos sociales tienen sus propias cadencias, más o menos rápidas, en razón de lo poderosa que sea la incitación. LO QUE SÍ PUEDEN HACER LOS GOBERNANTES ES ORIENTAR Y PULSAR LOS RESORTES ADECUADOS PARA INICIAR LA MARCHA

Por ejemplo, un impulso OFICIAL fuerte al Carnaval de Málaga produciría empleo varios meses al año, como ocurre en Tenerife y Río de Janeiro: modistería, bisutería, modelado de cartón, plumas, zapatería, etc, Muchos oficios serían reactivados por un carnaval serio en el que se implicase toda la ciudadanía. Oficios que no dependerían de empresas comerciales, sino que sería cada individuo el que los llevase a cabo.
ESE IMPULSO TENDRÍA QUE CONSISTIR EN ALGO QUE CONSIGUIERA IMPLICAR A LA “ARISTOCRACIA” MALAGUEÑA. POR EJEMPLO, UN LUJOSO BAILE DE PRENSA COMO EL QUE SE CELEBRABA EN EL HOITEL MIRAMAR Y, ANTES, EN EL TEATRO CERVANTES. (Antes de la Guerra Civil, el baile de la prensa del Cervantes era la cita anual de la gran sociedad malagueña) Una vez conseguido ese objetivo, veríamos nacer activos movimientos independientes, de manera que ya no sería un único colectivo el que convocase y organizase la fiesta, sino muchos y variados, como sucedía en los años 20-30 del siglo pasado. ESE SERÍA EL ÚNICO MEDIO DE QUE EL CARNAVAL DE MÁLAGA LLEGARA A SER SIGNIFICATIVO, DE MODO QUE INTERESARA A LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES.

Una Feria de la Artesanía Malagueña (permanente) posibilitaría la resurrección de numerosos oficios desaparecidos o en trance de desaparición: aneas, adelfas, cañas, alfarería, cestería, marquetería, esparto, salazón, licorería, repostería, etc. Esta feria debería combinarse e interrelacionarse con el mercadillo que se va a impulsar por las calles Córdoba y Tomás Heredia. Es probable que el mercadillo no tenga sentido si no se cimenta en una fuerte artesanía local. Todo esa área (que ocupa aproximadamente la extensión de la mítica Isla de Arriarán) puede convertirse en un corazón fenicio malagueño renovado. Aunque en principio pudiera parecer complicado movilizar a la población, curiosamente no lo es tanto si examinamos determinados acontecimientos recientes.

EL PARQUE LA VIRREINA debería y puede ser motor, domicilio y posta de gran parte de las sinergias citadas. Se trata de un espacio casi desconocido por los malagueños y desprestigiado aposta por sectores políticos interesados en desacreditarlo, lo que ha disuadido a la generalidad de la población de contar con él.
Pero ya en la actualidad, casi sin hacer, es un espacio que sería útil para canalizar y dirigir las iniciativas.
Sorprendentemente, su uso constante podría tener el efecto de que el parque se “hiciera” solo.

FINALMENTE, el desembarco fenicio se relacionaría inevitablemente con todas las demás iniciativas, produciéndose sinergias que apenas podemos prever, pero que serían sanadoras y renovadoras de las potencialidades malagueñas.





Impulsor de otras sinergias
La dinámica comercial del mercadillo bástulo, el mercadillo del centro, el carnaval y la feria de la artesanía, podría incentivar líneas productivas, y por consiguiente, también sistemas de comercialización. Por simple contagio, las demás fiestas y celebraciones de Málaga –incluso la feria y la Semana Santa- multiplicarían tales incentivos.

DE MANERA QUE TALES SINERGIAS ACABARÍAN INFLUYENDO EN LA CREACIÓN DE PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS.

Nacida la necesidad, surge siempre quien se apronta a satisfacerla. Es decir, los inversores verían oportunidades que en estos momentos NO SE VEN.

En combinación con la Diputación, la Feria de la Artesanía Malagueña podría implicar a toda la provincia.





Espejo social
La tópica indiferencia de la sociedad malagueña podría comenzar a transmutarse en interés dinámico a partir de que la fiesta del DESEMBARCO FENICIO se hiciera muy famosa. Tanto, que estimularía el orgullo malagueño y la seguridad en nosotros mismos. Puesto que sería una fiesta original malagueña, exclusiva de Málaga, recibiría atención de medios nacionales.



Publicidad para Málaga.
Recientemente, vi un debate en una televisión local, donde varios dirigentes del turismo se asombraban por lo “repentino” que está siendo el desarrollo turístico de la capital. Esta reflexión prueba lo mal informadas que están algunas personas. El progreso turístico capitalino solo es repentino en apariencia. Quien consulte la prensa del primer tercio del siglo XX, verá lo abundantes y grandiosas que eran las visitas. Los duques de Windsor, Greta Garbo, Clark Gable y otras muchas estrellas de Hollywood y del Gotha mundial venían a Málaga.
Hasta hace pocos años, Málaga carecía de hoteles desde que nos quitaron Torremolinos. De modo que quienes venían a Málaga acostumbraban hospedarse en hoteles de la costa.
Al abrir numerosos hoteles en la capitaL, RESULTA QUE AQUELLOS HUÉSPEDES QUE IBAN A LA COSTA YA NO NECESITAN HOSPEDARSE TAN LEJOS. Muchos hoteles capitalinos son tan buenos negocios que asombran a los de la costa.

El DESEMBARCO FENICIO obtendría tanta repercusión mediática, que se produciría enormes beneficios publicitarios para la ya consolidada industria HOSTELERA CAPITALINA., Razón por la que tal industria debería implicarse en el desembarco, los mercadillos, artesanía y todo cuanto contribuya a consolidar la industria y convertirla en no estacional.




Esta celebración periódica
sería famosa en muy poco tiempo.
En realidad, ya desde la primera edición movilizaría, al menos, el turismo de la costa, si se lograra la atención de los medios de información locales.
Un vídeo del primero entregado a todas las televisiones, produciría una avalancha para la segunda edición.


Ojalá que todo esto se ponga en marcha

Luis Melero
Tel 697414859














3ª PARTE

DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA

Beneficios sociales

Málaga es la ciudad menos localista que conozco, y conozco muchas. El desprecio hacia nosotros mismos nos lleva a desdeñar nuestras propias tradiciones, como la de Ciriaco y Paula, con los que Guillén Robles cometió un exabrupto intolerable, seguramente por pereza intelectual. La sociedad malagueña ni siquiera se conmovió cuando un alcalde ignorante y disparatado llegó al extremo de eliminar la fiesta del 18 de junio, instaurada hace 500 años.
Todos los alcaldes habidos lo largo de mi vida, han luchado activamente contra los júas, hasta el punto de que una tradición que celebraban todos los barrios de la ciudad -todavía en mi infancia-, ahora es una especie de recepción oficial del ayuntamiento en UNA SOLA ubicación.
Asistí a desórdenes frente a la estación de RENFE, por la persecución y acoso de la policía municipal a unos obreros que llevaban muchos años montando allí un júa gigantesco y, como resultado, llevan ya más de veinte años sin montarlo.

Comparada con las provincias vecinas, Málaga muestra visos de comunidad suicida. Nada nuestro nos importa. La creencia mayoritaria es que somos inferiores y muy incapaces, como si quisiéramos hacer valer aquello de... MALAGUEÑO ES EL PEINE PA QUE NO PEINE..

Aunque Cádiz tiene menos habitantes que Marbella, la impresión que tiene España es que se trata de una ciudad más importante que Málaga.
De Sevilla no vale la pena insistir sobre su narcisismo idiota.
Los cordobeses practican un culto militante, que llega a ser exagerado, a su propia historia, aunque de un modo parcial porque todo “es musulmán” y apenas se refieren a su importante legado romano.
Granada es casi tan narcisista como Sevilla.
Pero a ninguna de esas ciudades le ocurrió lo que pasó en Málaga en 1487, que la ciudad fue completamente desertizada por la fuerza (sus habitantes fueron vendidos como esclavos en Nápoles), de manera que nadie podría presumir aquí de un linaje superior a 500 años. TODOS somos descendientes de colonos asturianos, cántabros, riojanos y gallegos, aparte de unos pocos perotes. Por consiguiente…

MALAGA CARECE DEL ORGULLO DE SER

Es sumamente descorazonador oír las dudas y suspicacias sobre sí mismos y sus potencialidades que expresan masivamente los malagueños.

El DESEMBARCO FENICIO (con los esperables comentarios periodísticos) se convertiría (tras sólo dos o tres ediciones) en un poderoso motivo de orgullo compartido y nos ayudaría a ser conscientes del significado de ser malagueño


EFECTOS POSIBLES DEL

DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA

Saneada la opinión que nos merecemos a nosotros mismos, seríamos capaces de corregir desajustes de la sociedad malagueña,

En la actualidad, existe una enorme resistencia al asociacionismo. LA MAYOR NEGATIVIDAD COLECTIVA A ASOCIARSE QUE YO CONOZCO. Nadie se asocia para reivindicar algo, influir en los políticos, corregir los efectos de políticas adversas como la de la junta, generar proyectos que pudieran atraer a los inversores
o ser originales inventando atractivos (sin imitar a nadie).

El que los empresarios de la costa malagueña consideran un desarrollo “súbito” del turismo en la capital no es tan súbito si recordamos la gran importancia turística relativa que tenía Málaga en los años 20-30 y la importancia de las personalidades que venían a alojarse en el Miramar. El turismo capitalino parece repentino sólo porque ahora HAY HOTELES. Hace muy pocos años, los visitantes de Málaga tenían que alojarse en la costa. Buena parte de ese desarrollo súbito se debe a que nuestros visitantes ya no van a la costa sino que se alojan en la capital.


LAS CELEBRACIONES FAMOSAS GENERAN VISITAS TURÍSTICAS MASIVAS

Lo vemos constantemente. La “estacionalidad” no cuenta para la feria de Sevilla, las semanas santas, el rocío y demás.

Si fuésemos capaces de celebrar el DESEMBARCO FENICIO, venceríamos la estacionalidad y tendríamos una pequeña temporada extra de turismo masivo.


NATURALMENTE,
TAL RUPTURA DE LA ESTACIONALIDAD PRODUCIRÍA EMPLEO.

Pero el efecto más llamativo sería el cambio de actitud de la sociedad malagueña en conjunto respecto de nosotros mismos. HASTA LOS MENOS FORMADOS SERÍAN CONSCIENTES DE LO AÑEJO DE NUESTRA HISTORIA.
TODOS SERÍAN CONSCIEN TES, por ejemplo, DEL SIGNIFICADO DE LOS BÚSANOS, EL GARUM, LOS HIGOS Y LAS PASAS.

MÁLAGA DESCUBRIRÍA QUE TIENE MOTIVOS PARA SENTIRSE MUY ORGULLOSA


9 febrero 2011
Luis Melero 697 414 859
Parte 4ª
DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA

MALAGA DEBE MOVILIZARSE
Somos la gran ciudad española con mayor tasa de paro. Tanto, que si examinamos someramente la historia, Málaga podría estar abocada a su desaparición. SIEMPRE QUE UNA CIUDAD O UNA CIVILIZACIÓN HA DEJADODE CRECER Y EXPANDIRSE, SE HA DERRUMBADO, DESAPARECIENDO.
Somos la sociedad española a la que más descaradamente mienten los gobiernos del PSOE. Cualquier comunidad del mundo civilizado rechazaría enérgicamente las constantes mentiras de la junta; “DESPACHARÉ EN MÁLAGA CADA 15 DÍAS” (Griñan dixit), SANEAMIENTO INTEGRAL PROMETIDO PARA 1989 (hoy muy lejos hasta de su mitad). REURBANIZACIÓN DE CARRETERA DE CÁDIZ (la junta guarda un descarado silencio respecto de esta promesa reciente, muy publicitada por los medios de Málaga, que son 99% afines al PSOE)
Somos la gran ciudad española más desalentada. Es imposible encontrar una población menos localista, más autodesvalorada, menos comprometida con sus propios intereses)
La junta del PSOE pretende que desaparezcamos y lleva treinta años intentándolo: tenemos menos camas hospitalarias que nadie, nunca acometen la culminación del saneamiento integral –indispensable para nuestra principal industria`-, impiden todo intento de que aumentemos nuestra prosperidad acometiendo infraestructuras nuevas (puertos deportivos, parques de atracciones, etc), mientras que se lo permiten a Benalmádena o Marbella.
Los políticos de los grupos adversarios del PSOE -por compromisos electoralistas en otros sitios- no pueden permitirse reclamar estas carencias con la acritud debida y, por tanto, la población malagueña vive una especie de modorra agónica, porque sufre carencias elementales sin ser informada de los porqués,
El crecimiento de Málaga fue parado deliberadamente por el PSOE en 1978 (“Málaga se ha desarrollado mucho. Ahora le toca a Sevilla”, Alfonso Guerra dixit). Las estimaciones del BBVA de aquellos tiempos calculaban que Málaga sería la primera población del sur en 1993, con mucha ventaja sobre las demás, igualándose con Valencia. La junta del PSOE lo impidió deliberadamente mediante diversos métodos: A-Desmantelamiento del tejido institucional de Málaga. B-Prohibición de crear infraestructuras turísticas (puertos, complejos recreativos, etc). C-Impulso de la creación y desarrollo de centros turísticos en Cádiz y Huelva, de manera que compitiesen abierta y ventajosamente con Málaga para desarmar también nuestra industria más vital.
El colmo se produce en la actualidad, cuando la junta del PSOE proyecta la ampliación del puerto de Marbella para llevarse allí los cruceros, y pretende que el crecimiento natural del PTA se produzca en un parque que va a crear en Marbella.
Aunque la oposición no pueda (por razones de clientela electoral) hablar alto y claro de estos hechos, hay que decir, como Felipe González, que “los hechos son tozudos”.
POR NUESTRA DIGNIDAD, POR NUESTROS HIJOS, POR NUESTRO PORVENIR, LOS MALAGUEÑOS NO TENEMOS OTRA QUE MOVILIZARNOS.
Analizando la historia de los hechos políticos de los últimos 30 años, resultan evidentes la marginación y el desdén que sufre la capital malagueña. Marginación y desdén que inclinarían a cualquier población a movilizarse para resistir los efectos indeseables.
Pero es muy difícil movilizar a una población tan adormecida, acomplejada y auto-desvalorada como la malagueña.
ES INDISPENSABLE RECUPERAR EL ORGULLO PERDIDO


DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA
La conmemoración de la llegada de los fenicios sería un buen argumento para que la población empezase a sentirse orgullosa de su solera. Esto podría contribuir a estimular impulsos y sentimientos positivos respecto de nosotros mismos.

5º PARTE DESEMBARCO FENICIO




RECURSOS HUMANOS
Colectivos que necesitan ser movilizados para el

DESEMBARCO FENICIO EN MÁLAGA

POBLADO BÁSTULO Y MERCADILLO
Cofradías de pescadores
Cooperativas agrícolas
Restaurantes
Escuelas de cocina
Escuela de La Cónsula
Grupos amateurs de teatro.
Artesanos
Algún instituto.



JÁBEGAS
Dueños y jabegotes habituales



EJÉRCITO FENICIO

Futbolistas y deportistas amateurs.



Todos estos colectivos tendrían que ser comprometidos en contactos directos, pero, además…

CONVENDRÍA CONVOCAR UN VOLUNTARIADO
Mediante notas en periódicos, radios y televisiones, se informaría del carácter y propósito de la fiesta, a fin de conseguir el mayor el número posible de voluntarios.

Bien concebida la fiesta y su convocatoria, sin duda obtendría en poco tiempo el eco popular necesario

1ª de Marzo, 2011
Luis Melero
697414859

miércoles, 1 de febrero de 2012

Luis Melero ORO ENTRE BRUMAS

OFREZCO LAS PRIMERAS PÁGINAS DE MI NOVELA SOBRE LA BATALLA DE RANDE



Brumas sobre el oro
Corría 1702 cuando el río de oro que había sido el océano Atlántico volvió a fluir después de tres años de sequía.
Eran aquellos tiempos difíciles para el imperio español, porque los reinos europeos, ansiosos de apoderarse de las tierras y riquezas hispanoamericanas, habían ideado un personaje de perfiles imprecisos y carácter siniestro: el pirata. O el bucanero. O el filibustero. Máscaras que embozaban con frecuencia a generales y almirantes de los reyes de Inglaterra, Francia y Holanda.
En las postrimerías del siglo XVII, eran incontables las islas antillanas convertidas en bases de los piratas. Y éstos eran tan numerosos y los estragos causados a los galeones españoles del comercio de Indias llegaron a ser tan graves, que la Flota de la Plata de 1699 tuvo que refugiarse en La Habana a la espera del refuerzo que podía representar la de 1700. Reunidas las dos, tampoco se creyeron lo bastante fuertes como para romper el acoso bucanero. Esperaron aún la flota de 1701, pero únicamente en el verano de 1702 se atrevieron a iniciar la travesía gracias a una protección que les pareció providencial.
Mientras los galeones aguardaban en La Habana tiempos más propicios y las arcas españolas se vaciaban, tenía lugar un encadenamiento de hechos que convulsionaron al Reino de España, situándolo en grave riesgo de ser dividido entre las potencias de Europa: Parecía a punto de derrumbarse el entramado de intereses de aquella precursora del mercado común europeo que fue la Casa de Contratación de Sevilla; Carlos II el Hechizado, bajo cuyo reinado partió la primera de las tres flotas, murió sin descendencia; superadas las graves intrigas cortesanas originadas porque el último rey español de los Habsburgo no hubiera engendrado un heredero, el francés duque de Anjou sucedió a Carlos II, siendo coronado con el nombre de Felipe V. Esta coronación suscitó la ira del imperio austriaco y la alarma de Holanda e Inglaterra, temerosas de que el abuelo del nuevo rey, Luis XIV de Francia, pudiera convertirse en emperador de Europa gracias a la anexión de España y sus extensas posesiones. Así nació la Gran Alianza, en contra del cambio de dinastía en el trono de Madrid.
Cuando el joven rey Felipe V fue informado de las catastróficas consecuencias económicas que ocasionaba la permanencia de tres flotas en La Habana con el producto de tres años del Comercio de Indias, Luis XIV puso a su disposición la armada francesa, una de las más poderosas de la época, para la protección de los galeones en la travesía del Caribe a Cádiz.
Como ya había comenzado la contienda europea que fue la Guerra de Sucesión española, abundaban los intentos de invasión de la península por parte de las potencias de la Gran Alianza, con Inglaterra a la cabeza.
Advertidos del riesgo que el acoso de la Gran Alianza podía representar para la preciosa carga que transportaban, los almirantes de las tres Flotas de la Plata decidieron no enrumbar hacia Cádiz, que era lo que mandaba la ley, y refugiarse en Vigo, a la espera de circunstancias más favorables.
Un conjunto de acontecimientos que representa un enigmático avatar de la Guerra de Sucesión, hizo que el almirante de la armada angloholandesa abandonara el intento de invadir Andalucía y pusiera sus navíos rumbo a Vigo, resuelto a apoderarse de la carga, que los espías ingleses y portugueses consideraban el más fabuloso tesoro que jamás hubiera navegado sobre el mar. La presencia de la armada de Luis XIV no le desalentó.
La noche del 23 de octubre de 1702, los vigueses presenciaron una de las mayores catástrofes sufridas hasta entonces por el poder imperial español. El fuego y la sangre, y también el oro, inundaron la ría de Vigo. El fuego se extinguió pronto y la sangre dejó de aullar cuando las familias rotas consiguieron aliviar su dolor. Pero la inundación de oro cayó por el sumidero de los misterios insondables, esos misterios que perviven porque sus protagonistas se conjuran para no desvelarlo. Las brumas del tiempo y un silencio trufado de vergüenza y necesidad de olvido eclipsaron el brillo de centenares de millones de doblones de oro y millares de toneladas de plata.
Durante los tres siglos transcurridos desde entonces, han sido muchos los aventureros que trataron de encontrar la entrada del sumidero.
Hay ojos que han visto muestras del oro que traían aquellos galeones. Hay ojos que han escudriñado las afiligranadas caligrafías de millares de documentos, en busca del rastro del tesoro, con la pretensión de disolver la bruma que el tiempo espesa. A unos les impulsaba la avaricia; a otros, la curiosidad. Muchos sentían la necesidad de desentrañar las causas y los efectos de aquella tragedia, necesidad que demasiados cronistas se han empeñado en burlar, estremecidos por el sonrojo y el horror. El sonrojo que causa la impericia suicida de los gobernantes españoles de la época y el horror de tantas vidas, haciendas, fortunas y oportunidades malogradas.
Entre 1702 y la actualidad, la bruma sigue reinando en la ría de Vigo.




Misterio en el fondo del mar

Hacía más de una hora que la discusión se había caldeado hasta un nivel de tensión que resultaba incómodo para la que debía ser plácida sobremesa de la cena, lo que podía condicionar desfavorablemente el ánimo de los submarinistas cuando reanudasen la exploración al amanecer.
Dimas Outeiro sabía manejar las pasiones de sus ayudantes y canalizarlas con tino hacia la producción de excelentes programas de televisión, pero el equipo de ahora presentaba una peculiaridad que lo hacía muy diferente de todos los que había dirigido antes. Descontados los cámaras, la jefe de producción, la script, las dos redactoras y los utileros, casi la mitad eran submarinistas que, tal como exigía el anuncio de "Faro de Vigo" a través del que se les había contactado, poseían buen nivel cultural, ya que entre ellos había un médico a punto de doctorarse, un licenciado en filología inglesa, dos graduados en ciencias de la información y un economista. Todos destacados deportistas, con el carácter firme y tenaz que posibilita los éxitos deportivos. No se trataba, pues, de personas a las que pudiera impresionar ni apocar recordándoles sibilinamente, para zanjar la discusión, que el nombre de Dimas Outeiro había salido ya centenares de veces en los créditos, como realizador de algunos de los programas de televisión más célebres de los últimos años.
Trató de evadirse de la airada charla abstrayéndose en la contemplación del paisaje enmarcado por el ventanal del restaurante, donde les había llevado a cenar para romper la monotonía de los menús del hotel en que se alojaban y donde venían comiendo a diario. La ría de Vigo ganaba plasticidad con la noche, el rosario de aldeas formaba una constelación de puntos luminosos reflejados en el agua inmóvil, una galaxia duplicada que más parecía la creación de un pintor. Él sabía que bajo su amable apariencia, ese agua ocultaba en el fondo los rastros de acontecimientos escalofriantes; y no sólo lo sabía mediante la lectura, sino porque había dedicado muchos veranos de su vida a explorar con precarios equipamientos de buceo, desde la cenagosa y turbia ensenada de San Simón hasta las proximidades de las islas Cíes. Cinco objetos, dos de oro y tres de plata, expuestos en un despacho reservado de su casa al que muy pocos amigos tenían acceso, eran el resultado de dos decenios de exploración y el origen de su obsesión por grabar la serie de documentales "El oro de Vigo" que, tras muchos años de proponerla a las productoras de televisión, por fin estaba realizando.
Las quejas de los submarinistas eran razonables, pero ¿cómo convencerles de que ningún canal de televisión abordaría la compra de unos documentales con la misma alegría presupuestaria que un programa de cotilleo rosa en prime time? Ante los jóvenes, él era "la productora", aunque ante la productora Telemedia fuese, en realidad, "ese lunático que sueña con el oro de Vigo y ha conseguido meternos en este embolao". Opinión que, sin duda, era la causa de que llevaran dos semanas y media esperando las máquinas e instrumentos que, al finalizar el primer día de grabación, sabían todos que eran indispensables. A pesar de que Telemedia había transigido y aceptó el proyecto por la proximidad del tercer centenario de los hechos que habían dado origen a la leyenda del oro, sus directivos estaban recortando los gastos hasta extremos insoportables, lo que comenzaba a abonar el desaliento de los submarinistas.
El más impaciente era Gerardo Cao, un sujeto que a Outeiro le sacaba de quicio casi a todas horas, por sus ínfulas de sabelotodo y su afán de ir por delante de los demás en las exploraciones donde participaba. Además, resultaba sospechoso que supiera tanto sobre el oro de Vigo y la batalla que había originado la leyenda, conocimiento que parecía con frecuencia más extenso que el del propio Dimas Outeiro, a quien le daba la impresión de que el chico quisiera subírsele a las barbas.
-Es que si encontramos percebes donde buscamos esmeraldas y pulpos donde debería haber metales preciosos -decía Gerardo en ese momento-, uno acaba perdiendo la paciencia.
-Yo estoy hasta los huevos de jugarme la vida entre hierros retorcidos -protestó Rafael Beira, un periodista, también submarinista, que tenía aspecto de carnicero-; esos barcos debieron naufragar hace menos de tres años, no trescientos.
-¡Ya te digo! -concordó Julio Parada, el médico-. Lo que yo quisiera saber es si hemos explorado realmente algún galeón, porque, por la pinta de lo que hemos visto...
-Sí, hombre -interrumpió Gerardo-. El primer pecio de esta mañana era una galeaza de principios del diecisiete. Aunque estaba hecho cachos, ¿no te fijaste en la forma de la proa y los restos de los tres mástiles?
Dimas no acababa de decidir si podría soportar a Gerardo Cao hasta la finalización de los documentales. Su conducta y todo lo que decía le hacía recelar de él. Una de sus normas personales era no aceptar jamás en sus equipos a gente que le causara alguna clase de inquietud, porque se negaba a sí mismo toda preocupación que le distrajera de lo esencial, o sea, la realización de un buen trabajo. Gerardo no alcanzaba exactamente la definición de "preocupación", pero podía llegar a serlo porque no conseguía hacerse una composición mental sobre sus pretensiones. Según el cuestionario que rellenó al solicitar el empleo, y que había releído varias veces, estaba seguro de que había omitido deliberadamente partes sustanciales de su currículum, porque exhibía conocimientos que no tenían nada que ver con su título de filología inglesa y que más parecían retratar a un historiador o un arqueólogo. Mas su actitud entusiasta, colaboradora, infatigable y generalmente atinada cuando debía tomar decisiones, hacía que Dimas temiera cometer una arbitrariedad si lo despedía movido solamente por un pálpito irracional, pálpito que, sin embargo, Gerardo estimulaba casi a diario.
Dimas no había prestado atención al comienzo de su frase:
-... los que hundieran los españoles voluntariamente, los situarían donde hubiera profundidad suficiente como para salvar el oro de la codicia angloholandesa y quedarían enterrados con el tiempo. Aparte de los que saquearon mientras estaban hundiéndose, los ingleses conseguirían abordar principalmente los que sus patrones acercaron a la orilla para que pudieran ser descargados.
Gerardo describía la batalla del 23 de octubre de 1702 como si la hubiera presenciado, lo que fomentaba la suspicacia de Dimas, que cada día se convencía más de que ocultaba algo. Tomó un sorbo de ribeiro con los ojos fijos en el joven y, haciendo un esfuerzo para rescatarse a sí mismo de la desconfianza, concedió:
-Gerardo tiene razón. Los pecios más interesantes tienen que estar enterrados bajo muchos metros de lodo. Recordad que son casi trescientos años de aportaciones fluviales.
-Entonces, ¿a qué hemos venido? -se lamentó Julio-. Si es imposible, es imposible y si no lo es, ¿de qué carallo estamos hablando?
Dimas sonrió. Más que un médico, Julio Parada parecía un campesino sentencioso.
-Hay que tener paciencia hasta que Telemedia nos mande de una puñetera vez lo que le he pedido -arguyó Dimas-. Si este trabajo fuera fácil, no os habría contratado a tantos, con dos submarinistas tendría de sobra; sois once, todos expertos y en excelente forma, precisamente porque sé por experiencia que nos encontraremos con muchas dificultades. Por otro lado, si fuera tan fácil, tampoco tendría sentido la serie que he planificado en guión. No podemos limitarnos a lo que ya ha sido explorado miles de veces durante tres siglos, porque lo que conseguiríamos sería una mierda de reportaje. Por fas o por nefas, haremos una serie de documentales que demostrarán que el oro de Vigo no es un mito. Esa es la razón de que parezcamos la Cruz Roja del Mar con tantos submarinistas, porque mi intención es explorar sitios donde nada documenta oficialmente la existencia de pecios.
-¿Y si miramos más allá del estrecho de Rande? -sugirió Gerardo.
La pregunta se anticipaba a la pesquisa que Dimas estaba a punto de ordenar para la jornada siguiente, como si le hubiera adivinado el pensamiento. Con desagrado, el realizador miró escrutadoramente a su empleado, atento a lo que se le ocurriera decir a continuación.
-¡Tú has perdido el sentido! -exclamó Fernando Vázquez, otro de los submarinistas que también era periodista titulado.
-Has ido a nombrar el sitio donde el agua es más turbia -reprochó Julio Parada.
-Pero es donde más galeones tuvieron que hundirse -replicó Gerardo-. Por la lógica del follón organizado en la ría aquella noche, creo que algunos de los que cargaban mayores riquezas, tratarían de escabullirse del grueso de los atacantes ingleses buscando la proximidad de las únicas orillas donde esperaban los soldados del rey. Anoche estuve haciendo trazos, teniendo en cuenta las mareas, las corrientes y los bajos, en las fotocopias de planos que nos entregó Dimas el primer día, y si no me engaña el olfato, me parece que encontraríamos algo entre cuatrocientos y quinientos cincuenta metros más allá del puente. Por supuesto que habrá mucho fango, pero ¿no os parece que tiene sentido tratar de pensar como debieron de pensar los marinos de entonces?
Hubo algunos asentimientos, pero muchas más negaciones con la cabeza. A Dimas volvía a rondarle la pregunta sobre qué había ocultado Gerardo en su currículum.
-Sí -dijo en alta voz, en apoyo de Gerardo-. Tiene sentido. Como me han dicho esta tarde que no esperemos las máquinas hasta dentro de tres o cuatro días, mañana nos dedicaremos a ese punto concreto que has dicho. Es probable que no encontremos más que una llanura inmensa de fango cubierto de algas, pero, como no tenemos nada mejor que hacer, pondremos mucho atención a ver si cualquier detalle nos revela el enterramiento de un pecio. Ojalá tengamos suerte.
Era casi un programa de trabajo, de modo que Dimas, según su costumbre, no quiso dar opción a que la discusión continuara ni a que nadie planteara más objeciones. Por ello, decidió dar un viraje a la conversación para terminar la sobremesa en paz:
-Las filloas estaban cojonudas.
-Yo me he comido cinco -afirmó Rafael Beira.
-Para mi gusto, estaban un poco pasadas -opuso Gerardo-. Sin embargo, las nécoras sí tenían su punto exacto.
Mientras hablaba, Gerardo fijó la mirada en una mujer que les observaba con excesiva atención desde una mesa situada a varios metros de distancia, como si quisiera enterarse de lo que hablaban; trató de recordar dónde la había visto antes, aunque no lo consiguió. Ella desvió los ojos, con el aire y la precipitación de quien ha sido cogido en falta. Era una mujer de algo de más de treinta años, muy atractiva, que no podía pasar inadvertida, por lo que Gerardo supuso que, simplemente, le habría llamado la atención al llegar esa misma noche al restaurante o, quizá, en el hotel, donde pudiera ser que también se alojara.
-Si os parece, cenaremos en este restaurante todas las noches mientras andemos por este lado de la ría -propuso Dimas.
-A lo mejor no duramos mucho por aquí -sugirió enigmáticamente Gerardo-, y quién sabe si no convendría hasta cambiar de hotel. Es posible que tengamos que centrarnos por la ribera norte de San Simón y, en tal caso, venir aquí todas las noches sería un palo.
Otra vez examinó Dimas la expresión de Gerardo, un escrutinio que a él mismo le enojaba; no quería verse abocado a estar en guardia por nadie, la gente del equipo tenía que facilitarle el trabajo en vez de complicárselo. Junto con la pregunta acerca de lo que Gerardo pudiera pretender, le desagradó que apuntara una posibilidad que sólo al director le correspondía señalar; el chico sabelotodo invadía asuntos que eran potestad exclusiva suya. Sin pretenderlo, había en su mirada una interrogación y un reproche, cosas que Gerardo detectó, puesto que apartó los ojos y Dimas percibió que subía el rubor a sus mejillas.

A solas en la habitación del hotel, Gerardo continuaba sintiéndose turbado. Tenía indicios suficientes para suponer que no era santo de la devoción de Dimas; lo presentía ya casi desde el principio y hacía esfuerzos por ganarse su confianza, pero, aunque se había preparado a conciencia, metía la pata a diario. Se lo reprochó a sí mismo, llamándose estúpido impertinente por no saber cerrar la boca a tiempo. Si el famoso director de televisión decidía que un insignificante submarinista circunstancial le estorbaba en el equipo y decidía despedirlo, iba a perder la oportunidad que había anhelado desde los catorce años. Se alzó de la cama y cogió el anillo del bolsillo interno del morral. Era como un talismán, como el inquietante regalo encantado de una meiga, porque había condicionado trece años de su vida, que, a los veintisiete, ya no era capaz de plantearse con otras metas. El timbre del teléfono le sobresaltó.
-No me has llamado este noche -le reprochó Martiña.
-Acabo de volver del restaurante donde hemos cenado. Me parecía tarde para llamarte.
-Pues llevo aquí, de plantón, desde las nueve y media.
-Discúlpame cariño; mañana te llamaré en cuanto volvamos a tierra, desde cualquier teléfono público.
-Ya te he comprado el móvil.
-Te daré el dinero cuando vengas. ¿Has hablado con tu padre?
-Sí. Está de acuerdo. Mañana va a contratar una cajera para el supermercado y, en cuanto le enseñe, podré irme a Vigo.
-Cojonudo. Me ayudarás mucho.
-Pero, Gerardo, si yo no tengo ni idea... Esa manía tuya me está creando muchos problemas con mi familia. Ya lo sabes; en Noya la gente tiene los pies en la tierra y no nos gustan las fantasías.
-¿Tú también crees que son fantasías?
-Yo sólo sé que te quiero. Me da igual cuáles sean tus ilusiones, la única que yo tengo es casarme contigo...
-Cuando te vengas a Vigo, la boda será más fácil.
-En fin, si tú lo crees...
-Te lo prometo. ¿Cuándo llegarás?
-Le he dicho a mi padre que quiero irme el domingo. Me parece que está pensando en llevarme él en el coche, seguramente para echarte un sermón.
-Estaré preparado.
De nuevo tras colgar el auricular en la horquilla, jugueteó con el anillo. No solía ponérselo, sobre todo ahora, cuando a Dimas Outeiro podía llamarle la atención por las filigranas y el tamaño de la piedra; le bastaría tomarlo en sus manos y leer la inscripción grabada en el interior del aro para sospechar de sus propósitos. Volvió a guardarlo en el bolsillo interno del morral y se echó a dormir. El pecio que encontrarían según sus cálculos durante la mañana siguiente, le pondría rumbo a su destino y le reconciliaría con el pasado. Iba a ser un trabajo muy arduo, por lo que necesitaba descansar muchas horas. En el momento de dormirse, tuvo el presentimiento de que algo muy importante ocurriría cuando despertase.

El amanecer en la ría era un bellísimo espectáculo con visos mágicos. El alba estallaba por tierra adentro, iluminando paso a paso los recovecos de monte y agua a través de la niebla matinal. Podía apreciarse el avance gradual de la luz ganando una a una las radas y promontorios, como si el paisaje surgiera paulatinamente de un sortilegio.
En la cubierta del barco de pesca que Telemedia había alquilado para usarlo como cuartel general, Dimas Outeiro dejó de contemplar el despertar de la ría y forzó la vista para examinar bajo la luz crepuscular el plano que había seleccionado al volver al hotel la noche anterior. Aún no había decidido si deseaba mostrarlo a los submarinistas, en especial a Gerardo Cao, porque una de las cruces marcaba precisamente el punto que el joven había mencionado durante la cena. Cuando él tenía la edad de Gerardo, bajó sin equipo, a pulmón, en ese punto; recordaba con precisión lo que vio, un simple trozo de madera que emergía unos centímetros del lodo; intentó moverlo en tres ocasiones, durante otras tantas zambullidas, y no lo consiguió. Señaló el punto en el mapa dibujado por él mismo, convencido de que el madero podía formar parte del castillo de proa de un galeón, y luego lo olvidó porque descubrió a lo largo de los años decenas de maderos iguales e igualmente inamovibles. Tantos como cruces había en sus mapas.
Volvió a guardar el dibujo en la carpeta, la metió en la bolsa, que encerró en la cabina del puente de mando, y se acercó a los submarinistas, que se encontraban alborotando entre risas al tiempo que preparaban los equipos y los trajes. Reflexionó unos instantes mientras los contemplaba; todos eran hombres plenamente adultos, pero bromeaban con alegría y despreocupación propias de muchachos. Sólo Gerardo Cao se comportaba con seriedad durante los preparativos de las inmersiones, como si hubiera decidido que el empleo, que en las mejores circunstancias sólo iba a durar seis semanas más, fuese la meta de su vida. Ahora, en lugar de participar de las chanzas de sus compañeros, revisaba con la concentración de un analista de laboratorio el regulador de la botella de aire comprimido, el lastre del cinturón, los ajustes de las aletas, chaleco, guantes y gafas y los cierres del traje.
Dimas se sentía más cómodo con los demás, porque resultaban mucho más espontáneos, pero, a fin de cuentas, no dejaba de ser beneficioso que alguien se tomara ese trabajo tan a pecho; a pesar de esta idea, notó que su instinto era más poderoso que sus razonamientos. Gerardo le producía inquietud, por lo que, si continuaba sintiendo lo mismo dos o tres días más, lo despediría; bastantes problemas tenía con el esfuerzo de conciliar sus obsesiones de juventud con sus responsabilidades como realizador de televisión. Mientras daba las instrucciones al tiempo que también se enfundaba el traje de neopreno, no miró en ningún momento la cara de Gerardo y casi le daba la espalda.
-Vamos a inspeccionar todo lo que haya a unas trescientas cincuenta brazas de la punta de San Adrián. Si no se ha acumulado mucho fango desde que la vi, encontraremos parte de una proa enterrada, pero se trata de un simple madero que las algas nos dificultarán mucho localizar. En el caso de que consigamos verlo, tú -se dirigía al forzudo Rafael Beira- tantearás a ver si puedes moverlo por si resulta ser un simple tablón; en el caso de que sea algo más, todos, menos los cámaras, haremos catas con las palas en dirección sur. Hoy, bastará con que confirmemos que se trata de un galeón, porque, hasta que no lleguen las máquinas...
-Tiene que haber más de un galeón en ese sitio -afirmó Gerardo con contundencia que a Dimas le pareció temeraria.
Deseó preguntarle el porqué de su convicción, pero no quería darle alas, por si tenía que despedirlo. Fue Julio Parada quien bromeó:
-Joder, macho, cualquiera diría que alguien te ha regalado el plano del tesoro. ¿Por qué estas tan seguro?
-Porque... -Gerardo dudó, al observar que Dimas torcía forzadamente el cuello hacia el lado contrario para evitar mirarle a la cara-, supongo que si quedaban barcos cerca del estrecho de Rande, tratarían aquella noche de refugiarse tras la punta de San Adrián y algunos pudieron ser alcanzados por los cañonazos ingleses cuando se situaron de lado al virar a babor.
La hipótesis era aceptable, pero Dimas no quiso comentarla. Gerardo se mordió el labio, convencido de haber vuelto a meterse en camisa de once varas.
Ocuparon las dos zodiacs, que pusieron rumbo hacia las proximidades de la punta de San Adrián y, en cuanto el crepúsculo dio paso al día, por primera vez en las dos semanas que llevaban en la ría se lanzaron todos al agua en el mismo lugar. Dimas fue el primero en saltar, seguido al instante por los dos cámaras.
Gerardo sospechaba que las cosas no marchaban bien con Dimas. Llevaba un preciso registro mental de los gestos y palabras que el realizador venía dedicándole; sus miradas inquisidoras cuando hablaba de la batalla de Vigo, sus expresiones de impaciencia cuando le proponía actuaciones que de todos modos acababa aceptando, sus palabras desdeñosas cuando revelaba conocimientos superiores a los exigibles en un simple submarinista. Por todo ello, intuía que acaso fuera ésta la última inmersión antes de ser despedido. Se preguntó qué podía hacer para evitarlo. Lo primero, no ser demasiado diligente esta mañana, no apresurarse, aunque su cuerpo hervía de anticipación. Cada vez que el grupo derivaba desviándose de la dirección que él suponía que debían seguir, se sumaba a ellos tratando de que ningún ademán delatara su impaciencia. Vio la silueta antes que los demás, pero aguardó a que fuese cualquier otro quien alertara a Dimas.
El lodo de trece o catorce años no sólo no había sepultado el madero, sino que algún milagro había descubierto una parte del barco del que formaba parte. Mientras apuntaba el haz de la linterna halógena hacia la madera ennegrecida, Dimas, agarrotado por la emoción, se preguntó qué había ocurrido en ese sitio desde la última vez que lo explorara; todo el lomo sumergido que prolongaba la punta de San Adrián presentaba muchas menos algas que el resto de la ría, lo que le sirvió para aventurar una respuesta: Los últimos temporales de primavera habían sido muy intensos; las fuertes corrientes habían desplazado más limo del que la bahía recibía arrastrado por la lluvia y los ríos. Iluminada por las linternas de todo el grupo, la silueta, que medía algo más de seis metros de largo, era sin duda una curva de la borda de estribor del castillo de un galeón español del siglo XVII. Había muchas posibilidades de que el casco permaneciera entero, recostado bajo el fango.
Sintió alborozo, una alegría que comunicó a todos los submarinistas, ya que alzó los brazos como el velocista que llega a la meta; iba a ser el primer galeón que explorasen con esperanza de encontrar algo interesante, porque lo que habían grabado hasta ahora no eran más que restos de cascos esparcidos, que hacía decenas o cientos de años que habían perdido el cargamento.
De acuerdo con sus órdenes anteriores a la inmersión, Rafael Beira se lanzó en picado, y Dimas se impulsó velozmente tras él para impedir que usara su fuerza, porque ahora no se trataba de mover nada, sino de tantear con delicadeza a fin de evitar que el maderamen debilitado por el tiempo y la sal se derrumbara. Cuando pudo detener a Beira, señaló arriba con un gesto y todos volvieron a la superficie.
Una vez a flote, Dimas escupió la boquilla del regulador del aire y dijo:
-Por la posición del casco, con la cubierta orientada hacia el sudoeste, lo que la resguarda de lo que traen los ríos, a lo mejor no toda la bodega está llena de fango. Como no se ve nada más que parte del casco, y tanto la escotilla mayor como las entradas del castillo y el alcázar están enterradas y demasiado lejos, lo mejor es que catemos hacia la quilla, a ver si tuviéramos la suerte de encontrar pronto una lumbrera o una porta. Si fuera así, y si efectivamente no todo el interior estuviera lleno de fango, entrarán...
Gerardo buscó con apremio los ojos de Dimas, anhelando recibir la orden de entrar. Dimas, por su parte, detectó el anhelo y, resuelto a descartar al vehemente joven, se preguntó cuáles de los demás poseían la combinación necesaria de conocimientos y aptitudes físicas para realizar eficazmente esa primera exploración. Julio Parada era un buen candidato, pero no podía entrar solo; el riesgo se reduciría a la mitad si eran dos. Tras la somera calibración de los nueve submarinistas restantes, reconoció que el mejor cualificado era Gerardo. Apretó los labios; tuvo que hacer un esfuerzo de superación de su propia resistencia para decir:
-En el caso de que aparezca una lumbrera que no esté excesivamente enterrada, entraréis vosotros dos, Julio y Gerardo -Dimas notó la alegría que éste no consiguió disimular-. Si la lumbrera tuviese la portañuela en buen estado, volveríamos a cerrarla una vez que entréis, para impedir que la arena se deslice hacia dentro. Todos los demás, seguiremos apartando el fango que rodee esa lumbrera, a ver cuánto podemos liberar. Vosotros dos -se dirigía a los cámaras-, grabad toda la operación; uno, con el ventanuco en primer plano y el otro, con un plano general de todos nosotros y el casco.
-¿Entramos sólo a mirar o cogemos lo que encontremos? -preguntó Gerardo.
-Sólo si se trata de algo muy, muy especial. De lo contrario, lo mejor será que lo dejéis todo tal como esté hasta que puedan entrar los cámaras con garantías.
Julio y Gerardo tomaron de la zodiac las bolsas, se las ajustaron a la cintura y volvieron con los demás al fondo.
Mientras apartaban penosamente el fango, Gerardo dejó de oír los rumores que producían las paladas y el chapoteo, porque era mucho más intenso el sonido de su corazón. Tenía en la mente un dibujo de cómo debía de ser el casco y, si el barrunto era correcto, encontrarían una lumbrera en cuanto escarbaran unos sesenta centímetros. Oró interiormente, rogando el milagro de que el interior estuviese libre de fango. Rezó también para que el cielo le dotara de habilidad para sortear la expulsión del equipo con que Dimas podía premiar esa tarde el hecho de que hubiera sido él quien señalara el primer galeón interesante en dos semanas de trabajo.
El ventanuco cerrado apareció media hora más tarde, con el grueso vidrio intacto. Dimas pidió por señas que no lo forzaran, lo que ocasionó una espera de una hora más hasta conseguir que se abriera con suavidad, permaneciendo la portañuela con el vidrio entero y en condiciones de ser encajada de nuevo en cuanto entrasen Gerardo y Julio. Dimas enfocó la luz y descubrió que aunque había mucho fango en el interior, quedaba espacio suficiente para una primera exploración. Ordenó con gestos a Julio y Gerardo que entrasen y a los demás que continuasen apartando el lodo.
A pesar de su impaciencia, Gerardo se hizo a un lado para que fuese Julio el primero en entrar y en seguida lo hizo él, con la respiración suspendida por la emoción; los dos tuvieron que introducir un hombro y luego el otro para conseguir traspasar la estrecha abertura. Ya dentro, todo lo que podían examinar era un espacio de unos tres metros de largo por dos de ancho, perteneciente a uno de los camarotes de la oficialidad. Tras una revisión minuciosa, Gerardo descubrió algo que le obligó a comunicar a Julio por señas que debían salir. Apuntó la luz hacia el ventanuco para que los de fuera lo abrieran y asomó la cabeza. Detectó ira en los ojos de Dimas al indicarle con la mano que quería emerger.
-¿Qué pasa, Gerardo? -le preguntó ásperamente Dimas en la superficie, a donde sólo los dos habían subido.
Gerardo tragó saliva para no precipitarse y no decir más de lo conveniente.
-El revestimiento interior, a la derecha de la lumbrera, no coincide ni de lejos con la curva de las cuadernas. Pero no se trata de un armario de pared ni nada parecido. Yo creo que hay un compartimiento secreto.
Dimas tardó unos instantes en asimilar el significado de la frase. Cuando se dio cuenta de lo que podía representar la existencia de escondrijos en la nave, olvidó por un momento la antipatía que sentía por Gerardo.
-¿No hay portezuelas ni cajones?
-No. Son tablas clavadas, pero han tenido un zócalo tapando los extremos, que ahora está convertido en astillas, porque parece que lo hicieron con madera de mala calidad, como si hubieran manipulado ese espacio mucho después de salir el galeón de los astilleros. En los dos mamparos perpendiculares al casco, he visto unos huecos, como si esos zócalos fuesen ajustables, de quita y pon. Estoy seguro de que es un escondrijo, como para ocultar cosas importantes. ¿Tratamos de abrir por la única parte que está completamente libre de fango?
-¿Se puede hacer sin riesgo de que todo se desbarate?
-No lo sé. Podríamos intentar desprender sólo la parte superior de una tabla y parar si vemos que no es seguro.
Dimas sentía las mismas emociones que Gerardo, pero no quería exteriorizarlas ante él. Se concedió unos segundos de reflexión para preguntarse si, junto con Julio, actuaría con el cuidado que le exigía el permiso concedido por la Jefatura de Costas; llegó a la conclusión de que sí y dijo:
-De acuerdo, baja los picos y la palanca. Pero, oye, no quiero ni el menor destrozo. Si la tabla sale entera, bien; si no es posible, lo dejáis todo tal como está, ¿me oyes?
Gerardo asintió y, antes de que Dimas pudiera cambiar de idea, nadó vigorosamente hacia la zodiac. Realizó deprisa los amarres de las herramientas y volvió con ellas al fondo, sintiendo que el torbellino de burbujas que producía al expirar arrastraba hacia la superficie el torbellino mismo de sus inquietudes adolescentes. La espera, los desvelos y los esfuerzos de trece años podían estar cerca de su meta. Su segunda entrada por la estrecha lumbrera le pareció menos difícil que la primera.
Mientras Julio hacía palanca en una ranura con el pico, Gerardo observó un detalle que antes no había notado; a juzgar por las señales de clavos, esas tablas habían sido desmontadas y vueltas a clavar muchas veces; el zócalo debió de servir para que no se pudiera advertir que eran desclavadas con frecuencia.
Cuando se sumaron las presiones de los dos picos y pudieron introducir la palanca, la tabla cedió, desvelando que, en efecto, había un espacio interior de unos veinticinco centímetros de fondo. Pidió ayuda a Julio y, presionando con los pies en las contiguas, consiguieron que la tabla se desprendiera entera. No había nada dentro. Ambos sintieron gran decepción, pero al mirar hacia la parte inferior para comprobar si habían causado destrozos, Gerardo observó algo al nivel del suelo. Extendió la mano y lo que parecía una masa sólida se disolvió como motas de ceniza, pero palpó bajo la turbiedad alborotada algo duro. Al extraerlo, soltó una exclamación que debió de resultar audible a través del agua, porque Julio se agachó precipitadamente junto a él a ver si había sufrido algún daño. Gerardo contempló el fémur, evidentemente humano, en estado de estupor. Había dado con algo tremendo; trescientos años atrás, habían emparedado a un hombre en un barco de su Católica Majestad. Guardó el fémur en la bolsa e introdujo el brazo y el hombro por la abertura, para palpar el espacio tras las otras tablas que no habían desprendido. Había más huesos y varios objetos.
Cuando las dos bolsas estuvieron llenas y se aseguró de que no quedaba nada dentro del escondrijo, indicó a Julio que podían abandonar el galeón.

Una vez ordenado el contenido de las dos bolsas sobre un plástico extendido en la cubierta del barco pesquero, los catorce hombres formaron un círculo alrededor con actitud de recogimiento y asombro. El esqueleto pertenecía a un hombre corpulento y estaba completo; junto a él, y ordenados como en el escaparate de una mercería, dieciséis botones de bronce, la filigrana del cuello recamado de una casaca, el rígido bordado de las hombreras y los galones de la bocamanga. Lo que más les llamaba la atención era la daga.
Sorprendentemente, Dimas sentía más curiosidad que júbilo. ¿Qué significaban esos restos?
-Lo asesinaron de un disparo a bocajarro en la cabeza -afirmó Julio Parada con tono discursivo, más propio de su título de médico que del oficio de submarinista que ejercía provisionalmente.
-¿Estás seguro? -preguntó Dimas.
-Sí. Observa la perforación y las estrías que presenta el cráneo, son como las que produce un estallido. A este tío lo asesinaron con un mosquete apoyado directamente en la sien. Y la bala tenía que ser de aquí te espero...
Dimas examinó los detalles que Julio iba señalando. En efecto, del agujero circular, dentado y muy irregular, partían grietas en todas las direcciones, como los radios de una rueda de bicicleta.
-Era inglés -afirmó Gerardo.
-¿En qué te basas? -preguntó Dimas.
-La ropa que vestía se ha disuelto en el agua al tratar de cogerla, pero estos botones tienen grabado el escudo de la armada inglesa y los galones corresponden a un comodoro inglés.
-Pero el sello de la daga es español -señaló Dimas.
-No estoy completamente seguro -comentó Gerardo, vacilante-, pero yo diría que es el sello oficial de Carlos II.
-No puede ser, Gerardo -se opuso Julio-. ¿Cómo iba a llevar encima un oficial inglés el sello real español?
-A lo mejor lo asesinaron por eso -aventuró Rafael Beira.
-¡Esto es absurdo! -exclamó Dimas-. El galeón es, seguramente, uno de los de la Flota de la Plata que hundieron los ingleses aquella noche de 1702. ¿Os parece que si los españoles mataron a un alto oficial inglés en plena batalla, iban a tomarse el trabajo de emparedarlo, con el follón que había?
Gerardo tomó la daga en sus manos y la contempló largamente. El sello con la corona real española en el centro y la leyenda "Carolus II Rege" formando un círculo, era un bajorrelieve en la cabeza del puño, que estaba decorado con piedras semipreciosas engastadas en el acero dorado a fuego, al estilo toledano. Parecía un arma más decorativa que ofensiva. Si todas las circunstancias que rodeaban al esqueleto eran insólitas, en su opinión lo más incomprensible por carente de lógica era la presencia de ese sello fuera de los ámbitos palaciegos.
-Como ha dicho Rafael, a lo mejor lo mataron justamente porque tenía la daga -aventuró.
-No, Gerardo -señaló Dimas-. Los que lo mataron no sabían que la tenía. Se la habrían quitado, porque en aquella época se trataba de un objeto demasiado importante. ¡Esto es un misterio del carajo! Veréis, si lo emparedaron, sería porque los asesinos temían ser descubiertos, pero en aquellos momentos, cuando la armada inglesa estaba atacando a la española, matar a un comodoro inglés hubiera sido digno de condecoración. Que lo emparedaran tiene un significado que no puedo comprender, porque no olvidemos que se trata sin ninguna duda de un galeón español y que quien lo mató sentía, sin embargo, terror a que alguien, a lo mejor del mismo barco, lo descubriera. Y menos comprendo que ese tío tuviera en su poder un sello que sólo podían usar Carlos II y dos o tres miembros del Consejo por delegación del rey.
-Yo creo que en aquellas circunstancias -aventuró Gerardo- no pudieron los españoles hacer prisioneros ingleses...
-Por supuesto que no -concordó Dimas-. Aquello fue un "sálvese quien pueda", con los españoles por un lado, hundiendo barcos propios para que los ingleses no pillaran el oro, los ingleses bombardeando a mansalva y saqueando los galeones de la Flota de la Plata que conseguían abordar y, en las orillas, los soldados españoles, tratando de salvar lo que pudieran... empezando por ellos mismos, porque el combinado angloholandés era mucho más numeroso. Mirad, llevo veinte años documentándome sobre lo ocurrido en la ría de Vigo aquel día; incluso he consultado los archivos ingleses. Con el cinismo y la petulancia que se gastan esos tíos, los cronistas de la batalla se jactan de que la flota volvió a Inglaterra casi intacta y que ningún inglés cayó prisionero. Mi impresión es que este asesinato y el emparedamiento no ocurrieron aquella noche. Tiene que tratarse de un suceso anterior, a lo mejor cuando todavía estaban en el Caribe. Pero, entonces, ¿por qué escondieron el cadáver? No tiene el menor sentido. Cuando lleguen las máquinas, investigaremos ese galeón tan a fondo como podamos y a lo mejor encontramos algo que nos permita aclarar el misterio.
La especulaciones se prolongaron hasta el oscurecer. Julio Parada señaló lo sorprendente de que mataran a un prisionero enemigo de un disparo, en vez de ejecutarle con la horca o a garrote. Dimas insistía en que lo más enigmático era que lo hubieran emparedado para que no pudiera descubrirlo alguien más poderoso que los ejecutores. Gerardo reprimía su impulso de hablar de los bandazos increíbles de la diplomacia española durante los años anteriores a la Guerra de Sucesión, los sucesivos pactos con alemanes, franceses e ingleses, que podían ser enemigos irreconciliables y, pocos meses más tarde, aliados fieles... y la proliferación de espías mercenarios, cuya lealtad vendían con frecuencia contra los intereses de los reyes de los que eran súbditos. Calló mordiéndose con fuerza los labios, porque no deseaba abonar las sospechas de Dimas.
Durante el viaje de regreso, Gerardo trató de hacer mentalmente un retrato del camarote del galeón. A la izquierda del compartimiento ya abierto, podía haber otro, aunque menos profundo, ya que la pared era recta mientras que el casco se estrechaba por fuera. A la derecha del ventanuco de la lumbrera, debía de haber un escondite aproximadamente igual que el del emparedado, pero ahí, a causa de la escora del casco, el lodo llegaba hasta casi la mitad de la altura de la pared. ¿Estaría todo el barco lleno de espacios disimulados?
Ahora tenía algo más inmediato en que pensar. Necesitaba ver si podía leer en la expresión de Dimas lo mismo que la noche anterior, o sea, la decisión de echarle, lo que después del descubrimiento sería una catástrofe, pero el realizador iba en la parte delantera de la furgoneta. Tendría que esperar a la cena, donde trataría de sentarse cerca de él para observarle, pero cuando llegaron al restaurante del hotel, olvidó el propósito al descubrir la mirada curiosa de la bella mujer que les acechaba la noche anterior mientras comían en un lugar que se encontraba a más de tres kilómetros de distancia. Ahora estaba sentada muy cerca de la gran mesa preparada para ellos. Una vaga sospecha le decía que su presencia no era casual.
Gracias a las bromas y risotadas con que siempre adobaban el balance del día, los temores de Gerardo sobre su permanencia en el equipo fueron reduciéndose en el transcurso de la comida. Dimas parecía ahora demasiado excitado por el hallazgo y por el efecto que tendría para el documental, como para ocuparse del problema de alguien tan poco significativo en el equipo como él. A lo mejor capeaba el temporal. Prestó atención a lo que decía:
-Que hubiera escondrijos en el galeón tiene su lógica. Los historiadores dicen que en las flotas del comercio de Indias era más lo que se robaba que lo que llegaban a fiscalizar los magistrados de la Casa de Contratación. Entre los asaltos piratas, los robos de los capitanes, los oficiales y los marineros, los comisionistas, los trapicheos de los magistrados corruptos y lo que la Casa de Contratación y el Consulado de Sevilla robaban y lo que se quedaban legalmente, al final, el rey recibía poco menos que migajas del pastelón. Lo incomprensible es que usaran ese escondrijo no para esconder oro, sino para emparedar a un sujeto que a ver qué coño pintaba en el barco.
Gerardo asentía a cada afirmación de Dimas, como quien sigue con la cabeza la melodía de una música conocida. Dimas volvió a mirarle de la manera penetrante que había venido haciéndolo los días anteriores; alarmado, el joven desvió los ojos y apretó los labios, de nuevo rojo de rubor y rabioso por haber descuidado la guardia.


Orden del Rey

Llegados por fin al puerto de Cádiz, los tres hombres encontraron bloqueado el paso de los cinco caballos, dos de ellos sobrecargados de bultos, por la hilera de carretas desbordadas de mercancías y el hervidero de arrumbadores. Muchos de éstos organizaban trifulcas vocingleras, pugnando entre insultos y amenazas por ser elegidos para la estiba, mejor pagada que la simple carga, de modo que había reyertas con navajas al sol junto a casi todas las carretas.
La muralla de la fortificación hacía de caja de resonancia de la algarabía, encajonada en el estrecho muelle donde eran abastecidos dos navíos a la vez. Las injurias e intimidaciones y las órdenes para aplacar a las bestias apenas permitían oír los chirridos de los cabrestantes durante el izado continuo de bultos.
Don Ginés de Barrachina extrajo las cartas del zurrón por indicación de su compañero, para tenerlas dispuestas cuando consiguieran llegar al pie de la pasarela. Bajo el sol que brillaba alto, sudaban copiosamente y el agobio de la sofocante calima producida por el ajetreo de pacas de lana, cajas de armas, sacos de especias y cestos de víveres que iban siendo llevados al galeón, les hacía desear culminar cuanto antes la misión y volver al fresco refugio de la venta de Chiclana en que habían pernoctado, donde proyectaban holgar un par de jornadas y resarcirse así de la sobriedad y circunspección que el maese les había impuesto con sus prisas. A lo largo del viaje, habían tenido que madrugar a diario, lo que les impedía festejar por la noche. Los dos militares hablaban bajo, pero no en susurros, convencidos de que el extraño personaje que escoltaban no podía entenderles.
-Mi primo, el señor de Frigiliana, sospecha que es astrólogo -insistió el alférez Régulo de Maro, repitiendo lo que afirmara veces incontables durante los días que había durado el viaje desde Madrid.
-Antes de ayer debimos conducirlo y presentar la orden ante la Escuela de Marear de la Casa de Contratación; lo retuvieron tanto tiempo, que tuvimos que hacer noche en Sevilla. ¿Por qué querrían hablar con un astrólogo en la Escuela de Marear?
-No seáis necio, don Ginés. Dice mi primo don Froilán que marinos y alquimistas son de igual ralea; unos y otros persiguen sueños y no les importa si han de aliarse con Satán para alcanzarlos. Ya sabéis que el señor de Frigiliana tiene padrinos y predicamento en la Corte; pues bien, asegura que este maese pasó todo un día encerrado en un gabinete nada menos que con el mismísimo Almirante de Castilla, hablando quién sabe de qué. Os aseguro que ha de ser gran señor y no villano, aunque por la modestia de su atavío y el polvo que ahora le cubre lo parezca. Quién sabe si no será noble que huye de la Santa Inquisición por una acusación de herejía.
-¿Y habría de ser el propio primer almirante de su Católica Majestad quien le salvara? No desvariéis, don Gines.
Los caballos se estaban impacientando. Las deposiciones de las acémilas, amasadas con el polvo del muelle y el vino que chorreaban las espitas mal cerradas de las pipas que subían a la nao, formaban un fango denso de olor penetrante, lo que aumentaba el agobio, llegando el aire a ser irrespirable. Visto desde encima de las monturas, el embarcadero permanecía oculto bajo la muchedumbre alborotada, el desorden de bultos apilados en cualquier parte, el laberinto de carretas y los mulos y burros espantados por el estruendo. Sería imposible abrirse paso antes de que la carga del Bezmiliana hubiera concluido.
-Ansío acabar de una vez y quedar libre de esta misión -dijo con impaciencia don Ginés, mientras se sacudía el polvo de cereal que agrisaba su casaca-. Sobre todo, deseo retornar a la venta de las Conchas. Aquella mesonera...
-Tendremos que abrirnos paso a zurriagazos.
-Conteneos, don Régulo. Recordad que se nos ordenó discreción y templanza.
Régulo de Maro contempló el bosque de mástiles, trinquetes, masteleros, estayes y relingas, alrededor y más allá de los navíos que estaban siendo cargados, que componían un intrincado conjunto de palos, jarcias arrolladas y gruesos cabos. Aun con las velas arriadas, el despliegue de los colosales bajeles era impresionante.
-¿No podríamos conducirle ante el capitán de aquel otro galeón? -sugirió De Maro- Toda la flota habrá de zarpar de Cádiz al mismo tiempo.
-Se nos ordenó expresamente llevarle al Bezmiliana y no a otro. La segunda carta, la del magistrado de la Casa de Contratación, va a dirigida al capitán don Zoilo de Monegros, que gobierna esta nao. Habremos de tener paciencia.

El sol comenzaba su descenso hacia el ocaso cuando pudieron amarrar las monturas al pie de la pasarela que unía el muelle a la porta de cubierta. Desentendido de los trámites que debían superar aún, el maese impidió con aspavientos iracundos que su equipaje fuese descargado por los numerosos porteadores que acudieron a ofrecerse con sumisión servil. Desató él mismo los correajes de los dos caballos y en un espacio libre de fango fue ordenando cuatro grandes valijas de cuero con bastidor de madera, un baúl, dos bultos liados con cuerdas y una arqueta.
Atento a la minuciosa comprobación de que la impedimenta y los instrumentos del baúl habían superado intactos la cabalgada de más de ciento treinta leguas y los incontables cambios de monturas, oyó pero no prestó atención a la discusión que tenía lugar más arriba, entre los dos militares, que no habían abandonado la pasarela, y el capitán, que les cerraba el paso a cubierta, furibundo de indignación.
-No queda espacio en mi nave para tan importante señor -protestaba el capitán don Zoilo de Monegros-. ¿He de expulsar a uno de mis oficiales y dejarlo en tierra? ¿Por qué no le acomodáis en otro galeón?
-Leed, por favor, la orden -exigió más que pidió, con tono seco, don Régulo de Maro-. Es en el Bezmiliana donde debe viajar y es a vos a quien se os lo exige.
El capitán desplegó el papel pero apenas le dedicó una mirada.
-¿Decís que es cartógrafo y maestro de marear? ¿Por qué he de enrolar a un cartógrafo? Éste es un navío dedicado al comercio de Indias, no a la exploración. ¿Y por qué a un maestro de marear? Todos mis marineros son expertos, curtidos en millares de singladuras.
-¿Habéis observado que la segunda orden lleva el sello del magistrado de la Casa de Contratación? -señaló don Ginés de Barrachina, a quien le pareció que el capitán no sabía leer-. Observad, también, que la primera presenta el sello y la firma del Almirante de Castilla, que suscribe "por orden del Rey nuestro señor". No discutáis más. Disponed la cámara donde maese Rinaldo pueda ser aposentado. Como habréis visto, se os exige que tenga buena luz, vistas y mesa donde trabajar.

Aunque el Bezmiliana se encontraba preparado, faltaban dos días para hacerse a la mar, porque aún restaba cargar tres naves de mercancía y víveres. El capitán Zoilo de Monegros guardó al amanecer las dos cartas en el zurrón y montó el caballo de un salto desde la pasarela, espoleándolo con dirección a Sevilla.
No confiaba, ni podía confiar, en el almirante don Manuel Velasco de Tejada para resolver el problema; el jefe supremo de la Flota de Tierra Firme vivía en las nubes, absorto y obnubilado entre sus papeles de la nave capitana, su ingenua creencia de llevar con él una parte del boato de la corte y la convicción de estar realizando un importantísimo servicio personal al rey, que como a todos los almirantes que le habían precedido, le proveería de honores y prebendas cuando regresara a España con las riquezas que mantenían el lustre de la corona.
Paró a beber en la casa de postas de Jerez, a ver si se le disolvía el maltrago mientras le encinchaban un nuevo caballo; sentía mucho miedo y no comprendía el significado de que el magistrado de la Casa de Contratación enviase a ese hombre a su nave. ¿Estaría el propio magistrado tan alarmado como él, a causa de que alguien de la Corte se hubiera puesto a fisgonear? En tal caso, ¿no sería peligroso ir a la Casa de Contratación a reclamar? Iría, qué remedio; a fin de cuentas, todos estaban embarcados en medio del mismo temporal.
Con sólo un cambio de montura tras el de la casa de postas de Jerez, consiguió llegar a la Casa de Contratación de Sevilla a mediodía. Amarró el caballo junto a la Cruz de las Juras de Tratos y entró precipitadamente en la Lonja.
Su amigo el oidor letrado don Lope de Estepa le escuchó pacientemente, sin decir nada, con una chispa de ironía en los ojos. Una vez que don Zoilo hubo repetido en varias ocasiones sus quejas y cuando parecía haber recuperado el control, puesto que ya no gritaba tan desaforadamente como al llegar, le dijo:
-Es orden del propio rey, don Zoilo. Nada puede hacer esta casa.
-El tal es un personaje siniestro -arguyó desesperadamente don Zoilo-. Ni siquiera habla castellano y yo no entiendo las palabras de iglesia.
-¿Os habló en latín?
-Así es.
-Según creo, maese Rinaldo usa muchas lenguas.
-Pero no la nuestra. ¿De dónde procede?
-Dicen que es genovés.
-Pues no lo parece por su aspecto ni por las trazas exóticas de su equipaje, tan voluminoso como el de una reina; ha introducido en mi nave objetos muy extraños. ¿No será un pariente alemán del rey Carlos, que han mandado para vigilarme?
El oidor rió a carcajadas.
-¿Acaso ignoráis, don Zoilo, con cuánta pompa viajan tales señores? Lo que nos ha escrito el Almirante de Castilla es que maese Rinaldo tiene la orden de trazar cartas precisas del puerto de Cartagena de Indias y sus alrededores, porque alguien le ha dicho al rey don Carlos que nuestras cartas son rudimentarias.
-Maese Rinaldo se aposentó bien pertrechado. Y se conduce como quien está acostumbrado a mandar, no como un modesto cartógrafo, misión que, por otra parte, yo no me la creo. Mis cartas de navegación señalan cada una de las islas, canales y revueltas del puerto de Cartagena, ¿a qué trazar nuevos mapas? Vos sabéis bien que no nos conviene llevar testigos incómodos en el navío.
-Estos sabios de corto fuste viven en otro mundo, don Zoilo. El maese permanecerá durante la travesía demasiado absorto en el dibujo de sus mapas como para sentir curiosidad por otros asuntos.
-Permitidme que disienta, don Lope. No es preciso tener demasiada curiosidad para advertir en mi nave todo lo que vos sabéis. Y el tal Rinaldo no es el sabio distraído que suponéis. Ayer noche lo vi revisar su impedimenta con el rigor de un cirujano. Ese testigo a bordo nos hará correr grandes riesgos, tanto a vos como a mí.
-¿De veras lo creéis?
-Sería capaz de jurarlo ante el inquisidor mayor.
-Bien, entonces, permaneced vigilante. Y si descubrís por su conducta que el tal peligro es verdadero, creo don Zoilo que debéis aguardar a resolver el problema cuando, en altamar, seáis dueño absoluto de vuestra tripulación.
El capitán De Monegros captó en la mirada el mensaje que la boca no había articulado.
-¿Vos creéis? ¿No será peligroso, teniendo en cuenta quiénes son sus valedores?
-Escuchad, don Zoilo. Yo no os he dado una orden... ni siquiera han pronunciado mis labios una sugerencia. Pero debéis recordar y tener siempre presente que ese rey imbécil e impotente vive muy lejos, en sus sueños embrujados del Alcázar de Madrid. Quienes pueden mandar que nos asesinen están mucho más cerca. Así que estoy seguro de que obraréis con astucia de viejo marino.

Maese Rinaldo organizaba sus pertenencias en la cámara, al amanecer, cuando observó que el gesticulante y descontrolado capitán partía a galope del muelle. Supuso que él era el causante de sus prisas y sonrió. Podía imaginar cuáles eran las instancias que el capitán iba a consultar y los recursos que iba a tratar de agotar para, al final, tener que resignarse a su presencia en el barco.
Decidido a descartar la litera, a la que los años vividos en Constantinopla y Alejandría le habían deshabituado, extendió una gruesa alfombra persa en el suelo, en el único espacio libre entre la mesa y el rincón que ocupaba el camastro. Mientras acomodaba, arrodillado, el que iba a ser su lecho durante la travesía, examinó con interés las paredes. Su forma casi plana carecía de lógica; con extrañeza, asomó la cabeza y los hombros por el ventanuco; había viajado muy poco en barco y los conocía mejor a través de los libros, gracias a un esfuerzo muy arduo realizado durante los últimos tres meses, pero la constatación de que la curva exterior no se correspondía con las líneas del interior le hizo reír de nuevo.
Tenía que efectuar un reconocimiento a fondo del galeón antes de que el capitán volviera. Si, como parecía, había paredes falsas en una cámara del castillo de proa, no podía ser ése el único lugar donde las hubiera, ya que, en tal caso, le habrían aposentado donde nada pudiera alentar sus sospechas. Atravesó la cubierta resuelto a inspeccionar las cámaras de popa, pero cuando intentó entrar en el alcázar, un joven alférez le cerró el paso.
-En este buque, las responsabilidades son atribuidas con gran rigor- dijo el joven-. El alcázar está bajo mi mando este día y sólo pueden pasar quienes dispongan de autorización. ¿La tenéis vos?
Mediante ademanes, maese Rinaldo le comunicó que no comprendía. Sorprendentemente, el alférez repitió su veto en latín y ahora no pudo fingir no haber entendido.
-¿Quién tiene que dar esa autorización?
-Sólo el capitán puede- respondió el militar en posición de firmes y con igual firmeza en su negativa a permitirle el paso.
Maese Rinaldo observó al joven. Dado que aparentaba menos de veinte años, intuyó que su rango sería reflejo de la categoría de su familia, que habría pagado para obtenerlo. Se trataba de un joven de buena apariencia que podía triunfar en la corte gracias al donaire de su porte y la exquisita educación que revelaba su dominio del latín; el maese supuso que habría elegido el duro oficio de marinero por un afán de aventuras o ansia de conocimientos.
-¿Cómo os llamáis?
-Francisco de Alcaparaín, para serviros.
-Servidme, pues, y dejadme paso. ¿Sabéis cuál es mi misión en esta nao?
-Ayer noche nos la comunicó el capitán. Conozco la importancia de vuestro trabajo para los intereses de España en Ultramar. Pero en este barco estamos sometidos a una sola disciplina. Nuestro jefe es don Zoilo de Monegros y él ha dispuesto quién puede y quién no recorrer la nao con libertad.
-Y a mí no se me concede tal libertad...
Francisco de Alcaparaín se mordió el labio, como si se reprochara a sí mismo haber dicho más de lo conveniente. Maese Rinaldo lo examinó con detenimiento; sus ademanes revelaban que, aun viéndose obligado a cerrarle el paso, le respetaba grandemente y en sus ojos yacía la fascinación propia de un adolescente ante alguien de quien intuye, atinada o desatinadamente, que encarna sus más caros ideales. Le sonrió con intimidad, pues era perceptible en la forzada rigidez de su actitud que se hallaba impresionado por la importancia de un maese enviado por el propio rey, y le sugirió:
-¿Y si me acompañáis vos? Trato de encontrar una estancia que tenga tan buenas vistas como mi cámara, pero en babor y hacia popa, en la parte alta del alcázar, para poder realizar mis mediciones cartográficas hacia todas las direcciones. Vos, que sois como veo persona culta, sabéis lo que quiero decir.
La última frase ocasionó una complacida sonrisa en el rostro del joven, que, cediéndole el paso, dijo:
-Desde que llegasteis, ardo en deseos de hablar con vos, pues en este barco sólo otros dos usan el latín, pero de modo abominable porque son jóvenes escolares. Y en mi pueblo, sólo con el cura puedo hablarlo.
-Pues habría que dar parabienes a vuestro maestro. Habláis un latín excelente.
El rostro del joven resplandeció de felicidad. Rinaldo observó con paciencia y buen humor cómo descargaba el peso alternativamente en una pierna y en la otra, tratando de sacudirse la duda y el temor.
-Gracias. ¿Decíais que necesitáis un mirador a babor?
-Así es.
-Puedo mostraros uno que me parece apropiado, pero sólo por esta vez. En adelante, debe autorizaros el capitán.
Tras subir la escalera y recorrer el estrecho pasillo, y luego de doblar un ángulo de noventa grados, llegaron ante una puerta cerrada, que el alférez abrió eligiendo una llave del manojo que llevaba enganchado en el cinto. Se trataba de un camarote, pero mucho mejor instalado que el que servía de alojamiento a maese Rinaldo. Éste fingió calibrar la idoneidad del mirador, pero observó disimuladamente que también en esa estancia parecía haber paredes falsas. A juzgar por lo visto, se dijo que en el Bezmiliana había más trampas y compartimientos secretos que en la Roma de los Borgia.
-Esta es la cámara del sobrecargo -dijo el alférez-. Si deseáis trabajar también aquí, no sólo bastaría con la autorización del capitán. Necesitaríais, así mismo, el permiso de don Tomás de Utrera.
-Gracias por vuestra ayuda. Venid a conversar conmigo siempre que necesitéis hablar en latín.
-¿No os molestaré?
-Al contrario. Me complacerá teneros por contertulio.
Francisco de Alcaparaín sonrió como si acabaran de concederle un privilegio largamente ansiado.

De vuelta en la cubierta del Bezmiliana al atardecer, don Zoilo observó que maese Rinaldo dialogaba animadamente con dos grumetes, sentados los tres en la borda de la cubierta del castillo. Sintió un escalofrío. También esos grumetes le habían sido impuestos, tres días antes, por orden del mismo magistrado de la Casa de Contratación que había elegido su nave para acomodar al genovés. Eran dos adolescentes, segundones de importantes familias andaluzas, que, como tantos de sus semejantes, acabarían convertidos en metederos, ya que el no ser primogénitos les había privado de otro medio de hacer fortuna que no fuera el contrabando de Indias. Al principio, se convenció de que para aprender la picaresca de metedero se habían enrolados en el Bezmiliana, pero... ¿formarían parte de alguna clase de conjura en la que él sería la víctima? Los desleales redomados, estaban hablando en latín.
Apretó los labios con expresión sombría y llamó por señas a algunos de los oficiales, que permanecían ociosos en cubierta puesto que la carga estaba completa y se habían realizado ya todas las revisiones de los aparejos. Como se trataba de una discretísima señal convenida, sólo acudieron al camarote del capitán los que éste quería que acudieran.
-¿Crisis? -preguntó escuetamente el sobrecargo don Tomás de Utrera.
-Y de las graves -afirmó don Zoilo de Monegros con voz ronca-. Este cartógrafo fingido debe de tener el encargo de espiarnos, quién sabe por orden de quién. Desde luego, se trata de alguien de palacio.
-¿Qué haremos? -preguntó con angustia De Utrera, un hacendado arruinado que sólo había realizado una travesía a las Indias.
-De momento, estad en guardia -determinó De Monegros-. Sospecho que puede tener aliados en el barco. Acabo de verlo hablar con los grumetes Pedro de Vélez y Fernando de Tolox, dos recién enrolados que también fueron enviados al Bezmiliana por el magistrado de la Casa de Contratación, como maese Rinaldo.
-Pero... ¿cómo va a mandar espiarnos el magistrado? -ironizó el contramaestre don Luis de Alcor-. Él es el primer interesado en que nadie de la Corte pueda conocer lo que ocurre en éste y los demás navíos.
-Entiendo que él ha sido forzado, como nosotros -dijo con amargura De Monegros-. Mi amigo el oidor me dice que el maese es de veras un cartógrafo, pero no me ha convencido. Por ende, debemos todos permanecer vigilantes y... bien, cada uno de ustedes tiene que elaborar un plan, que estudiaremos conjuntamente para elegir el mejor. Maese Rinaldo no puede volver de las Indias, debe desaparecer en algún punto de la travesía.
-Desaparecerá -afirmó con expresión firme don Luis de Alcor.
-¿Y qué haremos con sus cómplices, si confirmamos que lo son? -preguntó el sobrecargo.
-Aunque tenga de verdad cómplices -dijo don Rodrigo de Dueñas-, creo que tiene en la nave muchos más enemigos. La llegada de maese Rinaldo ha causado un seísmo entre la tripulación y corren toda clase de rumores sobre los motivos de que nos hayan impuesto su presencia. Todos están tan atemorizados como nosotros, pues al enrolarse esperaban mejorar sus haciendas con lo que consigan traer de las Indias de tapadillo, creyendo que burlan nuestra entendederas.
-Sí, mismamente anoche, ya tuve constancia de tales temores a tenor de las preguntas impacientes que me hicieron -confirmó De Monegros-. Pero de momento, es urgente determinar si el maese tiene, como parece, cómplices entre la tripulación. Observadlo sin perderos ni un gesto y no hagáis nada; sólo tenedme al tanto de todos sus movimientos, cuánto tiempo dedica a sus dibujos, cuánto a revisiones que no nos convengan y con quiénes se relaciona.




La tensa espera

Finalmente a solas en la suite del hotel, y tras discutir media hora por teléfono con el presidente de Telemedia, Dimas Outeiro trataba de idear el modo más feliz de encajar en la trama de su guión el misterio del cadáver del inglés emparedado con una daga real española. Hasta el momento del hallazgo, sólo había contado, como elemento de tensión, con la pregunta de si el oro de Vigo era o no una leyenda. Ahora disponía de una pregunta mucho más emocionante, pero también más difícil de contar en imágenes, por tratarse de documentales y no de un relato de ficción.
Provisto de regla, cartabón y compás, extendió los papeles en la mesa. Telemedia le había vuelto a dar un disgusto; las máquinas y equipos que había solicitado ya no recordaba cuántas veces, iban a tardar en llegar una semana en vez de los tres días que le habían anunciado el día anterior.
Estudió con atención los planos que trazara personalmente a lo largo de los años. El galeón de la daga de Carlos II, oculto por el lodo, no podía ser explorado a fondo hasta que no llegase la máquina extractora y, de momento, había perdido interés por los demás puntos señalados con lápiz, por más que calculaba el valor previsible de cada uno. Lo descubierto en ese galeón había colmado y rebasado sus expectativas, porque en él existía un misterio cargado de sombras, que podía ser un excelente hilo argumental si iban apareciendo indicios sobre las circunstancias, la identidad del asesinado y las razones del asesinato. Aunque, por su cercanía a la costa, no quedara nada del tesoro, puesto que habría sido descargado la misma noche de la batalla, sí podían encontrar objetos que sirvieran para ilustrar la vida cotidiana en un barco de aquella época. Y, sobre todo, la existencia de un galeón intacto tendría un impacto visual formidable.
Tamborileando la mesa con las yemas de los dedos, se preguntó de qué manera podía empezar a encajar el enigma y cómo ocupar el tiempo hasta que Telemedia mandara las máquinas. El total diario de los gastos, sueldos del equipo, dietas y el alquiler del barco alcanzaba una cifra cercana al millón; demasiado como para mantenerse inactivos.
Apartó los mapas, volvió a revisar el guión de la serie y lo cotejó con la escaleta de producción. Entusiasmado al principio por el hecho de contar con once submarinistas, viendo cumplido así un anhelo perseguido durante años, había postergado la grabación de los planos complementarios que necesitaban los documentales aparte de las escenas de exploración submarina. Faltaban muchas tomas de las riberas de la ría y su entorno, que serían indispensables para poner a los telespectadores en antecedentes, tanto geográficos como históricos. Se alegró de no haberse ocupado todavía de tales escenas, puesto que, ahora, descubierto el emparedado inglés y la daga, podía introducir matices que las harían más intrigantes.
Volvió a examinar los mapas, recorriéndolos con la punta del lápiz. Abrió la libreta donde anotaba las misiones de los miembros del equipo y fue distribuyendo sobre el papel lo que cada uno tendría que hacer a lo largo del día siguiente. Con objeto de mantenerlo vigilado, a Gerardo Cao lo incluyó en el grupo que él iba a comandar personalmente.

La excitación había impedido a Gerardo Cao dormir de un tirón. La imagen de la daga, más que la del esqueleto, resurgía persistentemente cada vez que cerraba los ojos. Despertó muchas veces a lo largo de la noche y, media hora antes de la cita del equipo en recepción, estaba ya bañado, afeitado y vestido. Media hora que sería eterna; ¿qué hacer para calmar su impaciencia? Martiña no habría salido aún con dirección al supermercado de su padre. Necesitaba hablar con ella.
-¿Gerardo? ¡Vaya! Tan pronto te olvidas de llamarme, como te da por hacerlo a cualquier hora.
-¿Te molesta por lo temprano que es?
-No seas tonto. Me encanta.
-¿No podrías adelantar tu venida a Vigo?
-¿Tienes problemas?
-No. Es que... ayer hemos encontrado algo, por fin. Necesito tu ayuda.
-No puedo, Gerardo. Esta mañana va a venir la cajera que mi padre ha contratado, y no creo que aprenda en menos de dos días.
-Pues me van a comer los nervios. Nos faltan unas máquinas que ha pedido el director, y ahora vamos a pasar dos o tres días sin mirar donde deberíamos. Estoy bloqueado. Te necesito aquí para avanzar.
Martiña tardó en comentar:
-Mira Gerardo; no quiero que te cabrees, pero yo creo que te estás pasando con este rollo. Despreciaste el empleo que te ofrecieron en Santiago, te gastaste casi todos los ahorros en el curso acelerado de submarinismo sin estar seguro de que te cogieran los de la tele, y ahora te comportas como si no tuvieras más miras que ese trabajo, que sólo te va a durar un mes más. Yo te comprendo y te apoyo, pero tú también tienes que comprenderme; mi familia no para de darme la vara.
-No les hagas caso. Ya verás...
-Lo que veré es que volverán a calentarme la cabeza, diciéndome como cuando nos conocimos que no me convienes porque eres un soñador, sin oficio ni beneficio.
-¿Es lo que piensas tú?
-No, cariño. Yo sé la importancia que este asunto tiene para ti. Pero es que creo que deberías compaginarlo con algo más... seguro.
-Aguanta sólo hasta el final del verano. Si para septiembre u octubre no cambian las cosas, te prometo que conseguiré de nuevo ese empleo en Santiago. Ahora, lo que tienes es que venir cuanto antes, porque noto a cada paso que el director sospecha de mí. En el momento que tú estés por aquí, podré avanzar más sin descubrirme y sin arriesgarme a que me echen. ¿Cuándo vendrás?
-Ya te lo dije; el domingo.
-Bueno, qué le vamos a hacer.

Dimas organizó tres grupos. Uno de los cámaras fue enviado a recorrer las calles de la ciudad y el puerto, junto con una redactora encargada de preguntar a los viandantes, marineros y pescadores lo que hubieran oído sobre el oro de Vigo. Una especie de encuesta que sería el preámbulo del primer documental de la serie. Dimas les asignó a dos submarinistas como simples auxiliares, para proteger la cámara de la curiosidad de los grupos que iban a rodearles y para transmitir las indicaciones de los camarógrafos a quienes respondieran las preguntas.
Otro cámara recibió el encargo de aproximarse en lancha a las Cíes y realizar tomas de las islas y de los paisajes de la bocana de la ría. Le acompañaba una redactora provista de un ejemplar de guión, donde Dimas subrayó con rotulador fosforescente los puntos y los tiempos de grabación. También este grupo fue complementado con dos submarinistas, por si surgían imprevistos.
Los siete buceadores restantes y dos cámaras subieron a la furgoneta con Dimas, que no mencionó el lugar a donde se dirigían. Se enfrascó en sus notas y cuadernos, y permaneció la mayor parte del viaje en silencio. Mientras, dos asientos más atrás, Gerardo trataba de enfocar los papeles, a ver si descubría cualquier dato que pudiera servir a sus propósitos, pero notó que Dimas forzaba la postura, como si quisiera evitar que él los viese.
Cruzando el puente de Rande, pareció que el jefe tenía una inspiración repentina cuando ordenó al conductor:
-Vira en cuanto puedas nada más salir del puente. Busca cómo llegar a ese fortín ruinoso que se ve ahí abajo.
Gerardo Cao sonrió. Había conseguido reprimir el impulso de sugerirle al realizador que el Fuerte de Corbeiro era un buen lugar para situar a los telespectadores en el ambiente de la batalla de 1702. Todos los libros que había leído señalaban ese fortín como escenario de algunos de los momentos más dramáticos de aquella noche.
Bajaron del vehículo sin imaginar lo que Dimas proyectaba hacer. Parecía que ni siquiera el realizador lo imaginaba, porque se situó frente a las ruinas con actitud muy concentrada, sin indicarles nada. Los siete hombres se miraron entre sí con perplejidad, ya que, habitualmente, Dimas comenzaba las sesiones de trabajo como un ciclón, dando órdenes en cascada con tono imperativo y señalando en pocos minutos la tarea que había asignado a cada uno. Ahora, en cambio, parecía dudar. Empleó más de diez minutos en cortos recorridos paralelos a los muros y perpendiculares al fortín. Se agachaba a cada paso, reculaba para abarcar vistas generales de las ruinas y se acercaba a las troneras, donde giraba en redondo para mirar hacia la ría, siempre componiendo un cuadrado con los dedos índice y pulgar de ambas manos, para deducir cómo vería la cámara cada uno de tales encuadres. Con frecuencia, negaba con la cabeza a su propio pensamiento. Permaneció otros cinco o seis minutos en cuclillas, mirando el fortín a través de un visor.
Finalmente, dio signos de haber tomado una decisión y, entonces, resurgió el Dimas Outeiro de todos los comienzos de jornada. Dio las órdenes junto a un árbol de ramas bajas situado a unos quince metros de los muros, a la derecha del fortín:
-Elías, pon la cámara aquí, oculta por el árbol, y enfoca todo el fuerte, pero ten preparado el zoom; cada vez que yo te grite "primer plano", te vas a la acción en plano corto y vuelves en seguida al plano general; trata de que todos los zooms duren lo mismo. José Antonio, sitúa tu cámara allí dentro, detrás de aquella tronera. Aseguraos los dos de que ninguno ve la cámara del otro. Fernando, tú ponte allí arriba, encima del muro, y gesticula mucho, señalando hacia la ría; cuando yo te haga una señal, haz como si hubieras recibido un disparo y salta hacia atrás; en cuanto caigas, corre agachado, que no te vea la cámara, y vuelves a colocarte en otro punto del muro y repite lo mismo. Tú, Gerardo, coge esta rama y apóstate en aquella esquina, como si la rama fuera un fusil; haz como si estuvieras disparando y, a mi señal, cae hacia adelante y retuércete en el suelo; cuando yo alce la mano, te levantas y repites lo mismo. Mario, Santi, Pepe, Tony y Paco, os pondréis en fila y correréis a lo largo de las almenas, haciendo muchos aspavientos y cayendo también por turno; después de desaparecer tras el muro, correréis agachados, bajaréis por el extremo de la derecha y volveréis a aparecer por el otro extremo, haciendo lo mismo sin parar hasta que yo os diga. Procurad todos que vuestros gestos y caídas sean diferentes cada vez, que parezcáis una persona distinta en cada ocasión.
Fernando Vázquez protestó: "Yo no soy actor, aquí trabajo de submarinista", pero se calló al ser fulminado por la mirada de Dimas. Los demás submarinistas, en cambio, parecían divertirse y no paraban de reír con cierto miedo escénico mientras acataban las órdenes. Gerardo apoyó el hombro en el ángulo del muro, apuntando hacia la ría con el fusil simulado; comprendía lo que Dimas quería hacer y sentía de nuevo el impulso de decir que había un grosero error de planteamiento:
La noche de la batalla, no defendieron el fortín atacando a los barcos ingleses con fusiles; el combate se libró a cañonazos. Según había leído, ya en octubre de 1702 el Fuerte de Corbeiro estaba medio en ruinas, por lo que no podía ser un buen cobijo para fusileros, aunque lo fuera a medias para artilleros.
Todo lo que estaban haciendo era un ensayo, tanto por la rama que simulaba ser un fusil como por la ropa de todos; había tiempo para la rectificación. Aunque representó la escena lo mejor que pudo, no paró de pensar en cómo advertir a Dimas del sinsentido y el anacronismo histórico sin enojarle.
Fingieron disparar y morir, cayeron y corrieron a lo largo del muro, y volvieron a hacer lo mismo centenares de veces. A media tarde, todos los submarinistas habían conseguido escenificar sus muertes con alguna convicción y Dimas se mostró satisfecho. Dio nuevas órdenes:
-Elías, coloca la cámara ahí, a diez metros de la puerta y tú, José Antonio, pon la tuya dentro, enfocando también la puerta. Ahora, vosotros, Fernando y Gerardo, os situaréis junto a la entrada, ocultos tras el muro. Los demás, venid conmigo, y poneos detrás de mí. Nosotros seremos ingleses que acabamos de desembarcar de un bote; correremos hacia el fortín y, cuando estemos cerca de los muros, iréis cayendo como si os alcanzaran los disparos. Cuando yo esté a unos tres pasos de la puerta, Gerardo y Fernando saldréis de un salto, me tumbaréis en el suelo y me haréis prisionero. Haced como que me amarráis las manos a la espalda y llevadme a empujones hacia el interior del fuerte. Elías y José Antonio lo grabarán todo en planos y contraplanos.
De nuevo comprendió Gerardo el significado de la escena. Si lo que habían representado durante todo el día le parecía absurdo, lo que iban a hacer ahora lo era mucho más. Evidentemente, Dimas trataba de sugerir que el inglés de la daga de Carlos II podía haber caído prisionero de ese modo. En primer lugar, carecía de lógica que todo un comodoro dirigiera a un simple pelotón de desembarco formado por unos pocos hombres; segundo, era delirante suponer que lo hubieran apresado en tierra y luego lo llevaran al galeón; tercero, no llevaría encima la importantísima daga; por último, no tenía sentido que ocultaran el muerto con tanto cuidado, emparedándolo, después de que tanta gente hubiera presenciado el apresamiento.
Hizo todo lo que Dimas le ordenó y decidió callarse, porque él no sabía absolutamente nada de televisión y su jefe no paraba de tener éxitos sonados en ese medio. La televisión, como el cine, era un arte lleno de engaños que podían resultar muy creíbles en el montaje final. Si decía lo que opinaba, la reacción de Dimas sería más furiosa que nunca, porque ahora no se trataría de mostrar conocimiento solamente, sino que estaría reprochando al famoso realizador de televisión que no tenía ni idea... ¡delante de todo el equipo!
Cuando Dimas dio el ensayo por terminado y se encontraban los cámaras recogiendo el equipo, llegó un grupo de jóvenes con aspecto de mendigos. Parecían drogadictos. Pasaron entre ellos como si no existieran y fueron entrando en el fortín hasta que Dimas les preguntó a gritos:
-Eh, vosotros. ¿Qué vais a hacer ahí dentro?
Uno de ellos se volvió, se sobó la bragueta y dijo:
-¡Cómeme la polla!
Gerardo recordó haber visto, durante los ensayos, que había varios colchones y algunos enseres en el interior de las ruinas. Debía de ser la vivienda de los recién llegados. Oyó con alarma que Dimas respondía el insulto:
-Y vosotros vais a comer mucha mierda cuando mande aquí a la Guardia Civil.
Al notar los gestos que los mendigos cruzaban entre sí, Gerardo se acercó a Dimas para susurrarle:
-Por favor, no digas nada más y vámonos echando leches.
Aunque Dimas le miró en el primer instante con ira, indicó a sus hombres que se marcharan. Cuando entraban en la furgoneta, preguntó a Gerardo:
-¿Por qué tenías tanta prisa porque nos fuéramos?
-Se estaban haciendo señas para sacar las navajas.
-¡Joder! Me alegro de no... -Dimas cortó su frase en seco.
-¿Qué?
-Nada.
Gerardo completó en su mente la frase que Dimas no había terminado: "Me alegro de no haberte echado todavía, al menos antes de venir a estas ruinas". ¿Cuánto tardaría en desvanecerse esa alegría?

Junto con Elías, Dimas permaneció un par de horas revisando las grabaciones en una consola improvisada que habían instalado en la suite del hotel. Acercándose el momento en que debían encontrarse para cenar, preguntó al cámara:
-¿Qué te parece?
-¿Quieres que sea sincero?
-Sí, coño, Elías. ¿Es que hablo chino?
-No te cabrees, Dimas, pero si ese inglés era tan importante como dice Gerardo, no me parece a mí que se dedicara a asaltar fortines en plan Rambo. Estaría en su despacho del barco o como se llamara el sitio donde daba órdenes, discutiendo con sus oficiales y mandando a los marineros rasos a donde había peligro de verdad.
-Tienes razón, Elías. Esto es una mierda. Mañana veré de qué manera le saco jugo a la escena. Vete si tienes que ducharte antes de cenar; nos encontraremos en el restaurante.
Sólo necesitó Dimas cinco minutos para dar todas las indicaciones a la jefa de producción, a pesar de la movilización que la muchacha iba a tener que organizar antes de cerrarse la noche del todo.
Se dispusieron a cenar los que habían estado en las ruinas y los que habían pasado el día grabando las respuestas de la gente en la ciudad y el puerto. El grupo destinado a las islas Cíes se retrasaba más de lo aceptable, y decidieron empezar sin ellos.
Éstos llegaron cuando ya habían servido los camareros el segundo plato. El primero en acercarse a la mesa fue Julio Parada, que, sin saludar, dijo en dirección a Dimas:
-Tenemos competencia.
-¿Qué quieres decir? -preguntó el realizador.
-Hay otro equipo de televisión en la ría, creo que buscando lo mismo que nosotros.
-¿Estás seguro? -la expresión de Dimas era muy alarmada.
-Tienen un barco mucho mejor que el nuestro -respondió Julio-, un montón de máquinas en cubierta, cinco o seis cámaras y más o menos los mismos submarinistas que nosotros.
-Son de Teleplanet -informó el cámara, que acaba de acercarse.
-¡Me cago en...! -masculló Dimas, ya completamente descompuesto-. Claro, con la proximidad del tercer centenario, tendría que haber previsto que alguien más se interesaría por este asunto. ¿Quién coño será el pedazo de cabrón que los dirige? Esto me pasa por estúpido, por la barbaridad de veces que he presentado el proyecto a todas las productoras, incluida Teleplanet, que son unos fusileros del carajo. ¿Qué les habéis visto hacer?
-Estaban encima del pecio... -Julio buscó los ojos de Gerardo-, ¿cómo dijiste que se llamaba el último que vimos antes del galeón de la daga?
-Galeaza -respondió Gerardo.
-Pues allí mismo estaban.
-Ese pecio no está en los planos oficiales -comentó Dimas con tono rajado.
-¿Lo que significa...? -apuntó Julio.
-Exacto -añadió Dimas-. Alguien en la ría tiene el encargo de vigilarnos y pasar la información de lo que hagamos a Teleplanet.
-Entonces -dijo Julio-, si alguien nos ha visto bajar donde el galeón de la daga...
-¡Me cago en la leche! -exclamó Dimas-. Ni siquiera cuando lleguen las máquinas vamos a poder explorar a gusto ese galeón. Tendremos que inventar maniobras de distracción para acercarnos sin que se den cuenta. Idearemos un plan de despiste. A ver qué se os ocurre.
Mientras hablaban, Gerardo notó que la atractiva mujer que ya había sorprendido varias veces observándoles, se encontraba sentada a escasa distancia y no les quitaba ojo. Se acercó a Dimas para murmurarle al oído:
-Creo que aquella mujer es la espía.
-¿Quién? -preguntó Dimas.
-La del pelo castaño, con gafas y vestido gris. No paro de verla merodeando cerca de nosotros, aquí, en el hotel y también cuando vamos a comer en otros sitios.
-Tiene pinta de oficinista -objetó el realizador-. No creo que sea ella la que informa a Teleplanet. Supongo que lo hará algún marinero, o varios, porque, últimamente, Teleplanet tiene mucho poderío, con tantos éxitos consecutivos.
Como ambos miraban en su dirección, la mujer se dio cuenta de que hablaban de ella. Dado que le habían ordenado pasar completamente inadvertida, que la descubrieran era lo peor que podía pasar. Se quitó las gafas, que limpió nerviosamente con la servilleta. No podía moverse ni echar a correr en ese momento; las personas del equipo de televisión verían confirmada sus sospechas. Para fingir desinterés por el grupo de Telemedia, llamó al camarero y, con la carta en la mano, conversó con él varios minutos, sin volver la cabeza hacia los que debía vigilar. No volvió a mirarles.

Junto a los cámaras, la totalidad de los submarinistas entraron en la furgoneta a las siete de la mañana. Apuntaron tímidas protestas de desacuerdo por el trabajo de actor que se les asignaba, protestas que fueron acalladas por el realizador recordándoles lo que ganaban por día de contrato. Tras media hora de espera a la puerta del hotel, y cuando Dimas estaba a punto de estallar de impaciencia, llegó la jefa de producción en un taxi. Le seguían otras dos furgonetas, ocupadas por cuatro hombres en total y gran número de cajas en una y varias maletas en la otra. Las cajas contenían explosivos de juegos pirotécnicos y las maletas, disfraces de alquiler. Emprendieron el viaje en caravana y como no quedaba espacio en la furgoneta del equipo, Dimas tuvo que seguirles en su coche, en el que invitó a Gerardo Cao a acompañarle; había resuelto que no podía pasar de ese día. Hoy tomaría una decisión definitiva sobre el joven sabelotodo.
Gerardo dedujo la razón de que el jefe quisiera tener un aparte con él. Debía ser cauteloso, pero temía que su carácter poco urdidor le traicionara.
-¿Por qué solicitaste trabajar con mi equipo, Gerardo?
El joven se aclaró la voz.
-Me encanta el submarinismo.
-Yo creo que eres submarinista hace un cuarto de hora -opinó Dimas y Gerardo vio que no se trataba de una broma-. Los primeros días, confundías los nombres de los instrumentos y es evidente que tienes que concentrarte a fondo para no equivocarte al vestirte y equiparte.
-Bueno..., sí, es verdad. He hecho un curso de submarinismo muy recientemente y tengo poca experiencia.
-¿Por qué? -Dimas volvió la cabeza hacia Gerardo, tratando de ver sus ojos.
-¿Por qué hice el curso? Tengo dos amigos que practican submarinismo y siempre andaban tratando de meterme el venenillo en el cuerpo.
-¿No lo harías precisamente para poder entrar en mi equipo?
Gerardo enrojeció. Con el pensamiento ocupado en maldecir ese defecto suyo, impropio de sus veintisiete años, creyó que no iba a salir del atolladero.
-Todo el mundo sueña con trabajar en televisión -arguyó.
-Creo que tú lo sueñas más que otros -afirmó Dimas con tono seco-. Mira, Gerardo, hay algo en ti que no me cuadra. Me gustaría que me explicaras con qué intenciones has conseguido que te contratemos. O sea, eso que te guardas en las recámaras, que a mí no me huele nada bien.
Gerardo tragó saliva. Tenía que seleccionar entre todas sus razones, una que fuera lo bastante convincente pero que no significase gran cosa.
-El oro de Vigo -dijo- es un mito del que la gente de las rías bajas oye hablar desde que nace y a mí esa historia, de niño, me estimulaba muchísimo la imaginación. Muchos de los juegos de entonces con mis amigos consistían en aventurar lo que haríamos si encontrásemos el oro; ya sabes, eliminar el hambre del mundo, construir un puente entre Galicia y Nueva York, y cosas así... Luego, ya adolescente, comprendí que no eran cuentos marineros ni de viejas aldeanas, porque fui descubriendo alusiones al caso en algunos libros y un día, me encontré con Julio Verne y su “Veinte mil leguas de viaje submarino”; supongo que lo habrás leído, así que puedes imaginar los escalofríos que me entraron cuando llegué al capítulo XXXII y me puse a leer con los ojos desorbitados el larguísimo relato de la Batalla de Rande que hace el capitán Nemo y, a continuación, su confesión de que la ría de Vigo era para él una especie de caja fuerte, de donde sacaba sin límites el oro que necesitaba para sus aventuras por todo el mundo. Cuando supe de qué iba la serie, me pareció una buena oportunidad de comprobar si el mito es algo más que un cuento de hadas.
-Pero tú estás convencidísimo de que no es un mito.
Gerardo se mordió el labio. Iba a volver a ruborizarse.
-Lo que yo sé es que... –puso mucho cuidado en elegir las frases con que encandilar a Dimas- bueno, en mi aldea, hablan no sólo del oro hundido en la ría. Las viejas comentan bajito que muchos pazos han sido levantados con riquezas saqueadas aquella noche de 1702; aseguran que hay linajes gallegos muy ilustres que nacieron en carretas atestadas de plata, oro y piedras preciosas que, en vez de ir a la corte de Madrid, se perdieron por el camino y juran que los curas se pusieron las botas... Dicen que... –Gerardo arrastró ahora las palabras porque ansiaba que le proporcionasen el salvoconducto para seguir en el equipo- hay un convento donde, por alguna razón, está enterrado un gran tesoro rescatado aquella noche.
Dimas volvió la cabeza hacia su acompañante. Ésa era una novedad incluso para él, que tanto había investigado la Batalla de Rande.
-¿Qué convento?
-No lo sé. Tiene que ser alguno que esté hacia el norte de la ría.
-¿Por qué?
Dimas le estaba aplicando el tercer grado.
-Yo... -titubeó-, tal como cuentan los libros la batalla, creo que el mayor despliegue del ejército español fue junto a la bahía, en dirección a Pontevedra. Si hubiera de verdad un tesoro en un convento, tendría que estar en algún camino que parta de ahí y en esa dirección.
-¿Por qué has leído tantos libros y te has documentado tan a fondo sobre este tema?
-Ya te lo he dicho –Gerardo volvía a ruborizarse-. Los niños de esta parte de Galicia oyen hablar del oro de Vigo desde que nacen.
-Pero tú eres prácticamente un especialista. Eso te distingue de los otros.
Gerardo apretó los labios. Dimas era mucho más listo e incomparablemente más experto que él. Le iba a descubrir. Vio con alivio que llegaban a las ruinas. No quedaban ni rastros de los mendigos y habían limpiado de residuos la zona donde el día anterior tenían instalado el campamento.
-Esos drogatas se han espantado -dijo Dimas con satisfacción.
Los submarinistas protestaron por tener que ponerse la ropa que la jefa de producción había conseguido alquilar, a excepción de Gerardo, que sentía ganas de reír. Ninguna de esas prendas tenía nada que ver con los usos de finales del siglo XVII y comienzos del XVIII, ni correspondían a uniformes militares. Había resuelto permanecer callado, para que la suspicacia de Dimas no aumentara sino todo lo contrario, a ver si la mención del tesoro en un convento surtía el efecto que pretendía. Cayó al suelo retorciéndose de dolor tantas veces como el realizador se lo ordenó, y lo tomó prisionero con su traje de marinero de opereta cuando llegó el momento de hacerlo, sin que en su cara apareciera la expresión de burla que le dictaba el pensamiento. Escuchó con curiosidad las órdenes de Dimas a los cámaras: "Poned las lentes para la noche americana", "Meted filtro de estrellas durante las explosiones", "Desenfocad lentamente para el fundido", "Ahora, un paneo por los muros mientras van cayendo".
Las explosiones de juegos pirotécnicos y la intensa humareda producida con una máquina, atrajeron a una pareja de la Guardia Civil. Gerardo notó con cuánta humildad reconocía Dimas su error de no haber pedido permiso para tan ruidosa escenificación, confiado a la autorización de exploración submarina que ya tenía. El joven supuso que todos los integrantes del equipo agradecerían que el jefe se comportara siempre de ese modo.
Cuando se acomodaron a mediodía entre las furgonetas y el coche para comer lo que un servicio de cattering había preparado, Dimas, que parecía más satisfecho que el día anterior con lo grabado hasta ese momento, adoptó la pose de disertador que tanto le complacía, mientras señalaba distintos puntos del paisaje:
-Allí, en la playa de Cesantes, descargaron buena parte del tesoro y, en seguida, volvieron a cargarlo, porque los magistrados de la Casa de Contratación de Sevilla se pusieron histéricos, diciendo que era ilegal descargar en un sitio que no fuera Cádiz y que aquí en Galicia no había gente capacitada para fiscalizar. Así que los muy estúpidos lo dejaron todo al alcance de los ingleses. El despliegue de los galeones de la Flota de la Plata llegaba hasta la isla aquélla, la de San Simón, porque creían que les protegerían los cañones instalados en Monte Gordo, pero resultó que casi no tenían munición. Los que dirigieron la estrategia española no tenían ni idea.
-A mí me parece -dijo Gerardo-, que también estaban un poco cabreados, porque el que mandaba la armada francesa que Luis XIV mandó a su nieto Felipe V para proteger la flota, un fulano muy arrogante que se llamaba Chateau-Renault, se había tomado las cosas como si él fuese la máxima autoridad. Da la impresión de que los almirantes y capitanes españoles trataron de hacer justamente lo contrario de lo que convenía, con tal de oponerse a la altanería de Chateau-Renault.
Dimas volvió a mirarle con escasa cordialidad.
-Sí -concordó, sin embargo, el realizador-. Levantaron el cierre del estrecho de Rande mucho antes de lo conveniente, y así les fue.
Llamando su atención con la mano, Julio Parada le señaló un coche que se había detenido un instante en un cercano recodo del camino.
-Ese coche... La conductora es la mujer que anoche nos miraba en el restaurán.
-¿Estás seguro? -preguntó Dimas.
-Es ella, sin duda -confirmó Gerardo.
-¡Joder! -exclamó Dimas-. Estamos cercados. Lo más probable, es que esa mujer sea una más, porque los de Teleplanet tienen que estar pagando espías a mansalva por toda la ría. ¡Cojones!
Para el regreso, Dimas ordenó de nuevo que Gerardo le acompañara en el coche. Reconocía que había mucho de irracional en la antipatía que sentía por él, pero a los cuarenta años, y luego de pasar media vida en la televisión, tenía la suficiente experiencia como para saber que un trabajo de equipo no funcionaba bien cuando el director no podía confiar plenamente en todos sus integrantes. Y cuanto más sabía de Gerardo, más recelaba de él. Cierto que el joven era, probablemente, el más entusiasta y capaz de los once submarinistas; sobre su habilidad y buena disposición no le cabía ninguna duda; el problema era su olfato, que le decía con machaconería que Gerardo tenía propósitos inconfesados y no estaba dispuesto a confesarlos bajo ninguna circunstancia. Porque era evidente su transparencia; los rubores encendidos, el morderse los labios y su azoramiento retrataban a una persona sin dobleces que no sabía mentir. Que no hubiera conseguido sonsacarle nada acerca de sus intenciones sólo podía significar que eran muy graves, y que tenía, por tanto, razones poderosas para ocultarlas.
-¿Has pensado alguna teoría sobre el emparedado? -le preguntó.
Gerardo reflexionó un instante antes de responder:
-No del todo. Cuanto más lo pienso, menos me aclaro. Ese esqueleto, con sus adornos ingleses y con una daga real española en su poder, es un misterio del carajo.
-Yo sí he pensado una, muy distinta de lo que hemos grabado hoy, que podrá servir para ilustrar la batalla, y nada más; a ver qué te parece: Supongamos que, en medio de un asalto bucanero, digamos que entre Cuba y Puerto Rico, hacen los españoles un prisionero que resulta ser un oficial inglés. Lo comunican a la nave capitana y, extrañamente, el almirante Velasco de Tejada ordena que lo mantengan con vida. Llegados a las Azores, se reúnen para estudiar el asunto y deciden interrogar al prisionero. Durante el interrogatorio, el almirante deduce que se trata de un oficial más importante de lo que parece, un miembro de la corte inglesa con órdenes reales, y decide llevarlo a España, para que pueda ser utilizado como rehén en algún trueque, lo que causaría júbilo entre los integrantes del consejo de estado de Felipe V, quien podía por tal razón conceder honores al almirante. Entonces, durante la travesía de las Azores a Vigo, el capitán del galeón decide, por su cuenta, obtener información del inglés sobre las fuerzas, refugios y rutas bucaneras, conocimiento que a él le sería muy útil para ganar puntos ante los magistrados de la Casa de Contratación y también de cara a la próxima travesía al Caribe. El inglés, sin embargo, se niega a informar y lo someten a tortura en el camarote del capitán, pero el prisionero consigue zafarse y se rebela. Se organiza una pelea, en la que el inglés, desesperado, se debate dispuesto a cargarse a los que pueda pillar, pero alguien recuerda que el virrey de Nueva Granada les ha dado una daga para ser ofrecida al rey; abre el estuche donde está y ataca al inglés por la espalda y se la clava en un costado. Pero el inglés es una persona fuerte y sigue peleando, por lo que otro oficial se acerca por un lado y le dispara a bocajarro. Al verlo muerto en el suelo, el capitán recuerda la orden que ha recibido del almirante, se alarma y urde una mentira: el prisionero se ha suicidado tirándose por la borda y como no pueden tirarlo de verdad, porque serían vistos desde otro galeón que se encuentra muy cerca, lo emparedan. ¿Qué te parece?
Gerardo no quería responder. Apretó los labios.
-¿Crees que es una estupidez? -insistió Dimas.
-¡Qué va!, supongo que podría haber ocurrido así, pero...
-¿Qué?
-¿No te vas a cabrear?
Dimas sonrió. Gerardo parecía un adolescente que se dispusiera a contradecir a su profesor durante un examen de fin de curso.
-¡Qué coño me voy a cabrear! ¡Larga!
-Disculpa, Dimas... es que hay dos puntos flacos en tu historia. El primero, que la daga no fue forjada en América, sino en Toledo. El segundo, que el que se la clavó la hubiera recuperado en seguida y no lo habrían emparedado con ella.
-¡Bingo! -alabó Dimas-. Exactamente son esos los puntos que a mí me flaqueaban. Pero como argumento para una película, no me dirás que no es cojonudo.
Gerardo giró la cabeza hacia su jefe para ver si no estaba burlándose de él. Que señalara que ya había notado esas incongruencias en su propia teoría, podía deberse a la pretensión de parecer el más previsor y clarividente de los hombres. Sí, eso debía de ser; al fin y al cabo, Dimas, por muy experto que fuese, no era más que un hombre, y todos los hombres necesitan afirmar su propia seguridad. Trató de que su expresión no delatara el sarcasmo de su pensamiento.
-Sí, es un buen argumento -respondió.
-Antes, en el viaje de ida, me dijiste que has leído muchos libros sobre la Flota de la Plata de 1699 y la batalla de 1702. Leer uno, está bien. Dos, puede deberse a la curiosidad estimulada por el primero. Pero... joder Gerardo, lo tuyo es prácticamente un curso de especialización. ¿Lo recuerdas todo?
-Sí. Bueno, no. Recuerdo lo esencial. O sea, que la primera flota que salió fue la de Tierra Firme, que se tenía que reunir en Cuba con la Flota de la Nueva España y que tuvieron que esperar tres años para el regreso, a causa de los piratas, que había montones por todo el Caribe y que, incluso, llegaron a perseguirles cuando navegaban hacia las Azores.
-¿Sabes lo que traían de vuelta?
-Una enormidad que movilizó a todos los reinos de Europa.
-Exacto -concordó Dimas.
¿Se trataba de un examen? ¿A dónde quería llegar Dimas? ¿No sería conveniente obligarle a responder preguntas en lugar de permitirle que siguiera haciéndolas?
-Nos dijiste el otro día que has revisado los archivos ingleses -recordó Gerardo, cauteloso-. En general, ¿qué conclusión sacaste?
Dimas sonrió. Vaya, el chico intentaba torearle. Había encontrado el modo de escurrir el bulto. Seguiría su juego.
-Lo que saqué no fue una conclusión, sino una certeza: El oro de Vigo no es un mito.
-Yo pienso lo mismo.
Mirándolo de reojo, Dimas hizo un balance de las actuaciones de Gerardo Cao durante los tres últimos días de trabajo: lo trascendental que había sido su pálpito de que existía un compartimiento secreto en el galeón de la daga; su buen hacer a continuación, descubriendo lo que hasta el momento era lo más sustancioso que habían encontrado; la detección de las actitudes agresivas de los mendigos... Por mucho que los impulsos le inclinaran a despedirlo, la verdad era que el joven estaba demostrando ser un elemento muy útil. En ese momento, decidió postergar el despido un día más y darse, por tanto, una oportunidad de reflexión, porque recordó lo que había mencionado sobre un monasterio. Iba a retener a Gerardo otra jornada, pero apartado del equipo, donde no le causara inquietud.
-Vamos a estar stand by unos cuantos días -dijo el realizador-, hasta que no lleguen las máquinas... y porque hay que estudiar cómo evitar que los de Teleplanet se aprovechen de lo que nosotros hemos explorado ya. Como tengo que asignaros tareas que nos permitan avanzar con los documentales, para que podamos terminar en la fecha convenida, mañana vas a ir con un cámara a dar una vuelta por esa zona que has dicho, a ver si encuentras el convento.
Gerardo sintió un estremecimiento. Trató de que no se le notara el júbilo.
-¿Llevaré algo que me identifique como... yo qué sé... algo así como técnico de televisión?
-Sí, por supuesto.
Gerardo disimuló la sonrisa; la referencia al tesoro en un monasterio había conseguido el efecto pretendido. Por fin empezaba a obtener frutos del empleo. Dimas iba a entregarle la llave para una búsqueda que hasta ahora le habían vedado la suspicacia y las evasivas de los religiosos, que durante años le habían parecido tan preocupados por las cosas del otro mundo, que nunca disponían de tiempo para responder las preguntas de los habitantes de éste.
Cuando llegaron al hotel, y mientras los demás descargaban la furgoneta, Gerardo observó algo en un ventanal de los salones de la primera planta. La mujer de pelo castaño y gafas doradas estaba mirándole desde detrás del cristal y, al notar que él la descubría, se ocultó precipitadamente. A Gerardo le alegró disponer de una razón más para que Dimas siguiera contando con él, por lo que se acercó para decirle:
-La espía estaba ahí, en el ventanal de salón, viéndonos llegar. Se ha echado a un lado cuando se ha dado cuenta de que la he descubierto.



En busca del oro

El capitán Zoilo de Monegros plegó el catalejo. Mantenían buen rumbo, sin alejarse de la nave que les precedía ni acercarse demasiado a la que les seguía. El tiempo era bonancible, por lo que las relingas y las gavias del Bezmiliana apenas crujían impulsadas por la suave brisa, pero, de todas maneras, las etapas de la derrota se estaban cumpliendo según los planes. Al entregar el catalejo al grumete Pedro de Vélez, que le auxiliaba en ese momento, giró un poco la cabeza y descubrió que maese Rinaldo se encontraba unos pasos más atrás, observándole. La proximidad de ese hombre, con quien todavía no había sido capaz de cruzar una frase, le sacaba de sus casillas.
Navegaban hacia el sur, bordeando África, rumbo a las Canarias, y hacía mucho calor. ¿O era la cercanía del odiado personaje lo que le hacía sudar? ¿Cuándo iba a librarse de esa preocupación?

Maese Rinaldo comprobó con decepción que dejaban atrás las Canarias sin tocar puerto, por lo que se desvanecía una de las cuatro o cinco razones personales que le habían inclinado a aceptar el peligroso encargo cuando, en Capadocia, el gran Maestre de la Orden, aparte de las bondades doctrinales de la misión, le habló mucho más de las oportunidades científicas de la aventura que de sus riesgos. Hacía muchos años que deseaba visitar las Islas Afortunadas de la mitología, contemplar sus montañas mágicas, recorrer sus fuentes encantadas y ver con sus propios ojos el árbol que, según decían, sangraba savia roja, y resultaba que sólo se habían acercado para buscar las corrientes y los vientos que les enrumbarían hacia las Antillas. Y, entre tanto, se le hacía cada vez más insoportable la mugre que señoreaba en la nave; ya en Madrid había añorado los baños de Constantinopla, escandalizado por el repulsivo hedor que exhalaban hasta los más poderosos señores, pero, ahora, esa añoranza era casi dolorosa, por las dificultades que encontraba para el aseo y las ruidosas chanzas de la marinería que debía soportar cuando conseguía tomar un baño ayudado por los jóvenes.
Con tanta abundancia de agua alrededor, no comprendía que fuese tan atroz el tufo que emergía del sollado donde dormía la marinería, ni que la mayoría de ellos convivieran con la granulosidad piojosa de sus cabellos. Sólo el alférez Francisco de Alcaparaín y el grumete Fernando de Tolox compartían a veces el baño con él. Según le habían contado entre risas y bromas mientras izaban los toneletes llenos de agua de mar, procedían de villas donde, a causa de que sólo dos siglos antes formaban parte del reino musulmán de Granada, sobrevivía la costumbre de bañarse regularmente y existían baños públicos cuyo agua brotaba de manantiales termales. Notaba con cuánta ira acechaban los mandos del Bezmiliana cuando esos jóvenes le ayudaban y acababan bañándose también. ¿Cuál sería el motivo de la ira, el hecho mismo de bañarse, probablemente blasfemo para sus cortas entendederas, o el de cordializar con él? Lo más probable era que fuese esto último lo que les ensombrecía el ceño.
Entre las órdenes que le diera el Almirante de Castilla, figuraba la de tratar de ganarse el favor sin suspicacia de los mandos de la nave, pero, ¿cómo hacerlo, cuando ellos se habían instalado en la hostilidad con una firmeza que parecía insuperable? Todavía no se había producido ningún percance que le permitiera ejercer alguna de sus muchas habilidades, gracias a lo cual esperaba granjearse la simpatía de esos hombres, que con sus recelos, gritos y maldiciones exteriorizaban precisamente lo que no deseaban que se supiera: que eran grandes truhanes.
Los días iban discurriendo entre hedores, maldiciones, procacidad, blasfemias, insultos mascullados a su paso que fingía no entender y sus propias simulaciones de estar realizando trabajos que eran completamente inútiles. Mientras, el viento que empujaba las enormes velas traía la pureza del añorado desierto, el virginal aliento de la naturaleza no pervertida por el hombre, lo que le causaba una nostalgia casi dolorosa pero le servía para escapar espiritualmente de la mugre purulenta que le rodeaba aunque fuera tan sólo durante algunos segundos.
Dejaron de sobrevolarles bandadas de pájaros y llegó el momento en que parecían haber abandonado el mundo. El silencio alrededor era tan completo y extraterrenal, que la marinería suavizó la bronquedad de sus expresiones y las tonalidades de la voz. Recorrían la cubierta pretendiendo que los pasos no resonasen.

Transcurrido un mes desde que levaran anclas, los oficiales no conseguían ponerse de acuerdo sobre cómo resolver el problema sin riesgos. Jornada a jornada les resultaba más amenazadora la presencia de maese Rinaldo, y la inquietud crecía entre los mandos del Bezmiliana a causa de su amistad con varios jóvenes tripulantes. Jóvenes y sin fortuna, pero pertenecientes a familias que contaban con patrocinadores en la corte. Zoilo de Monegros convocó a sus hombres de confianza para la hora en que sólo el vigía y el timonel permanecían en cubierta. Sus expresiones graves y la ronquera de las voces murmuradas como en una conspiración, confirmaban que maese Rinaldo era la mayor y más grave de sus preocupaciones.
-¿Qué conseguisteis ver? -preguntó el capitán a Rodrigo de Dueñas.
-Algo que me tuvo privado una hora.
-¿Qué decís? -exclamó más que preguntó Tomás de Utrera.
-Lo que habéis oído. Todavía tiemblo al recordarlo. El maese tiene que ser quiromante o hechicero, y el comprenderlo me hizo temer que fuese capaz de ver con clarividencia diabólica a quien, como yo, además de estar a sus espaldas, me encontraba oculto en el escondite.
-¿Qué os hace suponer que es hechicero? -preguntó el capitán.
-Yo he estado demasiado ocupado toda mi vida en importantes misiones como para perder el tiempo en actividades ociosas, tales cual aprender el arte de la escritura, pero he visto escribir a muchos amanuenses y también a vos, don Tomás. ¿Cómo escriben los cristianos?
-No comprendo vuestra pregunta-dijo Tomás de Utrera.
-¿No se trazan las letras en líneas que van de izquierda a derecha?
-Así es.
-¡Pues maese Rinaldo escribe de derecha a izquierda!
-¡Herejía! -exclamó el contramaestre don Luis de Alcor.
-Tenebroso asunto... -masculló Tomás de Utrera-, cuando ningún inquisidor viaja con nosotros.
-Y, además, no le he visto trabajar en el dibujo de ninguna carta -añadió Rodrigo de Dueñas.
-Bueno, tal cosa no debe extrañaros -aclaró Zoilo de Monegros-. Lo que se me indicó de la corte es que tiene por misión trazar las del puerto de Cartagena de Indias y, si hubiera lugar, las de La Habana. Hay que leer alguno de esos papeles.
-Maese Rinaldo no escribe en papel -advirtió Rodrigo de Dueñas como si desvelara otra novedad espantosa-. Lo hace en pergaminos, y los guarda en una arqueta muy reforzada con bronces y aceros que cierra con tres llaves diferentes.
-Es necesario revisar su escribanía -decidió el capitán-. ¿Alguno de ustedes tiene idea de cuándo acostumbra a ausentarse de la cámara?
-Ahora -dijo Luis de Alcor.
-¿Queréis decir que siempre a esta hora abandona la cámara? -preguntó Zoilo de Monegros y el de Alcor asintió-. ¿Para hacer qué?
-Todas las noches pasa varias horas sentado allá arriba, en la cofa del palo mayor, junto al vigía, aunque no hablan porque no se entienden. Hay marineros convencidos de que realiza conjuros dirigiéndose a las figuras astrales e invocando a dioses paganos. Según refirió con espanto uno de los vigías, hay momentos en que en vez de permanecer sus posaderas en la cofa, levita en el aire cual endemoniado; pero cuando lo llamé a mi cámara para exigir su testimonio y presentarlo ante el tribunal de la Santa Inquisición en Cartagena, negó haber afirmado tal cosa, como si su voluntad hubiera sido anulada por ese alquimista maldito.
Las expresiones de todos reflejaban el horror más hondo.
-¿Y ahora se encuentra en la cofa? –preguntó el capitán
Alcor volvió a afirmar con la cabeza y el capitán sacó una llave del cajón, diciendo a continuación:
-Vos, que leéis bien, don Tomás, id a ver si pudieseis descubrir algo -le entregó la llave-. Antes de intentar abrir la cámara, aseguraos de que permanece en la cofa, por si poseyera en verdad las artes infernales que don Rodrigo le supone, no vaya a ser que una maldición suya nos ciegue los ojos o el entendimiento y perdamos la estela de los demás navíos. Si conseguís encontrar uno de sus pergaminos, mirad si sois capaz de descifrarlo. Dejadlo todo tal como lo encontréis y procurad por la sangre de Cristo que él no pueda advertir la intromisión.

Desde la cofa del palo mayor, la contemplación del firmamento una despejada noche sin luna, en alta mar, era un espectáculo prodigioso. La nitidez de las constelaciones las hacía reconocibles al primer golpe de vista y cada planeta era un punto inconfundible por sus colores característicos. Hasta el marino menos experto podía orientarse con facilidad bajo la tachonada bóveda celeste. Maese Rinaldo sabía algo de marinería, pero sin ninguna práctica, gracias a los libros que había incluido recientemente en su equipaje: "Arte de navegar", de Pedro Núñez de Saa, publicado en latín; la "Geografía o moderna descripción del mundo y sus partes", de Sebastián Fernández Medrano, y un "Tratado de la carta de marear geométricamente demostrada" escrito por Juan Cedillo Día. Los había memorizado casi literalmente, por si llegaba el caso de tener que demostrar saber teórico ante los mandos del Bezmiliana. Pero, a despecho de su inexperiencia náutica, podía señalar por su nombre la inmensa mayoría de los puntos más luminosos que contemplaba e indicar el rumbo que la nave debía seguir. También en el gélido desierto, allá en Persia, tenía el firmamento ese aspecto, más rutilante que en la brumosa Europa.
Un rumor, o lo que parecía un quejido amordazado, le rescató del éxtasis contemplativo y miró hacia abajo.
En cubierta, en el ángulo que formaban la borda y el alcázar, varios hombres forcejeaban entre los rollos de escotas y las falcas que servían de contrafuertes a la escotilla mayor, ante la indiferencia sarcástica del timonel, que sin duda tenía que ver la escena desde la bitácula, puesto que esta caseta del timón coronaba el alcázar. Aunque no brillaba la Luna, la claridad estelar bastaba para apreciar que uno se debatía con desesperación sujeto y golpeado por cuatro, en lucha abrumadoramente desigual. Fue el injusto desequilibro de fuerzas lo que le incitó a bajar apresuradamente, puesto que desde sus años mozos no había vuelto a dejarse arrastrar por contiendas en las que nada le fuera.
Cruzó la cubierta con sigilo, escondido por los grandes rollos de escota, se deslizó hacia popa con cuidado de no hacer ruido y, embozado tras los contrafuertes del escotillón, atisbó hacia los cinco hombres, seguro de que no podía ser visto. Mostrándole amenazadoramente la daga, exigió al timonel su silencio por señas. El que se debatía en el suelo, con las calzas rotas a tarascadas y la boca tapada firmemente por la palma de una mano, era don Francisco de Alcaparaín. Los que lo sujetaban con manifiesta saña, mientras cruzaban frases susurradas con impaciencia, eran cuatro hombres de su misma graduación, pero mucho mayores que él. ¿A qué se debería la pelea? ¿Por qué, si tenían alguna cuenta que dirimir con Francisco de Alcaparaín, lo habían conducido a ese lugar para hacerlo, tan lejos de la tripulación? Había presenciado ya muchas trifulcas a bordo, y siempre los contendientes parecían desear contar con testigos; jamás intervenía nadie que no estuviese involucrado en la pendencia, pero en todos los casos se formaban corros bulliciosos que podían congregar a la totalidad de los marineros.
Caviló qué hacer. Los españoles tenían un sentido del honor demasiado quisquilloso, y don Francisco era un hidalgo a quien suponía entrenado para las lides. ¿Consideraría una afrenta que acudiese a prestarle su ayuda? En cualquier caso, necesitaba esa ayuda y se la iba a prestar. Saltó sobre el grupo; le bastaron ocho de los golpes aprendidos en Constantinopla para librar a Francisco de sus agresores, que huyeron presta y silenciosamente.
Ayudó al joven alférez a alzarse del suelo. Al enderezarse, descubrió que había lágrimas en sus ojos y que un hilillo de sangre se le escurría de la comisura izquierda de los labios. El rostro casi adolescente presentaba varias tumefacciones.
-¿Qué ha ocurrido, don Francisco?
-Maese Rinaldo... debéis jurar por vuestro honor que a nadie hablaréis de esto.
Rinaldo se tocó el pecho con la mano.
-Tenéis mi palabra, pero difícilmente podría hablar yo de lo que ignoro. Sólo he visto una pelea muy desigual y por ello he acudido a ayudaros.
-Esos hombres...
Rinaldo notó que al joven se le quebraba la voz en un sollozo.
-¿Qué?
-¡Señor, Señor, qué ultraje! Habíamos estado bebiendo cordialmente y hablando con tristeza de nuestras amadas, de las que nos arde la añoranza; cada uno describió holgadamente las dotes y gracias de su musa y, por turno, cantamos la poesía que nos inspiraba y, poco a poco, insensiblemente, la poesía degeneró en lujuria y fuimos arrastrados por la procacidad llegando a hablar de los apremios de la carne con una liberalidad que os escandalizaría. Íbamos a dormir, cuando esos cuatro se abalanzaron sobre mí y me arrastraron hasta este punto. ¡Querían usarme cual si fuera mujer, maese Rinaldo!
Éste puso cara de circunstancias, porque su primer impulso fue reír. Mantuvo el gesto serio, aunque con un brillo de simpatía y solidaridad en los ojos.
-A partir de esta noche y para siempre -afirmó Francisco de Alcaparain-, estoy en deuda con vos. Nada que os ataña me será ajeno, tanto en la fortuna como en la desgracia, y podéis disponer de mi mano y de mi espada como si fueran vuestras.

Don Tomás de Utrera oyó rumores en cubierta, lo que le hizo anudar torpemente la cinta, abandonar con precipitación el camarote de maese Rinaldo y correr hacia el del capitán.
-¿Qué habéis descubierto? -preguntó don Zoilo.
El de Utrera inspiró hondo, pasándose el dorso de la mano derecha por los labios y enjugándose con la bocamanga del camisón el sudor que perlaba su frente.
-¡Indescriptible! -dijo con voz aterrorizada.
-¿De qué se trata? -Rodrigo de Dueñas estaba en ascuas.
-Hice tal como me ordenasteis -respondió don Tomás mirando sombríamente a los ojos de don Zoilo-. No había a la vista ningún pergamino completamente escrito pero sí uno que apenas contenía tres líneas... a pesar de lo cual estaba enrollado y sujeto con cintas. Señor, qué espantoso descubrimiento. Lo que escribe maese Rinaldo no hay cristiano que lo entienda; ha de tratarse de signos cabalísticos aprendidos quién sabe en cuál de los siete niveles del infierno. Seguramente, el más profundo. No soy persona letrada, pero he visto en la Alhambra cómo escriben los infieles agarenos y una vez tuve en mi villa el privilegio de formar parte de un tribunal de la Santa Inquisición, donde se juzgaba a un judío converso por haberse comido a un recién nacido, en un rito abominable que acompañaba con la escritura de su lengua maldita, en un papel que era la prueba irrefutable de que disponía el tribunal. Los signos de maese Rinaldo no sólo no son cristianos, sino que ni siquiera se parecen a los agarenos ni a los hebreos.
Impresionados, todos callaron un buen rato. Cada uno rumiaba su espanto.
-Bien -dictaminó el capitán-. Es evidente que albergamos a un hereje sospechoso de haberse aliado con Satán, que, sin duda, ha conseguido infiltrar con sus malas artes la mente de uno de los hombres más poderosos del reino. La enormidad del caso nos inhabilita a nosotros para adoptar ninguna decisión, porque, dado el poder demoníaco de ese hombre, con el que ha conseguido apoderarse de la voluntad del Almirante de Castilla y de muchos hombres de este navío, se nos podría acusar de desacato y traición, y seríamos encerrados en mazmorras a perpetuidad. Hemos de esperar a presentar los cargos ante el gobernador de Cartagena. Que sea él quien asuma tan arriesgada responsabilidad.
-¿Y entre tanto? -preguntó Rodrigo de Dueñas.
-Durante lo que resta de travesía -respondió Zoilo de Monegros-, fingiremos amigabilidad con él, a fin de que no se sienta tentado de usar con nosotros sus artes infernales. La hipocresía y el fingimiento no serán pecado si el motivo es la preservación de la vida y los intereses de unos buenos cristianos. Por otro lado, y teniendo presentes las probables facultades adivinatorias que poseerá, deberemos ser extraordinariamente cuidadosos cuando tengamos que establecer las cuotas en Cartagena y en Portobelo si antes no consiguiéramos liberarnos de su horrísona compañía.
-Sufro malos presentimientos -se lamentó don Tomás de Utrera-. Tantos sueños de restablecer mi hacienda que abrigaba durante los preparativos de esta travesía, pueden verse malogrados.
-Yo -dijo el capitán-, cuando retornemos a España, habría de fijar la dote de mi hija Catalina, que se ha prometido a un lustroso hidalgo de Zaragoza, y ahora pierdo el sueño por la probabilidad de que tal cosa resulte imposible por culpa de ese endemoniado.
-¿Y si simuláramos un accidente y lo lanzamos a la mar? -sugirió Rodrigo de Dueñas-. Sería un servicio a la Santa Madre Iglesia y hasta nos reportaría indulgencia plena.
-Recordad, don Rodrigo -advirtió el capitán-, que maese Rinaldo cuenta con cómplices en la tripulación, en lo que seguramente es un contubernio de posesos. Esos jóvenes bellacos, con las artes inoculadas por el hereje genovés, consiguieron engañarnos al enrolarse y continúan engañándonos con su docilidad y aparente buena disposición. Seríamos denunciados y ahorcados, sin posibilidad de que demostrásemos, como haremos, la justicia de la ejecución de ese monstruo.

Habían transcurrido sesenta y ocho días desde la partida de Cádiz. El calor era insoportable, aunque el sol se encontraba oculto por una densa capa de nubes. Sentado junto a Francisco de Alcaparaín en la borda de la cubierta del castillo de proa, maese Rinaldo se rascaba con disimulo entre el pajizo vello de su barba, bajo el mentón. Trataba cortésmente de prestar atención al joven, pero apenas le escuchaba.
-El sitio de Carratraca... -dijo don Francisco de Alcaparaín, pero se detuvo al advertir la mirada ausente de maese Rinaldo, perdida en el horizonte.
Debían de estar a punto de arribar a las Antillas, porque cada vez eran más numerosas las aves que les sobrevolaban. Maese Rinaldo ansiaba llegar a puerto, porque no conseguía adaptarse a las miserias que imperaban en el navío. Algunos hombres padecían escorbuto; había estado proveyéndoles de sus reservas personales de limones, pero ya se le habían agotado y toda la tripulación podía llegar a padecer esa enfermedad, incluso él mismo, si no diversificaban pronto la dieta. Ahora, agobiado por el picor de huéspedes a los que no había conseguido vedarles el paso, sentíase incapaz de conversar con Francisco de Alcaparaín, porque soñaba con el momento en que, una vez anclado el galeón, pudiera lanzarse al agua.
-El sitio de Carratraca -repitió pacientemente don Francisco, comprendiendo que el maese tenía el pensamiento arrebatado por otros asuntos-, donde señorea mi familia, es como un jirón del cielo caído en la Tierra. Su aire es el más puro y fragante que imaginar podáis y el Sol nos hace la caridad de no ausentarse nunca mucho tiempo. Según se asciende la montaña, veis cambiar la vegetación como si viajaseis desde el trópico a las tierras hiperbóreas, encontrando conforme subís palmeras, olivos, encinas y, en lo más alto, unos abetos que nosotros llamamos pinsapos. Señor, Señor, ¡cómo ansío volver!
Maese Rinaldo se rascó disimuladamente el costado izquierdo, cerca de la axila, y comentó:
-Ese viaje desde el trópico hasta el Polo Norte que habéis sugerido, he tenido que realizarlo yo muchas veces.
-¿Habéis visitado el norte?
-Hasta donde la noche puede durar seis meses -respondió el maese mientras se rascaba la entrepierna, donde sentía distintamente cada uno de los saltos y recorridos de los insectos.
Desafortunadamente, no disponía de elementos con los que elaborar elixires cuyas fórmulas conocía. ¡Si un milagro pudiera transportarlo a la higiénica delicia de un hamam de Constantinopla!
-Dicen que allí, en las tierras hiperbóreas, aparece con frecuencia la gloria de Dios en el cielo -dijo Francisco con gesto soñador.
-¿La gloria de Dios? -aunque trataba de evitarlo, maese Rinaldo no consiguió que su mano le obedeciera y se rascó vigorosamente la espalda-. No, don Francisco; se trata de un fenómeno natural. Las auroras boreales han sido estudiadas por los hombres de ciencia y, con muchos cálculos y algo de suerte, es posible anticipar cuándo podrían ocurrir.
-¿Y esas tierras del moro que tan bien decís que conocéis, no son peligrosas para un cristiano?
-No, don Francisco -perdido el control, y el pudor de hacerlo ante el joven, se rascó desesperadamente por todo el cuerpo, la nuca, tras las orejas, las axilas, el pecho, la espalda y las nalgas-. Hay en Constastinopla templos ortodoxos, iglesias católicas y sinagogas judías que a nadie perturban ni incomodan. Y en Egipto, existe uno de los más antiguos ritos cristianos, el copto, cuyos practicantes lo exhiben sin recelo y producen hermosísimas obras artesanales cristianas con una técnica que sólo ellos dominan.
-No quisiera parecer metomentodo, maese Rinaldo, pero, ¿por qué razón habéis vivido en esos países?
Rinaldo tragó saliva. Quizás estaba confiando excesivamente en el joven, que con su inocencia, su anhelo de conocimientos y su desmesurada afición por él, tal vez le hacía exponerse a revelarle más de lo conveniente.
-Soy curioso, don Francisco -respondió mientras se introducía la mano bajo el jubón y se rascaba el ombligo-. Quedé huérfano a los catorce años y fui encomendado a la tutela de un hombre sabio, que se afanó en la tarea de ablandar mis duras entendederas con la única virtud que distingue verdaderamente a los hombres de las bestias: el afán de saber. Ese afán me ha llevado durante los últimos veinte años a recorrer gran parte del mundo y tal es también lo que me ha inclinado a aceptar el encargo de dibujar las cartas de Cartagena. Es ésta mi primera oportunidad de visitar las Indias Occidentales. Espero, con ayuda de Dios, enriquecer grandemente mis conocimientos.
-Entonces, ¿sólo tenéis treinta y cuatro años? -el maese asintió-. Sin embargo sois ya dueño del saber del mundo.
-No exageréis, don Francisco. Yo me siento un aprendiz.
-¡Un aprendiz! Sois el ser más extraordinario que he conocido en mi vida.
El deslumbramiento del joven era demasiado patente. Aunque complacido, Rinaldo temió por su suerte, dado que cualquiera que frecuentara podía verse incluido en la animosidad de los mandos del navío que, extrañamente, no se había manifestado con tanto clamor los últimos días. Decidió, sin embargo, que tenía que evitar aparecer más de lo conveniente en público con don Francisco.

Avistaron Trinidad aunque, al igual que en las Canarias, el navío no tocó puerto, pero les acompañaban bandadas inmensas de alcatraces, lo que significaba que en ningún momento se alejaba el galeón demasiado de tierra firme. La travesía tocaba a su fin. Las grandes y feas aves armaban remolinos oscuros en el aire, lanzándose certeramente sobre cualquier residuo que fuese arrojado al mar desde la borda.
Continuaron remontando la costa de Nueva Andalucía y, por fin, advirtió con júbilo maese Rinaldo que la flota arriaba las velas y anclaba frente a la isla de Santa Margarita, mientras que tan sólo un patache se dirigía a puerto. En vez de observar los movimientos y tratar de comprender a qué se debía esa parada sin llegar a acercarse a tierra, en cuanto estuvo seguro de que el anclaje iba para largo se despojó de la ropa y saltó al agua, ante la expectación estupefacta y algo escandalizada de la marinería.
-¡Maese Rinaldo -gritó Francisco de Alcaparaín desde cubierta-, sabed que estas aguas están infestadas de escualos terribles!
-Venid vos también -repuso el maese-, beneficiará a vuestra salud.
-¡Líbreme la Virgen Santísima! Ni sé nadar ni jamás lo haría junto a los temibles monstruos que pueblan estos mares.
Con objeto de no pronunciar el sarcasmo que le inspiraba el hecho de que un aspirante a oficial de marinería no supiera nadar, maese Rinaldo se impulsó para zambullirse. Libre de los picores, estaba gozando como no recordaba que fuera posible, lleno su pecho del júbilo de quien vence a un enemigo que ya había desesperado de conseguir vencer a pesar de lo minúsculo de su tamaño; rememoró con una sonrisa una de las frases más memorables del recitado que acompañó su jura de votos al ingresar en la Orden: “¡Glorioso es nuestro retorno victorioso del combate, feliz nuestra muerte de mártires en la lucha!”. Había sobrevivido a la más miserable de las batallas que le hubiera tocado librar y ahora sentía próxima la victoria. El agua era tan transparente como el aire y en el fondo de arena blanca y bosques de coral, también blanco, pululaban miríadas de peces con todos los colores del arco iris, que no se apartaban asustados por su presencia, porque sólo tenían por enemigos a las barracudas y los tiburones. Ningún hombre había sido jamás un predador en ese maravilloso y silencioso mundo, y Rinaldo evolucionó entre los aleteos multicolores como un huésped bienvenido, sintiendo que podía volar, que la ingravidez le liberaba de la tiranía de un cuerpo desposeído de nobleza y esencia divina, puesto que podía ser profanado y devorado por seres minúsculos, cochambrosos y repulsivos como los piojos.
-Miradlo -murmuró don Tomás de Utrera al oído del capitán, señalando la silueta pálida del cuerpo del maese entre dos aguas-. Su audacia es propia de endemoniado. ¿No tendremos la fortuna de que un tiburón lo parta por la mitad?
-Dios os oiga.
Tras muchas piruetas y largas inmersiones que a todos los perplejos marineros asombraban, maese Rinaldo emergió junto al costado de la nave, desde cuya borda le observaba consternado don Francisco de Alcaparaín.
-¿Tendríais la bondad de echar mis vestiduras? -le rogó.
Cayeron unos metros a su derecha. Cuando las pudo aferrar, volvió a sumergirse con ellas. Confiaba que el salitre, el movimiento a través del agua y el restregarlas contra los macizos de coral exterminaran a los parásitos. Una vez que consideró que tal milagro podía haber ocurrido, pidió a don Francisco que le lanzara un cabo y la escala. Ató la ropa, que fue izada por el joven, y mientras subía a bordo por la escala, descubrió que ya regresaba el patache que había sido enviado a la isla. ¿Cuánto tiempo había permanecido, entonces, en el agua? Calculó con sorpresa que habían sido varias horas. Cayó en ese momento en la cuenta de que tenía el mar de las Antillas una temperatura que posibilitaba la permanencia indefinida en sus aguas, igual que en el mar Rojo.
Al poner pie en la cubierta, los marineros batieron palmas y le aclamaron; sorprendido, se detuvo para corresponder la aclamación con una sonrisa y una cómica genuflexión. Fueran cuales fuesen sus sentimientos hacia él, aquellos hombres estaban impresionados por el coraje que había demostrado, según las medidas y el entendimiento que ellos poseían de tal virtud.

Maese Rinaldo lamentó no haber podido examinar lo que el patache había llevado a la flota desde Santa Margarita, lo mismo que una nave que fue enviada primero a La Guaira y, luego, a Maracaibo. Sabía que se trataba de víveres en su mayor parte, pues también el Bezmiliana había recibido varios capazos, sobre todo de frutas sorprendentes que llamaban papaya, aguacate, guayaba, mango y ananás, pero había escuchado a los marineros hablar de perlas. De grandes, enormes, increíbles cantidades de perlas.
Una semana más tarde, mientras enfilaban la entrada a la bahía de Cartagena bordeando el fuerte de San Luis de Bocachica, se dijo que debía permanecer más atento y ser mucho más cauteloso y sutil a partir de ese día. Había llegado la hora de fingir trabajar en serio y armar al mismo tiempo la difícil y complicadísima arquitectura de su peligrosa misión. Mediante la traducción de Francisco de Alcaparaín, solicitó un ayudante al capitán, que le asignó al grumete Fernando de Tolox. Con su ayuda, llevó a cubierta los instrumentos y comenzó a medir la intrincada geografía de la enorme rada, casi un mar interior. Eran muchos los fuertes alzados en las orillas, en los puntos donde la sinuosa costa avanzaba hacia el mar, dibujando estrechos, calas incontables y canales entre ciénagas que llamaban manglares, bajo bandadas impresionantes de aves desconocidas que gritaban como personas y tenían todos los colores del universo. Ese mar interior estaba salpicado de edificaciones formidables, ciclópeas, con innumerables baterías de cañones en las almenas. Cuando avistaron el puerto de Cartagena, contempló a su derecha una de dimensiones aún más extraordinarias. Lo primero que le vino a la mente, como única comparación posible, fueron las pirámides de Egipto. Una construcción digna de los faraones.
-¿Cómo se llama ese castillo, don Fernando? -preguntó al grumete.
-San Felipe de Barajas. Me extraña que no hayáis oído hablar de él. Se trata de un fuerte del que toda la marinería se hace lenguas.
Rinaldo apretó los labios. En efecto, tal nombre figuraba en los documentos que se le había exigido memorizar, pero el asombro mismo de su contemplación le había hecho olvidarlo.
Terminó en pocas horas un dibujo razonablemente bueno con que simular un trabajo de cartografía, pero sólo se trataba del punto de partida y en él figuraban nada más que los accidentes más destacados. Ahora tenía que fingir enfrascarse en su estudio y perfeccionamiento, mediante el recorrido minucioso de todo el perímetro en bote, lo que le tomaría demasiado tiempo como para ocuparse de lo que debía. Tenía que encontrar el medio de conciliar ambas actividades. Fue ante el capitán a pedirle el bote, los dos remeros y el ayudante. Como siempre que tenía que hablar con don Zoilo, don Francisco de Alcaparaín le sirvió de intérprete.
-Llevaos a don Francisco, mismamente, hijo de meretriz purulenta -dijo el capitán con expresión sibilina.
Como de costumbre, don Francisco no tradujo el insulto.
Alcaparaín era el que menos pensaba el maese solicitar, puesto que tenía poderosas razones para intuir que su amistad perjudicaba al joven. Dedujo, sin embargo, las que podían motivar la elección de don Zoilo: en el mismo bote, se quitaba de enmedio a dos temidos testigos.
Consecuentemente, abrevió los teatrales recorridos tanto como le fue posible sin delatar su impostura, aunque había momentos en que sentía la tentación de olvidar la misión impulsado por su insaciable sed de conocimientos, porque cuando contemplaba la naturaleza todavía en estado casi salvaje se hacía tantas preguntas que su tentación más poderosa era la de hallar respuestas. Los árboles de los manglares crecían directamente en el agua salada del mar, ¿cómo era ello posible? Recordaba haber visto algunos árboles en el agua salada del mar Rojo, pero entonces no les dio mucha importancia ni se interesó por ellos porque creyó que se encontraban en riberas circunstancialmente inundadas; y se trataba, en realidad, de agrupaciones vegetales pequeñas, no los inmensos bosques acuáticos que ahora recorría, tan palpitantes de vida. Veía las bandadas de peces que apenas se apartaban del bote, indiferentes ante la cercanía de los hombres, pobres ingenuos; en los fondos, visibles a través de las límpidas aguas, se amontonaban moluscos de muchas clases, caracolas inmensas y grandes almejas, y las raíces de los mangles aparecían recubiertas completamente de ostras, como si se tratara de una plaga. Y en el aire, era permanente el vuelto de tantos de aquellos pájaros asombrosos, que había momentos en que el cielo se teñía completamente de rojo o azul, o violeta o verde, cambiante como un calidoscopio.
Ante tanta belleza y tanto que merecía ser notificado a los científicos de Europa, comprendió que un embrujo más imperativo que su voluntad y que las órdenes recibidas podía conseguir desviarle del objetivo del viaje, de modo que, a los tres días, anunció al capitán que había acabado. Notó su expresión de extrañeza, su incredulidad, pero no asomó a sus labios ninguna recriminación.

Don Zoilo de Monegros había estado esperando esos mismos tres días que el gobernador de Cartagena le recibiera en audiencia. La inesperada presencia permanente, de nuevo, de maese Rinaldo en el navío, iba a ocasionar que ocurriera precisamente lo que había tratado de evitar enviando a don Francisco de Alcaparín con él; que esa entrevista pudiera llegar a sus oídos, sin contar el trasiego de mercancías que tampoco le convenía que ninguno de los dos presenciara.
Fue avisado con sólo una hora de anticipación.
Abandonó la rada de las Ánimas sintiéndose como ellas, un alma atribulada que era incapaz de calcular cuánto duraría su tormento. Ingresó en el baluarte por la puerta de Santo Domingo recordándole al santo que tenía que casar a su hija del modo más pródigo, ya que Catalina le hacía sentir orgulloso, y de una materia superior, a causa de sus muchas virtudes y su gran belleza. Le impresionó la severidad del edificio de capitanía y la lobreguez austera del corredor por donde fue conducido. El gobernador, un hombre gordo y rubicundo, que hablaba tan musicalmente como los naturales de las Indias, le recibió vestido sólo con unas calzas, que tenía arrolladas hasta más arriba de las rodillas, y un camisón suelto sobre ellas que estaba empegostado a su piel por el sudor. Ni un mísero jubón ni unos calzones figuraban en su atavío. Tenía en la mano un soplillo de palma con el que no paraba de darse aire.
-Decidme, capitán, ¿qué os trae?
-Por orden del Almirante de Castilla, me acompaña en el barco un maese que tiene oficialmente la misión de trazar nuevas cartas de la bahía de Cartagena. Pero poseo poderosísimas razones para creer que se trata de un simulador terrible..., creo que es un hechicero que pudiera haberse valido de malas artes para apoderarse de la voluntad del Almirante.
-¡Que decís, capitán! ¿Conocéis la gravedad de lo que afirmáis?
-Dios Nuestro Señor sabe que sí. Por ello me presento ante vos aun a sabiendas de los riesgos que corro. Soy fiel servidor de Su Majestad y, por ello, afronto resueltamente esos riesgos, con tal de librar al reino de tan maligna influencia.
-¿Y por qué no habéis expresado esos temores ante vuestro almirante, don Manuel Velasco de Tejada?
-Porque, lejos de tierra firme, y sin la presencia de algún venerable magistrado del Santo Oficio, temía que también al almirante pudiera embrujar.
El gobernador examinó a don Zoilo de Monegros. Era un hombre cuya insignificancia sólo obtendría algún realce si se le aupaba a la peana dorada de una imagen de iglesia; en realidad, ni siquiera todo el oro de los incas bastaría para darle lustre. Tenía los ojos desencajados, pero intuyó que no a causa del temor que manifestaba, sino a otro que podía aventurar: la posibilidad de ser acusado de latrocinio; una acusación por la que había tenido que condenar a la horca a dos capitanes de la Flota de la Plata el año anterior.
-¿Portáis, por ventura, la orden por la que lo enrolasteis?
-Desde luego. Vedla.
El gobernador leyó con mucha concentración las dos hojas de papel profusamente cubiertas de escritura. Cuando terminó, soltó una carcajada.
-¿Cuáles signos os han convencido de que ese hombre es un impostor, y nada menos que un hechicero con poderes sobrenaturales?
-Lee mucho, mira todas los noches las estrellas y escribe de derecha a izquierda con signos cabalísticos que nadie puede entender.
-¿Cómo os llamáis?
-Zoilo de Monegros.
-Ved, don Zoilo lo que aquí reza -el gobernador acercó a sus ojos la orden-. Maese Rinaldo de Liguria es, al parecer, uno de los pocos sabios de nuestra época que pasarán a la historia. Es abrumador el caudal de su sabiduría. Sus conocimientos de cartografía son los menos significativos de los que posee; ha estudiado medicina, astronomía, arquitectura y, últimamente, las artes de marear. Habla... ¿sabéis cuántas lenguas?
-No la nuestra.
-Un hombre de sus cualidades, después de casi tres meses en el galeón, seguramente la entiende; la orden asegura que trataría de aprenderla. Pero es que ya domina trece lenguas con sus escrituras. Dice aquí, ved -por su expresión, el gobernador descubrió que el capitán no sabía leer-, que puede escribir, inclusive, como sólo saben escribir los monjes del Himalaya. Lo que vos creéis escritura cabalística, será cualquiera de las múltiples caligrafías que conoce. Serenaos pues, capitán, e id con Dios. Alívieos saber que no hablaré de esto a vuestro almirante. Debéis agradecer el honor de que un hombre como él se aloje en vuestra nave.
El capitán abandonó la casa de capitanía con el humor más sombrío aún que al llegar. Ahora resultaba que el maldito maese había estado burlándose de él, puesto que comprendía lo que decía. ¡Había entendido todos los insultos que le dedicara con el convencimiento de que el intérprete no iba a traducírselos!
Tenía que encontrar el modo de mandar un correo al virrey, a Bogotá. ¿Cómo podría hacerlo sin cumplir el trámite obligatorio de comunicárselo al almirante don Manuel Velasco de Tejada?

Maese Rinaldo gozó de dos meses de paz, libre del acecho de los oficiales o, al menos, libre de acechos que pudiera detectar. Los aprovechó muy bien.
Los correos enviados por el almirante a los virreyes de Nueva Granada y el Perú para que difundieran entre los mercaderes la nueva de la llegada de la Flota de Tierra Firme, habían surtido efecto hacía ya varias semanas. Los cargamentos de mercancías, oro, plata, gemas y perlas procedentes del Perú estarían navegando en esos momentos por el Pacífico camino de Panamá, donde atravesarían en mulos el istmo hasta Portobelo, a la espera de la arribada de la flota a ese puerto y la subsiguiente celebración de la feria de trueque más famosa de las Indias, pero los cargamentos de Nueva Granada habían llegado, en su totalidad, a Cartagena y la estiba se encontraba a punto de acabar.
Escribió mucho en Cartagena, siempre de derecha a izquierda. Realizó los cálculos compaginando tres métodos diferentes: la estimación visual del volumen, el peso de lo cargado según el chirrido de los cabrestantes y el valor declarado en los registros que escribía Pedro de Vélez a las órdenes del capitán, valor que siempre tenía que multiplicar por siete u ocho para ajustarlo a sus observaciones directas.
Cuando averiguó que sólo faltaban cuatro días para la partida hacia Portobelo, enrolló dos pergaminos dentro de uno sin usar, para preservarlos del sudor; se los anudó junto a la piel del costado, bajo el brazo derecho, con un cordel de seda; vistió luego el camisón y el jubón más holgado de los dos que poseía de estilo español; extrajo del doble fondo de una de las bolsas seis piezas de oro y las guardó en un monedero de cincho; guardó en el zurrón un catalejo que, plegado, abultaba poco menos que una albaceteña; metió también en el zurrón el salvoconducto, por los tropiezos que pudiera encontrarse. Habiendo decidido, tras un caviloso recuento, que no le faltaba nada, bajó a tierra, donde tuvo que escabullirse del cerco amable y bienintencionado, aunque inoportunamente insistente, de don Francisco de Alcaparaín,
Deambuló un buen rato entre los tenderetes del mercado, donde ya quedaban muy pocas mercancías de las traídas de España. Ningún arma ni pipa de vino, sólo algunas pacas de lana de Castilla y unos pocos cacharros de cerámica de Talavera y Manises permanecían expuestos. En cambio, abundaban y no paraban de llevar a los barcos maderas de Campeche, ámbar gris, cueros, amatistas, lana de vicuña, esmeraldas y perlas. El oro era introducido directamente en los galeones, igual que casi toda la plata, pues sólo vio amontonados en el mercado unos cimeros de tortas, como quesos argentíferos, mientras que había visto llevar a los navíos cantidades que sumaban muchas toneladas.
Una vez que se convenció de que nadie que lo conociera podía descubrirle ni sospechar de sus pasos, buscó el recodo donde vendían monturas. Adquirió a buen precio un caballo al que le quedaban pocos galopes y, tras cruzar la ciudadela de parte a parte, se dirigió a Calamarí, donde sabía que podría comprar una esclava. Pagó por ella tres veces más que por el caballo, lamentable inversión, porque el vendedor, después de examinarle astuta y pícaramente, dedujo que trataba de comprar un exótico objeto de placer, mientras que Rinaldo sólo había preguntado si podía o no expresarse en castellano. La muchacha que le entregó, una morena clara con ojos como ascuas, sólo tendría unos dieciséis años, pechos puntiagudos que lanzaban su camisa hacia la tentación y unos labios jugosos que condensaban la melaza de todo el ron de Las Antillas. Recordó que un Caballero de Cristo era constantemente un cruzado empeñado en una lucha doble: contra la carne y la sangre, y contra las potencias espirituales. No obstante, un fratre milite tenía, en los tiempos que corrían, licencia para consolarse si ello era menester, pero no en las circunstancias apremiantes del momento presente, cuando tan grande peligro podía correr y tan indispensable era el uso de todas sus facultades, y debía emplearlas en gracia plena. Sonrió a la morena con expresión que trataba de transmitirle serenidad y confianza, como diciéndole que toda expectativa, buena o mala, que albergase su pensamiento, debía quedar postergada.
La aupó a la grupa y espoleó el caballo hacia el noreste. Sería, le habían dicho, poco más de una hora de viaje, pero con aquel jamelgo era el tiempo difícil de calcular. Encontró primero las ciénagas palpitantes de pájaros, peces y moluscos y, después de conseguir vadearlas tras varios laberínticos intentos, viró hacia el sur, donde, no mucho más tarde, dio con el poblado de construcciones sobre estacas clavadas en los fondos cenagosos, a las que llamaban palafitos; notó que los indígenas miraban sin miedo ni mayor precaución los numerosos reptiles, como pequeños cocodrilos, que alborotaban el agua en torno a sus casas. Más allá, el terreno se tornó más compacto y transitable, una especie inmensa de prado entre palmeras altísimas de troncos rectilíneos casi blancos y lisos, como si fueran de cera; estupefacto, calculó que la mayoría de las palmas superaban las sesenta varas de altura.
Tuvo que cruzar varios riachuelos apeándose para halar de la montura, que parecía no contar con excesivo espíritu aventurero y se resistía a introducirse en los torrentes; también la expresión de la muchacha reflejaba miedo. Observándola, se preguntó si él, asimismo, debía dejarse abatir por el temor. Quienes debía encontrar no era gente que se distinguiera por ninguna clase de escrúpulos y, si de veras le habían esperado y no se habían hartado de hacerlo con su carácter atrabiliario, tal vez pasarían el tiempo borrachos y, con ello, capaces de todo horror.
Tras vadear otro pequeño bosque de mangle, volvió a enfilar hacia el noreste, donde de pronto el paisaje se volvió oscuro y húmedo como un encantamiento. Enormes árboles de elegantes troncos, junto a palmas y arbustos que no sabía si eran árboles pequeños o hierbas gigantescas, formaban la floresta más variada que hubiera podido imaginar. Muchas ramas arbóreas aparecían parasitadas de bromelias, formando constelaciones de estrellas verdes donde los troncos se bifurcaban. También era prodigiosa la variedad de flores. Le resultaba difícil comprender que hubiera tal explosión de color bajo la bruma crepuscular y casi irreal del bosque; las flores colgaban en lilas y rosas de todas partes, entre las que saltaban monos pequeños que parecían llevar antifaces claros. El viejo caballo se detuvo en varias ocasiones, reluctante, ante la presencia de pequeños e inofensivos animales, como una especie de cerdo con una larga trompa y otro que no supo dilucidar si sería mamífero o reptil, pues presentaba una coraza que parecía de escamas, pero también una cola peluda.
Tal como le habían explicado, siguiendo siempre la dirección nordeste, atravesó en poco más de media hora el bosque, que debía de ocupar sólo una franja costera, y vislumbró en lontananza la que le aseguraron en Madrid que sería la única elevación destacable que habría a la vista. Allí encontraría lo que buscaba.
Sin embargo, la duración del viaje había sido más larga de lo anunciado; estimó que habían transcurrido unas dos horas y media desde su partida cuando coronó el selvático promontorio. Abajo, a la derecha, estaba la pequeña cala. Sintió apremiantes deseos de bajar y darse una zambullida, porque se trataba del edén más ameno que hubiera contemplado en su vida: un arco de arenas blanquísimas enmarcadas por un denso cocotal. Tal como esperaba, había un navío anclado al pie del promontorio, sin pendón ni estandarte que lo identificaran, aunque él podía determinar sin error tanto su origen como su rango y hasta el astillero donde había sido construido. Era más ligero y mucho más manejable que los pesados bajeles que todavía construían en España, en el Bidasoa. Tenía todas las velas arriadas, pero él no necesitaba ver ninguna marca ni escudo para saber que se trataba exactamente de la nao que esperaba encontrar. Los marineros, casi todos los que debían de formar la tripulación, retozaban o sesteaban en el rompeolas y en la arena. Aún en la distancia, y pese a su desnudez de indígenas inocentes, era notoria la borrachera general y su agresividad.
-Toma -le dijo a la esclava-. ¿Ves aquellos hombres? -ella asintió, por lo que Rinaldo comprobó que comprendía su defectuoso castellano-. Ve a entregarles esto -le dio los dos pergaminos enrollados-; es todo cuanto espero de ti. Ahora, gracias a este servicio que vas a prestarme, te ganas la libertad.
Notó su incredulidad.
-Sí, muchacha, eres libre. Pero ten en cuenta que voy a vigilar y comprobar que me obedezcas. Si no lo hicieras, cabalgaré hacia ti, te alcanzaré y te daré muerte. Ahora, ve.
Cuando la esclava se dispuso a cumplir sus órdenes, maese Rinaldo desplegó el catalejo, con el que siguió su penoso descenso, que le tomó más de media hora. Ignorante del peligro que podía correr, muy despreocupadamente, la muchacha se dirigió hacia el mar y parecía, por sus ademanes y saltitos acompasados, que fuese cantando. Al entrar en la playa, se produjo un revuelo, pero no de la clase que se hubiera armado si un hombre adulto se acercaba a ellos, que moriría antes de conseguir hacerse entender. Acogieron a la mulata con gritos y aspavientos de entusiasmo; la cercaron entre risotadas, puesto que ella pareció intuir en el último momento que su vida corría peligro y trató de huir. La alzaron entre cuatro y la hicieron volar como un muñeco; a continuación, fue desnudada y poseída por los veinticuatro, que se empujaban los unos a los otros disputándose el turno a golpes y tarascadas. Rinaldo frunció los labios amargamente advirtiendo que ella, forzada a humillarse desde su nacimiento, no se debatía ni expresaba queja alguna. Sintió una punzada en el alma por haberla obligado a someterse a tantas vejaciones y tuvo que refrenar el disparatado impulso de correr hacia la playa para liberarla de aquella demente bacanal. Quiso ser sordo para no oír los ecos de las risotadas ni las blasfemias y cerró los ojos con objeto de librarse a sí mismo del impulso; un impulso igual, ante el suplicio sufrido por una esclava en una plaza pública de Damasco, había estado a punto de costarle la vida cuando sólo contaba veintitrés años. Ahora tenía una misión demasiado trascendental como para que la compasión le condujera a la muerte.
Por la enajenación sexual que arrebataba a los veinticuatro hombres, temió que los pergaminos, caídos a cierta distancia de la mulata, resultaran aplastados, destruidos y olvidados, pero uno de los marineros que ya había obtenido el placer los descubrió por fin; tras examinarlos, pareció muy impresionado; corrió hacia una de las barcas y remó afanosamente hacia el navío.
Los informes habían llegado a manos de quien debía llevarlos a Europa. Podía regresar a Cartagena.
Abandonó el caballo junto a las murallas, esperando que alguien se compadeciera del famélico animal, y cruzó la puerta de Santo Domingo al declinar la tarde. Buscó la taberna llamada Chambacú; dentro, de una ojeada, descubrió un grupo de marineros del Bezmiliana entre quienes bebía el grumete don Pedro de Vélez. Avanzó hacia ellos con pasos vacilantes, como si se encontrara más que borracho. El joven De Vélez se alzó prestamente hacia él y, solícito, le tomó de la cintura para ayudarle a llegar hasta la mesa.
-El gozo del más intenso placer sexual que he conocido en mi vida, en brazos de una mulata igual que una hurí, me ha hecho festejarlo después sin medida. Creo, don Pedro, que estoy un poco mareado.
-¿Mareado, decís? Creo yo que jamás vi curda más imponente. ¿Me permitís que os acompañe a bordo del Bezmiliana?
-Os lo agradeceré con el alma.




Contraespionaje.
El día siguiente de la grabación en el fuerte de Corbeiro, Dimas Outeiro saltó por babor desde cubierta con un estilo tan impecable como el de un saltador olímpico. Le aplaudieron los submarinistas, cámaras y demás integrantes del grupo de Telemedia con asombro verdadero, porque habían creído hasta ese día que el realizador, a sus cuarenta años, no estaba ya para esos trotes.
Se había lanzado a las frías aguas de la ría sin la protección del traje de neopreno ni el equipo de submarinismo, pues no los necesitaba para lo que trataba de explicar. En realidad, tampoco era necesario sumergirse para explicarlo.
El exhibicionismo del salto tenía un propósito más personal, relacionado con el afán de competición que le inspiraba el magnífico estado de forma de su grupo de submarinistas. Quería probarse a sí mismo que no había perdido facultades desde que naciera la obsesión por el oro de Vigo a sus diecinueve años, mas el frío le calaba los huesos. Aguantaba bien la inmersión sin oxígeno, pero echaba de menos la protección del neopreno. Los años no pasaban en balde, aunque estaba convencido de que el noventa y cinco por ciento de los hombres de su edad envidiarían sus condiciones físicas. Hasta creía que podía competir con varios de los submarinistas y superarles, aunque ninguno hubiera cumplido treinta años.
Una vez que pudo contrarrestar la inercia de la caída, nadó vigorosamente hacia arriba; el casco del barco parecía la silueta de una ballena inmensa; identificó por la luz la dirección correcta y se impulsó con fuerza, pasó bajo la quilla y emergió por el estribor del pesquero. Hizo sonar las abolladas latas de refresco que habían colgado de un cordel y los muchachos se asomaron por la borda para echarle la escala de cuerda.
De nuevo en cubierta, preguntó:
-¿Está claro?
-Sí, joder, Dimas -respondió humorísticamente Rafael Beira-, que no somos niños de pecho.
-Pues si lo tenéis claro -Dimas ignoró la humorada del forzudo-, será eso lo que haréis al volver; ni se os ocurra hacer cualquier otra señal ni gritar, ni aparecer por babor. Emparejaos por los colores del traje, para que el despiste de esos tíos sea completo.
El patrón del pesquero lo enrumbó hacia donde estaba anclado el que habían fletado los de Teleplanet. Anclaron lo bastante cerca como para que vieran con claridad lo que hacían, pero no lo suficiente como para que sospecharan; de todos modos, habría entre ellos más de uno vigilándoles con prismáticos.
Echaron las dos zodiacs al agua por babor, donde los de Teleplanet pudieran verles. Cuando los submarinistas terminaron de prepararse, formaron un corro en torno a Dimas, que les dijo:
-Bueno chicos, tenemos que volverlos locos. Esos tíos no pueden anticipársenos ni aprovecharse de lo que nosotros hemos avanzado ya, así que demostradme vuestro amor propio y lo listos que sois. En una zodiac, iréis el cámara Pepín y vosotros cuatro -señaló a dos cuyos trajes eran verde y negro y a dos que los llevaban de color butano-. En la otra, José Antonio el cámara y vosotros seis.
Señaló a dos que vestían de azul y amarillo, otros dos cuyos trajes eran azules combinados con distintos colores y dos que los llevaban rojos.
Mientras obedecían sus órdenes, Dimas se echó en una tumbona y fingió enfrascarse en el guión y la escaleta sujetos con una pinza, pero no miraba los papeles; permanecía atento a ver si la operación se desarrollaba según sus instrucciones.
La primera zodiac enfiló hacia Cangas. Cuando se encontraba a unas cuatrocientas brazas del pesquero, sin parar, se lanzaron los de los trajes verdes. A continuación, la lancha viró a babor en un ángulo de noventa grados y se detuvo a unas cien brazas de donde se habían echado los primeros. Parado el motor, saltaron los de los trajes de color butano. Unos minutos más tarde, emergió la boya que los submarinistas habían asegurado en el fondo. El cámara amarró la lancha y se sumergió también.
La otra zodiac había enrumbado hacia la dirección contraria y fueron saltando de dos en dos. Al final, cualquiera en más de una milla a la redonda podía distinguir las dos boyas de llamativos colores, cada una con una zodiac atada.
Dimas consultó el reloj. Tendría que esperar unos quince o veinte minutos. Entonces, fue la primera vez esa mañana que se acordó de Gerardo Cao, al ver entre los papeles los dos recibos que había firmado antes de salir en busca del monasterio a primera hora, uno por veinte mil pesetas para imprevistos y otro por quince mil, para el almuerzo y la gasolina. Estaba tan relajado en su ausencia, que se forzó a olvidarlo como quien espanta a una mosca.
Caminó aparentando desinterés hacia la cabina del timonel y, situado a su lado para embozarse de los mirones de la competencia, observó el barco enemigo a través de los prismáticos. El grupo de Teleplanet se mostraba muy activo; más de una decena de submarinistas estaban preparándose con mucha precipitación.
Sonrió. De momento, la argucia surtía efecto. Hicieron cuanto había imaginado que harían. Echaron al agua las cuatro zodias de que disponían y, al ser ocupadas, comprobó que disponían de más submarinistas que su equipo, catorce en total. Como había previsto, las cuatro lanchas neumáticas fondearon en lugares muy cercanos a las boyas que sus hombres habían fijado al fondo.
Sólo tuvo que esperar pocos minutos más. Oyó el sonido de las latas colgadas a estribor; tras comprobar de nuevo que, tras la cabina, no podía ser observado por los prismáticos de Teleplanet, echó la escala y los cinco submarinistas subieron a bordo.
-¿Están haciendo los demás lo que les dije?
-Sí, Dimas -respondió Julio Parada-. Van sin parar de un pecio al otro, sin quedarse mucho rato junto a ninguno, y se van a cruzar los que están a popa con los que se echaron por proa.
Los cinco eran pecios recientes, sin ningún interés.
-Cojonudo -celebró Dimas-. El truco los ha engañado, al menos de momento-señaló las zodiacs de Teleplanet, fondeadas de dos en dos a escasa distancia de las suyas-. Eso nos proporcionará medio día de trabajo en paz. Cambiaros de equipo.
Conforme se quitaban los trajes, iban pasándoselos a las dos redactoras, la script, Dimas y uno de los cámaras a los que llamaban "secos" porque no sabían submarinismo. Mientras éstos se ponían los trajes de colorines precipitadamente, los cinco submarinistas se enfundaron en neopreno completamente negro, sin orlas ni escudos, ni cierres de colores. Los recién vestidos con los trajes llamativos se situaron en la zona de cubierta más visible desde el barco de Teleglobo, bromeando entre sí y gesticulando mucho, y fueron despojándose despacio de los trajes que acababan de ponerse, como si en realidad regresaran de una prolongada inmersión.
Mientras, los cinco submarinistas de negro bajaron sigilosamente por la escala de estribor con las aletas en la mano, acabaron de equiparse ya en el agua, se sumergieron e iniciaron el recorrido que les llevaría al pecio de la daga, adonde, de madrugada, habían llevado diez botellas de aire comprimido sujetas por una red, que ahora se encontraba amarrada bajo el agua a los salientes del galeón.
En cubierta, atento a ver si las burbujas no revelaban de manera ostensible el desplazamiento y la dirección de los cinco, Dimas volvió a recordar a Gerardo Cao al pensar en el esqueleto que su olfato les había permitido descubrir. Libre de los comentarios y observaciones de don Sabelotodo, todavía no se había cabreado ni una vez esa mañana. ¿Habría encontrado el monasterio? No, era demasiado pronto. Probablemente no lo encontraría nunca, pero esa búsqueda era un buen método para aplazar su impulso de despedir a alguien tan cumplidor y, al mismo tiempo, no tener que permanecer todo el día alerta por su causa.

Comenzaron a buscar el monasterio a las siete de la mañana. A mediodía, eran ya tres los visitados, pero ninguno estaba bajo la advocación de San Renato y Santo Tomás, ni lo había estado en el pasado. Por las rutas donde se encontraban, los tres se ajustaban a las exigencias de sus cálculos, pero no detectó en la capilla de ninguno cualquier objeto que pudiera proceder del tesoro ni las edificaciones tenían las características que Gerardo sabía que debía poseer el que le interesaba.
Lo que sí detectó fue que les seguían en un coche, aunque por el retrovisor no conseguía ver quiénes lo ocupaban.
-Elías -le dijo al cámara, que le acompañaba en el asiento del copiloto-, mira a ver si distingues al que conduce ese coche verde que viene detrás.
El cámara volvió la cabeza.
-Es una mujer.
-¡No te digo yo! Tiene que ser la que vemos a todas horas espiándonos.
-Joder, Gerardo, no seas lunático, que esto no es la OTAN.
-¿Va sola o acompañada?
-Está demasiado lejos. No puedo asegurarlo.
-Voy a recortar un poco la velocidad para que nos alcance, a ver si nos adelanta. Mira si puedes comprobar que es la misma que estaba la otra noche en el restaurán.
-Yo no me acuerdo de aquella tía.
-Unos treinta y cinco años, guapa, buen cuerpo, pelo castaño, que a veces se lo recoge en una coleta, y gafas doradas.
-¿Cómo coño le voy a ver el cuerpo?
-No jodas, Elías. Por favor, trata de ver si es ella.
Al recortar Gerardo la marcha, también lo hizo el otro coche, de modo que sólo se redujo en unos metros la distancia que los separaba.
-Ha recortado también -dijo Gerardo-. No cabe ninguna duda de que nos sigue. ¡Me cago en la leche!
Simultáneamente con la exclamación, pisó el acelerador a fondo. El coche saltó como un jaguar, pero el otro aceleró también, por lo que Gerardo buscó alguna desviación de la carretera. Encontró una bien asfaltada y, sin apenas reducir la presión sobre el acelerador, torció a la derecha. Recuperado el control del coche, volvió a acelerar. Se alegró de que hubiera muchas curvas; las tomó sin apenas reducir la velocidad, ignorando con bromas las protestas y maldiciones con que Elías expresaba su miedo. A la izquierda, en una corta recta tras una curva particularmente cerrada, descubrió un camino de tierra oculto entre los árboles; entró por él y, en seguida, maniobró para situarse en la dirección contraria. Se detuvo sin parar el motor.
Pocos segundos después, vio pasar lanzado el coche verde, acelerando con la esperanza de alcanzarles. Cuando supuso que estaba ya lo bastante lejos, sonrió con sensación de triunfo y retomó la misma vía, pero en la dirección opuesta, de vuelta a la carretera principal.
Por primera vez en trece años, disponía de un salvoconducto para vencer el recelo de los religiosos. Por fin estaba en vías de localizar "su" convento, gracias a la tarjeta de identificación que Dimas le había proporcionado. Si tenía la suerte de encontrarlo, no estaba dispuesto a compartir el descubrimiento con la gente de Teleplanet. Bastante tenía con los de Telemedia.

Tres horas después de la partida hacia el galeón de la daga, Dimas escuchó el tintineo de las latas colgadas a estribor. Los cinco submarinistas vestidos de negro habían vuelto. Impaciente, él mismo amarró la escala y la lanzó.
-¿Sigue todo igual? -les preguntó antes de que volvieran a cambiarse de trajes.
-Casi -respondió Julio Parada-. Cuando llevamos esta madrugada las botellas, ya me pareció que se había acumulado más barro. Ahora, visto con mejor luz, efectivamente es así. Igual que si no hubiéramos escarbado.
-¡Carallo! -exclamó Dimas-. ¿Mucho más?
-No tanto como para tapar todo el casco, pero el ventanuco por el que entramos Gerardo y yo ha quedado enterrado de nuevo.
-Claro -afirmó Dimas-. Es verano y el tiempo está en calma; entre tanto, los ríos no paran de aportar lodo. ¡Y esos estúpidos de Telemedia sin mandarnos las máquinas! Lo vamos a perder, carallo.
-¿Y si marcamos el perímetro del sitio con estacas o algo así?
-Podría ser una solución, pero... no, Julio, sería como poner un anuncio luminoso para atraer a esos mierdas de Teleplanet. Yo lo tengo marcado con exactitud en el plano; habrá que resignarse y, cuando lleguen las máquinas, nos emplearemos a fondo.
En cuanto volvieron a enfundarse los trajes multicolores, Dimas les urgió:
-Venga, coged las bolsas llenas de peregrinas y volved al agua y, recordad lo que os dije. Salid cada uno junto a la zodiac que esté más lejos de donde os vieron esta mañana. Organizaos del modo que parezca más absurdo.
Dimas siguió su actuación con los prismáticos. Uno a uno, en el transcurso de media hora, fueron saliendo a flote junto con los que habían permanecido en el lugar, mientras agitaban los brazos con actitudes de júbilo. Antes de abordar, introdujeron en las zodiacs las bolsas con los falsos tesoros supuestamente recién encontrados y Dimas sonrió al comprobar que en la cubierta del barco de Teleplanet se producía notable agitación.

A media tarde, Gerardo lo encontró.
Era tan grande y, al mismo tiempo, tan anodino como siempre se lo había representado. Un conjunto de edificios que parecía cada uno salido de la mano de un arquitecto de un siglo diferente, pero destacaba ligeramente la iglesia, sin duda lo más antiguo, con trazas románicas aunque muy modificadas por las sucesivas reformas. Por su color pardo, el convento resaltaba poco ante el espeso bosque que lo enmarcaba
Habían llegado a través de un estrecho camino sin pavimentar y gracias a la indicación de un camarero del mesón donde comieron, que no supo aclararles si estaba o no abandonado. En cualquier caso, tanto al convento como al campo de su entorno los envolvía un silencio extraño, como si la vida estuviera en suspenso en aquel rincón olvidado. A Gerardo le pareció que ni siquiera había pájaros.
-Esto parece el culo de mundo -dijo Elías, el cámara.
-Pero las puertas y ventanas se conservan enteras -opuso Gerardo-. Si no hay monjes ahora, por lo menos los ha habido recientemente.
-He leído hace poco que hay en Galicia no sé cuántos conventos abandonados, un montón -comentó Elías-. España ya no es lo que era.
-Coge la cámara y ponte el distintivo de Telemedia -pidió Gerardo al tiempo que se aseguraba el suyo con la pinza en el cuello de la camisa y cogía el pesado equipo de las luces.
No había aldabas ni timbre. Ambos golpearon con fuerza en la que parecía la puerta principal. Esperaron unos minutos, y volvieron a llamar. Lo hicieron de nuevo a los diez minutos y a los veinte, y continuaba el silencio.
-Tenías razón, Elías. Está abandonado. Vámonos.
Caminaron unos pasos hacia el coche, dispuestos a guardar el equipo de grabación y marcharse, pero oyeron el deslizamiento de un cerrojo, el crujido de la hoja de madera y una voz que les preguntó:
-¿Qué queréis?
A pesar de la aparatosidad de los focos y la batería, Gerardo volvió casi de un salto junto a la puerta. El que la había abierto estaba cubierto por un deshilachado hábito de un color pardo irreconocible, que parecía de harpillera. Se trataba de un hombre en una edad cercana a los sesenta, más bien alto y muy delgado.
-Buenas tardes -le saludó Gerardo-. Estamos grabando un programa especial de televisión sobre la arquitectura tradicional de Galicia.
-¿Para la televisión gallega?
-No. Es para una productora de Madrid, ¿ve? -Gerardo señaló el distintivo-, ésta, pero saldrá por Televisión Española. ¿Este convento se llama "San Renato y Santo Tomás"?
-No, pero a san Renato le tenemos mucha devoción. ¿Cuánto tiempo va a tomaros lo que tengáis que hacer?
-Depende de cómo sea el convento por dentro -respondió Elías.
-La mayor parte está en ruinas. No creo yo que os parezca bonito para meterlo en esa máquina. ¿Vais...?
-¿Qué?
-¿Vais a colaborar con algo para el sostén de la comunidad?
Gerardo extrajo los cuatro billetes de cinco mil pesetas que la chica de administración le había dado en un sobre para imprevistos. Al monje se les desorbitaron los ojos cuando los contó.
-Bueno, entrad -dijo.
Pasado el atrio, subieron tres escalones de piedra muy desgastada, atravesaron un pasillo por el que el religioso les precedió a buen ritmo, como si quisiera conducirles hacia el lugar que él suponía más interesante. A través de una ventana, Gerardo vio el claustro que esperaba. En realidad, lo había imaginado de piedra afiligranada y lleno de volutas y esculturas, pero era muy austero y con un aspecto algo inquietante. No era la soledad ni el silencio solemne lo que causaba inquietud, sino la impresión de que formara parte de un sueño, por el escaso contraste entre los arcos oscuros y las brumosas galerías, y por el abandono sonámbulo del jardín.
-¿No hay más monjes aquí? -preguntó.
-Somos cinco nada más. Imagina. El monasterio tiene cientos de celdas y ni me acuerdo de cuántos salones. Con decirte que hay tres refectorios...
-¿Y criptas?
-Sí, claro. Hay muchas.
-¿Podemos entrar en alguna?
-Apestan mucho, pero si es a eso a lo que habéis venido, será mejor que empecemos por ellas, antes de que...
No explicó a qué tenían que anticiparse.
Junto al muro que parecía ser el de la iglesia, en un ángulo, había una puerta pequeña que el monje abrió. Daba a una estrecha escalera descendente, por donde bajaron a lo que, más que una cripta, parecía un laberinto de catacumbas. Debía de ocupar todo el subsuelo de la iglesia.
Gerardo sentía tal emoción, que comenzó a sudar y de repente el equipo de luces parecía haber cuadruplicado su peso; tuvo que apoyar el hombro en la pared.
-Esto es cojonudo -dijo Elías y en seguida se corrigió: -Perdone, padre.
-No, hijo. Padre, no: hermano. No te preocupes, estoy curado de espanto.
-Conecta las luces -pidió Elías a Gerardo-. Ilumina hacia allá y ve andando despacio, a mi izquierda y medio metro detrás de mí, pero sin llegar a ponerte a mi espalda.
Gerardo notó que la mano le temblaba. Tenía que reponerse; era indispensable que ni el monje ni Elías advirtieran lo que estaba sintiendo. Alzó el bastidor con los cuatro focos y aguantó la respiración para controlar los temblores. Hizo tal como Elías le había pedido aunque lo que él deseaba hacer tenía que ver más con la arqueología que con la televisión.
El subterráneo estaba formado por un pasillo que dibujaba una U y tanto a izquierda como a derecha se abrían capillitas con ocho nichos cada una. Quedaban algunas lápidas que aún resultaban legibles, pero todas estaban rotas y, algunas, reducidas a fragmentos. Gerardo se preguntó si existiría la que interesaba, si es que habían tenido la caridad de hacerle una. ¿Cuál de esos espacios abovedados era el sitio?; seguramente, sería imposible identificarlo por los siglos de los siglos.
A juzgar por el insoportable olor a humedad y excrementos, y según la cantidad impresionante de telarañas, los monjes bajaban poco a ese lugar o no lo hacían nunca, al contrario que las ratas y, probablemente, algunos animales del bosque. La luz del exterior se filtraba muy débilmente por dos ventanucos, uno en cada ángulo ochavado de la U, donde el techo era algo más alto que en el resto del pasadizo.
Cuando Elías avisó de que ya tenía material de sobra de la cripta, emprendieron el regreso arriba, aunque un sentimiento amalgamado de júbilo, emoción y estupor hacía que Gerardo deseara permanecer un poco más en ese lugar que llevaba trece años tratando de retratar en su mente.
-Había unas pinturas murales en la escalera real -informó el monje-, pero ahora están ya muy borrosas, ¿las queréis ver?
-Mejor vamos antes a la iglesia -dijo Gerardo.
-Sí, tienes razón. Con la claridad de la tarde, sigue siendo bonita a pesar de los pesares. Será preferible que la veáis antes de que oscurezca.
Gerardo no se lo esperaba. En contraste con el abandono general de lo que habían visto, el templo se mantenía razonablemente bien conservado, excepto el suelo, cuyas baldosas de piedra desgastada tenía numerosos rotos y agujeros. En cambio, había a izquierda y derecha dos retablos barrocos dorados en buen estado y el del altar mayor presentaba un aspecto impresionante. Aunque infiltradas por la humedad, supuso que las tablas eran auténticamente medievales, pero había un ajado esplendor barroco presidiéndolo todo, como si, en algún momento de la historia, alguien hubiera decidido aportar un decorado memorable a lo que nunca había sido lujoso, y luego lo hubieran abandonado. En la hornacina central, una imagen muy grande de san Antonio; en las laterales, dos santas que no identificó. Entonces se fijó en la cruz. Fue incapaz de callar la pregunta:
-¿Como es posible que haya sobrevivido aquí esa cruz de oro?
-¿De oro? -se burló el monje-. ¡Qué va a ser de oro! Será de bronce dorado, y va que chuta.
-Creo que no, hermano -contradijo Gerardo-. Lo que es de bronce es la basa, que es de otra época mucho más reciente, porque esas hojas de parra y esas uvas son de estilo art deco; pero la cruz, yo juraría que es de oro. ¿La podríamos ver de cerca?
-Mira, muchacho; en este monasterio hay una serie de normas cuyo significado no entendemos muy bien ninguno de los hermanos. Una de ellas, establece que esa cruz no debe ser tocada. Lo siento, no puedo bajarla.
Gerardo calló. Podía suponer a qué se debía el tabú. Acechó la oportunidad de que el monje se retirase un poco para murmurar al oído de Elías:
-¿Tienes alguna lente que te permita grabar esa cruz sin acercarte? -el cámara asintió-. Hazlo, por favor. Eso es lo que estamos buscando.
Elías debía de encontrar muy atractivo lo que el teleobjetivo le permitía ver como si lo tuviera a un metro de distancia, porque mantuvo la cámara en funcionamiento más de cinco minutos. Frente a él, el monje parecía impaciente por hacerles salir del templo. Con objeto de dar tiempo al cámara, preguntó Gerardo:
-Ha dicho usted que le tienen mucha devoción a san Renato, pero ¿nunca ha estado este convento bajo la advocación de san Tomás?
-No, que yo sepa. Sin embargo, dice la leyenda que una vez dimos alojamiento a san Renato.
Habiendo terminado en la iglesia, el monje les precedió hasta la escalera que llamaba "real". Debía de haber sido espectacular. De unos cinco metros de ancho, se curvaba a partir del séptimo escalón, siguiendo la forma de lo que debía ser exteriormente una especie de ábside. Toda la inmensa pared hasta el arranque de la cúpula había estado cubierta por un gigantesco mural, del que quedaban sólo huellas indistinguibles. De todos modos, a Elías parecía gustarle lo que veía por el visor, porque permaneció grabando unos diez minutos.
Cuando el monje les acompañaba hacia la salida, preguntó Gerardo:
-¿Sabe usted historias sobre la Batalla de Rande, de 1702?
-¡Esa leyenda! Cuando yo era joven, sí que se hablaba algo de eso en el monasterio. Ahora ya no tenemos pensamiento más que para la oración.
Gerardo creyó detectar una finta. Sonrió. Para tantear la predisposición futura de los monjes, preguntó:
-¿Les molestaría que volvamos otro día?
-¡Qué va a molestarnos! Volved siempre que os apetezca.
Gerardo dedujo que el entusiasmo se debía a las veinte mil pesetas.
Al volver al exterior, estuvo a punto de soltar una maldición. El coche verde estaba aparcado cerca, a pocos pasos del suyo. Sin embargo, no había rastros de la mujer.

Aunque había avanzado poco durante día y apenas disponía de material grabado nuevo, Dimas estaba satisfecho. La gente de Teleplanet perdería tres o cuatro días buscando donde nada había. Tenía que inventar otra maniobra de despiste para la jornada siguiente, pero que no requiriese tantos hombres, porque necesitaba mandar a la mayor parte de los submarinistas a apartar fango del galeón del inglés. Examinó la daga, que permanecía todo el día en la caja fuerte de la suite del hotel. No se parecía a nada que hubiera visto anteriormente.
El timbre del teléfono le sacó de la abstracción.
-¿Dimas?
-Sí, Gerardo, soy yo. ¿Qué quieres?
No pudo evitar la sequedad del tono.
-Hemos encontrado algo jugoso. ¿Quieres verlo?
-¿Hablas de algo material o de una grabación?
-Grabación.
-Entonces, esperad cinco minutos y, después, subid.
Se despojó del short para vestir un vaquero y una camiseta. Fue al cuarto de baño, a pasarse el peine. A continuación, encendió los múltiples interruptores de la consola improvisada en la otra pieza de la suite. Justo cuando todo estaba en marcha, sonaron los golpes en la puerta. Por la expresión tanto de Gerardo como de Elías, comprendió que debían traer algo gordo, o al menos así lo creían ellos.
-Hemos encontrado el convento -aseguró Gerardo.
-No, Gerardo. Has encontrado uno de los conventos. ¿Tú imaginas cuánta gente y cuántas iglesias se beneficiarían del follón de aquella noche y la rapiña que la siguió?
-Al menos, éste es el convento del que yo había oído hablar de niño. Elías, prepara la cinta.
En tanto que el cámara elegía la cassete y luego rebobinaba para encontrar el punto donde había comenzado la grabación del monasterio, Gerardo informó a Dimas:
-La espía nos ha seguido.
-¿De veras? No tiene sentido que os siga a vosotros en vez de quedarse en la ría, donde está la acción. ¿No estarás volviéndote paranoico?
-No, Dimas. Ya la he visto en multitud de ocasiones. Nos espía en el restaurán, aquí en el hotel, en todas partes, y seguramente habrá llegado en lancha hasta el barco más de una vez y no nos hemos dado cuenta, porque se disfrazará.
-Estoy seguro de que estás equivocado, Gerardo. Hoy hemos pasado todo el día frente al barco de Teleplanet, donde podían ver lo que quisieran... aunque van listos. No le veo lógica a que esa mujer haya ido tras vosotros. ¿Qué sabe ella a lo que ibais? Muy bien podíais ir de viaje por razones familiares. Espero que no imagines que esa mujer nos ha puesto micrófonos en el barco y en las habitaciones del hotel, para saber que ibas a buscar un convento relacionado con los documentales.
Dimas vio que Gerardo no se tomaba a broma lo de los micrófonos, porque advirtió que daba una ojeada a la habitación, como si buscase alguna señal.
-Lo dicho, chico. Te has vuelto paranoico.
-A lo mejor no es de Teleplanet.
Dimas sonrió.
-¿Y quién más va a espiarnos?
Gerardo no respondió, porque Elías les avisó de que ya estaba la cinta lista para ser visionada.
Dimas no mostró interés por las tomas de la cripta ni las generales de la iglesia, pero cuando la cruz se situó en primer plano gracias al teleobjetivo que había usado el cámara, se rebulló en el asiento.
-¡Joder! -exclamó.
-¿Estás de acuerdo en que tuvo que venir en la Flota de la Plata?
-Con un noventa y nueve por ciento de probabilidades -concordó Dimas-. Las riquezas de este tipo que venían de América en aquella época, se quedaban en Sevilla o iban para Madrid. A Galicia no llegaban estas cosas. Sólo aquella vez tuvimos esa oportunidad.
-Las quince amatistas -disertó Gerardo- están trabajadas al estilo sudamericano y la esmeralda del centro tiene también la talla tosca de aquella época. ¿Sabes una cosa, Dimas? El monje que nos la ha enseñado cree que no es de oro.
-¡Está loco! Lo que no es de oro es esa porquería de basa, que a ver a qué fantasma se le ocurrió combinar las dos piezas.
-Sí, la basa es modernista y está labrada en bronce.
A Dimas se le escapó la pregunta:
-¿Por qué carallo sabes tanto, Gerardo?
-No comprendo.
-Joder, no escurras el bulto, que llevas no sé cuántos días poniéndome a cavilar. Escribiste en el currículum que te graduaste en filología inglesa, y supongo que será verdad. Pero es que te pillo a cada paso hablando de un montón de cosas que no tienen nada que ver con la filología inglesa ni con la tibetana, ni... ¡yo qué sé!
-Yo... -Gerardo sintió que volvía a ruborizarse-, simplemente, soy un tío curioso, Dimas. Nada más. Me gusta enterarme de las cosas.
-Creo que no se trata de eso, Gerardo. Mira, ahora por ejemplo; has hablado con autoridad y sin dudas de estilo modernista y no has vacilado al afirmar que esta basa es de bronce. ¡La gente común no reconoce esas cosas al primer golpe de vista, carallo, y mucho menos un tío como tú, que parece que te pasaras la vida en el gimnasio! ¿Cuál es tu juego?
-¿Juego? No comprendo lo que quieres decir. Ya te conté que los niños de mi aldea hablábamos de este asunto de la ría de Vigo como quien habla de un cuento maravilloso. Lo único que yo he hecho de especial es leer un poco sobre esa historia, para tratar de deducir si se trataba de una leyenda o de una realidad.
Ante la expectación de Elías, que les miraba alternativamente a los dos como preguntándose "de qué iba el rollo", Dimas observó largamente a Gerardo. Había vuelto la molesta sensación de suspicacia de la que se había creído libre durante todo el día. Carallo, no podía echar a Gerardo, porque no paraba de hacer aportaciones trascendentales a la serie, pero tampoco quería continuar preocupándose por su causa.
-¿Y a qué conclusión llegaste? Tú crees en el oro de Vigo, ¿verdad?
-Creo que ha habido mucho, mucho oro en el fondo de la ría, lo que no sé es si en estos tres siglos habrán ido sacándolo todo, poco a poco, y ya no queda ni una moneda. Lo que contó Julio Verne que hacía el capitán Nemo, seguramente estaba inspirado en relatos de verdaderos saqueadores; saqueadores que han seguido viniendo hasta tiempos reciente, bajo el pretexto de investigaciones arqueológicas pero que buscaban y seguramente encontraban oro. Pero, como era tantísimo...
-¿Cuánto, según tus cálculos?
-Cientos de toneladas de plata o tal vez miles, plata que estaría a estas alturas súper corroída por el salitre, y millones de doblones y piezas de oro.
Dimas sonrió y, a continuación, apretó los labios.
-Bueno -dijo tras una pausa-, a lo mejor exageras un poco. Pero, sí. Se trataba de riquezas de esas magnitudes, porque no has hablado de las perlas ni de las esmeraldas.





De Cartagena a La Habana

La magnitud de lo que la flota estaba cargando en Portobelo superaba con mucho la capacidad de asombro de maese Rinaldo. Uniendo la estimación de lo que lograba observar a lo que, sin ponerse en evidencia, conseguía sonsacar a los grumetes Pedro de Vélez y Fernando de Tolox y, sobre todo, a don Francisco de Alcaparaín, lo que recogían en el istmo de Panamá era decenas de veces más importante que lo recogido en Cartagena e incomparablemente más valioso. Porque la madera, por rica y exótica que fuese, ocupaba mucho espacio pero pesaba poco y su valor por unidad del volumen que ya representaba para la estiba, resultaría insignificante comparado con lo que ahora contemplaba sin conseguir evitar que los ojos se le desorbitaran. Consciente de que a veces, a causa del asombro, no conseguía contener ciertas expresiones y ademanes, tenía que abandonar con frecuencia la cubierta y constreñir el horizonte de sus observaciones al estrecho ámbito de la lumbrera, con objeto de que ni don Zoilo ni el resto de la oficialidad apreciaran con cuánto empeño y atención examinaba la carga. Un gesto que le traicionara bastaría para que ellos encontraran el pretexto para hacer con él lo que, evidentemente, ansiaban desde el comienzo de la singladura.
Las acémilas llegaban en caravanas interminables que cruzaban el istmo aplastadas por el peso de lo que las flotas del Perú habían llevado al puerto de Panamá desde El Callao y Guayaquil, lo mismo que las procedentes de las Filipinas, que navegaban por rutas de las que ignoraba la existencia y que, según lo que podía deducir de los rumores, era el más importante secreto de navegación que los españoles habían conseguido mantener oculto a los demás reinos europeos. Portaban en abundancia los productos típicos de los territorios costeros del Pacífico y Asia que eran más apreciados en Europa, pero el oro era tanto, que, en ocasiones, aun desde la lumbrera del camarote donde fingía trabajar en los mapas, lo veía brillar amontonado como alubias a granel en capazos cruzados a lomos de las bestias. Los mulos que los portaban pasaban entre la abigarrada instalación de la feria sin que la gente mirase el oro con interés, ni sorprendidos ni ávidos. ¡Qué extraño! La muchedumbre parecía más embrujada por un plato de Talavera o una pieza de seda que por aquellos tesoros.
La feria era el mayor y más trepidante mercado que había visto nunca, exceptuando el bazar de Constantinopla. Mucho más animado y extenso que el de Cartagena, porque a todas horas llegaban barcos procedentes de los puertos cercanos, repletos de gente que acudía a mercadear.
Se tapó los ojos con las manos, con los codos apoyados en la mesa, esforzándose por llegar a una conclusión que se ajustase lo más posible a la realidad. Había logrado hacer hablar a Pedro de Vélez, que auxiliaba como amanuense y secretario a don Zoilo de Monegros. Si las cifras que mencionaba el grumete eran exactas, sólo se consignaba en los registros una séptima parte del oro que había visto entrar en el galeón. Sonrió. Quizá don Zoilo y sus secuaces esperaban consignar aún menos, sólo la décima parte. Seguramente, los mandos del navío habían tenido que reducir lo que escamoteaban, a causa de haberle aposentado a él en ese camarote, lo que les había obligado a desaprovechar los escondrijos que ocultaban las paredes falsas que contemplaba ahora con ironía. Entonces, toda la nave tendría que ser aproximadamente igual, al menos en las cubiertas superiores. En todos los camarotes habría espacios donde esconder oro y gemas.
Añadió varias anotaciones a los dos pergaminos que ya estaban casi acabados y corrigió algunas cifras. Les puso el lacre, los envolvió juntos, para que no calara el sudor, en un pergamino que ya usara una vez como palimpsesto y que había vuelto a dejar en blanco. Se ató el envoltorio en el costado bajo el brazo izquierdo, se palpó la indumentaria para asegurarse de que no se percibía el bulto y salió con sigilo, cuidando de que nadie observara sus movimientos entre el trajín afanoso que había en cubierta y en el muelle.
Debía ser hoy, puesto que le había informado Pedro de Vélez de que faltaban sólo cuatro días para izar velas.

Tras verificar que nadie le seguía y columbrar que si alguien le había vigilado debía de haberlo perdido de vista en el tumulto bullanguero del mercado, compró un caballo y una madeja de recia cuerda, pero no pudo comprar una esclava joven porque la flota las había alquilado a todas para el tiempo de permanencia en Portobelo, lo que explicaba las filas de marineros que esperaban impacientes ante varias chozas improvisadas en el más discreto recoveco del muelle, junto a la muralla y bajo las impresionantes baterías de cañones. Sonrió con malicia al comprobar que los capellanes observaban, de lejos, las hileras de marineros agitados y libidinosos, con miradas esquivas que nadie podía dilucidar si eran sombrías, escandalizadas o envidiosas.
Sólo quedaban en los puestos de venta de esclavos algunas treintañeras desdentadas que resultarían más carga que ayuda y que, por su falta de atractivo, estaba seguro de que sufrirían vejaciones insoportables antes de morir. Como un hombre adulto sería asesinado antes de que pudiera entregar los pergaminos, debió comprar un muchacho de hermosa apariencia, que acaso interesara a los marineros lo bastante como para no matarlo. El mulato, de unos catorce años, no paró de gemir de espanto en los intrincados y vertiginosos senderos por donde encaminó el caballo, y pugnaba por saltar del desconocido y temible monstruo, asegurando y jurando que podía continuar a pie y que no trataría de huir. Exigiéndole silencio con expresión muy severa y aspavientos amenazadores, Rinaldo se vio obligado a atarlo a su cintura. Se revolvía tanto y armaba el muchacho tanta bulla, que el maese sintió la tentación de volver atrás y cambiarlo por una dócil africana de mediana edad, pero tenían que subir y dejar atrás el escarpado monte que se elevaba al nordeste de Portobelo y, a continuación, a la distancia de una hora al trote, encontrar una cala completamente inaccesible desde tierra, aislada entre acantilados muy altos. Ante tantas dificultades, Rinaldo reflexionó que iba a resultar más conveniente un muchacho vigoroso que una mujer.
Durante la escalada del monte, sintió en muchos momentos el pálpito de que otro caballo le seguía a escasa distancia, lo que era difícil de constatar a causa de la densa espesura verde y rumorosa que cubría y llenaba de obstáculos el camino, donde el sigilo de la vida salvaje no era verdadero silencio a causa de su abundancia; aves inmensas que parecían inventadas por pintores de los Países Bajos, extraños lagartos que semejaban dragones miniaturizados por un mago y que reposaban en las ramas de los árboles con quietud de esfinge, pájaros minúsculos, del tamaño de insectos grandes, que libaban en flores bellísimas como si pudieran permanecer suspendidos en el aire; todos los rumores juntos eran la voz compacta de la selva bajo la cual resultaba muy complicado distinguir un rumor intruso. Además, en algunos puntos el perfume llegaba a ser enloquecedor para su fino olfato, sobre todo bajo unos árboles de gran porte salpicados de flores blancas encapulladas, grandes como manzanas. Pero los sentidos de Rinaldo se encontraban alertas de modo inconsciente a despecho de la sensualidad selvática, capaz de adormecerlos como un narcótico, porque el pálpito era el resultado de muchos años de entrenamiento y de incontables amenazas superadas con fortuna, desde que al ser aceptado en la Orden se le ordenó como primera prueba asaltar y explorar las galerías subterráneas del Templo de Jerusalén, cuando era sólo un adolescente, para lo que se vio obligado a arrostrar inmensos peligros, burlando a la fiera morería guardiana. La impresión de estar siendo perseguido se convirtió en certidumbre mientras subía un repecho al otro lado de una vaguada. Desde el pequeño altozano, entrevió con seguridad a través del follaje, descendiendo por el lado opuesto, la silueta de un caballero recortada tras el color prodigioso de flores hermosísimas que parasitaban muchos de los árboles, colgando de sus ramas como ornamentos de una fiesta palaciega. Evitó cualquier gesto o ademán que pudiera desvelar que lo había detectado y siguió adelante buscando un tramo del sendero tras cualquier revuelta, donde la vegetación le ocultara completamente.
Cuando lo hubo hallado, puso el caballo a galope y miró atrás unos centenares de metros más adelante; había conseguido alejarse del persecutor. Convencido de que éste no podría ya descubrir la maniobra, sacó el caballo del camino y se escondió con él tras un bajo y frondoso árbol, entre densos matorrales que pululaban de insectos y pájaros. Tras dirigir un gesto amenazador al esclavo exigiéndole silencio, acechó aguzando el oído. El jinete había detenido también su caballo. Hubo un rumor de golpes de cascos que no avanzaban, como si dudase si continuar o no. Rinaldo notó alrededor que todos los seres de la floresta parecían participar de la misma expectación que a él le dominaba; los dos caballos invasores habían dejado de causar estrépito con los cascos, y los animales permanecían alertas, en suspenso, a la espera de si proseguía o no el estruendo. A su pesar, Rinaldo contempló maravillado una pareja de enormes aves posadas con indiferencia en una rama cercana; el plumaje verde esmeralda se rompía en rojo en el pecho y uno de los dos, seguramente el macho, presentaba una cola que debía de medir casi tres palmos. Con un susurro, preguntó al esclavo qué aves eran aquéllas. Notó que el muchacho componía un gesto reverencial, moviendo la cabeza en actitud de saludo sacramental en dirección a la pareja alada mientras le comunicaba al oído:
-Es el pájaro sagrado; se llama quetzal.
Entre las orquídeas sonrosadas y púrpuras que colgaban de otras ramas más altas, las dos aves parecían joyas del tesoro de Moztezuma, y el maese halló lógico que las hubieran deificado. La reanudación del sonido de cascos renovó el alerta de Rinaldo, advirtiéndole de que el persecutor resolvía finalmente seguir en pos del desaparecido que tanta extrañeza acababa de producirle. Maese Rinaldo lo vio pasar de perfil ante la fronda que le ocultaba y tuvo que contener la exclamación.
Se trataba de don Francisco de Alcaparaín, cabalgando con mirada vigilante y expresión sumamente grave, que le hacía parecer mucho más maduro, tanto, que hasta el bozo adolescente le ensombrecía las mejillas de modo siniestro, como la barba de un bellaco patibulario. Rinaldo sintió un doloroso pellizco en el sentimiento y una convulsión en el pecho. ¿Qué significaba la persecución? ¿Había conseguido el muchacho engañarle con sus lisonjas y se trataba en realidad de un miserable que había recibido del capitán De Monegros el encargo de espiarle para perderle? Dejó en silencio que pasara de largo y una vez que el sonido de los cascos de su caballo cesó de oírse, buscó un refugio más seguro y mejor situado para hacer lo que estaba obligado a hacer, desembarazarse de un testigo que, probablemente, iba a descubrir el navío que le aguardaba.
Su sangre le exigía justicia pero el corazón le solicitaba compasión. Ese joven tenía por delante una vida todavía virgen, una existencia a llenar de buenas obras para las que se había mostrado hasta ahora sobradamente dotado. ¿Era justo acabar con él? Iba a cometer un pecado gravísimo, para el que quizá no estaba legitimado, pero ¿no era mucho más grave que él pretendiera malograr su misión?
Durante la hora y media que le tomó a don Francisco comprender que el perseguido le había burlado, desistir de la persecución, dar vuelta al caballo, retornar por el camino en sentido contrario y volver a pasar ante él, maese Rinaldo rumió la traición con amargura. Verdaderamente, le había cobrado afecto al joven, cuya mezcla de curiosidad y fingida candidez le había cautivado porque le convertía, aparentemente, en un firme candidato para iniciar el mismo ascenso hacia el conocimiento que él había emprendido cuando tenía su edad. ¡Cuán grande decepción! Eran atinadas las enseñanzas de aquel viejo y escéptico fratre de su Orden residente en Capadocia y él se había equivocado permitiendo prosperar en su pecho el sentimiento fraternal por ese joven, en vez de asimilar la advertencia del anciano de que la afección hacia personas concretas podía obstaculizar su misión, que comprendía y servía a todo el género humano.
En cuanto notó que se acercaba, ordenó silencio total al esclavo, acarició la testuz del caballo para aquietarlo y extrajo la daga. El joven presentaba una expresión de perplejidad atormentada, como si el haber perdido su rastro pudiera acarrearle gravísimas consecuencias, que el maese podía imaginar: el capitán De Monegros encontraría justificado azotarle y, tal vez, entregarlo como reo al capitán general de Portobelo. Maldito felón hipócrita; cualquier sufrimiento que pudiera padecer sería menor que su deslealtad. Rinaldo preparó la daga, tomando la punta entre los dedos índice y pulgar, con las ciencias y aptitudes aprendidas y desarrolladas en Damasco y Alejandría alertas y en tensión.
En el transcurso de los tres segundos que el pecho y el rostro de don Francisco permanecieron enmarcados por un claro de la fronda, pudo haber lanzado la daga y partirle certeramente el corazón, pero, durante esos mismos segundos, Rinaldo contempló el rostro adolescente en cuyos ojos prevalecía el miedo sobre el odio, y envolvió el arma con la palma de la mano para guardarla.
Sentía profundo pesar. Había llegado a querer a ese joven como a un hijo, aunque se había propuesto hacía muchos años que ningún afecto humano ablandara su espíritu. ¿Cómo iba a sentirse en el Bezmiliana en lo futuro, habiendo constatado que todos, sin ninguna excepción, eran enemigos? ¿Iba, siquiera, a poder permanecer a bordo cuando la traición surtiera el efecto previsible ante la oficialidad? Reemprendió el camino despreciándose a sí mismo por su momento de flaqueza y por haber permitido que la duda se enseñoreara de su voluntad; toda su formación, desde los catorce años, le había preparado para no dudar en ninguna circunstancia; ¿qué extraña sociedad era la española, con cuya cultura llevaba ya cuatro meses en contacto, que estaba trastornando sus sentimientos hasta tales extremos?
Localizó la cala, al pie del acantilado, donde más de veinte marineros retozaban desnudos junto a dos botes varados, mientras el navío sin pendón aguardaba mansamente, anclado a escasa distancia de la orilla. Se trataba de una nave casi gemela de la avistada en la playa cercana a Cartagena, pero su armamento era superior, lo que tenía que deberse a la localización de Portobelo, en la zona más interior del mar de las Antillas y, por consiguiente, mucho más dentro de los dominios españoles. Los marineros estaban borrachos casi todos, lo que Rinaldo halló más justificado que en aquella hermosa playa de Cartagena; el navío podía llevar hasta una semana aguardándole y afrontando graves peligros, junto a una playa que no contaba con acceso alguno practicable, sin poder los hombres encontrar en el bosque amenidad superior a la de permanecer todo el día entre el retozo en el rebalaje y las tareas de a bordo; el ron era lo único que podía romper tanta monotonía.
Hizo mediciones de la altura que le separaba de la playa con los instrumentos portátiles; cuando llegó a un cálculo que estaba seguro de que debía de aproximarse mucho a la realidad, no trató de explicar al esclavo lo que habría de hacer, porque su espanto le haría resistirse. Amarró fuertemente la cuerda a su pecho, envolviendo con él el rollo de pergaminos, ató el cabo a un árbol y lanzó al muchacho por el precipicio. Quedó suspendido y oscilando tras la caída a sólo un par de varas de la arena. Sus gritos aterrorizados le atrajeron la atención de los marineros, que acudieron junto a él y, entonces, Rinaldo cortó la cuerda. Vio que los cuerpos enrojecidos por el sol se amontonaban como bestias hambrientas sobre el mulato inmovilizado por las ataduras. Como no quería seguir viendo el uso que estaban haciendo de él, espoleó el caballo en cuanto comprobó con el catalejo que, como en Cartagena, descubrían los pergaminos y los llevaban deprisa a la nave.
Ahora, te tocaba meditar muy profundamente sobre el riesgo que don Francisco de Alcaparaín representaba, vigilarle con cuidado y tomar una determinación justa, acorde con su proceder y, sobre todo, en salvaguarda de los propósitos e intereses supremos de la Orden.

La aguda, aunque esquinada, observación de los pasos y conversas de don Francisco en la nave no le proporcionó al maese argumentos a favor ni en contra de lo que reconocía que estaba obligado a hacer, a despecho de una sensación inoportuna de repugnancia que se empeñaba en interferir ablandando su voluntad. El muchacho hacía lo de siempre y se mostraba ante la oficialidad aparentemente tan distante y receloso como de costumbre. ¿Era un gran simulador o resultaría ser, en realidad, inocente de los cargos a que parecía ser acreedor con su artero espionaje? Cuando entraban de nuevo en la rada de Cartagena, lo único que Rinaldo notó de diferente fue el nerviosismo progresivo del capitán y sus respuestas desencajadas a todos los tripulantes.
En seguida que el Bezmiliana lanzó las amarras a puerto tras la travesía desde Portobelo, don Zoilo de Monegros saltó al muelle y se dirigió apresuradamente al baluarte de Cartagena. Corrió a empujones por los estrechos pasadizos entre el amontonamiento de puestos del muelle, cruzó la puerta de Santo Domingo lanzando juramentos y maldiciones, porque le impedía avanzar el gentío que acudía en masa en busca de las nuevas ganancias que le reportaría la marinería, empujó con ira las acémilas que le cortaban el paso y no atendió la pregunta ni el alto del centinela del fuerte.
-Llamad al capitán Alpandeire -ordenó con arrogancia al oficial de guardia.
-Libra esta jornada -le respondió el alférez con expresión de desagrado por la impaciente altanería de don Zoilo.
-¿Sabéis dónde puedo encontrarlo?
-En Cartagena de Indias -ironizó el alférez dándole la espalda.
Alpandeire debía de estar apurando sus últimas horas de asueto, antes de la guardia interminable que habría de empezar a comandar en seguida, a causa de la llegada de la flota. Lo buscaría por los mesones y posadas, entre los brazos de alguna mestiza y ante muchas jarras de vino vacías.
En los dos primeros establecimientos, sintió el apremio de atravesar con el puñal a los soldados de mirada vidriosa que le respondían con chanzas y risotadas "buscadlo en un jergón". Había empezado en la ciudadela la fiesta que no habría de terminar hasta que la flota levase anclas, y las mujeres, ya bañadas, perfumadas y vestidas con las sugerentes batas blancas que las desnudaban más que las vestían, se le echaban encima, dispuestas a aligerarle de la tensión de la travesía y de la plata que llevase en el monedero.
Localizó al quinto intento al capitán de infantería que buscaba.
-¿Ha llegado respuesta de Bogotá? -le preguntó.
Alpandeire tuvo que hacer un esfuerzo para recomponer el aire marcial que el vino había desdibujado. También pareció tener que forzar la memoria.
-Volvió el emisario sin ella, don Zoilo. Ya os advertí que no habríais de confiar en recibir tal respuesta. El virrey de Nueva Granada no acepta tratos más que con los capitanes generales de las flotas. Debéis, sin embargo, pagarme el servicio; dos doblones de oro.
Sin disimular su furor, el capitán del Bezmiliana entregó las monedas y emprendió cabizbajo el retorno al galeón..
¿Estaban cambiado las cosas en las Españas? Nunca, que él supiera, había existido tan férrea y retorcida fiscalización de la corte sobre el comercio de Indias, al margen de los controles de la Casa de Contratación, como para infiltrar en la flota a un maldito espía. Que el Virrey no le respondiera no podía deberse a la excusa argüida por el capitán de infantería; con toda probabilidad, ese virrey campeón de pícaros estaría tan aterrorizado como él y los demás capitanes que tenían noticia de la presencia de maese Rinaldo y la misión que le atribuían. ¿Tendría que revisar sus estrategias, para no ser avasallado por las convulsiones que parecían agitar los tiempos presentes? Su vida y su hacienda pendían de un hilo si no conseguía desterrar de su barco al condenado maese.

Desde la lumbrera, sin ganas de salir a cubierta, maese Rinaldo intentó calcular el valor de la carga del patache que, procedente de los puertos de la Nueva Andalucía, aguardaba en Cartagena el regreso de la flota. Ese patache y otros navíos menores descargaban cochinilla, perlas, cacao y plata en cantidades que podían financiar cualquiera de las guerras que se dirimían en Europa. Quiso ser cauteloso con el cálculo, por lo que escribió en el pergamino una cifra que sólo alcanzaba la mitad de su estimación objetiva.
Los días siguientes permaneció preso de la melancolía, sin ánimos de recorrer el baluarte ni los fuertes, cuya arquitectura tanto le había interesado durante la primera arribada a Cartagena. La traición de don Francisco de Alcaparaín convertía su estancia en el Bezmiliana en un suplicio, tanto como el deber de castigarle. Invocó a san Bernardo mientras murmuraba su exhorto: “¡Glorioso es vuestro regreso victorioso del combate, feliz vuestra muerte de mártires en la lucha”. Acarició la cruz de las ocho beatitudes para tratar de recomponer sus propios parámetros anímicos, porque ya no había nada a bordo que le ayudase a rebajar la tensión soportada desde la partida de Cádiz. Mientras creyó en la amistad y la devoción del joven, la suciedad y la grosería de los marineros le parecían llevaderas por la alegría de haber encontrado a un futuro camarada, alguien que podía llegar a ser digno de ingresar en la Orden. ¡Qué grave error de cálculo! Nadie con tan tenebrosas recámaras en el carácter lograría superar la rigurosa evaluación a la que los fratres capellanis sometían a los aspirantes. Sonrió con amargo desdén al rememorar los interrogatorios y pruebas que él había tenido que sufrir durante meses a los dieciséis años, en aquel monasterio de la Liguria; cómo había sentido en incontables ocasiones la tentación de rendirse, cómo había llegado a abrigar rencor hacia sus jueces, cómo había estado a punto de odiar a la Orden misma, de la que tanto deseara participar a lo largo de su adolescencia y que, sin embargo, le hacía sufrir tanto antes de acogerle. Don Francisco no sólo carecía de la entereza y la integridad necesarias para salir incólume de ese desafío, sino también de honor, según había demostrado con su traición. Le costaba reconocer un error tan clamoroso como para haber diseñado un plan de estudios preparatorios para el joven. En el proyecto, iba a ser el fratre comprensivo y amable que le conduciría hacia la luz. Absurda generosidad dilapidada por un traidor sin escrúpulos que tendría que morir por su mano.
¡Cómo ansiaba que el viaje terminase de una vez y retornar a Constantinopla!
Vio con alivio y júbilo que las velas eran izadas y que la flota iba a emprender la travesía hacia el puerto de La Habana, la última escala antes del regreso a Europa. Si no había contratiempos, conseguiría pasar parte del otoño en la cálida Alejandría, donde tendría que orar y trabajar mucho, tras postrarse ante el gran Mestre en Capadocia y llorar su contrición para aliviar el dolor de haber truncado una vida debutante, que había cometido el error de creer tan prometedora.

Durante la azarosa travesía, agitados los navíos como paja por las corrientes, los vientos y unas tormentas de estremecedora violencia desconocida para él, maese Rinaldo mostró la espalda a don Francisco de Alcaparaín cada vez que acudía hacia él presuroso y sonriente, y casi siempre anhelante. No pudo, por tanto, apreciar nunca la mueca de dolor que tales desaires dibujaban en el rostro del joven. Para Rinaldo, resultaba evidente que era forzado por sus jefes a intentar un nuevo acercamiento a fin de mantener el espionaje. Y, mientras tanto, aumentaba el desprecio hacia sí mismo ante su debilidad, por no empuñar de una vez la daga que transportase al joven al infierno que merecía.
Una día, a la vista de Jamaica, por primera vez desde el comienzo de su estancia en el Bezmiliana, maese Rinaldo se sintió indispuesto y salió a la borda a vomitar. Por la fuerza del temporal que zarandeaba la nave como si fuese un juguete, no había nadie a la vista en cubierta; a pesar del amargor de hiel que volvía sus entrañas del revés, resultaba consolador que no pudieran verle en tan desagradable trance. Cuando comenzaba a reponerse gracias al frescor del agua que llegaba a salpicar hasta la borda, oyó un grito:
-¡Maese Rinaldo, tened cuidado! -le advirtió don Francisco desde la porta del castillo-. Esas olas espantosas pueden arrastraros fuera del navío.
No giró la cabeza hacia él. Notó que se acercaba para sujetarle el brazo, como si quisiera socorrerle. Alzó ese mismo brazo y empujó a Francisco tan bruscamente, que el joven cayó de espaldas sobre cubierta y estuvo a punto de ser arrastrado al mar por una ola, lo que Rinaldo no trató de evitar porque ello le exoneraría de su obligación. La suerte, sin embargo, ayudó al muchacho en la forma de un enorme rollo de estayes que se interpuso en su deslizamiento hacia la muerte. A partir de entonces, don Francisco dejó de intentar el acercamiento.
Cuando lanzaron amarras a puerto, maese Rinaldo comprobó desde cubierta que La Habana era una urbe mucho más populosa de lo que le habían dicho; lo menos albergaba a treinta mil almas y se esperaba la llegada de otras flotas. Los dos fuertes eran casi tan impresionantes como el cartagenero de San Luis de Barajas, y sus dotaciones militares, mucho más numerosas y mejor pertrechadas.
Supuso que sólo la intervención de la Providencia le permitiría salir vivo de ese puerto, donde se decía que había ahorcamientos diariamente y los acuchillados en los arrabales eran tan numerosos, que no había que abonar el campo. Se trataba, pues, del marco ideal para que la oficialidad del Bezmiliana, sin miedo a sus patrones ni al propio Rey, consiguiera desembarazarse de él por manos de sicarios sin que nadie pudiera acusarles de asesinato. En el mismo instante de poner pie sobre el muelle bajo la mirada sombría y hostil del capitán y sus oficiales, sintió la premonición de que no iban a permitirle salir vivo de La Habana, que no se arriesgarían en modo alguno a que volviera sano y salvo a la corte madrileña, donde tendría que revelar cuánto robaban. Debían de ser miles quienes en La Habana estarían dispuestos a matar a cambio de un simple escudo de oro. Si no llegaba vivo uno de sus hermanos de Orden con los navíos que habrían de arribar procedentes de México, no le quedaba más que rezar. Contando con un camarada, podría urdir estratagemas para salvarse. Solo, sería imposible, tras la traición de don Francisco, el único en quien quiso confiar.
Mas la intervención de la Providencia se produjo al día siguiente de la llegada.
-Maese Rinaldo, os llama el capitán De Monegros a su cámara -le anunció el grumete Pedro de Vélez.
Fue tras él dominado por la extrañeza. Hacía mucho tiempo que el capitán no se valía de un intérprete para cruzar, cara a cara, unas pocas frases con él. Don Zoilo le miró de arriba abajo. Relajadas por el caluroso clima tropical las severas costumbres españolas, se encontraba vestido con sólo un camisón empegostado de sudor y unas calzas arrolladas hasta los muslos. El grumete Fernando de Tolox le abanicaba con un enorme soplillo de palma. Dos soldados con uniformes de gala se hallaban frente a ellos, en posición de firmes.
-¿Sois, en verdad, médico y cirujano? -preguntó el capitán.
Cuando Pedro de Vélez comenzó a traducir al latín, el capitán le interrumpió:
-Deteneos, don Pedro. Don Rinaldo entiende el román paladino, ¿verdad? -preguntó con expresión astuta.
-Apenas -respondió el maese en latín, y De Vélez debió traducir -Sí, soy médico cirujano. ¿Puedo serviros en algo?
Tras la traducción, el capitán repuso:
-No a mí. Se os requiere en el Castillo de la Fuerza para hacer una sangría al almirante don Manuel Velasco de Tejada. Estos soldados os conducirán a su presencia. Don Pedro, id con ellos, para servir al maese de intérprete si fuese menester.
Recogió el instrumental y antes de abandonar el navío, maese Rinaldo organizó su cámara y dispuso varias señales de seguridad.
Escoltado por los dos militares a través del puerto, mientras atravesaban la plaza de Armas se temió lo peor. La solicitud de realizar una sangría tendría que ver con un estado febril, y en esas tierras las calenturas muy bien pudieran ser las mortales fiebres amarillas. Si el almirante moría bajo su cuidado, se cumpliría antes de los previsto su premonición de que no saldría con vida de La Habana.
Pidió a Pedro de Vélez que dijese a los soldados que se detuvieran y preguntasen por una botica, donde invirtió los dos escudos de oro que llevaba encima. Además de lo que suponía que iba a necesitar para el cuidado del almirante, compró desinfectante y todos los elementos que había echado a faltar en la travesía de Cádiz a Cartagena, puesto que, si sobrevivía, tendría que recorrer pronto el mismo trayecto a la inversa y se negaba a volver a convulsionarse comido por los piojos.
Tendido en una cama con dosel, completamente rodeado de velos mosquiteros, don Manuel Velasco de Tejada no tenía aspecto de moribundo. Ni siquiera tenía su faz una expresión doliente. Sonrió a modo de saludo y le dijo en latín:
-Maese, se me ha informado de que sois cirujano experto. ¿Es verdad?
-Con la ayuda del Altísimo, excelencia.
-No creo que necesitéis a tan poderoso ayudante, maese. Salid de la estancia, grumete.
Una vez que Pedro de Vélez se ausentó, el almirante se situó de costado en la cama, de espaldas a maese Rinaldo, y se alzó el camisón hasta la cintura.
-Ved -dijo-. ¿Creéis que en este estado puedo permanecer horas y horas sentado en conferencias y consejos de guerra, al servicio de su Majestad Católica?
Maese Rinaldo contuvo la carcajada. Se trataba de la mayor concentración de lobanillos que había visto jamás en unas posaderas, sobre todo en las de alguien tan ilustre. Estimó que, probablemente, los agravaba una sarna incipiente.
-¿Podéis ayudarme? -preguntó don Manuel.
-Ciertamente. ¿Quiere vuestra excelencia que comience ahora?
-Apeaos del tratamiento, don Rinaldo; podéis llamarme don Manuel, puesto que veis partes de mi anatomía que ni mis más íntimos amigos han visto jamás. Operad cuanto antes.
-Colocaos boca abajo –solicitó el maese, al tiempo que invocaba a todas las potencias espirituales del cielo, rogándoles la purificación de la sangre que iba a derramar y la sanidad de la carne que iba a sajar, y que con su purificación y saneamiento pudiera escapar de los torrentes de maldad humana que le acechaban y, así, culminar con bien la misión encomendada. No temía la muerte, no le preocupaba sufrir; sólo le atormentaba la perspectiva de fallar al gran Mastre y a todos los fratres.
Durante dos horas, sajó, estrujó, desinfectó y drenó. Como medida profiláctica, realizó alrededor de la zona infectada, pero sin llegar a las punciones, una untura de benzilo para que la sarna, si la había, no progresara. El almirante era hombre de gran entereza. No emitió la más leve queja y, al contrario, presentaba expresión muy optimista cuando se situó de nuevo boca arriba en la cama.
-¡Qué alivio! -afirmó a pesar de que Rinaldo sabía que el dolor tenía que ser más agudo ahora. El almirante añadió: -He dado orden de que se os aposente en el fuerte durante una semana, a fin de que no hayáis de venir cada día desde el Bezmiliana. ¿Deseáis que se os traiga vuestra impedimenta?
A maese Rinaldo le alarmó la posibilidad de que alguien trastease en su cámara.
-Puedo apañarme, señor. No es necesario.
-Bien, pues; salid. Os espera en la antecámara un criado que os conducirá a vuestro aposento.

A los tres días, el almirante no le dejaba ni a sol ni a sombra. No se trataba de su dolencia, que ya había casi olvidado puesto que se dejaba caer sin precauciones en los más duros asientos, sino de su fascinación:
-¿Tantas torres como cien catedrales europeas en una sola ciudad? Me engañáis.
-No, don Manuel. Os aseguro que es verdad. Si Constantinopla fuese ciudad cristiana, sería la más espléndida del Orbe. Su magnificencia es difícil de describir.
Don Manuel Velasco de Tejada movió la mano en ademán de escepticismo.
-Estoy seguro de que no puede superar a Roma -dijo.
-Perdonad, don Manuel, que os contradiga. A excepción de los palacios papales, Roma es un poblacho mugriento asolado por las ratas y las enfermedades que transmiten.
-Vuestras palabras me suenan a herejía... -el almirante sonrió, como si quisiera evitar que el maese se inquietara-. ¿Estáis seguro, don Rinaldo?
-Cualquier ciudad del Oriente la supera. También algunas de vuestras alegres villas españolas, sobre todo las del sur, donde el gusto por la higiene es casi oriental.
Al instante, maese Rinaldo se arrepintió del comentario. Había visto en el Bezmiliana lo suficiente como para comprender que tal gusto no era compartido por los hombres de armas ni por los de la mar. En el pasado, en los orígenes, incluso su propia Orden prohibía el baño y el cuidado corporal.
Don Manuel carraspeó antes de preguntar:
-¿Es el Oriente tan bárbaro y tan peligroso como dicen?
Maese Rinaldo contuvo el suspiro.
-Sólo es peligroso para un cristiano que vaya exhibiendo el propósito de hacer proselitismo de nuestra fe. Y en cuanto a que es bárbaro... os asombrarían la profundidad y la extensión de su ciencia.
-¿Y decís que habéis visitado en diferentes ocasiones las pirámides?
-Sí, don Manuel. La tierra de Egipto es rica en construcciones que escapan a la comprensión humana; tan colosales, que cuesta mucho creer que hayan sido erigidas por los hombres. Los griegos eligieron la mayor de las pirámides como una de las grandes maravillas del mundo, porque seguramente la consideraban la primera de todas ellas. Cuando fui llevado ante su magnificencia por primera vez, permanecí todo un día paralizado por el asombro, incapaz de creer que aquella montaña de forma increíblemente perfecta hubiera sido concebida por la mente de un hombre. Ese día, decidí estudiar el arte de la arquitectura para tratar de comprender y, luego, recorrí en camello enormes distancias a través del desierto y el valle del Nilo, para conocer las numerosísimas pirámides y los magníficos templos que aún adornan a Egipto.
-¿Y no os espantaba montar en esas incómodas bestias jorobadas?
-No, don Manuel. Cuando se les conoce, los camellos son animales dóciles, y su utilidad en el desierto es insustituible.
Don Manuel volvió a carraspear.
-¿Cuál es la razón de que conozcáis tanto mundo, don Rinaldo?
El maese le sostuvo firmemente la mirada, sin exteriorizar la intranquilidad que le había causado el tono de la pregunta. Respondió:
-La ciencia, señor. Mis viajes empezaron como un juego adolescente de búsqueda de aventuras, pero terminaron siendo un incansable peregrinaje en busca del conocimiento.
-Según consta en vuestras cartas de presentación, lo habéis encontrado.
-El hombre que cree poseer todo el conocimiento, envejece, don Manuel. Vos mismo sois un ejemplo de que la curiosidad y la ambición de saber deben acompañarnos siempre aunque alcancemos los más grandes honores.
El almirante sonrió con gran complacencia por la lisonja.
-Y... oidme -don Manuel bajó la voz-. Ahora que ese capellán malaúva no nos oye... ¿son tan seductoras las mujeres como dicen las leyendas?
¿Lo eran? Tras su llegada a Oriente, a maese Rinaldo le costó dos años de castidad la repulsión inicial a poseer a una mujer siria. Pero cuando logró vencerla...
-Su religión las prepara para el sometimiento absoluto a los hombres. Son, por consiguiente, las mujeres más complacientes con las que he gozado el placer sublime.
Puestas las cartas sobre la mesa, y liberado del corsé que en materias sexuales atribuían a los españoles los demás pueblos, el almirante mostró fuerte inclinación hacia la procacidad, hasta el punto de que maese Rinaldo sentía algo de rubor.
-¿Hacen con... los labios lo que cuentan tales leyendas?
-Poseen labios jugosos y los emplean con gran arte.
-¿Y es verdad que lo tienen horizontal?
En el primer momento, maese Rinaldo no entendió a lo que se refería. Cuando lo comprendió, contuvo la carcajada.
-No, don Manuel. También ellas pertenecen a la especie humana.
-¿Son sus pechos generosos?
-Mucho -respondió el maese.
-¿Como los de las mulatas de por estos mares?
-Aproximadamente.
-Debéis retiraros, don Rinaldo; me espera una tarde entera de discusiones con esos zoquetes que mandan mis navíos. El día venidero, tenéis que relatarme cómo se conducen y qué actos realizan cuando se os ofrecen dos sirias al mismo tiempo. O, mejor, cuando son tres.

Cuando, a la semana de la operación, informó al almirante de que sus heridas estaban cicatrizando y le era necesario volver al Bezmiliana, tuvo que vencer su resistencia a dejarle marchar. Antes de permitírselo, don Manuel le entregó un pesado monedero y lo sometió a un nuevo, profuso y muy explícito interrogatorio sobre el sexo en Oriente, de modo que maese Rinaldo, vencido por la única debilidad con la que la Orden se mostraría indulgente en las especiales circunstancias por las que atravesaba, halló que no podía dirigirse al galeón sin antes detenerse un par de horas en un mesón.
Sí, tras la repulsión inicial, había conseguido habituarse a la morenez de los cuerpos femeninos, tanto en Damasco como en Alejandría. Siendo inimaginable la posibilidad de cortejar en La Habana a las escasas mujeres blancas, que todas eran esposas, hijas o hermanas de los celosos y pasionales españoles, las pieles disponibles en Las Antillas llegaban a ser aún más oscuras que las orientales, pero el apremio era urgente. Contrató a la quinta que se acercó a su mesa a proponerle el comercio, una morena clara de unos dieciocho años, de blanquísima sonrisa, pechos erguidos, melena abundante y ojos refulgentes. Fue tras ella por la galería superior de un patio lleno de árboles de mango. Otra pareja se desplazaba por la galería situada en el lado contrario del patio; no podía asegurarlo, pero le pareció que el joven era don Francisco de Alcaparaín. Por fortuna, además de la barrera de hojas de mango, parecía demasiado interesado por su compañera como para percatarse de su presencia. Apretó los labios, para que el dolor por la traición del joven no afectara a su placer inmediato.
Gozó por casi un año de privaciones sintiéndose como un salvaje sin raciocinio, de modo que la mulata comenzó a quejarse.
-Deteneos, por Santa María del Cobre y la Virgen de Regla, que esta vez el santero va a tener mucho mayor trabajo que otras veces para restaurar mi virginidad -solicitó.
Aún necesitó Rinaldo otra cabalgada, pero al abandonar el cuarto dejó sobre la silla plata suficiente como para que la muchacha no tuviera que trabajar en un mes o reconstruyera su virginidad un par de veces. Bajó al mesón. Ahora sentía sed y debía calmarla antes de regresar al calor agobiante del camarote del Bezmiliana, puesto que la permanencia en cubierta se había tornado insoportable.
Bebió agua de coco en el propio fruto, mezclada con ron y azúcar, un néctar por el que cualquier rey de Europa, de conocerlo, organizaría una guerra. Pidió otro más y otro, y otro. Iba por el quinto cuando constató que, en efecto, el joven que había visto en la galería era don Francisco. Precediendo a la hermosa muchacha junto a la que había yacido, bajaba la escalera con expresión serena, como quien ha culminado con éxito una importante misión. Todavía sobre el último escalón, lo descubrió y se lanzó hacia él.
Sentóse a su lado, aferrándole el brazo izquierdo.
-Ahora habréis de decirme en qué os he agraviado yo para que tan mal me consideréis.
El ron había relajado inevitablemente la resolución de maese Rinaldo, pues ni empuñó la daga ni empujó al joven para ausentarse.
-Tardé en descubrir que no sois de fiar, don Francisco. Ahora que lo sé... –tuvo que reprimir la amenaza que afloraba a sus labios- ya no me interesáis.
La serenidad del rostro de Francisco se vio sustituida por la lividez.
-¿Y en qué consistió tal descubrimiento?
¿Podía decírselo? ¡Qué más daba! La enemistad del capitán don Zoilo de Monegros había dejado de ser amenazante, gracias al favor de don Manuel.
-Fuisteis mendaz conmigo, don Francisco.
-¿Yo? ¿En qué os he mentido?
-En la apariencia de vuestra amistad. Sabed que aquel día, en Portobelo, os descubrí cuando me vigilabais por orden de don Zoilo.
Don Francisco tragó saliva y, a continuación, rió nerviosamente.
-¿Por orden de don Zoilo? ¡A la postre, no sois tan sabio como creía! ¿Como iba yo, vive Dios, a vigilaros en beneficio de ese truhán?
-¿Qué decís, don Francisco?
-Yo no os vigilaba, maese; trataba de protegeros. ¿No recordáis el juramento que os profesé la noche que me rescatasteis de las garras de aquellos hombres tan viles? Mi mano y mi espada son de vuestra propiedad, maese y, como os vi, por acaso, internaros en aquella procelosa espesura, consideré que debía serviros de escudero y guardián. ¡Me habéis insultado grandemente con vuestra sospecha!
Arrebatado a medias por el júbilo y a medias por el ron, maese Rinaldo rió a carcajadas.
-Debéis perdonarme, don Francisco. A los treinta y cuatro años, uno está ya a punto de volverse senil, y deja de regir con cordura.
Viéndole reír, don Francisco lloró. Maese Rinaldo alzó la mano para secar las lágrimas del joven, que tomándola de su mejilla, la besó.
-No debéis volver a sospechar de mí, maese, y permitidme en lo sucesivo beber de vuestra sabiduría.
Maese Rinaldo reflexionó varios minutos. Junto a la alegría por el descubrimiento de su equivocación, se abría paso en su pensamiento una idea: La misión en el Bezmiliana resultaría mucho más posible y fructífera si tenía un verdadero aliado consciente de serlo.
-¿Quién imagináis que soy, don Francisco?
-El hombre más sabio que he conocido jamás.
-Exageráis, como de costumbre. Pero, ¿según vuestras deducciones, qué entendéis que hago en el Bezmiliana?
-Murmuran que sois espía al servicio de la corte y por ello os temen y os odian, pero como se trata de misión que no perjudica a mi patria ni al rey mi señor, sino que estoy convencido de que les beneficia, ni os odio ni os temo. Todo lo contrario.
-¿Comprendéis, pues, si tal misión fuera cierta, por qué habría yo de espiar por orden de la corte?
-Indudablemente.
-¿Estáis dispuesto, en tal caso, a ayudarme?
-Os recuerdo que mi mano y mi espada son vuestras. También mi voluntad y, por consiguiente, mis ojos si han de serviros.
-Bien. Entonces, don Francisco, debemos aparentar ante la tripulación que nuestro distanciamiento es irrecuperable. Nadie en el Bezmiliana volverá a vernos íntimamente y nunca compartiremos el baño. Cuando necesite de vos, encontraréis al alba en una rendija del bauprés, en la base junto a cubierta, un casi invisible recorte de pergamino, con una de las doce consignas, ininteligibles para cualquiera que pudiera descubrirla, que habréis de aprender antes de que nos separemos esta tarde. Mientras permanezcamos en La Habana, cada tres días nos encontraremos aquí a la primera hora del anochecer para daros instrucciones, a menos que previamente os hubiera indicado otra cosa en el mensaje del bauprés. Ahora, ¿deseáis servirme por primera vez?
-¿En este momento? Desde luego.
-Prendeos esto en el jubón -le entregó un pequeño broche de plata, con forma triangular, en cuyo centro habían grabado la silueta de una mano abierta-. Recorred por mí los muelles...
-¿Haciendo el qué?
-Nada, don Francisco. Limitaos a aguardar a que alguien os aborde. Si lleva en el pecho un broche igual, citadle aquí para la fecha de nuestro próximo encuentro, que será, como os he dicho, dentro de tres días.
De regreso al Bezmiliana tras la prolongada ausencia, el capitán y sus allegados siguieron con mirada adusta sus pasos hacia el camarote. Al introducir la llave en la cerradura, maese Rinaldo advirtió que el grumo de cera había desaparecido del agujero. Dentro, las valijas y demás bultos se encontraban donde los dejara, pero habían sido movidos, aunque no los habían forzado. Alarmado, examinó la arqueta blindada; efectivamente, habían introducido algo punzante en un intento de forzar la tapa, pero las cerraduras habían resistido. Revisó el lazo del pergamino abandonado con aparente descuido sobre la mesa, con una forma de atadura inventada por él; le hizo reír la torpeza con que habían rehecho el nudo. De todas maneras, ni ése ni cualquiera de los que se hallaban dentro de la arqueta conseguiría entenderlos nadie jamás.
A continuación, examinó con minuciosidad toda la estancia. Notó ligeros cambios en las paredes; unos listones que las remataban junto al techo y el suelo, habían sido retirados y vueltos a colocar. Sonrió. Don Zoilo y sus secuaces habían aprovechado la oportunidad de llenar los espacios que su presencia les impidiera utilizar. Ahora, los registros de carga habrían sido modificados para reducir determinadas cifras. Tenía que sonsacar de nuevo al grumete don Pedro de Vélez.

Los encuentros entre don Francisco y maese Rinaldo en el mesón de los mangos fueron sucediéndose sin novedades. El joven mostraba entusiasmo por la amistad recuperada y, al mismo tiempo, consternación por no servir todavía de ayuda a su venerado maestro. Rinaldo tuvo que tranquilizarle con el argumento de que también le servía con su esfuerzo de aprender las claves para poder entenderse sin palabras. Alcaparaín resultó ser un alumno muy aventajado, puesto que manejaba en pocos días y muy bien todas las cautelas que debía emplear y, a las dos semanas, dominaba un complejo lenguaje de signos y expresiones con el que conseguía comunicarse con el maese sin que ningún testigo lo advirtiera.
Hacía ya tres semanas que don Francisco rondaba los muelles; más de veinte días en los que nadie que luciera la insignia en el pecho le había abordado. El trasiego era extraordinario a todas horas, pues las hileras de puestos adosados a los muros del fuerte no dependían sólo de las arribadas y partidas de las flotas, ya que la populosa urbe tenía vida propia, una vida alegre, despreocupada y sensual que inspiraba a don Francisco la tentación de permanecer en ella y no retornar a Cádiz. Alertado por las salvas de saludo, vio acercarse, procedente de Veracruz, la flota de la Nueva España, y se sintió feliz de poder brindar alguna nueva a maese Rinaldo, que le esperaba esa tarde en el mesón.
Mas al entrar, descubrió que, en una mesa cercana a la suya, festejaban seis marineros del Bezmiliana. Cruzó la mirada con la de Rinaldo, que, alzando como por casualidad la mano izquierda, le indicó "número ocho" mediante una de las claves acordadas; una segunda clave le indicó que debía hacerse acompañar de una de las mujeres del mesón. Contrató, pues, a una meretriz y subió con ella a la galería, y le exigió entrar en la habitación señalada con el número ocho. Pocos minutos más tarde, sonó un suave golpe en la puerta y, sin más, entró maese Rinaldo, acompañado de otra mujer.
Tendidos los dos hombres boca arriba en el jergón de hojas de maíz, hablaron en latín mientras las muchachas les hacían gozar del modo prodigioso que sólo era posible en La Habana.
-¿Lo habéis encontrado?
-No, maese. Pero debéis saber que ha llegado la flota de Nueva España.
-Ignoraba que hubiera de llegar otra flota -mintió maese Rinaldo.
-¿Qué creíais que esperábamos? -se asombró don Francisco.
-Que todos los galeones hubieran sido carenados. Creo que no me informaron adecuadamente en Madrid.
Don Francisco entornó los ojos. Los labios de la mulata estaban produciendo un efecto que apenas le permitía articular la voz.
-Tales reparaciones se realizan, en buena medida, para aprovechar la espera, maese Rinaldo. Por razones de seguridad, el retorno a Cádiz lo hacen siempre juntas las flotas de Tierra Firme y la de Nueva España y también a veces la de Nueva Andalucía, para una mejor defensa frente a la piratería... ¡oh!.
La voz del joven se quebró por un gemido. La muchacha había apresurado su gozo más de lo que debía. Tendría prisa por ver si seducía a un nuevo cliente. Maese Rinaldo comprendió el motivo de su prisa, la de ambas, y, por ello, puso cuatro monedas de plata sobre la silla y les indicó por señas que debían continuar. No podían dejarlas ir, a riesgo de que ellas comentasen abajo que dos hombres que hablaban una lengua extraña habían quedado a solas en un cuarto, lo que no sólo levantaría sospechas de conspiración sino que, además, podía ocasionar que alguien les denunciara por el pecado nefando a la Santa Inquisición.
-Creo, don Francisco, que tal defensa es desastrosa. He visto desarmar de cañones a muchos navíos, con objeto de sustituirlos por su peso en oro.
-Sí, también lo he observado, y lo considero grandísimo error.
A pesar de haber usado el superlativo, no imaginaba el joven cuán grande era ese error. Maese Rinaldo no podía explicarle hasta qué punto el imperio español se tambaleaba por tales conductas. De acuerdo con lo observado desde que partiera de Cádiz, y a pesar de los ciclópeos fuertes alzados por todo el mar de Las Antillas, la mayor potencia colonial de la historia era más vulnerable que un fortín con empalizadas de juncos. No podía hablar de ello, por más que ahora no le cupieran dudas sobre la fidelidad inquebrantable de Francisco, porque no podía desvelar la dimensión de sus conocimientos sobre estrategia militar. Renació el vago remordimiento que había sentido las últimas tres semanas por lo mucho que le ocultaba al joven.
-¿Sabéis algo sobre el cargamento de la flota recién llegada? -preguntó
Don Francisco no respondió en seguida. Con los ojos cerrados de nuevo, se encontraba arrebatado por lo que la mulata hacía en ese momento con la lengua.
-Tendré que... ¡ah! averiguarlo con exactitud -respondió entre gemidos-, pero he oído... creo que traen hermosos cueros..., ¡ah!... cochinilla e índigo y también.... ¡hummmm! mucha plata y oro... ay, Dios, esto es maravilloso...; asimismo, traen, procedentes de la China, sedas bordadas en oro, porcelana y figuras de jade....
Maese Rinaldo aplazó su comentario, porque estaba llegando al clímax. Se agitó y rebotó en el jergón, llegando casi a estar suspendido en el aire, a lo largo de un par de minutos durante los que el joven volvió la cabeza hacia el otro lado, porque hallaba irrespetuoso verle estremecerse de tan desaforada manera. Rinaldo contuvo el grito ronco que siempre acompañaba su gozo, porque le parecía impúdico exteriorizarlo ante don Francisco. Ordenó a la muchacha parar unos minutos antes de recomenzar. Luego de limpiarse los genitales con la mano y tragar saliva para aclararse la garganta, dijo:
-Me parece, don Francisco, que se está concentrando en La Habana el mayor tesoro que jamás haya surcado los mares.
-A mí también, maese..... ¡Oh!, muchacha, detente un momento.
La mulata alzó la cabeza y lo miró a los ojos, aguardando su orden de continuar. Maese Rinaldo tenía razón. Todas las exageraciones fabuladas que escuchara de niño sobre el oro de las Indias, parecían nimiedades al lado de lo que había visto cargar desde la llegada a Cartagena.
-¿Tiene igual misión que vos el hombre que busco? -preguntó Francisco, al tiempo que indicaba a la mujer que siguiera.
-No la misma. Complementaria. Temo...
-Yo también.
-¿Suponéis que ha podido ser menos cauteloso que yo y que...?
-Sí, maese. Creo que si le han descubierto, tendría menos fortuna que vos y tal vez lo han asesinado... o ejecutado, que en estas tierras viene a ser lo mismo. ¿No veis con cuanta prodigalidad se cuelga por aquí a la gente?
En efecto, sumaban más de cien los ahorcamientos que el maese había presenciado en los muelles de La Habana, algunos de ellos de simples marineros sorprendidos con un escudo de oro en la faltriquera. Rinaldo apretó los labios y ordenó por señas a la muchacha que se sentara a horcajadas sobre su cintura, como si arremetiendo con vehemencia se librara de los malos presagios.

Una mañana, maese Rinaldo fue llamado al Castillo de la Fuerza. El almirante don Manuel Velasco de Tejada lo saludó con grandes carantoñas.
-Creía, maese, que erais mi amigo, y veo que no. Nunca me pedís audiencia.
-Diariamente añoro vuestra amena charla. Pero no me parece oportuno robar tiempo a quien tan ocupado lo tiene.
-Dejaos de cumplimientos, maese, y decid la verdad.
-¿Cuál ha de ser?
-Que las habaneras os han trastornado. Me cuentan que pasáis tardes enteras gozando el placer sublime.
Maese Rinaldo sonrió para embozar su inquietud. A fin de cuentas, no era el único espía en La Habana. Debía ser aún más cauteloso en sus encuentros con don Francisco, para no exponerle a peligros que él no sabía que tuviera que arrostrar. Llevaba demasiado tiempo alejado de sus camaradas, de las charlas metafísicas en el desierto bajo la luz difusa de las estrellas, apartado de las circunstancias que colmaban su necesidad de sentirse útil al género humano. La lealtad de ese joven y su pasión por el saber se habían convertido en su único nexo con una clase de vida que ya comenzaba a parecerle de recuperación improbable. Con el paso de los meses y la superación de vicisitudes a su lado, había llegado a cobrarle un afecto inmenso. La posibilidad de que don Francisco sufriera perjuicios por su causa le torturaba a diario, porque sentía remordimientos por la hipocresía con que mancillaba la amistad. No podía comunicarle el verdadero significado de su presencia en la flota.
-¿Debo serviros en algo? -preguntó al almirante.
Don Manuel cambió su expresión risueña por otra más grave.
-Tenemos dificultades, maese. He convocado un consejo para dentro de una hora, y quiero que asistáis.
-Estoy a vuestras órdenes, pero... ¿por qué ha de asistir un modesto cartógrafo?
-No alardeéis de modesto, don Rinaldo, que los dos sabemos que es modestia falsa. Debéis asistir por vuestros superiores conocimientos y porque las vivencias de un viajero impenitente como vos pueden servirnos para lo que hemos de dilucidar.
Se encontraban en el salón todos los capitanes de la Flota de Tierra Firme y un número igual que maese Rinaldo no conocía y que debían de comandar los recién llegados navíos de la Flota de la Nueva España. Los ojos de Zoilo de Monegros ardieron al verlo entrar, confidencialmente al lado del almirante. La tumultuosa e inconexa conversación no se interrumpió por la llegada de don Manuel.
-...Si no nos hubiera mandado aviso el gobernador de Puerto Rico, pudimos ser abordados, saqueados y hundidos por los piratas –decía un venerable casi anciano, que también debía de ser almirante-. Y mirad si podíamos estar en disposición de hacerles frentes, cuando la mitad de nuestras naves llevaban a la tripulación achicando agua. Habrá que carenarlas antes de la travesía.
-A ver si cuando llegue el nuevo rey hay en la corte quien le haga comprender que la flota debe ser reemplazada y que es indispensable una armada moderna, acorde con los tiempos que corren, y no los inermes cascarones a punto de naufragar que defienden las rutas de las Españas.
La mención de la próxima llegada de un nuevo rey alarmó a maese Rinaldo, que sudó copiosamente y no sólo por el calor agobiante. ¿Qué significaba tal alusión? Había oído rumores en Madrid sobre la delicada salud de Carlos II, pero los desechó al enterarse de que tenía treinta y nueve años, lo que no era mucho para los longevos reyes europeos a cuya estirpe pertenecía. ¿Habría muerto? ¿Qué pariente del emperador Leopoldo le sucedería, puesto que Carlos no había sido capaz de procrear a un heredero? Tenía que hallar respuesta antes de abandonar el salón, porque desconfiaba que ahora sí que no saldría de La Habana con vida. El frágil hilo del que dependía su salvación se cortaría si Carlos dejaba de ser rey o moría. Prestó atención al discurso de don Manuel:
-Si no levamos anclas antes de que comience agosto, ya no podríamos hacerlo hogaño. Según mis informes, el cerco bucanero en las Bahamas es imposible de superar, pues son tan osados, que llegan a asaltar los lugares a pocas millas de Santiago. Pero si elegimos la ruta de Jamaica, sabéis que en esta época podemos encontrar terribles temporales y, de todas maneras, también esas aguas están infestadas de bucaneros e incluso de corsarios. Entre tanto, se nos informa que somos esperados con ansiedad por la corte, ya que las arcas del rey nuestro señor se encuentran vacías. ¿Alguien quiere proponer una solución?
Tan locuaces anteriormente, ninguno parecía tener ahora nada que decir. Rinaldo sabía por qué. El tesoro que sumaban las dos flotas tenía que haber originado una cascada de mensajes por todas las cancillerías de Europa y, en esos momentos, debían de cruzar el océano seis o siete armadas reales embozadas bajo pabellones filibusteros diferentes. Todos presentían la desbandada en su contra y reconocían que, con las condiciones de sus navíos, cargados hasta el límite de la línea de flotación y escasamente maniobrables, serían cazados como conejos.
-¿Se os ocurre alguna idea, maese Rinaldo?
La pregunta de don Manuel ocasionó un silencio expectante. Ninguno de los recién llegados a puerto y sólo algunos de la flota de Tierra Firme conocían su nombre y, en consecuencia, sentían más curiosidad por averiguar su identidad que por lo que tuviera que decir.
Él no disponía de solución, porque no era un mago, pero tenía que responder:
-Creo don Manuel que, como los señores han dicho, es aventurado en demasía intentarlo ahora, pero si hubiera que partir obligatoriamente, se me ocurre que lo primero que habría que hacer es depositar la mitad del cargamento en los fuertes de La Habana y rearmar todos los navíos no sólo con las defensas que han desmontado..., perdonad que os lo diga, con grave insensatez. Habría que armar la flota con cañones, armas y pólvora como para vencer y hundir cada tripulación diez navíos enemigos y, sólo entonces, organizar un plan de travesía que agrupase los galeones según los velámenes, de modo que si alguno se retrasara en la derrota, jamás pudiera rezagarse aisladamente...
El indignado clamor le interrumpió. Como hablaban todos a la vez, perdió la facultad de entenderles y sólo consiguió detectar la irritación que les producía el consejo de abandonar la mitad de la carga en La Habana. Apretó los labios. ¡Cuanto deseaba perder de vista a esa gente tan disparatada y volver a sus meditaciones en el desierto persa o el egipcio! También don Manuel le había mirado, cuando expresó tal consejo, como si acabara de convencerse de que estaba loco. De la siguiente hora de pandemónium, sólo un dato destelló sonoramente en su mente: Parecía que Felipe de Anjou, nieto del rey de Francia Luis XIV, podía ser proclamado rey de España.
Estaba perdido.
Cuando regresó al galeón, en lugar de subir a la cofa del mástil mayor como cada noche, meditó durante horas sentado en el camarote. Finalmente, decidió hacer algunos arreglos en su equipaje.





El enigma del oro y el acero

Luego de permanecer todo el día en tensión por la presencia de Gerardo Cao en el barco, Dimas Outeiro decidió valerse de cualquier recurso para mantenerlo ocupado en algo que nos les obligara a permanecer en el mismo lugar.
¿Por qué le causaba el joven tanto rechazo? Era muy humano que el jefe de un equipo sintiera, real o imaginariamente, amenazado su liderazgo por la competencia de un ayudante que le igualaba en preparación y entusiasmo. O que probablemente le superaba. No obstante, por muy humano que fuese el sentimiento, le repugnaba sentirlo. No quería sorprenderse reproduciendo las conductas mezquinas que había presenciado tantas veces entre sus colegas de la televisión, cuando temían que un subordinado les hiciera sombra. Conocía demasiadas biografías de excelentes profesionales cuyas prometedoras carreras habían sido malogradas por los celos de jefes mediocres. Él no estaba dispuesto a sentirse mediocre actuando por celos contra Gerardo.
Estas contradicciones le causaban un malestar anímico que detestaba. Y, para colmo, había vuelto a malgastar una jornada en simples maniobras de distracción por la ría, confundiendo a la gente de Teleplanet, aparte de la descorazonadora comprobación de que continuaba acumulándose lodo sobre el galeón de la daga. Demasiado tiempo perdido. Comenzaba a temer que la serie "El oro de Vigo" jamás llegase a la pantalla.
Mientras salía de la bañera y comenzaba a secarse, se preguntó qué podía hacer para no despedir a Gerardo y, aunque lo mantuviera en el equipo, no tener que soportar su presencia todo el día. Debía ser algo que fuese útil a la serie a pesar de que no estuviera previsto en el guión. ¿Tal vez aprovechar el descubrimiento de la cruz del monasterio para dar idea a los televidentes de la magnitud y el descontrol de aquel fabuloso tesoro llegado a Vigo? La serie necesitaba abarcar más escenarios que el marino, lo había comprendido al visionar la simulación de batalla en el fuerte de Corbeiro que, aunque no aclarase ninguna clave sobre los hechos históricos, poseía gran plasticidad. Sí, iba a aplazar el despido de Gerardo, pero manteniéndolo ocupado en cuestiones paralelas y a cierta distancia. Antes de bajar a cenar, hizo varias llamadas a Madrid. Tuvo que investigar, rogar y mentir durante una hora para que le pusieran en la pista correcta. Una vez que consiguió hablar con Arístides Basterrechea y lo convenció de que viajara a Vigo el siguiente lunes, se sintió por fin relajado y acudió a encontrarse con los muchachos.
En el ascensor, se descubrió desplegando las casi olvidadas artes de seducción cuando, dos pisos más abajo, entró una mujer que despertó en un segundo sensaciones adormecidas desde su divorcio. Él, que se consideraba un amante muy satisfactorio, había sido desdeñado por su esposa, que no tuvo otra ocurrencia que fugarse con su ayudante de realización, lo que le sumió en un estado casi catatónico, imposibilitado durante meses de toda iniciativa y hasta de la facultad de realizar programas de televisión. Herido desde entonces en su amor propio, llevaba demasiados años buscando obsesivamente el triunfo en el trabajo, porque aquel desaire de la adúltera fugitiva le había vuelto inseguro en el amor. De unos treinta y cinco años, la mujer del ascensor poseía todas las características físicas que le hacían bajar las defensas: Pelo rubio dorado, ojos verdes, nariz breve pero no porruda, excelente figura y una sonrisa que, a pesar de su discreción, prometía mundos idílicos. Cruzaron y desviaron las miradas varias veces y acabaron sonriéndose con reconocimiento, convencidos los dos de que el otro representaba una oportunidad que no deseaban perder. Sorprendentemente, Dimas consiguió intercambiar con ella los respectivos números de teléfono mientras el ascensor abría sus puertas en el vestíbulo.
-Celia Pertíñez -correspondió la rubia cuando Dimas le dijo su nombre al despedirse.

La mañana del lunes, Gerardo despertó entre los brazos de Martiña en la habitación del hotel. La chica le estaba acariciando el pelo, alborotándoselo.
-¿Qué hora es? -preguntó.
-Las siete -respondió ella.
Gerardo salió de la cama de un salto. La cita era a las siete y cuarto. No le faltaba más, que Dimas se cabreara también por su impuntualidad, luego de las cuatro o cinco frases desencajadas que le había gritado el viernes y el sábado, ante la extrañeza y las miradas evasivas de los compañeros. Si no tuviera tan poderosas razones para seguir adelante, el sábado habría presentado la dimisión.
Le tomó sólo diez minutos asearse y vestirse, pero cuando llegó al vestíbulo del hotel, no encontró a nadie. Supuso que, a pesar de todo, había llegado antes que los demás, pero lo llamó el conserje:
-Tengo un mensaje del señor Outeiro para usted; quiere que suba a su habitación.
Le iba a dar la liquidación, seguro. ¿Por qué carallo no había sido más prudente? El descontrol le hacía perder la oportunidad que acechara durante trece años y... ¿ahora, qué? ¿Morderse las uñas y esperar una oportunidad tan buena otros trece años? Su ánimo no podía ser más sombrío cuando llamó a la puerta.
-Entra, Gerardo -invitó Dimas. Su expresión no tranquilizó al joven-. Hoy no vas a venir al barco.
-¿Estoy despedido?
Dimas estuvo a punto sonreír, pero se contuvo. La sintonía con Gerardo, aunque problemática, era más intensa de lo que supusiera; el joven de físico poderoso, que ahora parecía acobardado como un gorrión, había detectado sus prevenciones. Resolvió que lo más conveniente era ignorar la pregunta.
-Te voy a dar la daga, pero ya sabes lo que te pasaría si la pierdes, ¿no?
Gerardo asintió mientras se guardaba en el bolsillo del pantalón el pesado envoltorio de papel parafinado que protegía el puñal con el sello de Carlos II.
-También he dado orden en recepción para que te entreguen la llave de esta habitación en mi ausencia. Esta mañana, puesto que no ha conseguido combinación para Vigo, llegará al aeropuerto de Santiago, a las diez, un hombre que se llama Arístides Basterrechea. Es el consejero de arte de la Fundación Adriano. Te va a reconocer, porque te he descrito minuciosamente, pero ponte el polo rojo, que es lo que le he dicho que llevarías. Ven aquí con él, enséñale la grabación de la cruz del convento, que está preparada en el vídeo y voy a dejarte todo el equipo conectado para que no te líes; cuando Basterrechea vea la cruz y examine la daga, él te propondrá qué hacer a continuación. Toma cien mil para los gastos y no escatimes con él, que es un tío que lo reciben en la Zarzuela, pero procura traer todos los justificantes. Ahora, cámbiate, desayuna, coge el coche no más tarde de las ocho y sal disparado para Santiago.
Mientras se cambiaba la camiseta blanca por el polo rojo que reservaba para las noches, le dijo a Martiña tras explicarle el encargo de Dimas:
-Vístete, que vas a venir conmigo a Santiago.
Como era de esperar, el vuelo de Madrid llegaba con retraso. Sentado con Martiña en la cafetería del aeropuerto, se le ocurrió un plan:
-Este tío va a querer ver la cruz personalmente, es lo más lógico. Cuando volvamos al hotel, mientras le enseño la grabación, ve a cambiarte de ropa y ponte algo más del gusto de un monje que estos shorts. Te presentaré en el convento como mi mujer y, a la primera oportunidad, procura con cualquier pretexto tener un aparte con el monje. Sónsacale con mucho disimulo, a ver si te dice cómo carallo llegó esa cruz al convento y si tienen más cosas de la misma procedencia, porque el día que fuimos no soltó prenda. Escurría el bulto como una anguila.

Arítides Basterrechea pidió una y otra vez a Gerardo que rebobinara la cinta para volver a examinar la cruz.
-Es limeña, del diecisiete -dijo por fin-. ¿Dónde está?
-En un convento medio en ruinas, que se encuentra a poco más de una hora en coche.
-¿Sabes si querrán venderla?
-No tengo ni idea. Pero el monje se negó a dejarnos verla de cerca, así que... no sé; me dio la impresión de que hubiera en el convento alguna clase de tabú con ella.
-¿Podemos ir?
Se cumplía la previsión de Gerardo. Asintió y le pidió que esperase el regreso de Martiña. Señaló de nuevo la daga, que Basterrechea ya había examinado detenidamente durante el viaje en coche.
-¿Le parece que es auténtica o una falsificación de su misma época?
-Es auténtica, ¿no lo ves? Con las condiciones sociales del siglo diecisiete, nadie se hubiera atrevido en Toledo a falsificar nada así. Esta daga es completamente genuina y tuvo que pertenecer personalmente a Carlos II. Ahora que, teniendo en cuenta dónde la habéis encontrado, es para hacerse un lío. ¿Estás seguro de que se trataba de un galeón de la Flota de la Plata y no de otro?, por ejemplo, un barco que hubiera llegado a Vigo con motivo de la batalla, llevando al Almirante de Castilla o alguien así.
-Es un galeón de la flota, uno de los que cruzaban el Atlántico.
-Pues no tiene explicación. Supongo que vendría de América alguien muy importante y muy próximo a Carlos II, porque el sello real era en aquellos tiempos como el botón nuclear del presidente de los Estados Unidos. O sea, que quien lo tuviera en su poder sólo podía ser un personaje de la absoluta confianza del rey, a lo mejor un familiar. Lo raro es que cuando ocurrieron los hechos, en 1702, Carlos II había muerto ya.
-Según lo que había donde encontramos la daga, el que la llevaba era un comodoro inglés.
-Eso es completamente imposible, hombre, ¡por favor!
-También a nosotros nos parece increíble y por eso estamos hechos un lío.
-¿Sabes si Dimas Outeiro se la vendería a mi fundación?
-De acuerdo con las autorizaciones oficiales que tiene para las exploraciones y las filmaciones, no puede venderla. Ni la daga ni nada de lo que encontremos. Dimas está nervioso por no haber comunicado el hallazgo todavía.
Martiña llamó a la puerta. Había captado la idea de Gerardo y parecía por su ropa una recatada mujer casada.

El convento no resultaba tan inquietante a mediodía, pero su ruina inminente quedaba más visible. También les costó media hora de aporreos a la puerta conseguir que la abrieran. No era el mismo monje; se trataba de un hombre bajito y grueso, de mirada pícara.
En el momento de saludar y disponerse a explicar del motivo de la visita, Gerardo oyó llegar otro coche, un seat azul, que se estacionó cerca del suyo. No consiguió ver quién lo conducía a causa de los cristales con coloración antirreflejos.
-¿Le habló el otro día un compañero suyo de una grabación para la televisión? -preguntó al monje
-Sí, el hermano Luis quedó muy contento con la visita. ¿Vienen a grabar otra vez?
Parecía impaciente porque le respondiera que sí. Gerardo intuyó que a consecuencia de las veinte mil pesetas que entregara en la ocasión anterior.
-No exactamente -respondió Gerardo, puesto que no se le había ocurrido llevar ni una cámara de vídeo de aficionado-. Es que al director le gustó tanto lo que vio en las cintas, que nos ha mandado a estudiar encuadres nuevos de todo el convento.
-La mayor parte está hecho polvo. ¿Qué tomasteis el otro día?
-La cripta, la iglesia y la escalera real.
-¿Y el claustro?
-No había muy buena luz.
-Pues ya está, no necesitáis buscar más. El claustro es lo más interesante que tiene el monasterio. Es del siglo XI.
-Pero es que estos dos compañeros -señaló a Martiña y Arístides- no vinieron el otro día. Por favor, déjenos echar una ojeada.
-¿Tenéis... intención de colaborar con las necesidades de la comunidad?
Gerardo le entregó diez mil pesetas.
-De acuerdo, pasad. Me llamo fray Lucas y soy el superior del monasterio.
Los tres dijeron sus nombres, pero fue a Martiña a quien más calurosamente le apretó fray Lucas la mano. Recordando las reticencias del otro monje, Gerardo evitó mostrar prisa por la iglesia y siguió sin comentarios la ruta que fray Lucas les indicaba. Con la luz de aquella hora, el claustro había perdido el aire sonámbulo que presentaba la otra vez, a última hora de la tarde; era muy grande, con galerías que medían más de seis metros de ancho. Bajo la cruda luz de mediodía, no lo agrisaba la brumosidad de entonces, y por ello resultaban descarnadamente nítidos los desconchones de las paredes y la carcoma de los artesonados; los arcos de piedra habían sido labrados sin florituras, pero el conjunto poseía una armonía austera que invitaba a la serenidad y en algún tiempo debió de mover fervorosamente a la oración. Sí era interesante y podía servir para pretextar la intención de grabarlo si era necesario volver de nuevo.
-Querría ver la iglesia -dijo Arístides Basterrechea antes de lo que Gerardo consideraba conveniente.
-¿No la grabasteis ya? -bajo su expresión jovial, fray Lucas parecía alerta.
-Sólo un plano general -adujo Gerardo-. Ahora querríamos estudiar los detalles, a ver si vale la pena dedicarle todo un capítulo.
-No creo que tenga tanto interés como para eso -opuso fray Lucas.
-Pero usted va ser bueno y nos dejará que la veamos, ¿verdad? -dijo mimosamente Martiña.
Tras su sonrisa de asentimiento, Gerardo notó que el fraile hacía esfuerzos para no mirar exclusivamente a la joven. Les precedió camino de la iglesia. Al pasar cerca de la puerta que comunicaba la galería con la cripta, el joven submarinista sintió un escalofrío. A espaldas del monje, Gerardo pidió a Basterrechea, con un gesto de la mano, que se lo tomara con calma, pero nada más entrar, el consejero artístico se apresuró hacia el altar mayor. Gerardo observó algunos cambios, jarrones que habían sido movidos y ahora estaban llenos de flores silvestres o candelabros a los que les habían sustituido las velas, pero daba la impresión de que la cruz estuviera exactamente en el mismo sitio, como si nadie se atreviera ni a quitarle el polvo. Para ganar tiempo y disimular las prisas de Basterrechea, Gerardo preguntó:
-La imagen de san Antonio es difícil de clasificar, sobre todo por su tamaño. ¿Quién la esculpió?
-Dicen que fue un hermano -respondió fray Lucas-, que tenía esas aficiones, pero no la firmó. Sólo grabó la fecha, 1857.
Impaciente, Arístides Basterrecha no esperó más para preguntar:
-¿Podría ver esa cruz de cerca?
-Se ve muy bien donde está -repuso el fraile.
¿Qué clase de superstición inspiraría la cruz y por qué? -se preguntó mentalmente Gerardo. En voz alta, dijo:
-Fray Luis me dijo el otro día que no creía que fuese de oro, pero yo estoy seguro de que sí lo es.
-¿De oro? -se mofó fray Lucas-. ¿Tú crees que si fuera de oro llevaría ahí los siglos que lleva, mientras el monasterio se derrumba?
-¿Piensa usted seriamente que es de otro metal? -preguntó Basterrechea.
-Por supuesto -afirmó fray Lucas con contundencia.
-Pues está equivocado -afirmó Basterrechea-. ¿Tampoco sabe usted que tiene engarzadas quince amatistas y una esmeralda que valdría por sí sola una pequeña fortuna, si no formara parte de algo tan valioso?
-Creo que te engaña la vista -afirmó el fraile.
-Entonces, sea usted bueno -pidió Martiña con zalamería- y bájela para que la veamos de cerca.
Fray Lucas sonrió a la joven con irresolución. Parecía luchar entre su impulso de satisfacerla y su determinación de no hacerlo.
-Es imposible -resolvió-. Lo más que puedo hacer es traeros una escalera de tijeras, para que subáis uno a uno y la veáis desde su misma altura, pero sólo si me prometéis no tocarla.
Los tres asintieron y el fraile salió en busca de la escalera.
-No sé si pensar que es un tunante -murmuró Arístides Basterrecha-, o un enajenado. ¿Cuánta gente vive aquí?
-Cinco, según creo -respondió Gerardo.
-Tiene que tratarse de eso -comentó Basterrechea-; cinco personas que viven aisladas en un conjunto de edificios que podría albergar a centenares. El aislamiento y la superstición los ha vuelto locos y...
Se detuvo al oír que el fraile volvía con la pesada escalerilla portátil. La escalaron por turno, comenzando por el experto de arte, que volvió a subir después de que tanto Martiña como Gerardo lo hubieran hecho. Lo más cerca que podía arrimarse la escalera a la cruz superaba un metro, por lo que avanzaba la cabeza hacia ella hasta casi perder el inestable equilibrio; permaneció más de diez minutos examinándola. Al bajar, propuso al fraile:
-Diez millones de pesetas. Le haría un cheque en este momento.
La cifra impresionó al monje, pero aunque su expresión denotaba asombro, negó con la cabeza.
-Es imposible... Bueno, a lo mejor podría consultar al superior de la orden, pero sólo si los demás hermanos estuvieran de acuerdo, lo cual creo que no va a ser. Sinceramente, nunca hubiera sospechado que valiera tanto esa cruz que parece hecha de vulgares cristales de colores.
-¿Tiene usted idea de cómo llegó al convento? -preguntó Gerardo.
-Existe una leyenda sobre eso, pero yo tengo la obligación canónica de no creérmela. Tanto la cruz como... otras cosas, llevan aquí desde tiempo inmemorial. De hecho, son en la actualidad, prácticamente, la razón de existir de esta comunidad. Por ello hemos resistido.
Ya no quiso responder más preguntas sobre este asunto. No valieron los interrogatorios directos ni los sesgados, ni las zalamerías de Martiña. Les precedió hacia la salida como si estuviera impaciente por librarse de ellos. Mientras el trío se despedía de él ante la puerta, Gerardo notó que el seat azul estacionado cerca de su coche se ponía en marcha y se alejaba del lugar con prisas. Movido por un pálpito, urgió a sus compañeros que se acomodasen sin tardanza en sus asientos y aceleró a ver si conseguía darle alcance. Fue inútil. Lo había perdido.

El equipo de Teleplanet mordió de nuevo todos los anzuelos y pasó el día explorando pecios que no tenían el menor interés. Dimas sonrió al hacer balance de la jornada, aunque diciéndose que si los rivales habían perdido el tiempo, también su equipo lo había perdido. Por si acaso, no paraba de estudiar cómo terminar la serie a tiempo a pesar de los retrasos
No descartaba que uno de los submarinistas enemigos diera por casualidad con el galeón de la daga, aunque ya sólo se veía un arco de la borda de sólo tres metros de longitud, según el informe de Julio Parada. Un motivo más para forzar la imaginación e idear un método para explorarlo en cuanto llegasen las máquinas sin que los de Teleplanet se dieran cuenta de que estaban trabajando en ese lugar, lo que iba a resultar difícil, por no decir completamente imposible. En cuanto comenzara a trabajar la extractora de arena, enturbiaría la superficie del agua en muchos metros a la redonda.
Esperaba en el vestíbulo del hotel la llegada de Gerardo con el importante consejero de arte, con impaciencia, porque Julia Pertíñez, tras algunas evasivas telefónicas, se iba a encontrar con él esa noche en un agradable pub cercano. Viendo a través del ventanal que Gerardo aparcaba el coche, se dirigió hacia la entrada del hotel para recibir a Arístides Basterrechea.
Mientras aparcaba, Gerardo vio el seat azul parado en la esquina de la siguiente transversal, pero el semáforo que lo retenía se abrió y se puso en marcha. Al notar que iba a perderlo de vista, pidió a Martiña:
-Fíjate en ese coche azul, a ver si puedes ver el número de matrícula y quién lo conduce.
Al tiempo que anotaba el número en un papel, Martiña informó:
-Es una mujer.
-¿Como de treinta y cinco años?
-Creo que sí.
-Quédate con la copla -sugirió Gerardo a su novia mientras subían la escalinata de entrada al hotel-, porque a lo mejor vas a tener que meterte a investigadora privada.
-¡Arístides! -saludó Dimas al consejero artístico-, ¡no sabes cuánto te agradezco que te hayas tomado tantas molestias!
-Visto lo que he visto, no ha sido ninguna molestia venir a Galicia. Me parece que el viaje va a resultar de lo más provechoso.
Aunque la había saludado educadamente tras su llegada al hotel la tarde del domingo, Dimas lanzó una mirada huraña hacia Martiña y, notando Gerardo que no le gustaba que estuviera presente en la reunión, pidió a la muchacha que subiera a la habitación. Los tres hombres tomaron asiento en el salón.
-¿Qué opinas de la daga? -preguntó Dimas-. ¿Es auténtica?
-Sin ninguna duda, pero las circunstancias del hallazgo, que Gerardo me ha descrito minuciosamente, son increíbles.
-¿Te refieres a los símbolos ingleses?
-Sí. Es completamente aberrante imaginar que un oficial inglés, hecho prisionero durante una batalla, tuviera en su poder esa daga con el sello real español. ¿No habéis considerado la posibilidad de que el esqueleto y la daga pudieran estar en el mismo lugar por casualidad?
-No daba sensación de casualidad -dijo Gerardo-. Para sacar las dos cosas, tuvimos que desprender tablas que habían estado muy bien clavadas.
-Lo que es espectacular -dijo Basterrechea- es la cruz. Lo malo es que he sacado la impresión de que tendría que negociar su compra con un grupo de lunáticos. Menudo pájaro es el prior del convento.
-Según tu opinión de experto -preguntó Dimas-, ¿te parece que la cruz y la daga son de la misma época?
-Seguro que sí. Tenemos en la fundación un cáliz y una patena limeñas del diecisiete que, si no fuera muy arriesgado afirmarlo, yo diría que fueron hechas por el mismo orfebre. Tengo que hacerme con ella. Hoy le he ofrecido al prior del convento diez millones y habrá que ir pujando; calculo que la fundación pagaría hasta veinticinco millones.
-¿Has ofrecido diez millones y el monje los ha rechazado? -se asombró Dimas.
-Da la impresión de que fuera una especie de fetiche para la comunidad -informó Gerardo-. El prior ha hablado de leyendas que él no debería creer de acuerdo con las enseñanzas canónicas, pero mi impresión es que las cree.
-Galicia, tierra de meigas -bromeó Arístides Basterrechea.
Aunque absorto en sus propias consideraciones sobre lo que hubiera podido originar la leyenda, Gerardo vio pasar por el vestíbulo de recepción a una mujer que le resultó vagamente reconocible. No podía ser la espía que había sorprendido en varias ocasiones vigilando al equipo, porque ésta tenía el pelo rubio y vestía con mucha mayor sofisticación, pero ¿seguro que no era ella? El pálpito de reconocimiento se acentuó conforme la observaba, hasta que dejó de ser visible cuando se acercó al rincón del ascensor.

Una hora más tarde, en la habitación, Gerardo preguntó a Martiña:
-¿Reconocerías a la conductora del coche azul si la vieras de pie?
-La he visto aquí en el hotel. Me he cruzado con ella por el pasillo, hace un rato.
-¡Carallo, no te digo yo! Pues trata de recordarla con exactitud, porque mañana, si me voy al barco con el equipo, podrías dedicarte a echar un vistazo, a ver si la descubres vigilándonos.
-No seas paranoico, Gerardo.
-Esa tía me huele a chamusquina. Si es la que creo, notó que me había dado cuenta de que nos espiaba, y se ha cambiado el color de pelo y la ropa, y ya no usa gafas. Supongo que se habrá puesto lentillas. Tanto esfuerzo, no puede significar sino que era verdad que nos vigilaba, seguramente para informar a los de Teleplanet. Me jode que haya visto que íbamos al convento.
La pareja cenó aparte. El grupo, con el que tampoco cenaba Dimas, lo hacía en la mesa grande de todas las noches, y todos les dedicaron bromas por no sentarse con ellos. A los postres, ansioso de librarse de la clamorosa compañía, Gerardo propuso a Martiña:
-Vamos a escuchar un poco de música y charlar en algún pub que haya por aquí cerca.
Encontraron uno a pocos pasos del hotel.
-Mira quiénes están en aquel rincón, tan acaramelados -señaló Martiña.
Dimas Outeiro hablaba con la bella espía, ambas cabezas muy juntas, en un rincón discreto.
-Esto es para volverse no paranoico como dijiste antes -susurró Gerardo al oído de Martiña-, sino completamente loco. Ahora, ¿qué hago?
-¿A qué te refieres?
-Desde que empecé este trabajo, Dimas no ha parado de mirarme con mala cara. Lo he visto demasiadas veces a punto de echarme sin contemplaciones, y la verdad es que no sé lo que me ha salvado. Como si no tuviera suficientes motivos para estar mosca, últimamente trata de mantenerme apartado de la ría, como si quisiera evitar que me entere de las honduras de la exploración. Estando en ese plan, ¿con qué cara voy a ir ahora a decirle que se ha ido a ligar a una tía que sospecho que es una espía? Me mandaría a la mierda inmediatamente. Pero esa mujer me huele muy mal, Martiña; cada vez estoy más convencido de que es la misma que he visto rondándonos desde el principio, y que se haya disfrazado tiñéndose el pelo, significaría que es verdad que nos espía. No quiero ni pensar lo que Dimas puede estar largando en estos momentos, porque se vuelve muy locuaz cuando se siente a gusto y alguien se interesa por las pesquisas que lleva un montón de años haciendo sobre el oro de Vigo. Si le digo algo sobre la inconveniencia de que hable con ella, se va a cabrear a tope conmigo, y quién sabe si no aprovecharía la oportunidad y me mandaría al carajo de una vez, de manera que me parece que vas a tener que estar al loro mañana a ver si confirmas que esa tía anda vigilándonos. Además, es necesario que vayas a sonsacar otra vez al prior del convento; ¿te acuerdas de que dijo esta mañana que tenía otras cosas además de la cruz? -Martiña asintió-. Pues quién sabe si no serán, precisamente, las cosas que me darían la clave para lo que llevo trece años intentando, así que es indispensable que consigas hacerle hablar a ver si te dice de qué se trata. No sé cómo carallo te vas a organizar, teniendo que hacer las dos cosas, espiar a la espía y hacer de Mata Hari en el convento.
-No te preocupes, cariño. El día tiene muchas horas y a ese fraile me lo trajino yo en un pispás. ¿No te diste cuenta de cómo se le subían los colores cuando me daba la mano?
-Esperaremos dos o tres días para que no desconfíe, y entonces volverás al convento a ver qué le sacas, pero no te lo trajines demasiado que, a veces, un fraile calentorro puede ser más peligroso que un tobogán de hojillas de afeitar.

De regreso al hotel, Gerardo descubrió a través de las cristaleras del salón que Arístides Basterrechea se encontraba bebiendo un gintonic, solo, en un ángulo del mostrador de la cafetería.
-Carallo, Martiña; me había olvidado completamente de ese tío. Sube a la habitación, por favor, si no te importa, y así tendré una excusa para no quedarme mucho rato con él.
Tras el asentimiento de la joven, fue hacia la cafetería.
-Espero a Dimas, para despedirme -dijo Basterrechea-, porque mi vuelo sale muy temprano. No está en su habitación.
-No creo que tarde. ¿Se marcha usted mañana?
-Es indispensable. Tengo una reunión en Madrid a las doce y media, pero lo más probable es que vuelva aquí dentro de dos o tres días. Me interesan mucho esos objetos que habéis descubierto; mañana hablaré de ellos en la reunión, a ver si me autorizan un techo mayor del fondo que tengo habitualmente para compras urgentes. ¿Querrás hacerme un favor?
-Lo que usted diga.
-No me hables de usted, hombre; está pasado de moda. Aquí tienes mi número particular de teléfono. ¿Te importaría mantenerme al corriente de tus avances en el convento?
Gerardo respondió que sí, aunque no tenía la menor intención de hacerlo.
-Según me ha contado esta noche, por teléfono, un amigo común, Dimas lleva toda la vida obsesionado con este asunto del oro de Vigo -comentó Basterrechea.
-Eso creo -respondió cautelosa y escuetamente Gerardo.
-Tú pareces estar muy bien informado. ¿Crees que está justificada la obsesión de Dimas?
-Hay por aquí mucha gente que comparte no sé si la obsesión, pero por lo menos el convencimiento. En esta zona de Galicia, crecemos oyendo hablar de esa historia.
-No sé mucho al respecto. Quiero decir que, aunque he estudiado minuciosamente el arte de aquella época, nunca me han interesado esa clase de mitos. O sea, que no sé nada del tesoro ni de la batalla.
Gerardo se tomó una pausa para meditar qué decir. ¿Podía convertirse Basterrechea en un aliado frente a la animadversión de Dimas? Tal vez. Le convenía deslumbrarle.
-Se trata de lo siguiente: Entre 1699 y 1702, el Caribe estaba a tope de piratas. Bueno, supongo que siempre estaría igual por aquellos años, pero en esas fechas concretas, las flotas que traían a España el producto del comercio de América no se decidían a volver por temor a las audacias que se tomaban los piratas, que se atrevían a atacar muchos puertos españoles de aquel mar, y llegó a haber tres flotas completas surtas en La Habana, con todos los almirantes acojonados. Cuando a Felipe V lo coronaron rey, se enteró de que no había un duro en sus arcas y, una vez que le informaron del porqué, pidió ayuda a su abuelo el rey de Francia, Luis XIV, que, más tunante que el hambre, se la concedió, aunque da la impresión de que tenía el propósito de quedarse no con la parte que le había ofrecido su nieto, sino con todo. Como resultado de ese supuesto favor del rey de Francia al de España, la armada francesa cruzó el Atlántico con el mandato de proteger a las tres flotas que aguardaban soluciones en Cuba.
-¿Existen datos oficiales sobre lo que se había acumulado allí después de tres años de espera? -preguntó Arístides, con expresión encandilada.
-Para que te hagas una idea, la última flota que había conseguido cruzar el Atlántico, en 1698, trajo cuarenta y cinco millones de piezas de oro de a ocho, según los documentos oficiales.
-¡Qué barbaridad!
-Pero esta cantidad que te parece bárbara no podía ser más que una mínima parte, porque todos los testigos contemporáneos aseguran que sólo se consignaba en los manifiestos de carga una pieza de cada diez, así que hazte una idea.
-¡Increíble! Entonces, los barcos de 1702 traerían oficialmente... unos ciento cuarenta millones de doblones de oro.
-Hay datos de las riquezas que habían amontonado en los fortines de La Habana, aunque los historiadores especulan con que son cálculos muy alejados de la realidad, porque entonces el rey de España era el más engañado y estafado de los españoles. Pudiera ser que lo que cruzó el Atlántico, protegido por los franceses, fuera diez o quince veces mayor de lo que decían los manifiestos oficiales de aquellos barcos. Comprenderás que hablo del oro, las joyas y las piedras preciosas, y no de las otras cosas voluminosas que cargaban. Podríamos estar hablando de mil millones de doblones.
-¿Cómo fue la batalla?
-No podían ir a Cádiz, porque el rey de Inglaterra había invadido Andalucía, y decidieron refugiarse en Vigo. Cuando llegaron, quisieron descargar, pero las leyes de la época lo prohibía; había que descargar en Cádiz, y como los magistrados de la Casa de Contratación de Sevilla eran tan corruptos y mentían tanto, sacaron las uñas, seguramente temerosos de que se descubriera que todos los documentos estaban falsificados, y se negaron con ahínco a que descargaran nada aquí. Suponte tú, diecinueve barcos cargados hasta la bandera de riquezas, quietos, y toda Europa sabiéndolo y pendiente de lo que iba a pasar. Unos días más tarde, las flotas españolas y la armada francesa se encontraron con que una armada mixta de ingleses y holandeses se enteró del cambio de rumbo y vinieron corriendo en busca del tesoro. Se armó un follón en la ría de Vigo de la de no te menees. Los barcos franceses no sirvieron de nada y dicen que los españoles hundieron muchos de sus propios galeones para que los ingleses no se apoderasen del oro, y los ingleses juran por la madre que los parió que consiguieron robarnos casi todo, pero ninguna crónica oficial de lo rescatado se aproxima ni de lejos a lo que consignaban los registros.
-¿Qué dicen esas crónicas?
-Los ingleses afirman que se apoderaron de cinco millones de doblones de oro y a Madrid consiguieron llegar seis millones seiscientos mil, y más o menos lo mismo, a París.
-Comparativamente, parecen cifras insignificantes.
-¡Ya te digo! Sin contar lo que escondían los oficiales de los barcos ni lo que no se pudieron llevar los ingleses en ningún caso, nos quedan mucho más de cien millones. A tenor de esas cuentas, habría toneladas de oro en el fondo de la ría, enterrado por el fango de tres siglos y te hablo sólo del acuñado en monedas, no de lo que traerían en lingotes, y siempre según sólo los datos oficiales. Hazte una idea. Si descontamos la plata, que se corroe mucho en el mar, puede haber todavía verdaderas barbaridades de oro y piedras preciosas esperando que alguien los encuentre.
Arístides Basterrechea bebía absorto sus palabras, fascinado.
-Oye, Gerardo, ¿tú eres, simplemente, un submarinista? -preguntó con incredulidad.
-Bueno, verás; esto es un chanchullito de verano, para sacar unas pelas. Soy licenciado en filología inglesa y mi intención es enseñar más adelante, cuando cumpla... unos treinta años.
-Eso tiene más sentido. Me asombra la claridad, los datos y la coherencia con que me cuentas esa historia. Por lo que veo, Dimas se rodea de gente muy preparada; así se explican sus éxitos en la televisión.
Gerardo sonrió. Sin pretenderlo, Arístides Basterrechea iba a convertirse en su aliado cuando le elogiase ante Dimas.




Irresolución

El Bezmiliana y los demás navíos llevaban más de dos años en La Habana a causa de la irresolución de los almirantes, a quienes se habían sumado los de dos nuevas Flotas de la Plata, las de 1700 y 1701. Corría 1702 y el río de oro que antaño fuera el océano Atlántico se había secado, represado el río en el Castillo de la Fuerza y otros fuertes habaneros, donde crecía de tanto en tanto el tesoro que, a juicio del maese, era el mayor que la mente más calenturienta hubiera podido imaginar a lo largo de toda la Historia.
Hablaban de prudencia y cautela, pero todos los argumentos le sonaban a maese Rinaldo a cobardía o, cuando menos, a pusilanimidad. Los sentimientos y conductas parecían transformarse bajo el calor pegajoso, siempre insoportable, o bajos los torrentes abrumadores de la temporada de lluvias que dejaban la vida en suspenso. La sensualidad que flotaba en el aire, los colores de los pájaros, la exuberancia vegetal y el destello somnoliento del sol frecuentemente velado por la calima húmeda, habían acabado por insuflar a los marinos, residentes provisionales, la misma molicie y la despreocupada sandunga que caracterizaba a los habaneros. Simulaba ignorarlo, pero entendía ya perfectamente el castellano musical que usaban; su fino oído, que tanto había tenido que entrenar en las misiones por ciudades europeas, le permitía escuchar conversaciones que sus protagonistas no querían ni debían permitir que fuesen oídas, aunque, no obstante, con su modo bullanguero de dialogar, no mostraban la debida precaución; acechando parloteos ajenos, había comprendido que La Habana era el foro más clamoroso de las habladurías, los chismes, la difamación, la calumnia y las componendas que debía de existir sobre la faz de la Tierra. Contagiado del ambiente jaranero, intrigante y malediciente, don Francisco iba camino de malograr el espléndido futuro que le había vaticinado al principio y él mismo no estaba ya demasiado seguro de sus propias facultades. Ante la indiferencia de los mandos del Bezmiliana, y confiando en la vigilancia más o menos permanente de los muelles que para él realizaba don Francisco, recorrió los alrededores de La Habana al comienzo con curiosidad e interés de científico y, más tarde, y a su pesar, con verdadera fruición de holgazán negligente, abandonado a la voluptuosidad y desentendido pecaminosamente del rigor que exigía la Orden.
Un día, junto a la desembocadura de un río increíble, que llamaban Boca Jaruco, mientras nadaba y buceaba en el agua que parecía cristal etéreo, creyó sufrir una alucinación; una mujer de edad que no fue capaz de determinar se encontraba de pie, semidesnuda, en una roca de la ribera donde el bosque llegaba al mar. Tenía el larguísimo cabello negro engalanado con hibiscos de varios colores y había muchos pájaros a su alrededor, inmóviles como si posaran en un cuadro de Venus, unas aves pequeñas de alas listadas de blanco y negro que parecían formar un nimbo envolviendo a la mujer de piel morena y ojos oblicuos. Ella le miraba asombrada como si él le pareciera tan insólito como ella le parecía a él. Maese Rinaldo permaneció unos instantes dando brazadas, flotando sin desplazarse, contemplándola en espera de que se desvaneciese, pero ella sonrió y le indicó con la mano que se acercara. Relajadas sus reservas habituales y sin recordar que estaba completamente desnudo, obedeció como si algo hubiese anulado su voluntad. Emergió sin esfuerzo en la misma roca que ocupaba ella, que al instante acarició su pelo amarillo con expresión de incredulidad. Intentó tocarla, pero ella se retiró un poco sin descomponer la sonrisa ni desviar la mirada. Sin decir nada, le indicó con un gesto que la siguiera mientras los pájaros de alas listadas emprendían el vuelo.
El angosto sendero atravesaba el denso matorral de la orilla, donde abundaban las plantas carnívoras, y, más allá, una faja boscosa invadida de bejucos que colgaban laberínticamente de árboles semejantes a cedros, ficus, extraños pinos y palmas que parecían helechos pintados por un artista trastornado. Más adelante, se abrió ante ellos un espacio despejado donde se balanceaban palmas gigantescas movidas por la brisa, en cuyo centro había una cabaña circular. Contoneando las redondeces ebúrneas casi descubiertas que al maese le parecían irresistiblemente atractivas, la mujer le indicó que entrase cuando ella lo hacía. Ocupaba gran parte del interior un altar engalanado de flores muy aromáticas iguales que grandes jazmines y azucenas, dos puñales ensangrentados, una jarra de cristal tallado y multitud de velas encendidas ante varias imágenes que algunas parecían católicas. La mujer entonó una salmodia en un idioma desconocido al tiempo que vertía parte del contenido de la jarra en una taza pequeña de peltre, que ofreció a Rinaldo. Vulnerando todas las cautelas en las que había sido educado, ni siquiera examinó el contenido de consistencia lechosa y lo sorbió de un trago; sabía a flores de naranjo y licor monacal, a especias de la India y elixir celestial, a hierbas de montaña alpina y néctar del Olimpo. Tras observarlo con mucha concentración mientras se él relamía los labios, sonriendo y con un extraño fulgor en la mirada, la mujer se acarició los turgentes y apenas velados pechos y volvió a murmurar sus letanías mientras sacaba una gallina de una especie de jaula de ramas entretejidas donde había cinco más; le indicó que se arrodillase y una vez postrado, lo que en otro estado él -y cualquiera en la Orden- hubiera considerado blasfemo y suicida, ella tomó uno de los puñales viéndolo Rinaldo aproximarse a sus ojos sin prevención ni temor, ni gesto autodefensivo alguno. De un tajo certero, la mujer degolló a la gallina y vertió la sangre sobre la cabeza de maese Rinaldo y el mundo se tornó rojo, fragante y celestial mientras él levitaba, desprovisto por completo de carne mortal. Lo que siguió no fue capaz de evocarlo jamás con nitidez, porque se mezclaban las imágenes en su recuerdo como un tumulto de delirios y gozos inconexos e imposibles; risas benevolentes y cómplices de un lascivo e hipersexuado Baphomet bajo humaredas carmesíes; Venus enjoyada de medias lunas blancas y negras introduciéndose bananas descomunales en la vagina; y él, raptado eternamente por un torbellino de placeres que nadie podría disfrutar, sin perecer, tanto tiempo como él creía haber permanecido en el arrebato.
Despertó junto al lío de su ropa, a la sombra de un espectacular flamboyán amarillo. No había rastros de la mujer ni de los hibiscos, ni de los pájaros, ni consiguió reencontrar el claro poblado de palmas.
A partir de ese día, regresó muchas veces a la pequeña ensenada de Boca Jaruco a ver si volvía a verla. El pesar por no lograrlo y el tedio de la espera inútil, le hicieron recuperar el interés por la observación de la flora y la fauna, tan sorprendentes, y, con ello, su dedicación a la postergada misión.

Los dimes y diretes que recorrían los muelles y las tabernas describían las incursiones de los piratas como si estos fueran el poder más invencible del mundo. Todos narraban historias de violaciones y crueldades inauditas, de rapiñas incalculables, de incendios de iglesias y exterminio de clérigos, de violaciones de monjas y de niños, de ríos de sangre derramados en numerosas fortificaciones españolas de las Antillas, incluso en algunas muy cercanas a La Habana, y nadie parecía extrañarse porque el imperio más extenso de la historia temblara ante unas cuantas partidas de facinerosos. El imperio donde no se ponía el sol era ensombrecido a diario por unas pocas banderas negras.
Maese Rinaldo bebió un sorbo de coco y ron al tiempo que se enjugaba el sudor. Dos años de inactividad, de anulación, mientras su ánimo iba debilitándose por las dudas. Comenzaba a recuperar el alerta, como si el hechizo inspirado por la molicie, la sensualidad del clima y los placeres estuviera perdiendo fuerza, y volvía a temer la posibilidad cierta de morir. ¡Cuánto debería justificarse y pedir perdón ante el gran Maestre si conseguía volver a postrarse ante él!
Sus ojos fatigados vieron recortarse una conocida silueta en el contraluz de la entrada del mesón de Los Mangos. Don Francisco debía de traer buenas noticias, a juzgar por su semblante. Desde que lo conociera tres años antes, habían desaparecido de su rostro y su figura los residuos de adolescencia que aún conservaba entonces, y ahora era ya un adulto, condición que reforzaba deliberadamente no sólo con el bigote y la perilla que se había dejado crecer a imitación del maese que tanto veneraba, sino con su porte, cómicamente ampuloso a ratos, pero siempre dignísimo.
Sólo después del examen de su pupilo, se percató maese Rinaldo del personaje al que precedía. Al identificarlo, anticipó que tres años de zozobra podían estar a punto de acabar. Se estremeció hasta el extremo de que su garganta estuvo a punto de romperse en un grito desgarrado de júbilo, que consiguió contener. Conocía a Adolpus de Athenry desde que éste era un niño. Ahora debía de estar ya muy próximo a cumplir treinta años, pero su aspecto era el de alguien muy viejo que acabara de salir del infierno. Demacrado como si hubiera ayunado durante meses, sus ojos apenas brillaban, pero refulgieron al cruzarse con los suyos.
-Adolphus... -murmuró más que saludó.
El hombre de pelo rojo y delgadez esquelética le tendió ambas manos.
-Saltó a tierra desde el navío en cuanto me descubrió en el muelle con el broche de plata en el pecho -se ufanó don Francisco.
Maese Rinaldo apenas le oyó. Detestaba exteriorizar sus emociones, y mucho más ante don Francisco, pero estaba convulsionado.
-Suponía que habías muerto -dijo Adolphus.
-En las peores adversidades, sólo mueren los que no tienen verdaderas ganas de vivir. Pero como dijo Santo Tomás de Aquino, “la debilidad de los fuertes es que no saben resistir; saben buscar el éxito, pero no hallan qué hacer con un fracaso”; tal me ocurre, Adolphus querido, pues siento como un inmenso fracaso esta prolongación insoportable de una misión que debió durar seis meses tan sólo. ¿Qué sabes de Julius y de Alcibiades?
-Julius partió de Cádiz en la segunda flota de 1699 y Alcibiades, en la de 1700 -informó Adolphus con alarma en los ojos-. ¿No se pusieron en contacto contigo?
-Nunca llegaron a La Habana...
-¡Muertos!
Mientras trataba de imaginar las circunstancias en las que sus dos fratres podían haber sido asesinados o ejecutados, y se preguntaba qué habrían revelado sobre él durante las sesiones de tortura, se dio cuenta de que don Francisco les miraba con expresión contrariada.
-Perdonadnos, don Francisco. Maese Adolphus apenas conoce el latín y comprenderéis que, tras una tan larga espera, tenemos mucho de que hablar.
-¿Deseáis que me ausente?
-No es necesario; bebed con nosotros si os place; sólo me preocupa que podáis sentiros relegado porque hablemos una lengua que no podéis entender.
-¿Cuál es?
-Un idioma ancestral que muy pocos en el mundo conocen. Ya os hablaré de él y, ahora, disculpad, porque necesito saber qué ha pasado en Europa desde nuestra partida.
A pesar del entusiasmo por la llegada de su amigo, Rinaldo no conseguía librarse del sentimiento de culpa por los riesgos que don Francisco corría sin saberlo. Le sonrió con ternura antes de preguntar a Adolphus:
-¿Sabes si mis cuatro misivas de 1699 llegaron con bien a sus destinatarios?
-Como puedes imaginar, sólo tengo certeza sobre dos, puesto que se me requirió para descifrarlas. De las otras dos, apenas puedo aventurar que sí llegaron con bien, aunque, como sabes, las cosas han cambiado en la corte de Madrid de manera gravemente perjudicial para nosotros.
-¿Y qué comentan allí sobre la irresolución de los almirantes, que no se deciden a emprender el retorno?
Antes de responder, Adolphus consultó un legajo que extrajo del zurrón.
-¿Es verdad que el acoso de los piratas es tan insuperable... o les mueven a los almirantes otros motivos para el retraso? ¿Cuestión de lealtades dudosas?
-Del acoso pirata, tú y yo podemos suponer que es verdad. De lo que ya no estoy tan convencido es de que sea de veras insuperable. En los dos años que llevamos en La Habana, he visto partir muchas expediciones de naves que iban a tratar de vencer el bloqueo, pero, Adolphus, por inconcebible que te parezca, salían pertrechados como para un pacífico viaje de exploración, no para librar batallas, porque los navíos fueron desarmados hace tiempo con objeto de cargar más oro y ni siquiera se tomaban el trabajo de rearmarlos aunque, antes de tales incursiones, depositaban la carga en los fuertes. Siempre volvían alardeando de haber hundido tantos o cuantos navíos piratas, pero la verdad es que si sumáramos los que decían, no quedarían piratas en el mundo.
-¿Crees, pues, que existen otros motivos para no levar anclas?
-Las intrigas son numerosísimas. No hay en La Habana un capitán que se fíe de otro capitán ni un almirante que no recele de los demás almirantes. Todas las semanas se celebran juicios por traición con las acusaciones más peregrinas que imaginar puedas, cuando, en verdad, lo que pretenden los miembros de los jurados eliminando a sus competidores es acrecentar sus cuotas en el reparto. Porque, como sabrás por las misivas que descifraste, la mayor parte del oro y las gemas no está consignada en los registros. Sólo una parte por cada siete u ocho.
-¿Tanto se queda en el camino? ¿Y dices que acusan y condenan para aumentar los cupos?
-Sí, Adolphus. He visto tantas ejecuciones, que se me han agotado las plegarias. ¿Qué se dice en el continente al respecto?
-Que se hayan agrupado en La Habana las flotas de tres años -respondió Adolphus-, es una situación con escasos precedentes, que está originando gravísimas consecuencias en Europa. Corren vientos de guerra, Renald, pero no escaramuzas como las que ahora libra el nuevo rey de España en defensa del Milanesado y Nápoles, sino algo mucho más terrible, una contienda universal, porque, como sabes, no son las arcas de Madrid adonde llega el oro español, sino a las de los demás reinos a través de los aranceles que pagan los comerciantes de Londres, París o La Haya, pues son los mercaderes de toda Europa, y no los españoles, los que dominan las transacciones de la Casa de Contratación de Sevilla. Ese oro es la grasa que permite funcionar los engranajes de la política europea. Ahora, habiendo pasado tres años sin que llegue a Cádiz ninguna Flota de la Plata, las arcas de Madrid están completamente vacías, pero también las de Inglaterra y Francia e inclusive las del emperador Leopoldo. Sería inútil describirte las intrigas que se suceden entre las cancillerías. Cualquier alianza es ahora imaginable, y cualquier enemigo es posible, todos contra todos o todos contra España, porque los reyes están al corriente de lo que aquí en La Habana aguarda para cruzar el océano. De reino en reino se disfraza la codicia con proclamas patrióticas y hasta en Roma se viste la avaricia de santidad. Tú has asistido al proceso de acumulación de riquezas desde el comienzo, Renald; ¿de qué magnitud calculas que se trata?
Maese Rinaldo miró a don Francisco, que bajó los ojos como si quisiera no hacerle sentir culpable por mantenerlo en la inopia.
-La magnitud es incalculable, Adolphus. Los tesoros de ensueño de todas las fábulas se han materializado en La Habana. Nunca en la historia del hombre se ha reunido un tesoro igual y no creo que nunca vuelva a reunirse. ¿Qué puedes contarme sobre Felipe V?
-Fue coronado a los diecisiete años y es nieto de Luis XIV, ¿qué crees que puedo contarte? Es un pelele bajo la férula del rey de Francia pero, además, es un pelele frustrado, porque él ambicionaba el trono de su abuelo. Ahora está en Italia, guerreando, convencido de que es la reencarnación de Carlomagno, y ¿sabes quién gobierna el reino de las Españas en su nombre?
-¿El Almirante de Castilla? -aventuró Rinaldo, esperanzado.
-No, Renald. Ha dejado al frente del gobierno a su esposa, Gabriela de Saboya, una niña de quince años; imagina cuánta prudencia y astucia podrá desplegar. El nombre de España se va a disolver entre los barros de la historia y el imperio va a convertirse en una provincia francesa, y no sé qué se podría hacer para evitar que, de seguida, Francia se adueñe de toda Europa -Adolphus hizo una pausa y, a continuación, sonrió antes de preguntar: -¿Cómo diantres has conseguido sobrevivir en este avispero, Renald?
-En no despreciable medida, gracias a este joven -señaló a don Francisco-, que me ha evitado ponerme en evidencia más de lo indispensable.
-¿Quién es?, ¿puedes de veras confiar en él?
-Creo que no completamente. Si conociera el alcance verdadero de nuestra misión, es posible que decidiera matarme, pero no sabiéndolo, su lealtad es inquebrantable. Se trata de un hombre con grandes cualidades. Me ha demostrado su apetito de conocimientos y podría, con el tiempo, ingresar en la Orden, pues su afición por mí le ha situado en el sendero del saber.
-Sería maravilloso. Necesitamos jóvenes valerosos.
-También me ha ayudado a mantener mi integridad el haber ganado el favor del almirante de la primera flota.
-Eso es formidable. ¿Has utilizado con provecho tal favor?
-Sí.

Ese mismo día, llegada la noche, el capitán Zoilo de Monegros reunió a su grupo de íntimos. Todo se estaba precipitando, como si el puerto despertase de un sueño hipnótico de casi tres años.
-¿Habéis logrado enrolar a suficientes hombres, don Luis? -preguntó al contramaestre
-La tripulación está ya casi completa, pero sólo la mitad de los que vinieron de Cádiz han aceptado volver con nosotros -respondió don Luis de Alcor-. Dos años es demasiado tiempo para permanecer ociosos en lugares como La Habana. Muchos de ellos han hecho fortuna en este tiempo y los que no, se quedan por cuestiones del corazón. Todos sabemos cómo son las habaneras.
-¡Líbreme María Santísima! -exclamó Tomás de Utrera-. He logrado permanecer exento de pecado en este lupanar.
Los demás contuvieron la sonrisa irónica que la mojigatería de don Tomás les inspiraba. Aun en un sitio donde el calor, la música y el ron exaltaban los sentidos a todas horas, no era difícil mantenerse casto a su edad y con su aspecto.
-Bien -rectificó el de Alcor-, al menos de oídas, todos sabemos cómo son las habaneras. Varios de los hombres de la primera tripulación han encontrado en ellas razones para permanecer aquí. Ahora, tropezaremos con la dificultad de que muchos de los nuevos ignoran las artes de marear.
-Pues es grave inconveniente -dijo don Zoilo-, porque está cercano el día en que habremos de emprender el retorno.
-¿Se confirman, pues, los rumores? -preguntó Rodrigo de Dueñas.
-Pareciera que sí -respondió don Zoilo-. Según aseveran los informes, si las tres flotas no vuelven a Cádiz antes del otoño, la situación económica de la corona sería insostenible. Por ello, se hallan los almirantes en conferencia permanente con el duque de Moctezuma, llegado en la flota recién arribada de Veracruz, estudiando cómo organizar una travesía serena, que eluda los asaltos piratas. Me preocupa, entonces, que esos hombres que acabáis de enrolar, don Luis, representaran más estorbo que ayuda.
-Maese Rinaldo fue introducido en este navío como maestro en las artes de marear -dijo don Luis de Alcor-, ¿no es así? Pues ahora ha llegado la hora de que nos sirva.
-Convertiría a los que tuviera a su cargo en íncubos -aseguró don Tomás de Utrera con tono agorero.
-Vamos, don Tomás -discrepó don Zoilo-. No exageréis.
-¿Exagero, don Zoilo? ¿Cómo, entonces, ha conseguido ese endemoniado continuar vivo y permanecer entre nosotros, si no es porque nos ha convertido en víctimas de sus encantamientos?
-¿Os sentís encantado, don Tomás? -ironizó don Zoilo.
-Guardaos vuestras chanzas, don Zoilo. ¿Acaso no es milagro infernal que permanezca con vida cuando tantas razones nos asisten para que la pierda?
-Tiene reforzadas con acero sus defensas, don Tomás. Ningún inquisidor ni almirante ha querido escucharme en cuanto eran informados de sus credenciales. Ello, sin olvidar que tras algunos altibajos, cuenta con el favor de don Manuel Velasco de Tejada. Es indispensable acabar con él antes que llegue a informar a nuestro regreso de la fortuna que con tantos sinsabores venimos reuniendo, pero, en las Españas, un salvoconducto del Almirante de Castilla vale más que una bula papal. De todas maneras, ¿quién os ha dicho que vaya a llegar a Cádiz con bien?
Todos entendieron en qué sentido apuntaba la insinuación de don Zoilo, pero don Rodrigo de Dueñas opuso:
-En tal caso, habría que pensar también en quienes le amparan en el navío.
-¿De quién habláis, don Rodrigo? -preguntó el capitán.
-De don Francisco de Alcaparaín.
-Hace mucho que no se les ve cordializar -aseguró don Luis de Alcor.
-¿Tan fácilmente se os puede engañar, don Luis? -ironizó el de Dueñas-. Esos dos se han cuidado mucho ser vistos públicamente juntos, pero observad qué coincidencia; cada tres días van, cada uno por su lado, al mesón de los Mangos. Llegan por distintos caminos, pero casi a la misma hora. Tampoco se les ha visto nunca juntos en el interior, pero permanecen encerrados con mujeres casi simultáneamente, y luego abandonan el mesón uno poco después del otro. ¿Quién nos puede asegurar que el tiempo que pasan con las mujeres no lo usan para conspirar?
-Sí -aceptó el capitán-. Algo de eso ha llegado a mis oídos.
-Y, además, no es don Francisco el único que ese demonio ha cautivado -añadió Rodrigo de Dueñas-. También don Fernando de Tolox pareciera embrujado por él. ¿Y no es cierto, don Luis, que el antiguo grumete ha sido uno de los que con mayor entusiasmo ha querido ser enrolado de nuevo?
-Así es, pero recordad, don Rodrigo, que aunque dejó de ser grumete, es casi un niño todavía -respondió don Luis-. ¿Cómo va a tener criterio para entrar en conspiraciones? Y, por otro lado, todos sabemos que pertenece a una familia hidalga amiga del magistrado de la Casa de Contratación, quien sin duda nos pedirá cuentas sobre él. Sería muy peligroso incluirlo en nuestros planes.

La mañana que maese Rinaldo debía comenzar a impartir lecciones a los nuevos marineros, llegó un mensaje del Castillo de la Fuerza. Don Manuel Velasco de Tejada volvía a requerirle, y con urgencia impostergable, lo que le hizo sentir liberado de un compromiso del que no imaginaba como salir airoso. ¿Le llamaría por alguna de sus dolencias, más imaginarias que reales?; como cuando creyó haber sido infectado de sífilis, resultando que lo único que padecía era una afección de hongos en las ingles, que hubiera podido evitar de seguir sus recomendaciones, cosa que jamás hacía aunque jurase hacerlo.
Notó al llegar que había mucho movimiento en torno a una larga fila de carretas. Los ingentes depósitos de plata, maderas preciosas, perlas, cueros, jade y sedas bordadas salían con precipitación y cierta desorganización del fuerte. Supuso que sería mayor el orden cuando debieran transportar las gemas y el oro. O sea, el oro y las gemas que habían sido depositados oficialmente, con registros escritos, descontando lo que permanecía escondido en los navíos, que debía de ser mucho más. El capellán del Bezmiliana, un cura regordete que no medía más de vara y media de alto y al que había visto muchas veces encerrarse acompañado en cámaras del Mesón de los Mangos, pasó apresuradamente a su lado sin mirarle; muy reverencial pero sin cautelas a pesar de su valor extraordinario, portaba una pesada cruz de oro cuajada de amatistas y con una esmeralda enorme en el centro, mientras sujetaba bajo las axilas un copón decorado como la cruz y dos patenas. Otros capellanes también se daban prisas, trasportando a sus naves respectivas objetos de culto igual de valiosos.
El almirante tardó en recibirle. Lo veía desde la antesala firmar los numerosos documentos que un amanuense le presentaba y, simultáneamente, daba órdenes apremiantes a oficiales y ujieres que no paraban de ir y venir. Le dedicó algunas sonrisas esquinadas sin indicarle que pasara y cuando por fin lo llamó, habían transcurrido más de cuatro horas.
-Sabed don Rinaldo que zarparemos a no tardar mucho -dijo don Manuel-. De acuerdo con lo que me relatasteis de la travesía inicial sobre aquellas horribles enfermedades y los medios con que podíamos haberlas evitado según vos, debéis preparar un listado de todo lo que necesitaremos para prevenirlas. Hacédmela llegar cuanto antes, pues debo tener esa lista en mi poder al amanecer del día de mañana, a fin de que mis hombres dispongan de tiempo para cumplimentarla.
-Lo haré en cuanto vuelva a mi cámara.
-Siempre me asombra vuestra calma, maese. No habéis mostrado la menor emoción al hablaros del retorno al hogar.
-Carezco de eso que vos consideráis hogar, don Manuel.
-¿Cómo así?
-Mi hogar es este planeta, que, como sin duda sabréis, es una pequeña mota de polvo en el Universo infinito.
-¡Quitad, don Rinaldo! No hagáis que tenga que denunciaros a la Santa Inquisición.
Brillaba la acostumbrada chispa en los ojos del almirante. Hacía mucho que maese Rinaldo había dejado de temer tales alusiones en sus joviales labios.
-¿Están despejadas de piratas las rutas, don Manuel?
-No completamente. Pero ya no tendremos que temerles.
-Me asombráis.
-No hay razón para el asombro, maese. Dentro de dos días, tres a lo sumo, llegará la mayor y mejor Armada del mundo con el encargo de proteger la travesía.
-¿La mayor Armada del mundo? ¿Cuál es?
-La francesa. El rey don Luis XIV ha llegado a un acuerdo con su nieto, el rey Felipe, nuestro señor. Ya han sido avistados desde Puerto Rico los veinticuatro navíos más poderosos que imaginar podáis.
Maese Rinaldo podía imaginarlos muy bien. De hecho, los conocía muy bien. No cambió su expresión, aunque era extraordinaria su descomposición. Ansió que don Manuel le despidiera.
Cuando lo hizo por fin, corrió a escribir la lista, la envió al Castillo de la Fuerza confiada a don Fernando de Tolox y salió a continuación a recorrer los muelles con los ojos como luminarias, para tratar de encontrar a Adolphus. No podía esperar un día ni una hora para maquinar con él un plan que les sirviera para eludir, engañar o burlar a quienes en la armada francesa les conocían de sobra, ya que habían abundado los tropiezos con ellos cuando ambos realizaban, en casi todos los puertos franceses del Atlántico, misiones encomendadas por la Orden. En 1696, había tenido que rescatar a Adolphus de una prisión de La Rochele, donde el pelirrojo había sido encarcelado tras ser sorprendido durante la revisión de un astillero. El asalto de aquella mazmorra le costó los ahorros de diez años y una cicatriz que recorría su costado izquierdo desde la axila hasta la cintura.
No encontrando a Adolphus en los muelles ni en las proximidades del navío en que había llegado, emprendió un recorrido por los mesones de La Habana que temía que pudiera tomarle toda la noche, pues era Adolphus un hombre, por ser más joven, mucho más venal que él y no desdeñaba ningún placer que no estorbase su trabajo.
Descartado el Mesón de los Mangos, porque era su lugar de encuentro habitual y por tal razón ninguno de los dos lo frecuentaba para otros menesteres, pensó en primer lugar en La Barracuda. En el local, a medias bajo un cobertizo cuadrangular y a medias a cielo abierto entre palmeras de las que pendían centenares de candiles, sonaba la cálida y alegre música habanera con mayor entusiasmo de lo acostumbrado, pues los marineros presentían o sabían con seguridad que la partida era inminente. Batían con fuerza las palmas, como si quisieran impregnarse de la sensualidad y los placeres de La Habana que, acaso, nunca volverían a disfrutar. La atmósfera era casi sólida a causa de la humareda, ya que los hombres se habían aficionado a producir humo con la boca, dejando arder entre los labios unos gruesos cilindros de hojas de tabaco enrolladas. Todos estaban casi borrachos, borrachos como cubas o derrumbados en el suelo por la borrachera. Según juraba, entre maldiciones contra los galos, un viejo desdentado y tuerto que bebía en una mesa cercana, los rumores sobre la próxima arribada de la armada francesa no habían contentado de igual modo a toda la marinería. Él había perdido el ojo izquierdo a manos de un marsellés, veinticinco años atrás, durante una refriega en el Franco Condado. Para remarcar su desprecio hacia todo lo francés, entonó una sátira que, hacía mucho tiempo, el pueblo de Madrid cantaba para denostar a la primera esposa de Carlos II, María Luisa de Orleáns, que era sobrina de Luis XIV, y a quien culpaban entonces los españoles de que el rey no consiguiera engendrar un heredero. Todos corearon entre carcajadas la copla, cuyo significado no consiguió el maese entender:
"Parid, bella flor de lis
en aflicción tan extraña.
Si parís, parís a España;
si no parís, a París"
Siguieron a las risotadas expresivos ademanes obscenos, que sí entendió.
Uno saltó al estrado donde bailaba una mulata con los senos descubiertos y, contoneándose a su ritmo, comenzó a bajarse los calzones hasta descubrir sus vergüenzas inflamadas con impulsos violentos de la pelvis. Como su ánimo era demasiado sombrío para reír, Rinaldo se aupó a un banco y reemprendió con la mirada la busca de Adolphus, tratando de descubrir su roja cabellera por encima de la alborotada muchedumbre, cuyas actitudes desmentían la fama de austeros de que blasonaban los españoles en Europa.
Don Luis de Alcor, el contramaestre del Bezmiliana, se encontraba en un rincón hablando al oído del sobrecargo de uno de los galeones de la flota de Veracruz. Sus ojos se cruzaron con los del maese y, al reconocerlo, asomó la alarma a su rostro. Interrumpió la charla y, como si pretendiera fingir no hacer lo que estaba haciendo, se aproximó a varias mujeres que batían palmas en una mesa vecina y se sumó torpemente al ritmo. Maese Rinaldo no se preguntó el alcance de lo que, según las trazas, se trataba de alguna clase de intriga. Había tantas en esa ciudad que ya no cabía el asombro.
Habiendo comprobado que Adolphus no se encontraba allí, recorrió colmados, mesones y fondas, lupanares, bohíos, y tabernas, abriéndose paso entre la ebriedad colectiva y conteniendo la impaciencia ante quienes le invitaban a festejar con alientos avinagrados, hasta que pensó en la posada de La Iguana, donde la celebración parecía un calco de la fiesta de La Barracuda, salvo por el hecho de que había muchos hombres en los lugares más discretos en actitudes que revelaban graves cabildeos y maquinaciones, ya que se trataba de un local que constituía una especie de foro naval y era, en realidad, donde menos esperaba encontrar a su fratre.
Evidentemente, no era el único con razones para sentir alarma por la llegada de los franceses; por lo que podía discurrir contemplando las actitudes de quienes llenaban el local, terminada la noche de jolgorio serían centenares los que amanecieran degollados o con los corazones partidos; el medio más resolutivo para desembarazarse de delatores que conocieran el odio que sentían sus asesinos por los súbditos de Luis XIV y por el mismísimo ambicioso rey.
Con gran dificultad a causa de lo enrarecido del ambiente y la multitud alborotada, descubrió la mancha roja del cabello de Adolphus a la derecha del estrado, en un rincón; conversaba íntimamente con un joven oficial de su nave. Se mostraba borracho, lo que le hizo fruncir los labios con desagrado. Una de las normas que no debían transgredir los fratres milites era la obligación de permanecer sobrios en las circunstancias trascendentales, y él debía de saber ya que ésta lo era. Casi abrazado al oficial, sorprendentemente Adolphus parecían estar canturreando y el otro le coreaba entre risas. No podía acercarse a ellos, porque así sería revelada su amistad mutua y, en consecuencia, descubierta la estrecha relación que mantenían, lo que perjudicaría gravemente a sus fines. Sin dejar de vigilar el rincón, maese Rinaldo fingió abstraerse en la ruidosa fiesta que las mujeres y los marineros estaban celebrando con verdadera pasión, sabedoras ellas de que perderían pronto el negocio hasta el año próximo y sabedores ellos del tiempo escaso que les quedaba para disfrutar placeres tan pródigos. Sus canciones hablaban de amores fieles hasta la muerte, de promesas de reencuentro y de reproches de alcoba. Más divertidos o líricos que procaces, casi todos los poemas parecían recién improvisados, pues podía, a pesar del insuficiente conocimiento de la lengua, descubrir rimas y métricas muy forzadas y torpes. Lo que sí resultaba procaz era el baile de las mulatas; poseían cuerpos extraordinariamente voluptuosos, de caderas anchas, cinturas finas y pechos firmes a pesar de su tamaño; daba la impresión de que su libidinosidad estuviera mezclada con la inocencia, como si los contoneos, las pelvis impulsadas acompasadamente hacia adelante y las jugosas lenguas con que se humedecían los labios formaran parte de su manera natural de entender la música y el baile. Ciertamente, debía ser así, pues conocía en África bailes muy semejantes y esas mulatas serían nietas, o bisnietas a lo sumo, de esclavos traídos de aquellas tierras, si no eran esclavas ellas mismas, explotadas por sus dueños para el placer nómada de la marinería.
Entre los marineros, los más jóvenes señalaban a sus compañeros las erecciones que les causaban los contoneos de las bailarinas, sin pudor, jactanciosamente, abultamientos que eran celebrados por los demás con palmadas y carcajadas. ¿Qué opinarían de todo ello los graves clérigos que acompañaban la expedición y los siniestros personajes de la Santa Inquisición que, aunque impregnados de la sensualidad festiva de La Habana, eran tan temibles allí como en cualquier otro lugar de las Españas?
Adolphus se dispuso a salir. Lo vio trastabillar un poco al alzarse del asiento; si no se trataba de una simulación para lograr cualquier objetivo relacionado con la misión, su ebriedad era superior de lo que calculara al llegar, puesto que el joven oficial tuvo que sostenerlo y empujarlo hasta la salida.
Abandonó el local tras ellos. Extrañamente, no se dirigieron a los muelles, sino hacia el interior de tierra firme, donde la población se convertía en un lodazal inmundo cobijado bajo una vegetación maravillosa con la que desentonaba porque parecía el parque encantado de un califa, pues más allá de las murallas de piedra se abrían callejas interminables entre frágiles construcciones de palos entrelazados y hojas de palma y bálago, que contrastaban con la riqueza lujuriante de palmas, magnolios y ficus y el trino y chasquidos nocturnos de pájaros innumerables posados con indiferencia confiada en todas las ramas de las espléndidas copas. Brotaban de las casas, indistintamente, aromas y hedores; perfumes de fruta, flores y guisos muy especiados y la hediondez de la enfermedad, el desaseo y los excrementos vertidos ante las puertas.
No conseguía columbrar adónde podían encaminarse Adolphus y el oficial. ¿Por qué se alejaban del puerto? Podía suponer que el consentimiento del fratre le conducía a algún fin, seguramente estaba sonsacando información. Pero, por otro lado, esto carecía de lógica, ya que se trataba de un marino de su propio navío y en el primer encuentro Adolphus había relacionado minuciosamente lo que cargaba. De todos modos, si aceptaba acompañar al oficial hacia un destino tan poco comprensible, debía tener razones poderosas aunque estuviera ebrio. Rinaldo confió en que la borrachera fuese fingida y, por tanto, permaneciera intacta su capacidad de alerta. Tenía que ser así y oró para que Adolphus no hubiera olvidado a causa del alcohol que para ganar en su ardua misión necesitaba sosiego, voluntad indomeñable, acción resuelta, atención alerta, cabeza de hielo, corazón de fuego y mano de acero.
A la entrada de un sendero que se iniciaba en el espacio entre dos construcciones, el joven oficial giró la cabeza atrás, como si recelase de que alguien pudiera seguirles. Maese Rinaldo tuvo tiempo de esconderse tras un matorral sin que le descubriera; unos ojos minúsculos brillaron cerca de sus rodillas y al descubrir de qué raro animal se trataba, un almiquí, se preguntó que haría tan cerca de la costa, cuando su territorio era el monte, según le habían dicho la primera vez que lo viera; el animal, pequeño como un gato, continuó sin inmutarse con lo que estaba haciendo, cazar insectos y gusanos, sosegadamente, con su extraño hocico que casi parecía la trompa de un elefante. Si el maese no permaneciera tan pendiente de los hombres a los que seguía, hubiera sonreído como en la primera ocasión que contempló un almiquí, porque visto de perfil presentaba siempre una expresión que le hacía parecer muy enojado. Cuando Adolphus y el oficial se internaron en el bosque dejando atrás las hediondas calles donde el aire llegaba a ser irrespirable, Rinaldo se apresuró en pos de ellos bajo el aroma puro y fragante de la vegetación. Alcanzó a situarse a una distancia prudencial desde la que no pudiera perderlos de vista ni ellos escucharan ningún rumor que les alertara. Los matorrales que crecían bajo los árboles llegaron a ser tan espesos, que los dos quedaban ocultos de tanto en tanto y podía perderlos de vista. El tenso estado de alerta del maese era tan acusado, que sentía los hombros, brazos y manos como dolorosos resortes contraídos a punto de dispararse. Observó, al fin, lo que había temido desde el principio, y por intuirlo su cuerpo antes que su pensamiento, hacía un segundo que había introducido la mano entre sus vestiduras en busca de la daga, que dispuso entre los dedos índice y pulgar de la diestra.
El joven posaba la mano derecha sobre el hombro de Adolphus; la retiró un instante aunque, en seguida, volvió a situarla en el mismo lugar; al retornarla hacia el hombro, maese Rinaldo vio brillar levemente el machete que enarbolaba, reflejando las estrellas. Sin esperar más, lanzó la daga hacia el costado del joven. Éste y Adolphus cayeron abatidos al mismo tiempo.
Agarrotado por el dolor, maese Rinaldo corrió a buscar el pulso de su fratre. Lo abrazó con fuerza, como si su última posibilidad de sobrevivir dependiera del calor vital que pudiera transmitirle. Era inútil, Adolphus tenía el cuello cercenado casi en redondo. Permaneció mucho rato en suspenso, eclipsadas sus facultades de razonar y sentir. Era culpable de haber fallado por un segundo, porque sus reflejos se encontraban adormecidos por la molicie y los placeres de los dos años vividos en La Habana bajo la niebla de las ensoñaciones. Veló con la mano el espanto detenido en los ojos abiertos de su amigo y sólo entonces dedicó una mirada al otro. Había muerto en el mismo instante que la hoja de su machete desterraba a Adolphus de la vida. Extrajo la daga, la limpió en la ropa del muerto y se la guardó. No podía hacer nada más por su camarada y, a partir de ese momento, su vida iba a ser igualmente vulnerable; el servicio de contraespionaje que llegaría con la armada francesa tenía razones de sobra para hacerle desaparecer, pero el arte de ganar se aprende en las derrotas según afirmaba el gran Maestre, y de la derrota inconmensurable que representaba no haber sabido salvar la vida de su fratre estaba obligado a extraer sabiduría para alcanzar la victoria. Pero el dolor superaba a la razón y sentía que el corazón iba a parársele.
Sucia su ropa de fango y sangre de Adolphus, lo que descubrió por las miradas entre cómplices y festivas de quienes se cruzaban con él, corrió sin resuello hasta el muelle, donde saltó al agua sin pensar siquiera en volver al Bezmiliana. Nadó hacia la bocana de la rada, obnubilado por el dolor. Corrían lágrimas por los entresijos de su alma, pero no por sus ojos. Adolphus había crecido en una casa situada a tres puertas de la de su niñez. Él descubrió sus aptitudes cuando todavía era un niño, fue él quien le condujo por el sendero del saber y, finalmente, quien lo captó para las incomprendidas misiones de la Orden, que tanto habían combatido los viciosos reyes europeos, particularmente los franceses, desde la consumación de Jacques de Morlay. Durante los primeros años, fue su maestro, su guía y el inductor de su vocación; ahora, por su torpeza, había sido el causante de su perdición. La madre era todavía joven y continuaba viviendo en la misma casa; jamás podría presentarse ante ella, nunca sería capaz de volver a mirarla a los ojos.
El agua ya no era tan cálida como en la ensenada del puerto. Pero el escalofrío no bastó para volverlo a la realidad. Tenía que distanciarse, escapar del mal, dejar de oír los alaridos de la sangre derramada. Braceó durante dos horas antes de preguntarse qué demonio le había robado el entendimiento, cuando se descubrió creyendo que podía atravesar el océano a nado y volver a la paz purificadora del desierto persa, a sus meditaciones que le rescataran de la punición de su culpa, al olvido de la miseria de los hombres y de la suya propia. El frío insoportable del mar del amanecer, sin embargo, le hizo volver en sí y la locura le abandonó, de modo que decidió emprender el retorno al muelle cuando sintió que estaba a punto de perder la vida. La pesadez de la ropa mojada le restaba fuerzas; tomó la daga entre los dientes para despojarse de todas las vestiduras, por la necesidad de ahorrar el aliento que le permitiera vencer las corrientes de la bocana y ganar la seguridad del malecón.
Tocó el casco del Bezmiliana cuando el alba había abierto ya el horizonte a la luz. Antes de salir del agua, acechó las voces y sonidos. Escuchó el regreso ebrio de los marineros a los barcos, todavía entre canciones tartajosas. Calculó que podía moverse sin excesivo temor a ser descubierto. Aunque había varios hombres en cubierta, dos o tres dormidos entre sus propios vómitos, nadie miró ni se burló de su desnudez en el trayecto desde la pasarela a su cámara. Atenuado el dolor, liberado de la locura y atemperado el miedo por el esfuerzo, había conseguido maquinar durante las últimas brazadas qué hacer para que los franceses no lo reconocieran o tardasen en reconocerlo.
Habían transcurrido más de tres años desde que preparara cuidadosamente las valijas, así que no recordaba con exactitud en el doble fondo de cuál de ellas debía buscar lo que necesitaba. Le castañeteaban los dientes como si hiciera frío, pero compuso una expresión de triunfo al recordar que los reiterados registros que don Zoilo de Monegros había mandado efectuar en su cámara jamás le habían servido al capitán, ni a sus secuaces, para comprender que todas las valijas ocultaban dobles fondos. Palpó las cuatro como si examinara el pecho de un moribundo; tras el prolongado examen aún dudaba entre dos, pero sería demasiado laborioso recomponer dos en lugar de una, así que tanteó largamente hasta convencerse. Cuando comenzó a desarmar el laberíntico escondrijo, sabía con certeza que en ese doble fondo se encontraba lo que buscaba.

A medio despertar y todavía agitado por la resaca, el capitán don Zoilo de Monegros creyó que soñaba cuando vio, parado en el umbral de su puerta, a un hermano hospitalario de la Orden de San Juan de Jerusalén. El medio hábito, la capa y la cruz de Malta en su pecho le convencieron de que no podía ser más que una aparición. Se trataba de un hombre alto, de muy corto cabello rubio, con la barba y el bigote rasurados. Bello y resplandeciente como los arcángeles de los cuadros, demasiado inmaculado y hermoso como para ser real
Durante unos segundos, preguntóse don Zoilo si habría muerto y se trataba de un ángel que llegaba a pedirle cuentas por sus pecados, lo que le situaría en posición harto incómoda. Si el cielo le pedía cuentas, la sima del infierno se abriría para él al instante. Entonces, le oyó murmurar:
-¿Dormís, don Zoilo?
Su voz de acento exótico le resultó reconocible.
-¿Quién sois?
-¿Estáis despierto?
-Sí -para confirmarlo, el capitán se alzó del lecho y sentóse en el borde-. ¿Quién os manda?
-Soy maese Rinaldo, don Zoilo.
-¿Vos? ¿Qué milagro os hace hablar román paladino?
-Son tres años de aprendizaje, señor capitán. Ahora me siento ya suficientemente seguro para expresarme en castellano.
El capitán temió tener que pagar uno a uno los insultos proferidos durante años convencido de que no podía entenderle.
-¿Por qué vestís así y os habéis rapado? Es imposible reconoceros.
Maese Rinaldo sonrió. De eso, en concreto, se trataba fundamentalmente la visita, además del cambio indispensable de personalidad que debía ser conocido y aceptado por la tripulación: comprobar que nadie podría reconocerle.
-Sabiendo que hemos de emprender pronto el regreso, ha llegado la hora de volver a mi ser natural y desvelaros quién soy y cuál es mi verdadera misión en el Bezmiliana.
Don Zoilo se aclaró la voz. No podía creerlo; el maese iba a poner boca arriba sus cartas. ¿Cuáles serían? Estaba sacando de un pliegue de su ropa un pergamino con muchas florituras, que le tendió. Fingió abstraerse en su lectura; maese Rinaldo sabía, sin embargo, que no lo entendería.
-¿Veis lo que aquí reza? -preguntó.
El capitán amagó un asentimiento; estando seguro de que no podía leer el texto, maese Rinaldo continuó:
-Como podéis comprobar, mi nombre no es Rinaldo, sino René de Montmartre. Fui encargado por el Almirante de Castilla de estudiar y buscar remedio a los terribles males tropicales que por aquí abundan. No se os comunicó tal verdad para no causar alarma a vuestra tripulación. Tampoco os preocupéis vos, don Zoilo. Durante estos años, he realizado en mi camarote todas las investigaciones necesarias, sin poner en riesgo con mis experimentos y pruebas la salud de vuestros marineros. Todo lo que ha habido que probar lo he probado en mi propio cuerpo y, como podéis apreciar, gozo de excelente salud. Ahora que regresamos, y como leéis aquí, debéis proveerme de ayuda para culminar mi trabajo durante la travesía. Para el tiempo que nos tomará el viaje de regreso, necesitaré la asistencia de dos de vuestros hombres que sepan escribir, porque es extenso en extremo y muy arduo lo que debo informar a los científicos de Madrid.
-¿Sois francés?
-Así es.
-¿Por qué os habéis rasurado el bigote y la barba y os habéis cortado el cabello?
-Porque es así como los he usado desde que ingresé en la Orden de Malta –mintió-. Los dejé crecer sólo para embozar mi condición y mi identidad en la primera etapa de este viaje. Ahora, no podéis imaginar cuán agradablemente me siento con mi ropa y mi aspecto normal.
-¿Y debo llamaros maese René?
-No así. Debéis dirigiros a mí como "caballero René".

Dos días más tarde, a despecho de lo muy seguro de su disfraz que había llegado a sentirse durante los dos últimos días, tanto en el navío como en el Castillo de la Fuerza, adonde fue a explicar a don Manuel lo mismo que le había explicado al capitán, aunque con un documento mucho mejor falsificado, sentía gran preocupación cuando, desde la cubierta del Bezmiliana, vio llegar la armada francesa, acompañada por las fanfarrias y los pífanos que le daban la bienvenida a La Habana.






Serie en lontananza

-Hoy llegan las máquinas -le dijo Gerardo a Martiña.
Estaba afeitándose y todavía no había salido la joven de la cama, porque solía remolonear mientras él realizaba su aseo, para recrearse contemplando su desnudez. Pocos cuerpos masculinos podían rivalizar con el suyo. Si no lo quisiera tanto, bastaría su carne para hacer que se sintiera muy orgullosa.
-Entonces, ¿tienes trabajo en el barco? -preguntó ella.
-Seguro que sí. Anoche dijo Dimas que, aun con el equipo al completo, ahora necesitaría más gente para sacarle provecho a toda esa maquinaria. Ya han pasado tres días desde que estuvimos en el convento, así que podrías ir esta mañana a hablar con el salido de fray Lucas.
-¿Y no sigo persiguiendo a esa tía?
Gerardo volvió la cabeza hacia ella. Cuando apuraba con indolencia los últimos minutos en la cama, el cuerpo desnudo de Martiña era una provocación, porque sus posturas de pereza hacían que resaltasen sus pechos, turgentes e incitadores, y la seda iridiscente de su piel celta. Sintió el deseo imperioso de volver a abrazarla, pero no le quedaba tiempo. En respuesta a su pregunta, comentó:
-Las cosas están muy claras, ¿no? Considerando lo que has visto, no tiene más remedio que ser una espía.
-Por supuesto que sí. Anteayer, recorrió todas las orillas de la ría, parando a cada paso cuando encontraba un buen mirador en el camino. Sacaba esos prismáticos enormes que lleva y se ponía a hacer anotaciones en una libretita mientras sostenía una grabadora portátil junto a la boca. Pero me dio la impresión de que enfocaba los prismáticos no sólo hacia tu equipo, sino que también vigilaba el barco de Teleplanet.
-Me da muy mala espina, Martiña. Los de Teleplanet tienen un montón de gente recorriendo la ría en lancha a ver qué hacemos, así que lo de esa mujer tiene que ser más gordo que la simple competencia entre dos productoras.
-¿A quién que no sea un canal de televisión va a interesarle lo que hacéis? No seas tonto.
-No es ninguna tontería, Martiña. Ha habido centenares de expediciones buscando el tesoro durante siglos, a veces con los equipos más sofisticados de sus épocas respectivas. Siempre, con pretextos mentirosos ante las autoridades. Tienen que haber sacado fortunas de la ría, y no siempre de modo tan secreto, porque de otro modo Julio Verne no habría fabulado sobre ello de manera tan precisa. Pero con tanto como es seguro que han sacado, todos sabemos que tiene que permanecer mucho más. Vete a saber cuántos desearán descubrir el menor detalle que les revele dónde hay oro. Lo de esa mujer es para sospechar que cuenta con respaldos muy poderosos y con mucha pasta, a lo mejor mafiosos norteamericanos o rusos; tú misma has visto con qué frecuencia cambia todo el vestuario y cada día conduce un coche distinto. A veces me pregunto si no representará una amenaza, y no sólo en cuanto al programa de televisión.
-Pero tu jefe sigue en las nubes.
-He estado a punto de contárselo dos o tres veces, pero cada vez lo veo más entusiasmado con ella, y él, como un pardillo, estará largando sin parar y sin comprender que se lo ha trajinado para sonsacarle, y que lo que haya entre ellos no le importa un pimiento. A menos que tengamos pruebas contundentes que mostrarle, no me atrevo a decirle ni pío. En vez de considerar el asunto, Dimas me echaría del equipo, aunque antes, con el genio que tiene, a lo mejor le daba por ponerme la mano encima.
Martiña sonrió.
-Y yo le sacaría los ojos. Entonces, ¿voy al convento?
-Sí. Llévate las dos cámaras. Si terminas pronto allí, trata de sacar alguna foto de esa mujer, a ver si la pillas en actitudes sospechosas. Fotos claras, que pudieran convencer a Dimas.

El entusiasmo por la llegada de las máquinas e instrumentos hizo que Dimas Outero olvidara la incomodidad de que Gerardo Cao estuviera a la vista. De hecho, se olvidó de todo lo que no fuera la culminación con éxito de la serie y sólo cabía en su pensamiento, en un rincón muy íntimo, la alegría por la rapidez con que progresaba su relación con Celia Pertíñez.
Había llegado a la ría en busca de oro y había encontrado un oro mucho más importante. Julia era muy atractiva, pero no era sólo eso lo que la convertía en la mujer ideal; poseía una personalidad serena, juiciosa, organizada y sin altibajos de humor, justo la clase de persona que un temperamento disparatado e imprevisible como el suyo necesitaba como complemento. Los años de realización obsesiva, incansable y consecutiva de programas de televisión iban a terminar; a partir de ahora, tendría de nuevo vida privada.
-Baja la boca del tubo hasta el pecio -le dijo a Rafael Beira-, pero no la sitúes directamente encima, sino al lado, adosada al casco. Ten cuidado de que el tubo no se aplaste en ningún punto de su longitud. Cuando estés seguro, haz la señal, para que pongamos el motor del extractor en marcha. Será sólo un minuto. Mientras funcione, fíjate con cuánta rapidez se bloquea por los guijarros y los objetos que se queden pegados al filtro, y avisas de nuevo inmediatamente.
La cubierta de proa del pesquero que les servía de cuartel general se encontraba llena de cajas a medio desembalar. Habían anclado no muy lejos de la acechanza de los de Teleplanet, en una zona de la ría próxima a la bocana, donde la profundidad era mayor que en la bahía de Rande. Si el extractor de arena funcionaba bien en ese lugar, mejor lo haría en Rande. Lo que no imaginaba Dimas era cómo realizar la misma operación con el galeón de la daga sin que los de Teleplanet se dieran cuenta, puesto que esa máquina no podía transportarse en una lancha.
Mientras, Gerardo participaba con los otros seis submarinistas en la marcación de señuelos para el equipo rival. El despliegue de trajes de neopreno multicolores era muy vistoso, y resultaba divertido observar cómo picaban los de Teleplanet, que mandaban en seguida a algún submarinista a merodear por las cercanías de cada uno de ellos. Pero Gerardo sentía frustración porque Dimas no le hubiera mandado con los tres que, vestidos completamente de negro y liderados por Julio Parada, se dirigían hacia el galeón de la daga.

Martiña estacionó el coche frente a la puerta del convento. Eran las nueve de la mañana, hora que, por la razón que fuese, debía resultar menos oportuna para la comunidad que la de las anteriores visitas, puesto que nadie acudía a abrir.
Cayendo en la cuenta de que su puño no golpeaba la pesada puerta con tanta fuerza como el puño poderoso de Gerardo, cogió una piedra cuyos golpes debieron resonar en todo el convento. Aún así, no acudieron.
Llevaba casi una hora esperando que abrieran, ¿qué podía hacer? Desde luego, no iba a rendirse; no regresaría con las manos vacías, para que Gerardo recayera en las tendencias machistas que ella había conseguido domeñar, y volviera a convencerse de que no se podía confiar a una mujer esa clase de gestiones. Ni pensarlo; tenía que sacar algo del viaje. Inició un reconocimiento del perímetro del conjunto de edificios, sin sospechar lo largo que iba a ser.
Las construcciones escalaban una ladera suave del claro del bosque. Cada diez o doce metros, las tapias crecían un poco, formando una especie de escalón, para compensar la pérdida de altura por la elevación del suelo. No se trataba de una tapia recta, sino que seguía un trazado lleno de revueltas y recovecos alternados con los muros traseros de diversos edificios menores o torres de forma poligonal. El revoco estaba más desconchado cuanto más se retiraba de la fachada principal y, cerca de la zona más alta de la ladera, abundaban los derrumbamientos de la parte superior del muro, que formaban melladuras como de ruinas de guerra. Apresuró el paso cuesta arriba, con la esperanza de que por la zona más alta existiera alguna melladura lo suficientemente cercana al suelo como para poder encaramarse a la valla y colarse en el convento, aunque lo que pretendía al comenzar el recorrido era ver si por alguna ventana descubría a un monje al que pedir que le abriera la puerta.
Encontró una abertura que sólo distaba algo más de metro y medio del suelo. Intentó darse impulso para subir con las manos apoyadas en el borde, pero resultó inútil. Sintió rabia mientras consultaba el reloj; las diez y media. Miró alrededor. Había un tronco de carvallo un poco más arriba; por su tamaño era imposible de mover, pero lo examinó a ver si estaba lo bastante carcomido como para que se hubiera fragmentado. No lo estaba del todo pero había un punto, a menos de un metro de la base, donde sólo quedaban pocas astillas. Golpeó rabiosamente con una piedra, hasta conseguir que ese trozo se desprendiera del resto, pero cuando intentó moverlo con los brazos siguió tan inmóvil como si solamente lo hubiera rozado la brisa. A punto de gritar de ira, apartó varios de los guijarros de la base del tronco, del lado donde bajaba la pendiente y, a continuación, se tendió en el otro lado, con los brazos alzados sobre su cabeza aferrando con las manos el tronco de otro carvallo, más joven, que crecía a corta distancia. Hizo palanca con su cuerpo y empujó el tronco con los pies, hasta que vio con alegría que se movía unos centímetros.
Desencajado del lecho que lo contenía, fue relativamente fácil obligarlo a rodar pendiente abajo. Chocó contra la muralla casi en la vertical de la melladura por donde había intentado escalar; ahora, con la ayuda de esa base, pudo encaramarse al muro sin problemas. Al otro lado había un huerto lleno de maleza, un espacio con forma trapezoidal que delimitaban el muro y las paredes de tres edificios a los que la ruina del tiempo había desprovisto de techos y paredes interiores. Cruzó el huerto sin tenerlas todas consigo, temerosa de que los monjes se tomaran a mal la invasión. En el punto más distante de la tronera por donde había entrado, salió a otro recinto abierto tras sobrepasar el hueco entre los dos edificios en ruinas. Ahora no se trataba de un huerto, sino de un patio que había sido un jardín, aunque la vegetación era igualmente asilvestrada. Le alegró descubrir que el edificio situado enfrente no estaba en ruinas aunque se encontraba también muy deteriorado. Por su tamaño. debía de ser uno de los cuerpos principales del convento, ya que presentaba en los dos pisos superiores largas hileras de ventanas, todas iguales y, en la planta baja, una hilera igual salvo en los dos extremos, donde se abrían ventanales muy grandes rematados en arco. Sólo por éstos resultaba posible ver el interior, porque los alféizares de las ventanas eran demasiado altos.
Comprobó a través del ventanal más cercano que el interior se encontraba tan descuidado y ruinoso como el de los primeros edificios. Con escasa esperanza de encontrar algo distinto, fue dejando atrás la larga pared para aproximarse al del otro extremo.
También estaba mal conservado, pero presentaba mejor aspecto. Se trataba de una especie de sala de reunión, o de estudio, puesto que había dos hileras de ocho grandes mesas cada una, dispuestas como si se tratara de un aula de colegio, con una mesa mayor en el extremo, sobre una tarima justo debajo de la ventana.
Encima de esta mesa, había una arqueta poco mayor que un cofre, una caja que mediría cincuenta centímetros de ancho por treinta de alto, posiblemente de madera, aunque no estaba segura a causa de la gran cantidad de láminas de acero claveteadas que la atravesaban en los dos sentidos, más los ángulos que abrazaban las esquinas, y que parecían de bronce dorado. La tapa le impedía ver el interior y su contenido, exhibido hacia donde estaban los cuatro monjes en actitudes que no comprendió en seguida.
Fray Lucas permanecía sentado con una pose hierática, en un gran sillón de alto respaldo, situado en el centro del pasillo que formaban las dos hileras de mesas, las dos primeras de las cuales estaban ocupadas por un fraile muy delgado la de su derecha y por otros dos la de la izquierda, éstos con un inquietante aspecto de delincuentes a medio reformar. Junto a la mesa donde reposaba el cofre, había otro monje de pie, un hombre de cabeza totalmente calva, vuelto hacia sus compañeros con un pergamino desenrollado sujeto entre ambas manos.
Representaba estar leyendo en alta voz, pero Martiña no escuchó ningún sonido pese a que el ventanal carecía casi completamente de cristales. Mientras simulaba leer, alzando las manos como si tuviera dificultad para hacerlo si la luz no caía de lleno sobre el pergamino, los otros cuatro movían la cabeza con gravedad, como si asintieran lúcida y sabiamente a las palabras que no sonaban. Componían una escena de película muda pasada a cámara lenta, ilusión reforzada por los duros contrastes de la cruda luz que les alcanzaba de lleno a través del ventanal. El calvo presentaba una expresión de éxtasis cercano al trance. Los dos patibularios de la izquierda tenían los ojos enrojecidos, aunque daba la impresión de que más por efecto de algún alucinógeno que por el arrebato místico. Los ojos de fray Lucas parecían contemplar un más allá bienaventurado.
Martiña sintió ganas de reír. ¡Estaban como cabras!
Creía no haber reído, pero algún murmullo debió salir de su boca, puesto que el fraile delgado alzó la mirada en su dirección. Aunque Martiña se escondió inmediatamente, temió que hubiera tenido tiempo de descubrirla y, por ello, echó a correr hacia el extremo donde calculó que se encontraría la entrada principal, con la esperanza de que sólo estuvieran echados los cerrojos.
Aunque creía desplazarse en la dirección correcta, el recorrido era muy complicado, a través de patios, galerías y locales inmensos, como naves. Por fin, reconoció el claustro y por él se orientó hacia la galería que la conduciría hasta la salida, pero los monjes debían de haber acudido por un camino más corto, un evidente atajo, puesto que la esperaban parados bajo el arco de medio punto que comunicaba el claustro con la galería que bordeaba la iglesia.
Bueno, ya que había sido descubierta, carecían de sentido tanto la carrera como el disimulo. Saludó:
-Buenos días, fray Lucas. ¿Me recuerda?
-Sí. Eres la de la televisión. ¿Cómo has entrado?
-Perdone el atrevimiento. Pasé más de una hora llamando a la puerta pero como no me abrían ustedes, y no quería perder el viaje, he saltado por un hueco que hay en el muro. Espero que no les moleste.
-Ha descubierto el secreto -masculló el famélico fray Luis.
-Yo no he descubierto ningún secreto -protestó Martiña-. Sólo les he visto estudiar y me he apartado porque no quería molestarles.
-Es la serpiente mentirosa -dijo el fraile calvo-, una pecadora Eva que nos manda el Maligno para tentarnos.
El flaco, los dos patibularios y el calvo avanzaron hacia ella. Inmóvil, fray Lucas parecía luchar entre varias contradicciones. Martiña se preguntó qué se propondrían los cuatro que se le acercaban, pero antes de ocurrírsele una respuesta, vio algo en sus miradas que la obligó a correr de nuevo. Como estaban entre ella y la salida, corrió en la dirección contraria. Había un gran arco a través del cual se podía entrever la decorada escalera y a la derecha, en un ángulo junto al muro de la iglesia, una puerta pequeña. Eligió ésta última, sin recordar el relato y la descripción que Gerardo le había hecho de su primera visita al convento.
Estuvo a punto de caer rodando por la escalinata que había tras la puerta. A pesar de la tufarada que sacudió su nariz, continuó hacia abajo, porque no se le ocurría otra cosa para escapar de los cuatro frailes.
Corrió por la retorcida galería de la cripta confiando que a Gerardo se le hubiera escapado el detalle de que existiera otra puerta en el extremo contrario de la U, pero no la había. La penumbra era casi completa, salvo por la luz difusa que entraba a través de ventanucos abiertos en los ángulos, cerca del techo, y que parecían estar cegados por fuera por la maleza, y se oían sospechosos saltos de criaturas que no podían ser más que ratas enormes; muchísimas ratas enormes. Escuchó los apresurados pasos de los cuatro que le daban alcance, y sus murmullos:
-La blasfemia exige crucifixión.
-Es más definitiva la hoguera.
-Sí, la hoguera borrará del todo la huella del pecado.
Mientras, clavado en el mismo sitio por la irresolución, fray Lucas meditaba cómo resolver el caso, distinto de cuantos había tenido que solventar en los veinte años que llevaba dirigiendo la comunidad. Porque jamás había osado nadie invadir la sagrada privacidad del retiro. Resultaba claro que se había producido una profanación muy grave que requería reparación, pero los últimos tres días le angustiaba otro problema: Dado que aquel hombre le había ofrecido diez millones de pesetas por la cruz, había intentado comunicarse con el superior de la orden, con quien llevaba diecisiete años sin hablar y sólo en ese momento había comprendido que la falta de comunicación carecía de sentido. Antes, los tres primeros años de su priorato, recibía visitas periódicas, que cesaron abruptamente y nadie le explicó la razón.
Acuciado por la tentadora oferta de Arístides Basterrechea, que podía permitirle restituir cierto brillo a la comunidad, tuvo que andar durante hora y media para encontrar un teléfono público; la telefonista no localizó el número de Madrid que le solicitó; tampoco en Sepúlveda ni en Baeza, ni en Ponferrada. La orden no figuraba en la guía telefónica de ninguno de los lugares donde creía que poseía monasterios, como si hubiera desaparecido por el sumidero de un excusado. Rogó a la telefonista que probara con la guía de Roma, pero ella le dijo que, para hablar con "información internacional", debía introducir en la ranura más monedas de las que llevaba ni hubiera llevado jamás encima. Volvió al monasterio convencido de que él y sus cuatro compañeros eran los únicos supervivientes de la congregación.
¿Podían permitirse un escándalo que atrajera las miradas del país hacia su discreto refugio? Esa mujer no podía haber venido al monasterio por su cuenta, seguramente había alguien esperando a que ella lograra que abrieran la puerta y, en todo caso, todo un canal de televisión estaría al corriente de la visita. A su desaparición, seguiría la invasión de una legión de policías y con ella, se esfumaría su estilo de vida y el nombre de su orden. Tenía que evitar que los cuatro frailes hicieran lo que se proponían. Se lanzó hacia la puertecilla, bajó afanosamente la escalera y corrió pasillo adelante. Llegó al extremo donde se encontraban las cinco personas cuando fray Luis aproximaba al rostro de Martiña la llama de una antorcha.
-¡Dentente, fratre! -gritó.
Su grito tuvo el efecto de una droga paralizante. Los frailes se quedaron completamente inmóviles, rígidos como estatuas y, libre de la presa, Martiña, más furiosa que aterrorizada, pasó junto al gordo prior y corrió hacia la salida.
Todavía permaneció fray Lucas unos segundos inmóvil, pero como si algo lo despertase de un sueño, echó a correr también tras la mujer.
-Aguarda, aguarda -suplicó a sus espaldas.
Martiña volvió la cabeza sin detenerse, aunque aminoró la carrera.
-¡Qué coño quiere usted, loco del carajo!
-Que olvides lo que ha pasado. Era una broma para asustarte.
-¡Una mierda! ¡Han estado a punto de matarme...
-Te suplico, muchacha que te pares un instante. Puedes confiar en mí.
Martiña aceptó detenerse, aunque a unos diez metros de distancia del fraile y con todos los tendones en tensión, dispuesta a echar a correr de nuevo, porque a su pesar estaba temblando.
-¿Qué puedo hacer para convencerte de mi buena fe? -preguntó fray Lucas.
La joven meditó un instante.
-¿Qué había en ese cofre?
-¿Quieres decir en el Arca de la Alianza? Las cosas de que os hablé a ti y a tus compañeros el otro día. El Arca nos fue entregado personalmente por san Renato, después de rescatarla en el Templo de Jerusalén, y es lo más esencial en la vida de esta congregación.
-¿Me deja verlo?
Fray Lucas se tomó unos segundos de reflexión.
-En este momento sería completamente imposible, porque antes debo procurar que mis hermanos reencuentren la paz. Pero, si tanto te interesa, podría enseñarte uno de los pergaminos, uno solo; pero no hoy.
-¿Cuándo?
-Ven mañana.
-¿Que vuelva a este convento, con lo que ha pasado hoy?
-Olvídalo, te lo ruego. No se trataba de lo que has pensado. Si no confías en mí, te esperaré mañana con el pergamino donde me tú digas, aunque tendrá que ser cerca de aquí, porque no dispongo de medio de desplazamiento.
Martiña calculó apresuradamente. Su impulso era armar un escándalo y conseguir que los cinco lunáticos fueran encarcelados, pero pudiera ser que ello perjudicase a la afanosa búsqueda que Gerardo venía realizando hacía trece años, ahora que estaba cerca del final. Resolvió:
-¿A las diez, en el cruce del camino con la carretera?
-Allí estaré esperándote. No faltes.

A las seis y media de la tarde, Arístides Basterrechea preguntó en recepción por Dimas Outeiro. Le dijeron que aún tardaría unas dos horas en volver de la ría.
Subió a la habitación para deshacer el equipaje, algo más voluminoso que el maletín de mano que traía el lunes anterior. A continuación, tomó una ducha, canturreando porque se encontraba ante una gran oportunidad, esa clase de ocasiones que se presentan pocas veces en la vida de un consejero de arte.
De nuevo vestido, se sentó junto a la ventana, a acechar la llegada de Dimas.
Sentía impaciencia. Durante la reunión del martes en la fundación, le habían autorizado un límite más alto para la compra de la cruz y la daga, y al día siguiente, cuando examinó con tranquilidad el cáliz y la patena limeños que poseían, se convenció de que la cruz había sido creada por la misma mano. No le cabían dudas. El contraste entre el verde de las esmeraldas y el lila de las amatistas tenía en las tres piezas el mismo sentido de la armonía, y las volutas de oro con que se disimulaban los engarces eran idénticas. Se trataba de una oportunidad formidable de completar un conjunto que podía figurar en un gran museo, junto a una placa que prestigiaría el mecenazgo de la fundación.
¿De qué argumentos podía valerse para convencer al monje loco de que se la vendiera? No estaba seguro de si Gerardo Cao se habría percatado, pero el prior había estado relamiéndose los labios cada vez que miraba a su novia. Era, pues, a Martiña a quien tendría que pedir ayuda.
Notó que Dimas llegaba al hotel, pero no solo; le acompañaba todo el equipo. Esperaría a que se encontrase en su habitación.

Dimas estaba de mal humor. El informe de Julio Parada sobre la situación del galeón de la daga era desalentador; se había acumulado tanto lodo, que apenas quedaba visible un arco de poco más de un metro de la curva de los seis que habían encontrado libres cuando lo descubrieron.
Entró a bañarse cavilando qué inventar para llevar de noche el extractor a ese lado del puente de Rande, sin mover el barco y sin que, por consiguiente, les descubrieran los de Teleplanet. El teléfono estaba sonando. El que fuese, tendría que esperar el final del relajante baño de espuma, porque, de momento, no tenía ganas de hablar con nadie y no podía ser Celia quien le llamaba, puesto que estaban citados para cenar a las nueve y media.
De repente, sumergido en espuma hasta el cuello, soltó la carcajada, lo cual era una magnífica novedad, dado el humor con que había llegado al hotel. Entre las máquinas recibidas esa mañana, figuraba una carísima cámara robot. Se trataba de un artilugio que había soñado con poseer antes de probarlo. La obsesión por el oro de Vigo le había incitado a leer grandes cimeros de libros y visionar mucho material filmado sobre investigadores marinos y, en un vídeo de Jacques Cousteau, descubrió la existencia de cámaras de esa clase. Desde que se planteó la producción de la serie, deseaba disponer de esa cámara en la ría, de modo que no podía sentirse más expectante cuando fue una de las primeras cajas que mandó desembalar, ya que deseaba probarla en seguida.
La máquina era mucho más moderna que la de Cousteau. El mecanismo de grabación estaba montado sobre un estabilizador parecido a una bitácora. Era en éste donde se encontraban los transmisores y receptores, el motor de propulsión y la hélice. Encima, la cámara submarina blindada flotaba sobre una serie de resortes que la hacían permanecer siempre vertical. Entusiasmado, mandó sumergirla. Con ella, iba a ahorrarse el equipo centenares de horas de inmersión.
Pero el diseñador no había previsto el uso de tan sofisticado instrumento en el fondo de una ría gallega. Sería formidable en un atolón, junto al arrecife de coral, o en mar abierto. En el lodazal que era el lecho de la ría, la hélice levantaba nubes gigantescas de partículas de fango, que formaban densas nubes, resultando que todo lo que mostraba la imagen recibida en los monitores a bordo era bruma impenetrable. Sabía que había costado una cifra importante de dinero y, por ello, esperó que, al menos, resultase útil en las cercanías de las islas Cíes, que poseía fondos más diáfanos, cosa que, de momento, no tendría tiempo de comprobar.
Lo que le hizo reír fue el recuerdo de lo que ocurrió a continuación en el barco de Teleplanet. Observando con los prismáticos que el equipo de Dimas desembalaba esa máquina, debieron de recordar que ellos disponían de una igual. Inmediatamente, la pusieron en funcionamiento, cosa que no habían hecho los días anteriores.
Por lo tanto, una vez que Dimas hubo comprobado que no serviría de nada donde el fondo fuera cenagoso, decidió sin embargo fingir que continuaba utilizándola. Los de Teleplanet habían pasado todo el día tratando de obtener imágenes submarinas de donde era imposible conseguirlas.
Terminado el baño de espuma, mientras se secaba sonó de nuevo el timbre del teléfono.
-Soy Arístides Besterrechea.
Dimas apretó los labios. Había olvidado que el consejero de arte le había anunciado el viaje la noche anterior. Consultó el reloj.
-Dispongo de muy poco tiempo -se excusó-. Bajaré un momento, pero sólo puedo quedarme contigo unos cinco minutos. Tengo un compromiso que no puedo aplazar.
-Da igual, no corras y dejemos el encuentro para mañana. En sustitución, podría cenar con ese joven empleado tuyo...
-¿Gerardo Cao?
-Sí. Me sorprendió el otro día su preparación. Te felicito por el cuidado con que seleccionas tus equipos. Es fascinante escucharle hablar sobre vuestro trabajo, y me da la impresión de que su novia podría echarme una mano en la compra de esa cruz...
Los elogios a Gerardo le estaban causando enojo. El pretencioso sabelotodo había cautivado a Arístides, lo que no le gustaba nada.
-Por cierto, Dimas... aunque Gerardo me dijo que no podía ser, ¿considerarías la posibilidad de venderme la daga?
-En ese punto, Gerardo tiene toda la razón -respondió con sequedad-. Debo comunicar y entregar a las autoridades todo lo que encuentre.
-En todo caso, si no te importa, podríamos hablar mañana al respecto. Pero hazme el favor de dársela a Gerardo, porque querría examinarla con mayor detenimiento.

Martiña miraba la televisión, absorta, cuando Gerardo abrió la puerta. No se movió, por lo que el submarinista detectó que algo no iba bien.
-¿Qué te pasa?
Ella giró la cabeza. Su expresión le alarmó.
-¿Qué te pasa? -repitió.
Como respuesta, la muchacha se alzó del sofá y corrió a abrazarse en busca de consuelo. Luego de acariciarle el pelo durante unos minutos, consiguió que le contara lo que había ocurrido en el convento.
-¡Me cago en la leche! -exclamó Gerardo-. No debí mandarte allí.
-Ahora ya pasó, no te preocupes. Y, por lo menos, he conseguido que ese fray Lucas me enseñe mañana uno de los pergaminos.
-¡Ni pensarlo! Lo que vamos a hacer es hablar con la policía.
-No, Gerardo. En cuanto lo pensé, decidí no denunciarlo, lo mismo que harás tú en cuanto lo pienses también. Si tienen algo que te ayude con ese sueño tuyo de tantísimos años, lo que tenemos es que procurar conseguirlo.
-Tienes razón, pero tú no vuelves junto a esa cuadrilla de locos.
-No voy a encontrarme con él en el convento. Lo he citado en el cruce y no pienso acercarme a él, sino llamarlo a voces desde la cafetería que hay al otro lado de la carretera, donde podamos hablar rodeados de gente.
Cuando ya se había cambiado de ropa y se disponía a bajar a cenar con Martiña, le llamó Dimas por teléfono.
-Ven a mi habitación. Te voy a dar la daga para que la vea otra vez Basterrechea, que os invita a cenar a ti y a tu novia.
Cuando iban a salir Arístides, Martiña y Gerardo rumbo a la marisquería donde habían elegido cenar, vio el submarinista que Dimas y la bella espía se besaban a la puerta del ascensor. Por fidelidad a su empleo, pero sobre todo por sus propios intereses, tenía que desenmascarar a esa mujer, pero ¿cómo podía hacerlo sin provocar las iras de Dimas?

-Este sello está acuñado y situado como para estamparlo en el lacre -afirmó Arístides Basterrechea, mientras hacía girar la daga en su mano-. No cabe duda: el que lo llevaba, lo utilizaba para comunicarse con el rey o para falsificar despachos reales.
Gerardo dejó de descerrajar con la tenaza la pinza del centollo para proponer:
-¿Y si Carlos II no hubiera muerto cuando dice la historia, y se encontraba por cualquier razón en ese barco?
-¿Vestido de oficial inglés? -ironizó Martiña.
-¿Por qué no? -aventuró Arístides- Cuentan que Carlos II estaba tan alucinado, que pidió que le llevaran a su cuarto el cuerpo incorrupto de san Isidro, cuando se encontraba a punto de morir. Con esa clase de trastorno mental, no sería de extrañar que, en el caso de que el santo hiciera el milagro de salvarle la vida, hubiera tenido el rey la idea de abdicar, fingir su muerte metiendo en su cama el cadáver de cualquiera y emprender la vuelta al mundo... incluso vestido de lagarterana.
-Estás bromeando, ¿verdad? -preguntó Gerardo.
-No del todo. Lo del cuerpo de san Isidro es verdad. Con una mente tan perturbada, cualquier cosa podía esperarse de aquel pobre rey. ¿Habéis avanzado mucho con vuestras investigaciones en la ría?
-No. Ahora habrá que familiarizarse con las máquinas -respondió Gerardo.
-Entonces, ¿no habéis vuelto al galeón de la daga?
-No.
-¿En qué parte de la ría está enterrado?
Gerardo se sentía tan a gusto con el sensible experto artístico, que estuvo a punto de indicar el lugar, aunque se contuvo a tiempo:
-Lo siento, Arístides. Es información reservada.
-Lo comprendo. ¿Esperas que consigáis revisarlo entero, a fondo?
-No lo sé. Habrá que esperar a que podamos acercarnos sin que haya moros en la costa y a ver qué resultado da el extractor de lodo.
-Yo tengo mis dudas, Gerardo -dijo Martiña.
-¿Qué quieres decir?
-¿Cuántas veces nos sumergimos juntos el verano del año pasado?
-Un montón -respondió Gerardo, sonriendo al recordar con cuánta dulzura habían rematado siempre sus incursiones submarinas a dúo.
-¿También sabes submarinismo? -preguntó Arístides a Martiña con admiración.
-¡Que va! Hasta el verano pasado, éste y yo sólo bajábamos en sitios poco profundos, a pulmón. Él ha aprendido buceo hace poco tiempo. -Dirigiéndose de nuevo a Gerardo, le preguntó: -¿No te acuerdas de lo que pasaba cuando tratábamos de apartar arena, cada vez que querías ver lo que había debajo de una piedra o de un madero?
-Claro que me acuerdo -concordó Gerardo-, pero ¿quién se lo dice a Dimas?
-Me he perdido -confesó Arístides.
-No van a conseguir nada con un extractor -aclaró Martiña, mirando a Basterrechea-. Cuando se ahonda mucho en un punto, el lodo de alrededor se precipita tanto más rápido cuanto más profundo es, como si algo lo absorbiera abajo. O sea, que habría que sacar la arena con muchas máquinas, al mismo tiempo, alrededor del sitio que quieran explorar, en vez de sacarla de ese sitio concreto. Como no consiga Dimas que le presten la draga del puerto...
-Ni con ésas -aseguró Gerardo-. Una draga no serviría, porque destrozaría el galeón y no serían detectados los objetos pequeños, como, por ejemplo, las monedas de oro. Carallo, no tenemos nada que hacer, a menos que construyamos empalizadas alrededor de donde saquemos fango.
-Sigo en la inopia -insistió Arístides-. ¿Tan difícil es esa exploración?
Gerardo reflexionó unos segundos, mientras ayudaba a Martiña a abrir la cabeza del centollo.
-Si no inventamos otro sistema, no vamos a conseguir nada -afirmó-. Harían falta cientos de máquinas como la que le han mandado a Dimas, para remover el lodo que sepulta solamente a ese galeón, y así y todo habría que construir diques para impedir el desplome. Comprenderás por qué duerme enterrado en la ría el tesoro de Vigo durante siglos. Sólo un esfuerzo estatal tan grande como el que exigió la construcción de las pirámides posibilitaría sacar de la ría todos los galeones de la Flota de la Plata. Recordad que se trata de unos cuantos metros de lodo multiplicados por la superficie de la ría.
-¡Varias pirámides de Keops! -exclamó Arístides.
-Y más de un canal de Panamá -apostilló Martiña.
-Hablando de canal -dijo Arístides a la muchacha-. Necesitaría que me sirvieras de vehículo de comunicación con el fraile del otro día, porque parecía muy a gusto contigo y quisiera que intentaras convencerlo de que me venda la cruz.
Martiña le pidió con los ojos a Gerardo que no mencionara la cita acordada con el prior a las diez de la mañana, pero el joven tenía otra idea:
-Estupendo. Mañana, irás con Arístides. Así no habrá problemas.
Martiña frunció los labios, evitando decirle al educado consejero de arte que iba a ser un estorbo, pues tal vez se negaría el fraile a acercársele si la veía acompañada.

Dimas pensó que estar con Celia Pertíñez era un consuelo, tras una jornada tan frustrante.
-¿Estás más tranquilo? -preguntó ella mientras le acariciaba la mano.
-Completamente. Si no fuera por ti, mañana me subiría por las paredes.
-¿Por qué?, ¿qué proyectas hacer mañana?
-Idear cómo llevar el extractor al galeón de la daga, sin tener que acercar el barco, para que no nos descubran los de Teleplanet. Creo que pasaremos trabajando la noche de mañana, así que haremos sólo media jornada para dormir la siesta.
-¿Qué esperas encontrar en ese galeón?
-No se trata tanto de encontrar como de tener algo interesante que grabar. La daga apareció en un escondrijo muy disimulado, y el chico que lo encontró cree que puede haber más cosas.
-¿Supones que habrá oro o joyas en esos escondrijos?
-No tengo ni idea.
-¿Dónde está exactamente el galeón?
-En la bahía de Rande, más allá del puente -respondió Dimas con mayor vaguedad de lo que pretendía Celia-. Pero no hablemos más de trabajo. ¿Has pensado lo que te dije anoche?
Celia apretó los labios con contrariedad, que embozó en seguida tras la sonrisa más seductora que sabía componer.
-Vas demasiado deprisa y, hasta anoche, yo no había considerado siquiera la posibilidad de vivir en Madrid. Dímelo dentro de un par de meses...
Dibujó una expresión que le sirviera para que Dimas volviera a sentirse confiado y hablase de nuevo de la exploración.
-Ese muchacho que te saca de quicio, ¿por qué lo mantienes en el equipo?
-¿Gerardo? Porque lo mismo que me molesta es su mayor virtud; sabe muchísimo.
-¿Y eso es malo?
-Es superior a mi voluntad. Yo soy el jefe, el que fija las metas, da las ideas y decide el método. Ese chico se toma con demasiada frecuencia la osadía de proponer metas, ideas y métodos, lo que me cabrea un montón a pesar mío. Pero ocurre que, con la misma frecuencia, resultan ser propuestas acertadas. Ya sabes que soy muy temperamental, pero en este caso he conseguido reprimir por ahora las ganas de echarlo.
-¿A qué se deberá que sepa tanto sobre esta cuestión?
-Lo mismo me he preguntado centenares de veces durante estas tres semanas y media. No es ningún hortera, porque exigía en los anuncios de “Faro de Vigo” con los que busqué submarinistas que fueran gente culta, para poder confiar en que serían capaces de reconocer los detalles significativos cuando explorasen los galeones. Pero este muchacho, que es licenciado en filología inglesa, resulta que sabe mucho, mucho más, de lo que yo exigía en el anuncio.
-¿No tendrá intenciones... raras?
-¿Qué quieres decir, Celia?
-Pues...
Celia Pertíñez se contuvo de revelar que estaba al tanto de sus merodeos por conventos situados en lugares recoletos.
-... que alguien con tanta cultura, podría tener ambiciones.
-Tienes razón -concordó Dimas, sin preguntarse por las ambiciones que Celia pudiera tener.




Destino imprevisto

Permanecían en La Habana, aunque los signos hacían suponer que ya por muy poco tiempo. Hacía dos semanas que el caballero René de Montmartre aparentaba preparar el estudio científico. Recitaba con monotonía, sentado en la alfombra con las piernas cruzadas y la espalda apoyada contra la pared falsa de la cámara.
Nunca había tenido que forzar tanto la imaginación. Tanto en la Liguria como en Capadocia, su disciplinada mente había sido instruida en la lógica escrupulosa, y no era nada lógica, ni científica, la tarea absurda de inventar los disparates que dictaba a don Francisco de Alcaparaín y don Fernando de Tolox, los dos secretarios que el capitán Zoilo de Monegros le asignara para auxiliarle en la plasmación del estudio sobre las enfermedades tropicales, que supuestamente debía entregar en Madrid. Describía las hermosas plantas descubiertas en los alrededores de La Habana, Cartagena y Portobelo como si las conociera, aunque sólo algunas de ellas se parecían vagamente a especies que hubiera estudiado. Y en cuanto a los árboles, ni uno solo era idéntico a los de Asia, África y Europa, pues ni los cedros eran como los cedros de Líbano, ni los ficus como los sicomoros de Egipto ni las palmas, ninguna de las variadísimas palmas, tenían parecido alguno con las palmeras de Tunicia o Trípoli. De modo que inventaba raros nombres en latín para describir mentiras sobre supuestos efectos curativos completamente imaginarios.
Lamentablemente, esa ocupación le mantenía apartado del objetivo de su viaje, que ahora, con la muerte de Adolphus, tenía mayor alcance, porque debía hacer cálculos que abarcaran el conjunto de las tres flotas. Recordar al pelirrojo fratre le producía una congoja que, a pesar de no asomar en modo alguno a su rostro, le atenazaba las entrañas. La necesidad de cumplir sus cometidos le obligaba a pensar en él más tiempo del conveniente, lo que nunca le sucedió con casos iguales que ya había sufrido otras veces. Y en esta ocasión tenía que encontrar el modo de que don Francisco le proporcionara la información que le permitiera redondear sus datos, pero de manera que el joven no recelase ni se expusiera a un destino semejante al de Adolphus.
Las prolongadas horas de encierro con los dos jóvenes tenían un aspecto positivo, ya que le evitaban exponerse a las miradas cuando llegaban marinos franceses para comprobar que eran cumplidas en todos los navíos sus disposiciones de defensa, que el almirante Chateau-Renault exigía día a día más rigurosas, según iban llegando los informes sobre el despliegue bucanero.
-Maese... perdón, caballero René -dijo don Fernando-. ¿Debo escribir "adormidera" o "glaucium flavum"?
-Escribid "adormidera", pues vos redactáis en castellano. Es don Francisco quien debe escribir "glaucium flavum", porque su versión es la latina.
Imitando de nuevo al que eligiera por modelo, Francisco se había rapado el bigote y la perilla. Volvía a parecer casi un adolescente.
-¿Qué significa "adormidera", caballero René? -preguntó Francisco.
-Es una planta que abunda en Oriente. De ella se extraen drogas prodigiosas que hacen falsamente felices a muchos hombres del Imperio Otomano y la China, pero también constituyen un remedio muy eficaz contra el dolor. La cirugía moderna la emplea mucho en la actualidad.
-¿Se parece al yohimbe de estas Indias Occidentales?
-No, don Francisco. El yohimbe es una corteza y la adormidera, una flor, muy semejante a las amapolas que habréis visto en los campos de vuestra tierra. Y sus efectos son antagónicos; el yohimbe es estimulante y lo usan los indios como un poderoso afrodisíaco, mientras que la adormidera es sedativa.
Las frecuentes interrupciones de los dos jóvenes representaban un descanso para su imaginación atormentada, pues aparte de las invenciones a que le obligaba el informe que nadie leería en Madrid y la obligación de completar sus datos, estaba permanentemente presente en su pensamiento la pregunta de cómo salir con bien de la aventura, ahora que ya había detectado la presencia de dos de los franceses que mejor le conocían. Louis de Seinebleu, en concreto, le miró la tarde anterior desde la borda de un buque con mucha fijeza. Si le hubiera reconocido, inmediatamente le habría delatado, pero, en cambio, sólo le observó con atención, como si tratase de recordar.

La tarde que regresó la escuadra francesa que había salido a despejar de piratas la ruta, cuando los pífanos y atabales anunciaron la victoria con jubilosas estridencias que convocaban para la celebración, inmensas bandadas de pelícanos alzaron el vuelo, alborotados, como si quisieran contribuir al júbilo visible y ostentoso que mandaban las ordenanzas. El caballero René comprendió que ya sólo disponía de un par de días.
Aprovechó que toda la tripulación del Bezmiliana estaba asomada a estribor, saludando y festejando a los franceses; se acercó a tocar el hombro de don Francisco, que giró discretamente la cabeza esbozando un gesto de asentimiento. Unos minutos más tarde, acudió a su cámara.
-Debo pediros algo, don Francisco.
-Estoy a vuestras órdenes, como habré de estarlo siempre.
-No, don Francisco. Vos no me debéis nada, ya os le he dicho centenares de veces. Debéis convenceros de ello antes de considerar la conveniencia de responder que sí.
-¿Qué ha de ser?
-¿Recordáis vuestras observaciones sobre posibles compartimientos secretos en ésta y otras naves de nuestra flota? -el joven asintió-. Debería averiguar si los navíos de la última Flota de la Nueva España presentan signos de esconder compartimientos de esa naturaleza.
-Es tarea desahogada, caballero René, porque salgo muchas tardes a beber con un alférez natural de Álora, pueblo cercano al mío, quien pertenece a la tripulación de uno de esos navíos que os interesan, La Bufona.

La madrugada siguiente, acudió de nuevo don Francisco a la cámara del caballero René, que, al oír que llamaban, cerró precipitadamente la arqueta reforzada con acero. Aunque don Francisco sonrió al franquearle la entrada, tenía demudado el semblante.
-Debéis saber que también en La Bufona existen escondrijos.
-¿Qué os pasa, don Francisco?
-No querría incomodaros con mis problemas.
-No temáis incomodarme, porque es indispensable que los conozca.
El joven se pasó la mano por la frente, para enjugar un sudor que no existía.
-Don Juan de los Lagares, el alférez mi amigo, aceptó complacer mi curiosidad de conocer su navío. Para ello, y después de una agradable velada en La Barracuda, donde fuimos obsequiados con los favores de dos hermosas mulatas, me ofreció don Juan compartir su pitanza con él en la nave. Por lo tardío de la hora, no había marineros en cubierta, sólo el centinela que, dado cuánto se ha celebrado hoy en La Habana la victoria sobre los piratas, se encontraba ebrio. Bajamos, pues, al sollado de los suboficiales, donde comimos con varios de sus compañeros, tan trasnochadores como nosotros y tan borrachos como el centinela. Llegado el momento en que, con casi todos ellos adormilados, me dispuse a partir y le recordé por señas a don Juan mi deseo, subimos juntos la escalinata, donde mi amigo ofreció mostrarme el camarote de uno de los que habían quedado abajo. Inspeccioné el lugar de acuerdo con vuestras enseñanzas, descubriendo que, en efecto, existen también allí paredes dobles, pero me encontraba golpeando suavemente una de las tablas para ver si el sonido me permitía comprobar si estaban llenas o vacías, cuando irrumpió en la estancia su dueño, tambaleándose. A despecho de lo borracho que estaba, debió de comprender lo que yo investigaba, porque alertó al instante a varios oficiales y se armó la rebuina que sin duda podéis imaginar; don Juan va a ser sometido a un consejo de guerra. A no tardar, llegarán dos emisarios al Bezmiliana con la exigencia de que yo también lo sea.
El caballero René trató vertiginosamente de idear un plan.
-Entregadme el puñal e id a vuestro lecho, don Francisco. Apresuraos. Fingid dormir y por ningún motivo salgáis a cubierta, oigáis lo que oigáis.
En cuanto se marchó el joven, el caballero René echó los cerrojos, giró la llave en la cerradura, se cruzó por los hombros una capa negra que ató a su cuello, apagó las velas con los dedos y sacó la cabeza por la lumbrera. No se apreciaba ningún movimiento ni sonaban ruidos cercanos. Salió por el ventanuco, en cuyo marco se situó de pie para impulsarse hacia la gruesa maroma de las amarras, y saltó. Con las manos aferradas al cáñamo y suspendido en el aire, fue desplazándose puño a puño, pero cuando se encontraba a sólo dos metros del muelle, apareció un hombre al dejar de estar tapado por el navío amarrado a pocos metros del Bezmiliana. Debió de escuchar un crujido de la maroma, puesto que se detuvo y alzó los ojos hacia él con postura poco firme, a causa de la ebriedad. Soltando de la maroma su derecha, el caballero René sacó prestamente la daga, que voló hacia el corazón del borracho. Cayó sobre él al saltar al muelle y, como no le cabían dudas de su muerte, recuperó la daga y empujó el cadáver con el pie hacia el agua.
El muelle se encontraba atestado de víveres para la travesía que estaban a punto de emprender. Don Manuel Velasco de Tejada había cumplido su recomendación de llevar fruta en abundancia, de modo que los capazos de mangos, piñas, limas, limones, papayas y bananas formaban grandes y perfumados cimeros, más voluminosos que los fardos de salazones y los toneles de carne en manteca. Se escondió entre dos toneles.
Sólo tuvo que aguardar unos quince minutos; cuando los oyó aproximarse, echó una última ojeada para asegurarse de que no había testigos en la cubierta del Bezmiliana ni alrededor. Dispuso las armas, una en cada mano, sujetas entre los pulgares y los índices. Se encontraban los dos oficiales a unos tres pasos cuando, alzándose del escondite, se plantó frente a ellos. Confiaba poco en su izquierda, que no había ejercitado los últimos tres años, pero el puñal y la daga encontraron certeramente ambos corazones, ya que los dos hombres cayeron como si un rayo los hubiera fulminado. Saltó hacia ellos, extrajo las dos armas, que no tenía tiempo de limpiar de sangre antes de guardarlas, y con la misma celeridad, saltó hacia las amarras, que debió escalar hasta la proa, puesto que la lumbrera resultaba inaccesible desde la maroma. Se deslizó sigilosamente por la borda, bajó por los resaltes del casco, y volvió a su camarote sólo media hora después de haberlo abandonado.
Tras desnudarse apresuradamente, se echó en la alfombra.
Debía acechar los movimientos que tendrían lugar a continuación antes de limpiar a conciencia la daga y el puñal y pensar qué hacer con la ropa manchada.
Tardó todavía un buen rato en sonar la primera exclamación que, poco después, fue seguida de muchas otras. No faltaba demasiado para el alba, pero había algunos trasnochadores por los muelles. Notó por los rumores de movimientos y por las voces que se había congregado un grupo numeroso junto al Bezmiliana. Pasado un tiempo, llegaron también oficiales franceses, que, como solían, comenzaron a dar sonoras y arrogantes órdenes en francés, lo que, como también acostumbraba a ocurrir, originó una desbandada de los españoles. Gritaban improperios airados los franceses mientras iba cayendo el silencio sobre los navíos surtos en el muelle.
Dado que los muertos no pertenecían a la tripulación de ninguno de los navíos de la Flota de Tierra Firme de 1699, sino de la recién llegada, preferían los marineros que los franceses resolvieran el entuerto. Solos.
El caballero René tapó la lumbrera con la capa negra antes de encender una vela. Limpió meticulosamente las armas con el mismo jubón manchado. Desmontó el doble fondo de la bolsa de donde había recuperado los hábitos de la Orden de Malta, guardó en él la ropa ensangrentada y extrajo otra limpia. A continuación, se arrodilló sobre la alfombra, hundiendo la cabeza en la aterciopelada seda. Con los ojos anegados de llanto, oró por el alma de los tres a quienes había tenido que desterrar de la vida esa noche, pero sin poder apartar de su mente una pregunta angustiosa: ¿Había salvado de verdad a don Francisco? ¿No le señalarían como el asesino probable de los que acudían a denunciarle?

Todo el día se registró gran agitación en el muelle, y no sólo por los últimos preparativos para la inminente leva de anclas, ya que menudearon las indagaciones sobre las tres muertes. Franceses por un lado, que parecían convencidos de ser la única autoridad fiable; por el otro, los oficiales del navío llamado La Bufona que don Francisco había revisado. Llegó la noche sin que se produjesen acusaciones, y otra vez tuvo el caballero René oportunidad de contemplar el amanecer.
Como debía fingir trabajar de sol a sol con los dos secretarios, aguardó la noche para corregir y ampliar las cuentas de sus informes. El arca rebosaba de pergaminos que no había podido enviar durante la segunda visita a Cartagena ni, en dos años, desde el puerto de La Habana, por haber desaparecido sus camaradas y, con ellos, la posibilidad de conocer el sitio donde localizar a los nuevos mensajeros. Aunque era éste grave contratiempo, ello le facilitaba ahora ser tan preciso como le exigían ambas cortes. Rectificó las cifras de varios y, en otros dos, añadió una frase:
"Con ocasión de esta travesía, el océano va a convertirse en el más impresionante río de oro que podáis imaginar ni jamás en la historia haya cruzado ningún mar de la Tierra, tan largo y caudaloso como el Nilo"
Con el nuevo día, careció de ánimos para contemplar y aclamar desde cubierta el espléndido espectáculo de la partida de La Habana; únicamente dio una ojeada desde el camarote. Sonaban las fanfarrias estridentemente desagradables en sus oídos, pues ahora estaba obligado a maquinar a plazo fijo el modo de salvarse. Ciertamente, sólo un milagro lo haría, porque en alta mar dejaba de ampararle el manto protector de la amistad del almirante Velasco de Tejada, sustituido ahora por la autoridad absoluta del capitán de Monegros. Él y sus aliados tenían durante la travesía de vuelta razones mucho más urgentes para quitárselo de encima.
Engalanados con la profusión de pendones, estandartes y guirnaldas tan del gusto de los franceses, los veinticuatros navíos de su escuadra iban más armados de lo necesario en razón de los enemigos previsibles, los piratas, que jamás osarían enfrentarse a tal despliegue. Entre ellos, diecinueve naves correspondientes a las tres flotas anuales del comercio de Indias, cargadas de riquezas mucho más allá de los límites de seguridad, pues muchas parecían a punto de zozobrar.
Había conseguido salir con vida de La Habana, sorteando de momento la posibilidad de que los franceses le reconocieran. Así mismo, había salvado a don Francisco, si nada se torcía en el futuro inmediato. Halló que debía de haber agotado ya todas las oportunidades que pudieran conceder los hados al más afortunado de los mortales.
Si el milagro se producía y llegaba vivo a Cádiz, ¿qué encontraría? ¿Podía presentarse ante aquel magistrado de la Casa de Contratación que había sumado una recomendación a la que traía de Madrid? Con los convulsos cambios acaecidos en esos tres años en la corte española, ¿continuaría el mismo hombre siendo el magistrado? El desembarco en el puerto de Cádiz podía ser muy peligroso, probablemente letal. ¿Qué idear para desembarcar y salir con vida no sólo de ese puerto, sino de la península Ibérica?

Transcurrió un mes desde la partida de La Habana, durante el que no tuvo el caballero René tiempo de preocuparse por su suerte ni por la de don Francisco, afanosamente dedicado a salvar vidas y evitar que otras muchas corrieran peligro. Catorce marineros murieron y buena parte de la tripulación pudo morir también, a causa de que alguien había introducido en el navío una de las epidemias más letales de las Indias, las fiebres amarillas. Era desesperante la carencia de previsiones de los mandos de la nave o de quienes la habían armado, como si el mundo se encontrase, desde el punto de vista de la medicina, en épocas anteriores a la civilización egipcia. Le sacaba de quicio ver que tanto los enfermos como quienes debían sanarlos dedicaban muchas más energías a los rezos y letanías que a poner manos a la obra. La cochambre había vuelto a enseñorearse del navío pocos días después de la partida y no parecían capaces de comprender que la mugre favorecía la propagación de la epidemia. Debió recurrir a los libros para utilizar con fortuna la escasa química que había tenido la buena idea de comprar en La Habana, pero el esfuerzo valió la pena no sólo por los hombres que salvó cuando ya parecían perdidos, sino porque don Zoilo y sus secuaces le necesitaban demasiado en ese trance como para desembarazarse de él.
Ahora, recuperado del sueño reparador que había durado casi cuarenta y ocho horas tras dar por vencida la epidemia, llevaba mucho rato observando por la lumbrera, tratando de deducir lo que sucedía, para decidir las precauciones que debía adoptar. Horas antes, la expedición había anclado al completo al encontrarse de frente con un navío que, por sus estandartes, procedía de España. Siguieron frenéticas señales de los encargados de las comunicaciones con banderines, de nave a nave, y toques de cornetín distintos a los que habían sonado en Cartagena y en La Habana y que, por ello, no logró descifrar. Desde que fondearan anclas, no habían parado de circular botes entre todos los galeones. Especulaba sobre el significado de todo ello cuando sonaron golpes en la puerta.
-Caballero René, os manda llamar el almirante don Manuel Velasco de Tejada -le informó don Pedro de Vélez sin traspasar el umbral.
-¿Es para ahora?
-El bote os aguarda y, en él, el capitán don Zoilo.
Si De Monegros también era llamado, debía de tratarse de una conferencia. Se proveyó de varias hojas de papel y recado de escribir, que guardó en el zurrón por si los necesitaba, y salió a cubierta. Toda la oficialidad, a excepción del capitán, que ya ocupaba el asiento de honor del bote, se encontraba en cubierta, en torno al punto de la borda de donde pendía la escala de cuerda. Las expresiones de éstos eran más inamistosas de lo habitual, con toda probabilidad a causa de que fuera llamado a la reunión el odiado personaje y no ellos.
Se abstuvo de cruzar la mirada con la suya. Inició la bajada fingiendo dificultad, como siempre que realizaba con tales testigos esa clase de ejercicios; como le creían torpe y poco informado de las artes de marear, los de cubierta sonrieron sarcásticamente.
Los remeros comenzaron la boga sin mediar ninguna orden, lo que significaba que no esperaban más pasajeros.
-¿Por qué suponéis que os requiere el almirante, caballero René? -preguntó don Zoilo a mitad del trayecto que les separaba de la nave capitana.
-Lo ignoro -respondió lacónica y secamente René que, ante la contemplación del maravilloso panorama de las islas Azores, junto a las que habían fondeado las cuarenta y tres naves, presentía ya la inminencia del regreso a la vida que apetecía y rumiaba los escollos que aún se alzaban ante él. Acuciado su pensamiento por una nostalgia que se creía incapaz de sentir por no haberse apartado nunca durante tanto tiempo de sus costumbres, no tenía ganas de hablar.
-¿Estáis al corriente de las dificultades que se nos han presentado? -insistió el capitán en interferir sus cavilaciones.
-¿A qué os referís?
-Parece que tenemos vedado el retorno a Cádiz.
Embozó la alarma que le causaba la noticia, que podía representar un nuevo retraso. Impaciencia y alarma, sentimientos que le habían condicionado desde muy joven para no exteriorizar, pero en estos momentos temió que pudieran reflejarse en su rostro. Preguntó:
-¿Cómo así?
-Aguardad a informaros en el consejo, que ya llegamos.
La nave capitana exhibía los pendones de todos los capitanes que ya la habían abordado, con excepción de dos, el del Bezmiliana y otro al que le faltaban sólo ocho o diez brazas para llegar al pie de la escalerilla.
La cubierta rebosaba de soldados y edecanes, tanto franceses como españoles, una congregación multicolor y ruidosa, puesto que todos ellos expresaban entre sí las mismas interrogaciones que bullían en la mente del caballero René.
La sala era la mayor que hubiera visto en un navío, pero aún así, no había asientos suficientes y muchos de los hombres se apretujaban de pie, en el estrecho pasillo entre los sillones y las paredes. Don Manuel Velasco de Tejada ocupaba la cabecera de la larga mesa, junto al duque de Moctezuma, que por haber sido virrey de Nueva España ostentaba el puesto de honor, el central. A su izquierda, el almirante de la armada francesa, Chateau-Renault, espléndidamente cubierto de plumas, bordados, galones y condecoraciones, tanto, que a su lado, los dos austeros españoles parecían gorriones junto a un pavo real. René sintió un escalofrío al descubrir sentado cerca del almirante al teniente Louis de Seinebleu, que ejercía de secretario del grupo galo.
Aunque la expresión de don Manuel era sumamente grave, brilló una sonrisa en sus ojos cuando ordenó:
-Venid aquí, caballero René; situaos a mi espalda, que os quiero cerca.
Alzándolos del papel donde escribía, Seinebleu no descosió sus ojos del caballero hospitalario de San Juan de Jerusalén durante el recorrido; resultaba evidente que rastreaba en su memoria un recuerdo o una noción que no conseguía aprehender. Cuando todos los recién llegados encontraron acomodo, dijo el duque de Moctezuma:
-Continuad. Responded la pregunta de don Manuel.
La invitación iba dirigida al militar que hablaba en el momento de llegar los rezagados; un hombre de buen porte, llamado capitán Fortuny, cuyo acento dificultaba la comprensión al caballero René.
-Son unos setenta navíos, entre ingleses y holandeses, señor almirante.
-¿Decís que han puesto sitio a Cádiz? -preguntó el duque de Moctezuma.
-Y a toda la desembocadura del Guadalquivir, señor, donde truenan los cañones como si Dios Nuestro Señor hubiera decidido dar fin al mundo, valiéndose de la mano despiadada de los artilleros ingleses. Y tras ellos o con su protección, han llegado decenas de transportes de tropas a las playas de Rota y Sanlúcar. Incendian, arrasan, profanan templos y monasterios, asesinan niños y viejos, violan y rapiñan, y por donde pasan queda tan sólo desolación y tragedia. Semeja el estallido de la guerra, porque han asaltados también muchos fuertes y diezmado los ejércitos españoles.
El duque de Moctezuma se abanicó con el soplillo de palma que no soltaba su mano derecha. ¿Había salido de las complicaciones y peligros del virreinato para meterse en la boca del lobo? Eligió en Veracruz volver con la Flota de la Nueva España, prometiéndoselas felices cuando viviera regaladamente en la corte, gracias a las rentas y a las prerrogativas de su condición, y ahora iba a toparse con que todos sus cálculos habían sido erróneos. Preguntó:
-¿Teméis, capitán Fortuny, que la guerra se haya extendido hacia el norte, a partir de tales poblaciones sureñas, desde vuestra partida?
-A pesar de la crueldad extrema de las catervas británicas y el cinismo despectivo de las huestes holandesas, yo juraría que no. Impasible a su inclemencia, el pueblo llano presenta heroica y feroz resistencia a los invasores, al lado de las mesnadas reales.
El almirante Chateau-Reanault pidió la palabra, pero de un modo tan autoritario, que en vez de pedir pareció disponerse a cortar el gaznate a todos los presentes que no fueran súbditos del rey Luis XIV. Una vez que estuvo seguro de que le prestaban la suficiente atención como para que comprendieran la confusa mezcla de latín y romance trufada de expresiones francesas que empleaba, dijo:
-Tras el relato del capitán Fortuny, es incuestionable que no podemos arribar esta flota a ningún puerto español. Sería suicida arriesgar lo que transportamos para brindárselo en bandeja a los enemigos de Francia... y España, unos enemigos cuyas fuerzas se multiplicarían gracias a nuestra carga. El juicio y la prudencia nos dicen que debemos enrumbar hacia La Rochele o Brest.
Indignado, Moctezuma rebotó en el asiento.
-¡Callad, almirante! ¿Qué pretendéis?
-Cumplir de la mejor manera -alegó Chateau Renault-, el mandato de mi señor, el rey don Luis. ¡Debemos ir a Brest!
Moctezuma fulminó al francés con la mirada. Llevaba los años suficientes en la política como para anticipar lo que sucedería con el inmenso tesoro que transportaban si era desembarcado en Francia. Jamás saldría de allí, jamás llegaría ni un doblón de oro a las arcas del rey Felipe. Con el propósito de resaltar ante el francés su rango, se irguió y dijo:
-Vuestro mandato, señor almirante Chateau-Renault, es custodiar esta flota en nombre del rey Felipe. Es a él a quien servís hasta que retornemos a puerto. Recordadlo.
El almirante francés frunció despectivamente los labios, y según observó René, también el teniente Seinebleu.
-Señores... -don Manuel atrajo la atención de todos-, permitidme que os presente a mi amigo el caballero René de Montmartre. Es un hombre sabio, galo de nacimiento pero que ahora trabaja al servicio de las Españas. Por sus investigaciones, ha recorrido mucho mundo.
Todas las miradas se centraron en el caballero René, lo que él consideró gravemente peligroso porque Seinebleu le escrutaba de nuevo, con mayor suspicacia cuanto más le examinaba.
-Decidme, caballero René -añadió don Manuel-, vos, que gracias a tantos viajes conocéis geografía práctica, ¿qué opináis?
Antes de hablar, René realizó un esfuerzo para reproducir en su mente la música del acento del capitán Fortuny, a fin de que también la reprodujeran sus labios. Esperaba que ello desorientara a Seinebleu, cuya mirada era como un dardo envenenado. Tras lo que debió de parecer la toma de una pausa de reflexión, imitó con notable fidelidad ese acento para decir:
-Siguiendo el paralelo de las Azores, y desviándonos muy poco hacia el norte, tenemos casi enfrente lugares mucho más seguros que el impracticable sur de España... y más cercanos que los puertos galos. Hace años, permanecí varios meses en un monasterio de Galicia, invitado por su superior para estudiar la rica y benéfica flora de esa parte de España. Recuerdo haber visitado en aquella ocasión rías profundas y muy abrigadas, en cada una de las cuales podrían refugiarse hasta diez expediciones como ésta.
Varios capitanes, originarios de Galicia, asintieron con la cabeza y movieron jubilosamente el puño.
Con gran excitación, el jefe de los pilotos alzó la mano, agitándola hasta que obtuvo la atención de don Manuel, que le autorizó a hablar. Tras enderezarse, el hombre pareció abrumado por su no deseada salida del discreto anonimato. Carraspeó, como si un nudo le bloquease la voz, inspiró hondo y dijo:
-Sabed, señor, que ese caballero tiene mucha razón. Yo nací junto a una de esas rías, la de Vigo, que conozco como si fuese la cama donde duermen mis hijos. Es el puerto más seguro que imaginar podáis, tiene casi tres leguas de profundidad, sus orillas no se alejan nunca mucho una de la otra, de manera que nunca estaríamos fuera del alcance de sus defensas, porque hay muchos fortines, y la bocana dispone también de buena fortificación...
Al ver que la idea ganaba adeptos, el caballero René suspiró. Si finalmente elegían ese imprevisto destino, se multiplicarían sus posibilidades de salvación, gracias a los monjes de aquel monasterio, a los que si conseguía recordar el nombre del cenobio mandaría recado pidiéndoles amparo en cuanto tocaran tierra. Pero el teniente Seinebleu alzó la voz:
-¡Caballeros, eso sería un locura! No estando avisada la corte de Madrid de tal destino, difícilmente podría mandarnos el formidable ejército que necesitaremos para proteger la descarga...
-¿Y sí podría Madrid mandar su ejército a La Rochele? -ironizó el caballero René.
Hubo algunas risas, mientras que, para apoyar a René, mostraba el duque de Moctezuma las palmas de sus manos en señal de irónica interrogación.
-Todos los puertos franceses cuentan con magníficas defensas! -se jactó Seinebleu dando un puñetazo sobre la mesa, ante la satisfacción y el pavoneo de Chateau-Renault.
-¿Al servicio de los intereses del rey de España? -volvió a ironizar René.
Ahora, las risas fueron más sonoras y más irónica la interrogación muda de Moctezuma.
-¡Los intereses de España y los de Francia son los mismos! -proclamó Seinebleu.
-¿También en Flandes y el Milanesado? -preguntó sonoramente el caballero René, que ponía buen cuidado en continuar imitando el acento del capitán Fortuny al gritar casi como si acusara al francés ante un tribunal.
La tez de Seinebleu, como la de su almirante, palideció.
No todos recordaban las contumaces ambiciones expansionistas de Luis XIV; los que sí, iniciaron un tímido aplauso. Aunque, de pie tras él, sólo podía ver su cabello y su nuca, a René le pareció que don Manuel asentía muy complacido. Ahora, todos los españoles, don Zoilo inclusive, miraban al caballero de la Orden de Malta con veneración, tras superar el estupor porque un francés se enfrentara tan apasionadamente a los franceses en defensa de España. Como se rumoreaba que los cortesanos galos de Felipe V progresaban a marchas forzadas hacia una españolización exigida por el propio rey, el estupor les resultó fácil de superar.
El ex virrey de la Nueva España carraspeó. Como sabía cuánto dependían las flotas españolas de la protección francesa, y aunque estaba de acuerdo con la maliciosa alusión del caballero René, el duque de Moctezuma contemporizó:
-De todos modos, ahora, en este momento y en este lugar, los intereses de Francia y los de España son convergentes. Descartado Cádiz y cualquier puerto que no se encuentre en los dominios de nuestro señor don Felipe, mediten todos la posibilidad de dirigirnos a la ría de Vigo. Aporten todos ustedes propuestas y estrategias en la reunión de mañana.
Mientras volvían en la barca hacia el Bezmiliana, el caballero René detectó ciertos cambios en el trato y en las expresiones del capitán don Zoilo.
-Sois más valiente de lo que suponía -le dijo-, y también más ingenioso. Vuestros compatriotas deben de pensar ahora que no hay peor cuña que la de la misma madera.
El gesto de René no se alteró. Pero sonreía por dentro. Acaso había tenido mucha suerte con la asistencia a esa reunión, y se había librado, al menos de momento, de la enemistad amenazadora del capitán.

Dos días más tarde, se supo que enrumbaban hacia Vigo y reanudaron la travesía.
Un aliento de optimismo cundió por los sollados del Bezmiliana; navegaban protegidos, regresaban a España, amarrarían en un puerto seguro y muy pronto volverían a sus casas, y abrazarían a sus mujeres e hijos. Muchos, tras haber pasado tres años sin hacerlo. Hasta el caballero René sentíase de nuevo, luego de mucho tiempo de vacilaciones y desazón, completamente dueño de sus facultades. Que eran muchas. Por ello, a los pocos días de haber perdido de vista las Azores, detectó que algo no iba bien.
Ciertamente, desde su enfrentamiento con los franceses durante la reunión en la nave capitana, tanto don Zoilo como sus allegados le mostraban mejores caras. También era cierto que ya no pronunciaban en su presencia las frases de doble sentido que ellos le creían incapaz de comprender. Así mismo, era verdad que cumplimentaban sus solicitudes con mayor prontitud que nunca y que colocaban en su plato lo que desde el punto de vista español eran buenas viandas, aunque consideraba gravemente insalubres los embutidos.
Pero habían llamado cinco veces a don Francisco a la cámara del capitán. Y tres a don Pedro de Vélez. Ambos se negaban a desvelarle el motivo de las convocatorias. Por sus expresiones y negativas, supo el caballero René que sus secretarios estaban siendo amenazados y no conseguía que le dijeran en qué consistía la amenaza.
Una mañana, les comunicó que el informe se hallaba casi terminado y que, como ya estaba seguro de poder concluirlo antes de fondear en Vigo, podían descansar. Subió a la cofa del palo mayor, donde meditar lejos de la miseria del mundo y cerca de la diafanidad del cielo. ¿De qué naturaleza podía ser el cerco a los dos jóvenes? Indudablemente, tendría que ver con él, con su trabajo. ¿Qué querrían saber al respecto don Zoilo y sus amigos? ¿Le convenía darse por enterado de la amenaza e ir a la cámara del capitán para proponerle la entrega de toda la información que quisiera? ¿No le habría perjudicado, a la larga, la reunión en la nave capitana y los conciliábulos de don Zoilo con otros oficiales? Puesto que durante años le habían considerado torpe, porque siendo maestro de marear demostraba poco conocimiento de tales artes, tal vez habían llegado a considerarle inofensivo, pero, ahora, una vez comprobado su ingenio, acaso le temieran de nuevo tanto como al inicio del viaje. O quizá más.
Un rumor de pasos en la cubierta le hizo bajar la mirada. Don Francisco era conducido a empellones hacia el camarote del capitán.

Sentados todos, apretados, en un lado de la mesa, afectando gravedad y seso, formaban el tribunal menos solemne que don Francisco se sentía capaz de encajar que le juzgase. A pesar de su pretendida severidad, componían una especie de cuadro burlesco, semejantes los cuatro a aquellos personajes borrachos que gustaba de pintar Diego de Velázquez. De hecho, parecían borrachos, pues las vaharadas avinagradas de su aliento llegaban al otro lado de la mesa.
Tanto don Zoilo como don Luis de Alcor, don Tomás de Utrera y don Rodrigo de Dueñas gesticulaban y se movían con ridícula escenificación de solemnidad. Don Francisco de Alcaparaín permanecía de pie, frente a ellos.
-Los oficiales de La Bufona me lo insinuaron en las Azores y me lo han confirmado en las comunicaciones de esta mañana, don Francisco. Ya no podéis continuar negándolo más. Sois vos quien fue sorprendido espiando las estancias de ese navío y, por lo tanto, vos sois quien asesinó a los dos oficiales que acudían a informarme de vuestro crimen. Vuestro amigo, don Juan de los Lagares, confesó anoche, lo que no ha evitado su ejecución.
Don Francisco quiso imitar la impasibilidad del maese para responder:
-Os recuerdo, señor capitán, cuántos testigos os han jurado que yo me encontraba aquella noche durmiendo en mi litera.
-Y el más vehemente de los juramentos -apostilló desdeñosamente don Zoilo-, el de vuestro cómplice don Fernando de Tolox, acólito como vos de ese maese nigromante que Dios sabrá cómo se llama en verdad. ¿Creéis, por ventura, que somos neófitos en estas lides? Os conviene confesar la verdad, y así os salvaréis alegando obediencia debida. ¿Os mandó espiar el caballero René?
-No.
-¿Me obligaréis a aplicaros el tormento?
Don Francisco se encogió levemente de hombros, con la cabeza abatida.
Los más jóvenes de los cuatro, don Luis y don Rodrigo, se pusieron de pie para situarse a sus espaldas y forzaron los brazos de don Francisco hacia atrás; se los retorcieron hasta descoyúntarselos. El joven De Alcaparaín contuvo el grito, con los labios y los ojos apretados.
-¿No es cierto que el caballero René os ha embrujado con un filtro, para convertiros en un autómata capaz de traicionar a vuestro rey? -acusó gravemente don Zoilo.
El dolor le haría flaquear la voz, se reprochó don Francisco. Detestaba que esos hombres ignorantes y supersticiosos rieran ante su flaqueza, pero no pudo evitar que sus palabras sonaran como gemidos:
-No tenéis... ni idea. Es un honor para el Bez... miliana la presencia del caballero René..., un hombre sabio... cuyo trabajo salvará muchas vidas. Él sirve... con gran afán... al rey de las Españas. Estáis en un error. ¡Oh!
Su voz se quebró porque la mano de Rodrigo de Dueñas le estaba retorciendo los genitales con la izquierda, mientras su mano derecha empuñaba un machete como si se dispusiera a cercenárselos.
Sabía que iba a morir. Y que también el caballero René moriría. Por lo tanto, nada ganaría flaqueando, pero sí perdería la honra, que ya era lo único que podía defender.
-Confesad, endemoniado -urgió don Tomás de Utrera, escupiéndole a la cara.
Simultáneamente, el de Alcor le aferró el cuello hasta casi el punto de estrangulación, mientras le exigía:
-Reconoced que os ha sometido a sodomía y os habéis convertido en su esclavo.
Una sonrisa amarga afloró al rostro del joven, crispado por el dolor. Al acabar la pregunta Alcor, Rodrigo de Dueñas le había golpeado la entrepierna con la rodilla y a continuación su puño le hizo sangrar los labios.
-¿Os negáis a confesar? -insistió el capitán
-Dios sabe... que... soy súbdito fiel del rey de las Españas.
El improvisado tribunal cruzó las miradas. No iban a fondear en Cádiz, lo harían lejos del poder del amigo de la familia de don Francisco, el magistrado de la Casa de Contratación. Tenían las manos libres para provocar la ira del caballero René y conseguir que con ella se delatase retándoles a un duelo, que perdería.

Solía despertar al amanecer, pero aún no rompía el alba cuando los gritos le hicieron saltar del lecho. Fue el nombre que pronunciaban lo que obligó al caballero René a vestirse apresuradamente.
Los marineros acudían a cubierta a la carrera, de todos los puntos del navío.
El cuerpo inerte de don Francisco de Alcaparaín pendía colgado por el cuello delante de la gavia mayor.
René cerró los ojos. Le flaqueaban las piernas y el dolor que regurgitaba por su esófago era tan insoportable, que temió emitir el rugido más atronador que hubiera brotado jamás de un volcán.
Oyó vagamente, como si llegara de otro mundo, la voz de don Zoilo a sus espaldas:
-La debilidad de carácter de este mozo le ha rendido. Hace días que me confiaba sentirse muy pesaroso por la nostalgia de sus pagos y por el peso criminal de una culpa. Si la mala conciencia le ha dictado la idea de suicidarse ofendiendo con ello a Dios Nuestro Señor, que permanezca ahí, como ejemplo. Que la tripulación de este navío recuerde durante el resto de esta travesía la locura que pueden llegar a inspirar a un hombre los remordimientos. Que nadie le toque para no contaminarse de pecado y que nadie le llore, porque es la suya un alma infame que ha injuriado gravemente a Dios.
Encerrado con llave y con los cerrojos echados, el caballero René se negó durante todo el día a responder las llamadas de don Fernando de Tolox. No atendió sus preguntas sobre la continuación del trabajo ni sus ruegos de que aceptase comer, ni le informó de si vivía o no. Se encontraba demasiado absorto en lo que hacía para permitir que su atención fuese apartada de sus cálculos y fórmulas.
En uno o dos días, algún ave le arrancaría los ojos.
Acercó la nariz al frasco; era demasiado fuerte para sus propósitos; arrojó el líquido por la lumbrera. Echó nuevos ingredientes en el matraz, con proporciones ligeramente distintas de las anteriores. Una vez que todo se hubo reducido a polvo, lo filtró para introducirlo por el cuello del frasco y añadió el líquido de dos pomos diferentes. Aguardó a que la reacción tuviera efecto.
En tres días, su carne iría descolgándose como ropa vieja.
Mediada la tarde, volvió a aspirar del frasco, siempre a una cautelosa distancia. Todavía podía resultar algo rápido. Vertió un poco más de líquido en el matraz sin limpiarlo previamente, espolvoreó encima, con los dedos, lo que parecía polen de flores, batió enérgicamente la mezcla y la vertió en el frasco, que agitó durante varios minutos. Examinó el color resultante al trasluz, contra el sol del ocaso que penetraba por el ventanuco.
En cinco días, los tasajos comenzarían a caer sobre cubierta. Antes de fondear en Vigo, sería como un títere desarticulado, el muñeco risible de la pesadilla de un loco.
Llegada la noche, el punzante aroma le satisfizo.
Aguardó hasta pasada la medianoche, cuando sabía que el vigía solía dormitar, y acechó los ruidos. Los murmullos habían sido durante el día fúnebres, pero al cerrarse el cielo, el silencio se había abatido sobre el galeón como una catarata fantasmagórica de aflicción y ahora parecían haber enmudecido hasta las olas que espumaban contra el casco. Tomó el frasco, lo tapó con un trozo de trapo, lo selló con lacre y se lo guardó junto a la daga.
Nadie que no fuera oficial en esa nave había tenido el menor motivo para malquerer a don Francisco, todos los que no eran oficiales en esa nave le querían. Y él era la causa de su perdición.
Tras palparlo, desarmó sin mayor cuidado, ni sigilo, el doble fondo de una valija de su equipaje y extrajo el hábito negro de los monjes de Athos, con el que sustituyó las galas de la Orden de Malta que vestía, demasiado claras y resplandecientes. Salió por la lumbrera y escaló el casco hacia cubierta. Algo había mermado sus fuerzas y sus habilidades, porque la embestida del viento y el traqueteo de la nave estuvieron a punto de hacerle caer al agua. Acechó desde fuera de la borda para confirmar que no quedaba nadie en cubierta y, tras comprobarlo, saltó dentro; las piernas del centinela descolgadas y bamboleantes a través de los barrotes de la cofa del palo mayor, le revelaron que se encontraba arrellanado contra el mástil, durmiendo.
La Luna en cuarto creciente ofrecía un débil homenaje al oscilante cuerpo de don Francisco, desarmado frente a la eternidad. Trepó hacia él por las obencaduras, hasta el nudo de donde pendía la cuerda que le había arrebatado el resto de una prometedora y sabia vida. Lo soltó con cuidado de que no se precipitara sobre cubierta, que no se reventara su cuerpo, que viajara hacia el destino que le esperase con la serenidad íntegra de su rostro, donde se conjugaban y confundían la armonía griega con la de Cartago.
Lo ató firmemente a sus espaldas y bajó sin precauciones.
Sujetándolo junto a la borda, le habló:
-Sois mi hijo, don Francisco, y me han robado vuestra alma. Sois mi alumno más brillante, y me han robado vuestro saber y vuestra ambición. Sois el camarada perfecto que soñé desde niño tener, y al asesinaros, han segado de mí la esperanza para siempre.
Le dio un beso en la frente.
Y entonces lo entregó al edén marino donde habría de reinar a partir de esa noche, mientras sus labios articulaban sin sonido la promesa:
-Os juro, don Francisco, que seréis vengado. No temáis nada, porque a no tardar os enviaré un escudero. Por una vez en vuestra existencia, sed cruel con él.
Se deslizó fuera de cubierta por la borda de babor y recorrió el contorno del alcázar, hasta doblar la esquina que le situaba en la zona de pendiente inversa de la popa donde se abrían los ventanales nobles. Tal como esperaba, éstos se encontraban abiertos, porque el calor era todavía algo intenso aunque ya había empezado septiembre. Aferrado a los salientes del casco, acechó los sonidos durante mucho rato. Un viejo médico le había enseñado en Damasco a distinguir diversas fases del sueño; unas eran mucho más profundas que otras. En el momento en que los ronquidos de don Zoilo le revelaron que se hallaba en una de las profundas, saltó dentro de la cámara. Aún permaneció agazapado unos segundos, por parecerle que el durmiente se había movido levemente. Finalmente, se alzó, arrancó el lacre del frasquito con la uña, impregnó con el líquido un trapo que llevaba preparado y lo acercó a la nariz del capitán, donde lo mantuvo sujeto mientras contaba mentalmente hasta sesenta.
Probó a mover uno de sus brazos. El cuerpo de don Zoilo se hallaba dominado justo por el grado de laxitud que necesitaba. Lo alzó sobre sus hombros y lo situó junto al ventanal; afortunadamente, el camarote era más holgado que el suyo, y también los huecos de ventilación, porque la barriga del capitán no hubiera podido pasar por la lumbrera donde se había deslizado él tantas veces.
Lanzó el cuerpo al mar. La frialdad del agua le despertaría con tiempo de darse cuenta de que iba a ahogarse inevitablemente.



Noches sin luna

El día siguiente del percance de Martiña en el convento, Gerardo Cao iba a entrar en el ascensor a las siete de la mañana cuando vio que la bella espía se encontraba dentro. Aunque sólo fue una ojeada fugaz, tuvo tiempo de notar que iba vestida como para una cena, no para la primera hora del día, puesto que llevaba un vestido escotado y joyas. Su habitación se encontraba en el piso inferior y venía del superior; por lo tanto, había pasado la noche en la cama de Dimas.
El submarinista se hizo a un lado, por si ella no hubiera llegado a descubrirle al abrirse del todo la corredera. Dado que le había seguido varias veces con el coche, él debía de ser uno de sus objetos de vigilancia y, en caso de haber tenido tiempo de reconocerle, sacaría la cabeza para mirar fuera del ascensor. No se asomó.
Una vez en recepción, cuando comprobó que todavía no había bajado nadie del equipo, marcó en la cabina el número de su habitación.
-Martiña, esa tía se ha puesto ya en movimiento, con lo temprano que es; está desayunando de pie, en la barra, en lugar de sentarse, lo que significa que tiene prisa por salir. Como hasta las diez dispones de tiempo de sobra, quiero que intentes conseguir las pruebas fotográficas. No la pierdas de vista.
Martiña cargó de película las dos cámaras y echó a correr hacia el vestíbulo. Tuvo tiempo de ver por las cristaleras el Megane negro que Celia Pertíñez había elegido ese día y el rumbo que tomó.
Las prisas le impidieron acertar a la primera con la llave en la cerradura de la portezuela del coche de Gerardo. En cuanto consiguió ponerlo en marcha, aceleró con la misma dirección que la espía.
Estuvo a punto de pasar de largo la gasolinera, de no ser por la maniobra disparatada que realizó un conductor que, circulando pocos metros por delante de ella, a su izquierda, viró bruscamente a la derecha para comprar carburante; debió de recordar de repente que llevaba el depósito vacío. El coche dio un patinazo frenado en seco por Martiña; maldecía mentalmente al conductor suicida cuando, al mirar en su dirección, vio el Megane negro parado junto a la cafetería de la estación.
Localizó a Celia Pertíñez en el más discreto rincón del fondo, lejos del bullicio del mostrador. Estaba acompañada de un hombre con aspecto anodino, alguien que podía ser un dependiente maduro de almacén. Ella sostenía con la mano izquierda, medio alzado, un gran papel desplegado sobre la mesa, en el que ambos, con las cabezas casi juntas, examinaban puntos que la mujer iba señalando con un bolígrafo; por sus características y tamaño, dedujo Martiña que se trataba de un mapa.
Como las cuatro o cinco meses ocupadas distaban mucho de la de ellos, no podía acercarse disimuladamente. Cambió el sencillo objetivo de la nikkon por un teleobjetivo y se situó en el extremo de la barra, donde disponía de apoyo para la cámara y de un mejor ángulo de la pareja, que presentaba sus perfiles hacia ese lugar. Ahora, a través del visor, comprobó que examinaban, en efecto, un mapa de la ría de Vigo; disparó cinco veces. Después de plegar el mapa, la mujer permaneció unos diez minutos hablando sin que su acompañante la interrumpiera; a continuación, ella entregó al hombre un sobre abultado, momento que también registró Martiña en varias tomas. Antes de despedirse, el hombre alzó una pequeña maleta del suelo y se la entregó a Celia Pertíñez. Si era, como parecía, un equipo fotográfico, debía de tratarse del más completo y complejo que existía en el mercado.
Martiña miró el reloj; las ocho y cuarto. Si la seguía a ver qué fotografías tomaba, no llegaría a tiempo a su cita con el prior del monasterio, porque antes debía regresar al hotel en busca de Arístides Basterrechea.

-Tendremos luna nueva esta noche -dijo Dimas Outeiro a los submarinistas en el barco pesquero-. A ver si tenéis cojones de aprovecharla.
A estribor de cubierta, donde los de Teleplanet no podían observarles con los prismáticos, ultimaban el reforzamiento de la balsa con poliespán y cuatro palés de madera. Mientras la soltaban al agua, Dimas repitió el reto:
-A ver si tenéis huevos esta noche.
La prueba, con seis submarinistas encima, resultó satisfactoria, por lo que la izaron a cubierta, la taparon con una lona y dieron los preparativos por concluidos.
-Venga -indicó el realizador a los tres grupos en que a primera hora de la mañana había dividido el equipo-, a trabajar.
Cada grupo acompañado por un cámara, se zambulleron para dirigirse hacia tres pecios diferentes. Sólo el que le tocaba a Gerardo Cao tenía interés para la serie, puesto que los otros dos se englobaban en la estrategia de despiste y confusión del equipo de Teleplanet.
Se trataba de los restos de un galeón destrozado al que casi no prestaron atención en tres semanas, pero Dimas había ideado una escena muy atractiva que lo tenía como escenario: Gerardo simularía quedar enganchado al penetrar por el hueco entre dos tablas rotas; tenía que gesticular mucho con los brazos y expirar reiteradamente para producir muchas burbujas, lo que según el realizador era muy fotogénico. Julio Parada y el otro buceador pasarían por el fondo de la imagen, como si lo hicieran por casualidad, y se acercarían a Gerardo, alertados por sus aspavientos; éstos dos fingirían realizar grandes esfuerzos para liberarlo y al final de la secuencia subirían los tres hacia la superficie, como si llevaran a Gerardo para que fuese atendido por un médico de urgencia.
El cámara fue señalando con gestos cómo tenían que colocarse y, tras varias y tediosas variaciones, por fin les indicó "acción" alzando el índice de la mano derecha.
Gerardo se situó en posición, desvelándose a cámara a través del hueco; una vez atravesado con la parte inferior del cuerpo fuera y la superior en lo que había sido la bodega del galeón, comenzó los aspavientos ensayados. La actuación le causaba el miedo escénico de quien no tiene experiencia en televisión, y estaba riendo nerviosamente, lo que le hizo perder cinco veces el equilibrio, porque la tronera no era tan estrecha como para atascarse en ella, y cayó siempre hacia la fangosa arena depositada sobre el navío.
Cuando lo intentaba por sexta vez, vio un efímero fulgor en el fango que le hizo olvidar la representación. Se lanzó hacia ese punto, donde se puso a apartar arena suavemente con el lomo de ambas manos enguantadas.
Los primeros momentos, tanto el cámara como los dos submarinistas se limitaron a quedarse parados con extrañeza, suponiendo que se trataba de un broma de quien ya había dicho muchas veces por señas que estaba harto de ese trabajo de actor que no figuraba en su contrato, pero se dieron cuenta del afán y el cuidado que Gerardo ponía en lo que hacía y por ello se aproximaron y pusieron las cámaras a funcionar.
A la octava pasada de las manos, apareció una moneda de oro. A la decimoquinta, otra. Pero los esfuerzos posteriores no dieron más resultados. Durante media hora apartaron entre los cuatro toda la arena que pudieron, sin encontrar más que conchas, basura y guijarros.
Gerardo les pidió subir y, ya en la superficie, dijo que debían ir a hablar con Dimas.
-Escudos del diecisiete -afirmó el realizador-, los dos del mismo cuño. ¡Joder, esto tiene chicha! ¿Qué pecio es, el que habíamos acordado?
El cámara asintió.
-Coged las palas y los rastrillos, echaos por estribor para que esos tíos no vean a dónde vais y volved allí. Dentro de cinco minutos llego.
Mientras los tres submarinistas seguían sus instrucciones, el realizador comenzó excitadamente a ponerse el traje de neopreno, al tiempo que revisaba las botellas a ver si todo estaba en orden.
Frente al objetivo de la cámara en funcionamiento, removieron cuidadosamente la arena con los rastrillos y la amontonaron alrededor con las palas hasta que, llegado Dimas, les pidió por señas que lo hicieran a mayor distancia entre sí, formando un cuadrilátero de tres metros de lado y arrastrando el fango hacia detrás de las tablas, que servirían de barrera provisional para que no se precipitara de nuevo hacia el hueco. Aparecieron muchas astillas de la estructura despanzurrada, algunos fragmentos de cerámica, varios enormes clavos mohosos y, sobre todo, conchas y guijarros. A la media hora, tropezaron con el maderamen del interior de la quilla, la única zona del navío que permanecía ensamblada, y por ello comprendieron que el dar con las monedas había sido un milagro y que, probablemente, esos restos habrían sido explorados millares de veces en los trescientos años transcurridos desde su hundimiento.
Dimas indicó "arriba". El cámara paró la grabación y todos subieron a la superficie.
-Cambio de planes -dijo Dimas tras escupir la boquilla del aire comprimido-. Se suspende la siesta, porque trabajaremos aquí esta tarde con el extractor. Lo que habíamos programado para esta noche en el galeón de la daga, lo dejamos para mañana.

-Es conveniente que no te acerques a nosotros hasta que no te haga la señal -le dijo Martiña a Arístides Basterrechea en el coche, cuando estaban a punto de llegar al punto convenido para la cita con el monje.
El experto de arte observó con preocupación lo muy boscoso que era el paraje; los pinos a la izquierda de la carretera y los eucaliptos a la derecha, formaban un denso y oscuro bosque tapizado de helechos; salvo los árboles que orillaban la vía, perceptibles como individuos, a los pocos metros se confundían en una espesa y enmarañada masa vegetal, una muralla indistinta, sombría y agrisada por la niebla matinal, que podía ser el territorio ideal de las meigas si las hubiere. Teniendo en cuenta el relato que, durante el viaje, le había hecho la joven acerca de la escena que había tenido lugar en la cripta, ya no le cabían dudas sobre la enajenación de los frailes. Temía que el prior, que durante su visita al convento le había parecido un hombre visceral por la rijosidad con que contemplaba a la muchacha, fuese en realidad un místico fanático obcecado que pudiera huir como un conejo al menor signo de que Martiña acudía acompañada. Si se refugiaba en el bosque, no habría manera de dar con él y, luego, nadie lograría convencerle de abrir la puerta del convento. Se había comprometido con los directivos de la fundación a comprar hoy, sin falta, la cruz, porque en los ambientes artísticos se propagaban las noticias con enorme rapidez sin que nadie supiera cómo, y en pocos días habría una legión de pretendientes de todo el mundo intentando comprarla, pretendientes que pujarían con medios más ilimitados que los suyos, de modo que muy pronto alcanzaría un precio que estaría completamente fuera de su alcance.
-Agáchate -pidió Martiña al tiempo que viraba con brusquedad hacia la derecha, para entrar en el aparcamiento de la cafetería-. Ya ha llegado y está esperando en el cruce.
La joven posicionó el coche de manera que el lado del conductor fuese lo que viera el fraile desde donde se encontraba. Salió y se entretuvo unos segundos junto a la portezuela, fingiendo dificultad con la cerradura, para dar tiempo a que Arístides abriera la otra puerta y pudiera salir en cuclillas, oculto por el vehículo el tiempo necesario para que ella llegara al cruce y comenzara a hablar con el prior. Sólo entonces saldría Arístide del escondite y entraría en la cafetería, donde, a través del último ventanal, tendría mejor punto de observación del dúo.
Martiña recorrió los doscientos metros que la separaban del monje andando con suavidad, sin prisas, con despreocupación aparente. El recuerdo de lo ocurrido en la cripta, que junto a Gerardo y durante la persecución de la espía no la había inquietado, le hacía sentir ahora en guardia, con un escalofrío que trataba de que no le afectase. Temía que, dada la brumosidad impenetrable de la vegetación que enmarcaba la figura redonda del prior, hubiera algún monje escondido tras él dispuesto quién sabía si a obligarla a volver con ellos al convento.
El prior, sin embargo, no resultaba amenazador, La miraba acercarse con ojos huidizos, como si estuviera muy avergonzado. Sujetaba devotamente un envoltorio cilíndrico en la mano.
-Buenos días, hija -saludó-. ¿Te sientes bien?
Su tono era lastimero y untuoso, como si tuviera mucho miedo.
-Estupendamente- mintió Martiña, al tiempo que forzaba una sonrisa seductora.
-¿Ves como no te he fallado? Lo de ayer fue una broma inocente. A los hermanos no les agradan las visitas, porque desean que nada les distraiga del estudio y la contemplación. Espero que te hayas olvidado de la broma y no se la hayas contado a nadie.
-Sé perfectamente que fue una broma, hermano. No se preocupe, ¿para qué iba a contarle a nadie esa tontería? ¿Me va a enseñar lo que me prometió?
Fray Lucas fue a extraer el contenido del envoltorio que, visto de cerca, resultó ser un tubo de harpillera.
-Le invito a un café -dijo Martiña para interrumpirle.
-¡Oh!, es imposible. Nuestra dieta es muy estricta.
-¿Y un zumo de frutas?
El monje dudó unos segundos, reflexionando.
-¿Y tendríamos que entrar en ese lugar de pecado?
Señalaba la cafetería. Martiña sintió ganas de reír.
-Si no puede entrar, no se preocupe. Yo iré a por el zumo mientras usted me espera en la terraza. Es que quisiera ver con calma eso que trae, sobre una mesa, donde estaríamos más cómodos, y no aquí, de pie.
Nuevas dudas de fray Lucas, mientras Martiña meditaba en busca de un ardid que le permitiera ir al coche en busca de la cámara fotográfica, que había dejado en el maletero para que él no sintiera recelo, sin que le diera ahora por huir en su ausencia.
-Bueno, vamos, Pero no podré sentarme; lo tengo prohibido.
Martiña no le preguntó quién dictaba la prohibición. Cruzaron la carretera y cuando estuvieron en el lado opuesto, Martiña no sabía cómo posicionarse al lado del monje mientras se desplazaban, porque, sin variar su aire de apocamiento, eran notorias las miradas de soslayo hacia sus pechos. Podía muy bien decidirse a escapar para apartarse de la tentación.
Llegados a la terraza, dijo Martiña que iba a entrar en el local en busca del zumo, pero fray Lucas la detuvo:
-No vayas por él. Es mejor que no tome nada. Mira, muchacha, da una ojeada a esto, y ya está. Me esperan los hermanos para nuestros estudios.
Limpió cuidadosamente la superficie de la mesa de plástico con las palmas de las manos, y la revisó, agachado, para asegurarse de que no quedaba ni una mota de polvo, y tras ello extrajo un pergamino del tubo de harpillera, que extendió a continuación con gran cuidado sobre el tablero.
Martiña estuvo a punto a soltar la carcajada. Se trataba de un galimatías incomprensible que tenía que ser, por fuerza, la obra de un loco. Un perturbado debía de haber creído poseer la facultad de reproducir la lengua de los ángeles y había llenado el pergamino de garabatos que ni siquiera parecían letras, un absurdo y desordenado jeroglífico que su autor debía de creer que era la escritura más hermética que nunca a un hombre se le hubiera dado la facultad de trazar. No valía la pena tomar ni una fotografía. Tras el disgusto de ayer y habiendo dejado de hacer lo que debería haber hecho inmediatamente, presentar una denuncia ante la policía, había viajado en balde para encontrarse con una solemne estupidez, confiando en la promesa de un perturbado. Ya no le quedaba nada más que hacer; había llegado el momento de que, por lo menos, Arístides aprovechara el viaje. Le hizo la señal convenida con la mano oculta en su espalda.
El experto de arte salió aparentando casualidad, como si fuera en busca de un coche aparcado a las espaldas del monje. Situado tras él, se acercó con sigilo. Llegó a menos de un metro de distancia, y el prior aún no le había descubierto, porque tenía la mirada cosida a los abultamientos del pecho de Martiña, puesto que ahora parecían más prominentes, porque ella tenía las manos apoyadas en la mesa y se hallaba ligeramente encorvada sobre el pergamino.
Martiña observó en los ojos de Arístides una expresión extraña. En vez de comenzar su cerco al monje para que le vendiera la cruz, se había quedado como petrificado mirando el pergamino.
-¿De dónde ha sacado usted esto? -preguntó.
Fray Lucas se sobresaltó. Giró la cabeza y, al verlo tan cerca, fue a recoger el pergamino para huir. Basterrechea aferró fuertemente su brazo y dijo con tono muy firme y gesto severo:
-Como se mueva usted, se va a encontrar en veinte minutos con una invasión de la guardia civil en el convento, porque estoy al corriente de que ayer estuvieron a punto de asesinar a esta muchacha. Quédese quietecito y deje que examine con tranquilidad este pergamino. ¡Siéntese!
A despecho de su negativa anterior, el monje tomó asiento dócilmente.
-¿De dónde ha salido el pergamino? -repitió Basterrechea la pregunta.
-Forma parte del patrimonio esencial del monasterio. Dicen que su origen se remonta a varios miles de años, pero yo no sé su procedencia.
El experto de arte sonrió levemente.
-No tiene miles de años. Sólo unos cuatrocientos.
-¿De verdad? -se asombró Martiña.
-Sí -respondió Basterrechea-. La pátina y la coloración de los bordes no engañan. Pero está maravillosamente conservado. ¿Qué es?
El prior se aclaró la garganta.
-El misterio supremo de nuestra orden -respondió.
-No es ningún misterio, sino alguna clase de escritura cifrada.
-¿De verdad? -volvió a preguntar Martiña, que se reprochaba mentalmente por la ocasión que había estado a punto de desdeñar.
-Sin duda -afirmó Basterrecha-. Durante el Renacimiento, estuvo muy de moda inventar alfabetos y modos de escribir que sólo pudieran descifrar los iniciados. Se lo compro.
Fray Lucas hizo amago de enrollarlo, pero Basterrecha lo detuvo, poniendo la palma sobre el pergamino sin deshacer la presa que mantenía en el brazo del rollizo monje.
-No puedo -gimió éste-. Sufriría condenación eterna. Tengo que volver en seguida al monasterio.
-Antes, hay que fotografiarlo. ¿No decías que traías cámara? -la pregunta iba dirigida a Martiña, que asintió y se retiró hacia el coche.
Mientras esperaba su regreso, Basterrechea dijo:
-Supongo que poseerán ustedes en el convento alguna leyenda sobre este pergamino, ¿por qué no me la cuenta?
El monje alzó la barbilla, cerró los ojos y, como si estuviera en trance, recitó:
-Era tiempo de confusión y caos. Los carros de oro cruzaban la espesura y los hombres, corrompidos por la ambición, se los disputaban. Lucharon fieramente, arrebatados por la locura infernal, hasta que toda la tierra se cubrió de sangre. El fuego del averno iluminaba el horizonte, el estruendo de los gritos de las ánimas atormentadas llegó a las alturas y era tan profundo el desconsuelo de los hombres, que Dios se apiadó de nosotros y nos mandó un ángel. Portaba el nuevo arca de la alianza con la palabra de Dios, palabras de consuelo que nadie debía pronunciar en alta voz. Compadecido de la aflicción que contemplaba en la tierra, el ángel aceptó el cobijo de la casa de piedra y permaneció entre nosotros.
Lo que parecía una especie de oración ritual, terminó. De los ojos del monje brotaban lágrimas, pero no a causa del éxtasis, porque su expresión reflejaba un terror absoluto. Llegada a mitad del recitado, Martiña se había detenido a dos metros, con una expresión mezcla de burla y asombro; creía comprender el motivo del terror, ya que era lógico que al ataque en la cripta hubiera seguido una convulsión en el convento. Los monjes habían debido de esperar todo el día la llegada de la policía.
-¿Eso es todo? -preguntó el experto de arte.
-Es todo -confirmó fray Lucas.
-Haz la foto, Martiña.
La joven enfocó la cámara y tomó varias fotografías por ambos extremos del pergamino, puesto que no podía distinguir el arriba y el abajo. Tras varios disparos, sugirió Basterrechea.
-¿Por qué no lo ponemos en vertical...? -miró alrededor, a ver qué se le ocurría-. El cristal de la ventana es lo ideal. Lo llevaré adentro y tomas la fotografía desde fuera.
Fue a coger el pergamino de la mesa, pero fray Lucas lo detuvo.
-No será tocado por mano no consagrada -dijo-. Yo lo haré.
Lo enrolló con actitud reverencial y, conducido con el brazo aferrado por Basterrechea, entró en el lugar que él consideraba pecaminoso con una expresión acongojada. Arístides Basterrechea apartó la mesa situada junto a la ventana en el interior e indicó al contrito monje cómo extender el pergamino contra el cristal.
Martiña tomó tres fotografías en la posición que estaba, e indicó a continuación que le diera la vuelta para colocarlo invertido, donde volvió a tomar otras tres.
Con aire de alivio una vez que hubo abandonado la cafetería y enfundado de nuevo el pergamino en la harpillera, el monje, que ahora parecía muy cansado, aceptó la invitación de sentarse sin que lo forzaran.
-Tengo una propuesta que hacerle que resolverá todas las dificultades de su comunidad -dijo Basterrechea-. Me han autorizado a ofrecerle quince millones de pesetas por la cruz.
Los ojos de fray Lucas se desorbitaron. Pero negó con la cabeza y dijo:
-Compadecido de la aflicción que contemplaba, el ángel aceptó el cobijo de la casa de piedra y permaneció entre nosotros. Como símbolo de su compasión, y para que nunca le olvidásemos y jamás nos apartásemos de la senda de Dios, forjó una cruz dorada y nos hizo depositarios perpetuos de ella. Hemos meditado mucho su propuesta, porque la verdad es que tenemos en el monasterio grandes necesidades y ninguna fuente de ingresos, pero mis hermanos consideran que se trata de una tentación absolutamente rechazable y que la tentación puede ser un signo de que la salvación prometida por el ángel se aproxima.
-Veinte millones -dijo escuetamente Basterrechea.
Fray Lucas negó repetidamente con la cabeza. No hubo nada que hacer. El consejero de arte debía consultar otra vez a sus aconsejados.

Esa tarde, desentendidos de la vigilancia atenta del grupo de Teleplanet, los hombres de Telemedia acercaron el barco a la vertical del pecio de los dos escudos de oro. En cuanto estuvo todo preparado y cada hombre se situó en el puesto que Dimas le había asignado, comenzó la extracción de lodo.
Era aspirado por un tubo y devuelto por otro al agua, lejos del pecio. Poco a poco, con paradas cada tres minutos, el resto del casco que permanecía ensamblado fue vaciándose. Faltaba muy poco para que el hueco tapizado de madera, de unos ocho metros de largo por cuatro de ancho, quedara vacío, cuando se produjo el primer atasco del filtro. Rafael Beira fue el que lo deshizo. Lo había producido una casi irreconocible fuente de plata, muy abollada y raída por el salitre.
La guardaron en una bolsa, pero ya habían perdido la esperanza de encontrar nada más. Liberaron el fango que quedaba. Situados alrededor del óvalo de madera, lo contemplaron con desánimo y Gerardo sonrió al observar que, tal como Martiña y él comprobaran tantas veces el verano anterior, la arena comenzaba a invadir de nuevo el hueco; en uno o dos días, los residuos del casco volverían a estar tan enterrados como esa mañana.
Dimas indicó arriba, por lo que subieron a la superficie. Habían perdido otro día y ya no podían rectificar sobre la marcha para emprender los trabajos en el galeón de la daga, puesto que el cansancio se lo impedía.
En la cubierta del barco, y con los dos escudos de oro y la fuente de plata depositados sobre un cajón, Gerardo meditó mucho sus palabras antes de decirle a Dimas:
-Las cadenas de intrigas y traiciones que dieron lugar al desastre de la batalla de Vigo, continúan produciéndose ahora.
-¿De qué hablas? -preguntó Dimas con extrañeza.
Gerardo caviló de nuevo su respuesta:
-De que yo, en tu lugar, me cuidaría mucho de contarle a nadie que hemos descubierto estas cosas.
-¿A quién, por ejemplo?
-A nadie que no esté en el equipo.
-Déjate de rodeos, Gerardo. ¿De quién estás advirtiéndome, exactamente?
-Tengo pruebas...
-¿Sobre qué?
-Esa señora con quien te veo a veces por la noche, en el pub, tan a gusto, tengo muchas razones para sospechar que busca algo más que meterse en tus pantalones.
-¡Gerardo! -gritó Dimas con indignación.
El joven trató de componer una actitud humilde bajando un poco los hombros, puesto que era más alto que su jefe.
-Por favor, Dimas, no te cabrees conmigo. No soy yo el que te espía.
-¡Estás desvariando! Celia es de lo mejor que me ha pasado en la vida.
-No lo dudo. Es muy guapa. Pero te está engañando.
Dimas examinó a su empleado. Volvían multiplicados por muchos enteros tanto la antipatía como el recelo que Gerardo le había inspirado desde el comienzo.
-Mira, Gerardo -dijo Dimas tras la pausa-. Hasta aquí hemos llegado. Esta noche, sube a mi cuarto a por la liquidación.

-¿Qué la has visto hacer? -preguntó Gerardo a Martiña en lugar de saludarla al entrar en la habitación.
-¿A la espía? -preguntó la joven y Gerardo asintió-. Se encontró con un hombre poco después de salir del hotel, en una gasolinera. Pasaron mucho rato mirando un plano de la ría y, al final, ella le entregó un sobre lleno de papeles y él le dio una maletín fotográfico. Ahora sí que podemos estar seguros de que es una espía, pero no consigo imaginar al servicio de quién, porque ese hombre tenía una pinta bastante vulgarota. No creo que pueda ser nadie interesado por el arte ni por la televisión.
-¿Tomaste las fotos?
-Sí, y las he llevado a revelar. Pero eran las siete y media de la tarde cuando llegué con Arístides después de comer y de un paseo que hemos dado por la ribera de la ría, viéndoos trabajar de lejos. No van a entregármelas hasta mañana, a primera hora.
-¡Joder!
-¿Qué pasa?
-¡Que me han despedido, joder! Y ahora, ¿qué hago?
Martiña se hizo cargo de lo que él sentía. Frustración y sensación de fracaso por la oportunidad perdida. Se acercó a darle un beso.
-¿Qué ha pasado?
-¡Qué va a pasar! Que hoy hemos encontrado dos monedas de oro, y no he tenido otra ocurrencia que ir a decirle a Dimas que no se las enseñara a esa tía. En vez de agradecerme el consejo, me ha mandado a la mierda y ya me ha dado la liquidación. ¡Me cago en la leche!
-Tranquilízate cariño.
-¿Que me tranquilice? Joder, Martiña, sabes de sobra lo que me cabrea que me digan que me tranquilice. Ahora lo tengo que dar todo por perdido; el dinero que me ha costado esta historia y las ilusiones de trece años.
-Siempre te he dicho que esta obsesión no es lógica a tu edad. Cuando eras un niño y tu padre te contó esa leyenda, de acuerdo; esos mitos encandilan a los niños. Pero ahora eres un hombre hecho y derecho, Gerardo. Dejemos esto de una vez y vámonos a Noya.
-¡No me comprendes!
Martiña apretó los labios, para forzarse a no continuar la argumentación. Quería demasiado a Gerardo para arriesgarse a perderlo y, por ello, había tenido que fingir durante años que compartía o, al menos, que comprendía la especie de cruzada que él había decidido emprender a los catorce años. Pero no la compartía en realidad. Más bien sentía rencor contra el suegro que no había conocido, porque había sido muy cruel meterle a su hijo en la cabeza esa obsesión por una supuesta misión transmitida de padres a hijos durante trescientos años. Por muy moribundo que estuviese, no tenía derecho a hacerle eso a un niño de catorce años. Su problema era que, a los veintisiete, Gerardo mantuviera la obsesión, como si no fuese capaz de madurar hasta cumplir el mandato de su padre, como si se creyera una especie de héroe de cuento de hadas. Quería decirle todo esto, pero le dijo:
-No te preocupes, cariño. Cuando tengamos las fotos, tu jefe verá con toda claridad que esa tía lo está engañando. Las fotos son cojonudas.
Gerardo consiguió serenarse con la idea de que las fotos podían devolverle el empleo.
-¿Fuiste al convento? -preguntó.
-Sí. Ha sido un viaje en balde, porque Arístides no ha conseguido que el monje le venda la cruz y lo que me ha enseñado a mí es una cosa más rara que Santiago bailando muñeiras.
-¿Qué era?
-Un pergamino lleno de garabatos, que dice Arístides que podría ser una especie de jeroglífico.
-¿Le has tomado fotos?
-Sí. Ya verás mañana qué cosa más extraña.




En Vigo

Suponía que expiraba septiembre o retoñaba octubre cuando el vigía gritó "¡tierra!" desde la cofa.
Al sentir el brusco cambio de rumbo del galeón, el caballero René abandonó la suavidad de la alfombra donde languidecía y se acercó a contemplar por la lumbrera el panorama que iba aproximándose. A la izquierda, una hermosa isla con fortificaciones modestas y, a la derecha, los farallones coronados de fortines insignificantes y las bellas colinas, tan verdes como el paisaje de su niñez. Cerró los ojos apretando los párpados como si de ese modo pudiera lograr que el paisaje se desvaneciera. La nostalgia no era un sentimiento propio de quien había elegido el mundo por patria. Tampoco el desánimo. Era inaplazable reaccionar, porque tenía que madurar soluciones.
El tesoro llegaba a puerto. Los dos reyes obtendrían lo que tanto anhelaban. ¿O no se conformarían con una parte, según los acuerdos secretos, y se declararían la guerra por la posesión del total?; el total verdadero que conocían gracias a él, no la parte minúscula que consignaban los tramposos documentos. Torció los labios con desdén. Desvariaba y empleaba estérilmente el raciocinio. Uno había muerto y el otro, si aún vivía, le era igualmente indiferente, y sólo había aceptado el encargo porque tres años antes, y en contra de su particular escepticismo, le pareció a la Orden un buen recurso para que Europa consiguiera vivir en paz al menos durante una generación. Los reinos cristianos dejarían, de ese modo, de malgastar sus fuerzas enfrentándose entre sí, lo que permitiría abordar definitivamente los planes para Tierra Santa, medio milenio postergados. Argumento que entusiasmó a sus fratres mayormente que a él, mucho más desengañado. Por aquel espejismo habían perdido la vida Adolphus, Alcibiades y Julius. Ahora, tras sacrificar tanto, el curso de los acontecimientos había desprovisto de sentido aquel encargo, porque la guerra no sólo parecía tan temible como entonces, sino que, de hecho, había comenzado ya, según la información manejada en la conferencia de las Azores.
No había vuelto a salir de la cámara desde el adiós a don Francisco. La mesa estaba cubierta de pergaminos a medio escribir y por todo el tablero se desparramaba el desorden de los instrumentos y fórmulas, pues había trabajado febrilmente las últimas tres semanas para no pensar, para aturdirse. Muertos todos los fratres de su generación, muerto el único que podía haberlo sido en el futuro; ni siquiera el gran Maestre encontraría frase con que consolarle si algún día conseguía postrarse ante él. Apenas había comido y el vello volvía a cubrirle el rostro. Sentía cierta debilidad, pero suponía que sus sentidos conservaban la agudeza de costumbre.
Los dos primeros días, fue el dolor por la inmolación de don Francisco lo que le desalentó de cruzar la puerta. A partir del tercero, se había convertido en una especie de prisionero. Alguien debió temer que pudiera escapar por la lumbrera y por ello habían clavado por fuera una de las tupidas jaretas de gruesas maromas reforzadas con hierro que usaban para sujetar las estibas. Así mismo detectó, por sus pasos y los cambios de guardia, que permanecía a todas horas un centinela ante su puerta. Nadie acudió a interrogarle sobre el capitán Zoilo de Monegros. Por medio de las conversaciones junto a la borda que acechaba a través de la lumbrera, sabía que el rumor que circulaba entre la tripulación era que había sido arrebatado de cubierta por un golpe de mar, porque la madrugada de aquella noche les sorprendió un fortísimo temporal, al que también atribuyeron la caída del cadáver de don Francisco. Sin embargo, era previsible que los oficiales le culpaban de la desaparición de su jefe.
¿Qué motivaba, entonces, la indeterminación del nuevo capitán? ¿Por qué no le mandaba asesinar don Luis de Alcor? ¿Temería las iras de don Manuel Velasco de Tejada? ¿Qué milagro le mantenía vivo? El verano había terminado, ¿pasaría el otoño en el desierto persa, dialogando con las estrellas mientras la Paz del Señor serenaba sus contraídos y cansados miembros? No le faltaba mucho para convertirse en un anciano de cuarenta años, ¿iba a permitirle la Providencia sobrevivir y vivir lo suficiente como para instruir a una nueva generación de fratres milites? En el muy improbable caso de que lograra salir de la cámara, ¿cómo iba a escabullirse entre las fuerzas españolas que acudirían en masa a proteger la descarga de los diecinueve galeones? Ahora mismo, ya se veían en las riberas numerosos cuadrilleros de la Santa Hermandad, aquellos patrulleros rurales que los españoles apodaban "mangas verdes".
Conforme iban penetrando en la ría, la armada francesa se desplegaba en torno a los navíos españoles. Del castillo de Monte Real, dispararon salvas de saludo y, aprovechando el estruendo, el caballero René emitió un prolongado grito con la garganta rota. Tres años de peligrosa aventura habían acabado y con ella, la aventura de su vida, malograda por una esperanza injustificada, puesto que ningún vanidoso príncipe de este mundo dedicaba el menor esfuerzo a imaginar las venturas del otro.
Los cuarenta y tres navíos anclaron en el extremo más recoleto de la ría, con la mayor parte de los buques franceses posicionados hacia mar abierto. Mientras, los vigueses aclamaban desde las riberas, felices por lo desacostumbrado de un despliegue naval de tan gigantescas proporciones y por lo que pudiera aportar a sus difíciles vidas, cuyas circunstancias increíbles había tenido tiempo de conocer sobradamente durante su permanencia como invitado en aquel monasterio que la Orden estaba, entonces, a punto de ganar para su fe.
Una chalupa estaba abordando la nave capitana; alguien iba a dar la bienvenida a don Manuel Velasco de Tejada y su flota. Si se producía una conferencia a la que tuvieran que asistir los franceses, anheló vivamente que don Manuel le mandara llamar. En tal caso, saltaría del bote de transporte y buscaría la salvación a nado, aunque le costase recorrer toda la ría y salir a mar abierto hasta encontrar una cala solitaria.

El príncipe de Balbançon subió con la mayor majestad que le permitían lo empinado de la escalerilla y su inestabilidad, ya que el capitán general de Galicia no podía mostrarse inseguro ante quienes le esperaban en cubierta en posición de firmes, y de cuyas expresiones circunspectas sospechaba que embozaban en realidad cierta burla recelosa. Ensayó mentalmente la frase para conseguir decir con buen acento:
-Sed bienvenido en el nombre de Dios y de su majestad don Felipe V, don Manuel y todos vosotros.
-Por la protección de la Santísima Trinidad. Gracias.
-Hemos de conferenciar a solas, don Manuel.
El almirante señaló con un gesto a sus dos colegas y al duque de Moctezuma. El príncipe negó con la cabeza, y repitió:
-A solas.
Don Manuel hesitó en silencio, porque él no era más que uno de los almirantes al mando y el ex virrey de la Nueva España contaba protocolariamente con prelación sobre él, pero si el Capitán General de Galicia quería hablarle a solas, sus motivos tendría; seguramente, información confidencial sobre lealtades y deslealtades, francofilias y francofobias, de las que él no estaba al corriente. Cedió el paso al príncipe escandalizado por su indumentaria, que reflejaba las modas que el nuevo rey francés, digno nieto de Luis XIV, estaba imponiendo en la corte. Grandes y ampulosos brocados de colores chillones y con profusión de adornos. A continuación, cerró él mismo la puerta a sus espaldas. La amplia sala parecía mayor vacía. Dado lo exiguo del número de conferenciantes, supuso que el protocolo era innecesario. Ofreció al príncipe un asiento junto a la esquina más cercana de la mesa y se acomodó junto a él, al otro lado del ángulo.
-Tenemos grandes dificultades, don Manuel -dijo el príncipe arrastrando las palabras-. Gravísimas dificultades. El cerco de Cádiz está perdiendo fuerza, porque los heroicos tercios españoles han causado irrecuperables daños y bajas a ese maldito almirante inglés Rooke, pero, por ahora, no podemos esperar que acudan a Vigo los magistrados de la Casa de Contratación a fiscalizar la descarga.
-¿Debemos esperarles?
-Dada la inestabilidad de la situación, difícilmente podrán venir, pero su fiscalización es preceptiva; lo sabéis bien. Su Majestad don Felipe puso buen cuidado desde el comienzo de su reinado en respetar escrupulosamente todo lo legislado sobre el comercio de Indias.
Sabía don Manuel que esa fiscalización era un precepto legal que nadie podía soslayar. Que nadie se atrevía a soslayar, porque el entramado del Consulado de Sevilla y la Casa de Contratación era como un reino dentro del reino, con frecuencia más poderoso que la corte y, siempre, incomparablemente más resolutivo. Nadie que ellos sospecharan que les engañaba sobrevivía al engaño. ¡Cuántos amigos suyos se encontraban encerrados de por vida en mazmorras por un error involuntario en las cuentas! Él mismo, sería objeto de sospecha de los magistrados hasta que la descarga no fuese tasada a su satisfacción. Nadie que no perteneciera al proceloso y extensísimo entramado podía robar al rey. Sólo ellos. Preguntó al príncipe:
-¿Conoce vuestra alteza el valor de lo que portamos?
-Indudablemente.
-¿Y habremos de esperar a los magistrados para descargar, cuando nuestra presencia, por su alarde, no tardará en llegar a oídos de los ingleses?
-No se puede descargar aquí, don Manuel.
-¿Y cuánto habrá que esperar?
-Los correos se desplazan sin descanso entre Sevilla y Madrid y entre Madrid y Vigo, en consultas permanentes sobre las resoluciones a adoptar. Pero se os mandará que la descarga sea realizada en Cádiz en cualquier caso. Todos debemos aguardar órdenes.
Había enfatizado la palabra "todos", pero consideraba don Manuel que se les pedía a él y a la flota más de lo que podían dar.
-Alteza... -el almirante carraspeó-, estamos escasísimos de víveres, nuestras tripulaciones han sido diezmadas por múltiples enfermedades y todos, también yo, nos encontramos extenuados y ansiosos de volver a nuestros pagos, de abrazar a nuestras esposas e hijos.
-Me hago cargo, don Manuel. Sólo puedo prometeros que haré cuanto esté en mi mano para que la espera sea breve. De momento, daré orden de que se os entreguen las provisiones que sea posible encontrar en los alrededores. Pero debéis aguardar mis instrucciones. Entre tanto, ningún navío amarrará a puerto y nadie desembarcará.

La quietud de la noche en la ría abonaba los malos presagios. Las celebraciones del primer día, tanto de los marineros como de los vecinos de los alrededores, habían dado paso a un silencio agorero. Ya no llegaban a través de la lumbrera el sonido de la música ni el de las palmas, ni las coplas con las que los cantantes habían festejado la inminencia de los abrazos que ansiaban dar y que ahora no sabían cuando se materializarían. Tampoco de tierra firme llegaban los sones de gaitas y mandolinas.
El caballero René había comido mucho los últimos nueve días, para recuperar fuerzas ahora que las viandas que le llevaban al camarote ya no le causaban tanta repugnancia, porque incluían suficientes frutos de la huerta y carne de cerdo hervida, y habían dejado de traer embutidos. Comenzaba a sentirse de nuevo capaz, alerta, dispuesto a lucubrar con la recobrada plenitud de sus facultades mientras no vinieran a quitárselas. Pero por primera vez en sus largos años de observación de la política internacional, no comprendía lo que veía ni intuía a qué podía deberse la tétrica inmovilidad de los navíos, la espera, el silencio, la tensión ni por qué no había comenzado la descarga.
Una de esas noches, reconoció a lo lejos, en la bocana de la ría, recortada contra la luz de la Luna, la inconfundible silueta de un navío inglés, mucho más moderno y ligero que los españoles. Debía de ser la avanzadilla de lo que se preparaba como consecuencia del absurdo de mantener a bordo, y a la vista de ojos que supieran calcular, el mayor tesoro de la Historia; grave impericia por parte no sólo de los incomprensibles y disparatados españoles sino, así mismo, de los pretenciosos y megalómanos militares galos. Sonrió con amargura. Se encontraba en medio de un polvorín sin escapatoria, porque Vigo estaba demasiado cerca de Portugal, fidelísima aliada de Inglaterra, como para que sus espías no hubieran corrido a informar a los espías de Guillermo III, si aún vivía. La cuantía del tesoro era conocida por el rey inglés hacía tiempo y al detalle. Ahora, muerto el rey con el que había sellado el pacto secreto si el Almirante de Castilla no le había mentido, también sabía Guillermo dónde apoderarse de él.
No advirtió signos de que cundiera la alarma en la ría, a pesar de que el navío inglés se encontraba en un punto perfectamente visible desde los fortines de la isla y los de la bocana, así como desde todas las cofas. La silueta volvió a desdibujarse y desapareció por la izquierda, tras los farallones, como si formara parte de un sueño. Si esa visión no había sido fruto de su imaginación, el navío habría regresado donde le aguardaba su flota, que no podía estar lejos. El sigilo de los ingleses y el de los españoles sólo podía significar que estaban midiendo sus fuerzas respectivas para lanzarse al ataque.
Se negó a dejarse vencer por el sueño, a ver lo que conseguía deducir.
Imaginó dos posibilidades: O bien descargaban la flota aceleradamente y corrían con el tesoro a Madrid exponiéndolo a salteadores y a la desbandada de los propios porteadores, o plantaban cara a los ingleses. Las dos eran igualmente disparatadas para los intereses del nuevo rey de España y, en realidad, no le importaban, salvo por lo que pudieran entorpecer o facilitar su huida.
Lo importante era encontrar el momento de poner en práctica el plan de salvación. Era muy arriesgado, pero no disponía de alternativa. Originaría un pequeño incendio justo debajo de la puerta, incendio que, gracias a lo que iba a verter por la rendija, se propagaría antes hacia fuera que hacia dentro, de manera que cundiera la alarma mucho antes de que su camarote se llenase de humo. Cuando abatieran la puerta creyendo que era el único medio de salvar el navío, estaría preparado para arremeter y huir. Confiaba hacerlo con la necesaria contundencia y la suficiente rapidez como para que nadie pudiera impedirle saltar por la borda.
Pero antes, tendría que haber en el navío mayor movimiento que durante los últimos días, suficiente trajín como para que el vertido del combustible no fuese advertido por el centinela.

Dos semanas más tarde, a las cuatro de la madrugada, el príncipe de Balbançon trataba de comprender el significado del mensaje que acababa de llegar procedente de Madrid. La primera extrañeza le había asaltado por la identidad de los emisarios, dos capitanes de la Santa Hermandad que decían servir a las órdenes directas del Almirante de Castilla, el intrigante y temible Juan Tomás Enríquez de Cabrera, a quien don Felipe no podía ni ver; la segunda, por los medios que habían sido puestos a su disposición, según reflejaba lo muy aparatoso de la comitiva; la tercera, por el tiempo increíblemente corto empleado en el viaje; la cuarta, por la insolencia inadmisible de hacerle despertar a esas horas alegando las rigurosas instrucciones que habían recibido.
¿A qué orden pertenecían, verdaderamente, los hombres por quienes mandaba preguntar con tanto apremio el Almirante de Castilla, y a los que habría de exigir unos manuscritos que le debían ser enviados urgente y reservadamente a Madrid con el mismo correo? Estaba convencido de que no existía en la Cristiandad, al menos entre los buenos católicos, ninguna Orden Contemplativa de los Fieles de Santo Tomás... Tomás, segundo nombre del Almirante. Tenía que tratarse de un nombre falso que encubría el verdadero.
Dadas las vicisitudes que había conocido la corte desde la partida de la primera flota, la de 1699, con las pugnas y componendas para encontrarle sucesor a Carlos II, la muerte del rey embrujado, las tribulaciones que vivió la realeza hasta conocer el asentimiento pleno de un joven como Felipe, demasiado impulsivo como para tener sentido de estado y, ahora, con sus aventuras bélicas por la península itálica, dejando el destino de las Españas en manos de la niña que todavía era su esposa y a quien el Consejo de la Corona manejaba como una muñeca, creía posible toda clase de traiciones y contubernios en los que estuvieran involucrados esos misteriosos hombres de tan misteriosa orden, el primero de los cuales había partido de Cádiz mucho antes de que nadie pudiera anticipar que Carlos II iba a morir pronto.
¿Disponía el Almirante de Castilla de medios y aliados suficientes para organizar una confabulación en contra del nuevo rey? ¿No era el temor a tal posibilidad lo que le había mantenido en el cargo, a despecho de su personalidad intrigante y conflictiva, que resaltaban los informes entregados a Felipe V el día que llegó a Madrid? A pesar de ostentar un título de rango no excesivamente superior al suyo, hacia más de un año que temía a ese hombre, cuya habilidad de funambulista desalmado le había mantenido en el cargo tras la muerte del rey imbécil. Y no sólo temía sus facultades; sobre todo, temía el tino con que hacían diana las dagas que se rumoreaba que él mandaba que fuesen lanzadas entre las brumas de la noche... inclusive por los rincones del alcázar.
Le estremecía la congregación que tan herética sonaba a sus oídos. Orden Contemplativa de los Fieles de Santo Tomás, así la denominaba el documento. Aparte de ser el segundo nombre del Almirante, ¿no había sido Santo Tomás el primero de los escépticos? ¿Podía ser que el Almirante de Castilla tuviera tratos con herejías? Un hombre de sus ambiciones y cabildeos, cuya anglofilia era proverbial y de todos conocidas, sería capaz de cualquier cosa. Podía tratarse de un ardid, un nombre inventado para ocultar la verdad, por si a él se le ocurría hacer preguntas que los mensajeros no pudieran responder. Sí, debía de tratarse de eso. Idea que acabó de intranquilizarle, ya que a pesar de estar en octubre se puso a sudar copiosamente. Hacía esfuerzos por reconocer los bienes espirituales que la Santa Inquisición ganaba para la limpieza del alma de los españoles, pero cuanto mostrase signos de subvertir sus designios le hacía sentir escalofríos.
En todo caso, había resistido con la fuerza de su autoridad de capitán general de Galicia la insistencia de los dos capitanes de que actuase inmediatamente. Obligándoles a esperar hasta el amanecer, les castigaba por el intolerable atrevimiento de hacerle despertar a deshoras y se daba tiempo de meditar.




Día de rosas y espinas

La fuerza de la costumbre hizo que Gerardo despertara a la hora de siempre, aunque había perdido el empleo y, con él, la oportunidad anhelada durante trece años. Martiña abrió los ojos al notar que salía de la cama.
-Quédate un poco más -ronroneó.
-¿A qué hora vas a recoger las fotografías?
-Me dijeron que estarían a primera hora. Imagino que podré retirarlas a las diez. Ven aquí, cariño, no pongas esos caretos.
-Llevo la mitad de mi vida detrás de esto -dijo con amargura Gerardo-, desde que aquella mierda de accidente estúpido se llevó por delante a mi padre, y a él se le ocurrió darme el anillo y contarme esta historia diciéndome que era lo único que podía legarme, cuando le quedaba medio soplo de vida en la cama del hospital. ¿No sabes de sobra los esfuerzos que he hecho y cómo he condicionado todas las cosas desde entonces? Elegí estudia filología inglesa porque creí que me ayudaría a encontrar la clave; me he gastado lo poco que he ganado en viajes y en libros, por la misma razón; he postergado una y otra vez todas las ocasiones que he tenido de conseguir un empleo estable, ¡y el tiempo que malgasté en el aburrimiento insoportable del gimnasio para conseguir el estado de forma necesario! Y este año, he empleado lo último que me quedaba en el curso de submarinismo.
-Siempre te dije que le dedicabas demasiado esfuerzo a todo eso...
-Y ahora -continuó Gerardo, sin atender la interrupción-, tengo la mala pata de perder mi gran oportunidad. Y solamente yo tengo la culpa, mierda. Tendría que haberme callado, joder, y dejar que esa tía le fuera con el cuento a quien le diera la gana. Total, a mí ¿qué carallo me importa?
-Tranquilízate. Creo que las fotos son muy claras.
-¿Y de qué me van a servir? Dimas tiene peor genio que un burro picado de avispas. No va a querer ni escucharme.

Dimas Outeiro tenía los nervios a flor de piel, cosa que jamás le había resultado de utilidad ante la expectativa de rematar un trabajo televisivo; nervios muy inoportunos e injustificados, ahora que disponía de las máquinas. Involuntariamente, giró la cabeza hacia el extractor, que los buceadores habían fijado ya a la balsa. Con ese artefacto obtendría la próxima noche las secuencias más espectaculares de las grabadas hasta ahora, con el galeón siendo liberado poco a poco del fango hasta aparecer el casco ante el espectador bajo los focos que iluminarían la negrura total del fondo de la ría, de noche y sin luna. Iba a ser la parte más cinematográfica de la serie. Después, todo sería muy fácil, considerando que ya disponía de una escena que demostraba que existía oro en la ría de Vigo.
Había revisado muchas veces esas imágenes, donde se veían las manos de Gerardo en primer plano, apartando delicadamente la arena como si el realizador le hubiera indicado el modo de hacerlo, hasta que surgía la primera moneda. Aparecida ésta, retiraba las manos en una muy descriptiva actitud de asombro porque, además, el cámara se dio cuenta de la emoción que transmitía y había realizado unos recorridos alternativos de las manos a los ojos asombrados del joven y luego a la inversa, sin un solo segundo desaprovechable. Esos cincuenta segundos eran extraordinarios y lo serían más tras la sonorización. Tenía pensado el montaje; injertaría una secuencia de los demás buceadores sobre un fondo musical que generase suspense, y a continuación seguiría el plano del hallazgo de la segunda moneda, también muy largo y tenso, como si el joven sabelotodo hubiera ensayado los gestos de acuerdo con un guión. En esas escenas, Gerardo era un alarde de expresividad, tanta, que por su emoción y por sus resultados, podían ocupar una parte muy considerable del documental final.
Precisamente a causa de la calidad de esas imágenes, había lamentado durante el visionado que el chico entrometido no continuase en el equipo. Pero él se lo había buscado. Durante los preparativos del trabajo de la mañana, también lo echaba en falta. Vaya conflicto el suyo. Más de tres semanas deseando perderlo de vista, y a la postre le daba por decirse a cada paso que muchas de las cosas que veía hacer torpemente a los demás submarinistas Gerardo las haría mejor.
Bueno, a lo hecho, pecho.
Había que trabajar duro y utilizar a fondo lo que la mañana diera de sí. Como no tenía que almorzar con Celia, puesto que ella había aprovechado que él tuviera que grabar esa noche para hacer un viaje relámpago a Madrid, iba a prolongar la exploración hasta el límite razonable, con el tiempo justo de que el equipo comiese y durmiera entre las cinco y las diez de la noche, hora en que comenzarían las grabaciones en el galeón de la daga, libres de la vigilancia de la gente de Teleplanet.

-Son estupendas -alabó Gerardo mientras examinaba a media mañana tres de la fotografías, donde se apreciaba con claridad que la mujer era Celia Pertíñez y que estaba entregando a un hombre información sobre el trabajo en la ría.
-¿Se las vas a dar a tu jefe?
-¡Mi ex jefe! Lo jodido es que Dimas me dará con las puertas en las narices cuando vea que soy yo quien llama a su habitación.
-Pues no llames.
-¿Qué quieres decir?
-Las metemos en un sobre y lo echamos por debajo de la puerta. Luego, a esperar.
-Tienes razón; eso es lo que vamos a hacer. Las que no son muy claras son las del pergamino. Con este tamaño, es imposible leer nada.
-También es imposible leer nada a tamaño real. Es un rollo moruno, Gerardo, sin pies ni cabeza, y sin embargo, Arístides dijo que puede tener valor; según él, sería como un mensaje en clave.
-En estas copias no hay manera de averiguarlo, ni siquiera en la foto que hicisteis tras el cristal. Vas a tener que volver a la tienda de fotografía, para que te hagan la ampliación más grande que puedan. ¿Te importa?
-¿Por qué no vamos juntos?
-Prefiero quedarme en la habitación por si...
-¡Vamos, que todavía te crees que Dimas te va a llamar! Hasta que no vea las fotografías de su Mata Hari, no tienes nada que hacer, cariño. Esta mañana, pregunté por ellos en recepción antes de salir, y me dijeron que se habían ido a la hora de siempre. Así que tómatelo con paciencia y ven conmigo. Un paseo turístico nos sentará muy bien a los dos y te tranquilizará. Venga, vístete.
Quince minutos más tarde, escurrieron el sobre bajo la puerta de la habitación de Dimas Outeiro y se dirigieron a la tienda de fotografía. No podían hacer la ampliación de la toma del pergamino en el tiempo anunciado en la puerta, "revelado de fotos en 1 hora", porque los tamaños especiales debían encargarlos a un laboratorio. Tendrían la ampliación de treinta por cuarenta a las doce de la mañana del día siguiente.
-De cualquier manera -dijo Gerardo, ya fuera de la tienda-, no creo que esa foto me sirva de nada, si, como dices, no se entiende un pimiento. Lo que yo busco en el convento es aclaración y confirmación del relato de mi padre, no un misterio que no estoy en condiciones de descifrar.
-A lo mejor no es tan complicado como me pareció ayer. Ya sabes, antiguamente escribían con tantas florituras...
-¿No dijiste que no parecían letras?
-No sé cómo explicártelo. Verás... en el primer momento de verlo, me dieron ganas de reír, porque como esos frailes están como chotas, pensé que serían simples garabatos. Pero, cuando Arístides le dio tanta importancia al pergamino, me pareció que tenía cierto orden, aunque seguían pareciéndome garabatos. Ya lo verás mañana. A primera vista, parece uno de esos pergaminos antiguos que hay en los museos; es cuando te fijas que te das cuenta de que no son letras, sino trazos... o dibujos. De todas maneras, si hubiera en el convento un escrito que se entendiera, tampoco creo que esos lunáticos te dejaran leerlo. Y en cuanto a darte información sobre aquello, me pare más difícil todavía que encontrar un tesoro en la ría, porque ese monje se puso a hablar ayer como si fuera un profeta loco. Mira, Gerardo...
Gerardo notó que Martiña trataba de reprimir su eterno reproche.
-No te cortes, di lo que quieras. Llevas siete años con lo mismo.
-¿Y no tengo razón? No es lógico que te afecte tanto una cosa que pasó hace trescientos años.
-No discutamos otra vez, Martiña, por favor. Ahora ya falta poco. En septiembre empezaré a trabajar en Santiago, si...
-¿Ves? Siempre lo condicionas. Siempre es "si..."
-Vamos a dejarlo, cariño. Si no, pasará como cuando estuvimos dos meses sin hablarnos hace tres años. Te juro por mi padre que si a finales de agosto no he conseguido nada, empezaré a trabajar en septiembre sea cual sea el curro que encuentre.

Todo lo programado esa mañana era para reunir una buena colección de planos complementarios, de modo que no perdieron tiempo en las maniobras de despiste del grupo de Teleplanet, porque no eran necesarias dada la insignificancia de los pecios sobre los que estaban grabando. Libres de esta tarea, aprovecharon el tiempo.
Dimas Outeiro se sentía muy satisfecho cuando salió del ascensor con las ocho cintas sujetas entre ambas manos. Todavía haría un visionado rápido antes de echarse a dormir la siesta, porque quería recrearse con dos secuencias que había ideado y grabado sobre la marcha, que en su opinión rozaban la genialidad, aparte de la representación del accidente que Gerardo no llevó el a cabo el día anterior, a causa de la aparición de las monedas, y que hoy había protagonizado Julio Parada. Una de ellas le tenía a él mismo como protagonista; con los alardes de fuerza que tanto le gustaban, Rafael Beira reunió en un montón informe los restos diseminados de la galeaza que tantas veces utilizaban como escenario; a continuación, Dimas, ayudado por Beira, fue situando cada parte en el lugar del destrozado navío que le correspondía, con frecuentes paradas para indicaciones mudas a cámara que, cuando fuesen ilustradas con su voz en off, resultarían toda una lección sobre construcción naval en el siglo XVII. La otra, la que más le había complacido durante la grabación y esperaba que ahora le entusiasmase en el visionado, consistía en un prolongadísimo travelling tras el desplazamiento de todos los buceadores, situados casi en fila india, con paradas en tres pecios diferentes, que mostrarían al espectador la abundancia de barcos hundidos en la ría de Vigo. Durante el recorrido, una cámara había ido tomado a los submarinistas en plano de persecución, otra en plano subjetivo y la otra, en plano contrario. Mezclando el sonido submarino real con un fondo musical suspensivo, resultaría una secuencia formidable.
Al abrir la puerta, vio que había un sobre en el suelo. Era tan fuerte el apremio de revisar las cintas, que lo colocó en la consola del equipo con la idea de abrirlo más tarde, pero lo olvidó en cuando comenzó a ver las imágenes en el monitor.
Aunque los documentales eran poco apreciados entre los profesionales de televisión, iba a ser una serie impactante. Los guiones estaban escritos como si fuesen cortas intrigas cinematográficas, con planteamiento, nudo y desenlace, y poseían ya en el papel una emoción propia de historias de suspense, pero las imágenes reforzaban tal suspense hasta niveles extraordinarios. Cada plano-secuencia era una joyita, un juego permanente de enredo y desenmadejamiento que, en el montaje final, haría que el espectador no quisiera apartarse del televisor.
Volvió a preguntarse qué habría en el sobre sin membrete ni otra cosa que su nombre escrito a mano, cuando se disponía a meterse en la cama.
No se acostó.
La primera foto que extrajo fue la que mostraba a Celia en un primerísimo plano, señalando con un bolígrafo un punto de la ría mientras un desconocido lo miraba con mucho interés. Ese punto de la ría era aproximadamente el situado frente a la punta de San Adrián donde reposaba entre el fango el galeón de la daga. Se lo había mencionado a Celia muy de pasada y ni siquiera había sido muy preciso, porque no sintió la necesidad de serlo puesto que temía estar aburriéndola. En la foto, ella demostraba haber captado con increíble exactitud dónde se encontraba ese galeón y se lo indicaba a quienquiera que fuese el hombre que la acompañaba en la intrigante escena.
La indignación se le atragantó en forma de bilis esófago arriba.
Averiguó el número del hotel de Madrid donde ella le dijo que iba a alojarse. Con tono tenso a causa de su insistencia, la recepcionista le informó de que no sólo no estaba hospedada en el hotel Celia Pertíñez, sino que ni siquiera conocía su nombre porque nunca en el pasado había estado allí. Sin embargo, Celia le había dicho que solía alojarse en ese hotel siempre que iba a Madrid. A continuación, marcó muchas veces los dos números de La Coruña que ella le había dado, correspondiendo su declaración de que no quería arriesgarse a perderla de vista cuando terminaran sus vacaciones en Vigo. Supuestamente, eran los de su casa y su oficina. Pero en ninguno de ellos respondió nadie. En el que Celia le había dicho que era el de su domicilio, saltó un contestador automático con la voz humorística de un hombre joven, que terminó la petición de que dejasen recado con la frase "atrévete a hablar con la máquina".
Estafado como un pardillo. Esa mujer había jugado con sus sentimientos de seductor declinante y por ella había expulsado del equipo a uno de sus elementos más capaces. Encontraría la manera de darle una lección.

Para no tener que pagar una noche más de hotel, los dos jóvenes abandonaron la habitación a mediodía y dejaron las maletas en el depósito de recepción. Tendrían que volver a Vigo el día siguiente, a recoger la foto ampliada del pergamino, mas el viaje les resultaría mucho más barato que pagar la habitación. Pero Martiña insistió durante la comida en quedarse los dos merodeando por el vestíbulo, en espera de la reacción de Dimas cuando viese las fotografías. Arístides Basterrechea les invitó al café de sobremesa y no paró de hacer preguntas sobre la batalla de Vigo, lo que les ayudó a soportar la impaciencia.
-Ese desastre -comentó el experto en arte-, pudo muy bien representar el comienzo del declive del imperio español.
-Probablemente -concordó Gerardo-. Dos años más tarde, los ingleses nos robaron Gibraltar. Imagina, la mayor potencia colonial del mundo, con una colonia extranjera en su territorio metropolitano. ¡Para echarse a llorar! Pero a mí me parece que el declive empezó cincuenta o sesenta años antes, cuando la exclusiva de la construcción de barcos que os otorgó el rey a vosotros, los vascos, hizo que la flota española se convirtiera en la más obsoleta y falta de operatividad de Europa.
-Sí, tienes razón -concordó Arístides Basterrechea-. Los españoles perdimos el imperio porque no supinos mantener el dominio del mar.
Cuando Dimas llegó a las cuatro menos cuarto con los miembros del equipo, creyeron que trataría de ponerse en contacto con Gerardo, como máximo, en diez minutos. Pasó sin embargo el tiempo; media hora de impaciencia, otra media de aburrimiento, la tercera media hora de decepción e iban a cumplirse las dos horas de inútil espera cuando decidieron aceptar la derrota. A Dimas no sólo no le habían convencido las fotografías, sino que había debido de aumentar su enfado contra Gerardo.
Se despidieron amablemente de Basterrechea, que, como ellos, también estaba pendiente de una llamada, la que le autorizase desde Madrid a ofrecer más dinero por la cruz, y fueron a pedir que les entregaran el equipaje, dispuestos a emprender el regreso a Noya.
-¿Usted es don Gerardo Cao? -preguntó el conserje tras examinar el resguardo de las maletas.
-Sí.
-El señor Outeiro ha estado preguntando por usted hace cinco minutos. Quería enterarse de si se habían marchado ustedes y, como habían pagado la cuenta y yo no sabía nada de sus maletas, le he dicho que sí. Él quería que mandara a un botones a la cafetería, por si todavía se encontraban ustedes allí; pero a estas horas de cambio de turno es imposible y le he dicho que no le podía servir hasta dentro de quince minutos.
-¡Llámalo ahora mismo! -urgió Martiña.
Gerardo dudó unos segundos en la cabina telefónica. ¿Era conveniente la llamada? ¿No iba a provocar las imprevisibles iras de Dimas? Qué carallo, él ya había estado tratando de encontrarle. Marcó por fin el número, pero nadie descolgó el teléfono.
-Vámonos Martiña -dijo con desánimo, mientras empezaba a recoger las maletas.
-Míralo -dijo la joven-, Dimas ha salido corriendo del ascensor y viene para acá.

Gerardo fue esa noche con el equipo al galeón de la daga.
La ausencia de la Luna dotaba a la ría de un aire más sugerente que cuando el agua reflejaba su luz. Como si quisiera aumentar la magia del paisaje, la calima vespertina se había convertido en una niebla insuficientemente densa para velar del todo las luces de Vigo y el rosario de aldeas y barrios que ocupaban las orillas, pero bastaba para crear el ambiente brumoso de un cuento de hadas.
Aguardaban que Rafael Beira y otros tres submarinistas volvieran del barco con las zodiacs, remolcando la balsa donde habían fijado el extractor y las baterías. Operación en la que debían navegar con suma lentitud, para que la balsa no escorase tanto como para arriesgarse a que la pesada máquina naufragara.
-Esos tíos me van a sacar de quicio -masculló Dimas-. Hora y media es demasiado.
Aunque el comentario se lo había dirigido a él, Gerardo se limitó a sonreír. Estaba dispuesto a no pronunciar ni un comentario que pudiera abonar la irascibilidad del realizador, y el que ahora se le ocurría era que el planteamiento carecía de seguridad. Consideraba que nadie había tenido en cuenta los movimientos de repulsión de la extractora ni el riesgo de vuelco que podían representar.
Como si respondiera a su pensamiento, comentó Dimas:
-Lo haremos en periodos muy cortos, unos cinco minutos, por si el ruído llamara la atención de cualquiera en un barco que pase cerca o en la playa.
Llegada la máquina y una vez que las dos zodiacs hubieron fondeado pegadas a la balsa, de manera que le sirvieran de estabilizadores, quedaron sólo dos hombres en la superficie, uno para poner la extractora en funcionamiento y otro para simple vigilancia, y los demás se sumergieron.
Bajo el haz de las luces sujetas a las capuchas, ahora emergía del lodoso fondo nada más que un estrecho arco de la borda, poco más de lo que Dimas viera la primera vez que visitó el lugar, hacía casi catorce años. La arena había vuelto a rellenar no sólo lo que retiraron a mano, sino que se había acumulado una capa de un palmo en toda la zona. Dimas pidió a sus hombres calma con un gesto de las manos, e indicó a Beira que acercase la boca del tubo a donde sabían que se encontraba la lumbrera. Cuando estuvo en la posición adecuada, Dimas pulsó el botón del transmisor y el hombre de la balsa puso la extractora en marcha. Sólo demoró diez minutos en quedar descubierto el ventanuco y el realizador ordenó mediante el impulso del transmisor que parase la máquina.
Gerardo sentía el deseo de indicarle que debían retirar arena colocando también el tubo en varios puntos, en un radio de tres o cuatro metros de la lumbrera, pero temía el enojo que le pudiera causar, de manera que se contuvo.
La apertura de la portañuela les tomó casi veinte minutos, por el cuidado con que trataban de que no se rompiera el vidrio. Por fortuna, el interior continuaba igual, con sólo la parte más escorada del camarote llena de arena. El tubo fue introducido por la lumbrera y de nuevo ordenó Dimas que la extractora se pusiera en marcha. Cinco minutos con todos los submarinistas, menos Dimas y Gerardo, gastándose bromas por señas para entretener la impaciencia. Una nueva parada y, tras cinco minutos, nueva puesta en marcha. Así, hasta siete veces, una hora y cinco minutos de tensa espera en total, cuando observaron que el camarote había quedado completamente despejado.
Dimas señaló con el dedo a Rafael Beira, Julio Parada, Gerardo Cao y a dos de los cámaras, y fueron entrando en el mismo orden.
El compartimiento donde había estado el cadáver del inglés continuaba en el mismo estado, abierto y tenebroso como la tumba que fue. Ansioso de usar su poderío físico, Beira preguntó con un gesto a Gerardo qué pared tenía que forzar. De igual manera, éste le pidió calma con las manos, señalando a Julio Parada, que introdujo la punta del pico entre las dos tablas situadas a continuación del compartimiento del inglés. Beira acudió a ejercer presión también con su pico y con la fuerza sumada de los dos la madera saltó en astillas. Pusieron más cuidado en la siguiente y las desmontaron todas hasta el mamparo perpendicular al casco, de manera que se desveló completamente el espacio decreciente entre la pared falsa y las cuadernas.
No había nada en su interior.
De todas maneras, lo que registraba la cámara debía de resultar efectista, "muy televisivo", como solía decir Dimas.
Gerardo observó en el rincón inferior del compartimiento recién abierto lo que le pareció un brillo muy fugaz, pero se dio cuenta de que la pared de separación entre esa camarote y el que hubiera al lado era más sólida y menos manipulable que la tapa que tantas veces habían desclavado hacía trescientos años. Estando Beira presente, constituiría una barbaridad plantear derribar esa pared; la destrozaría y se encontrarían con un depósito de fango que costaría varios días extraer. Indicó, en sustitución, el compartimiento que debía de haber al otro lado de la lumbrera, que por su posición y la continuidad de la pared falsa en línea recta, sería más profundo que el del esqueleto del inglés.
Pidió otra vez por señas a Beira que actuase con cuidado, pero de nuevo saltó la tabla destrozada. Vieron brillar algo en el interior, pero no se trataba de un fulgor amarillento. Eran débiles reflejos verdosos.
Desmontaron con excitación el resto de las tablas, bajo el entusiasmo de los dos cámaras. Poco a poco, entre rellenos de trapos que se deshacían al tocarlos, apareció una colección de figuras de jade que haría feliz a cualquier museo de categoría internacional. Ninguno de los cinco hombres era capaz de calcular su valor, ni imaginarlo. Con actitud reverencial, fueron sacando las esculturas por el ventanuco, demasiado absortos en su propia emoción como para mirar hacia fuera y comprobar la que embargaba a Dimas y los otros submarinistas.
Cuando el compartimiento quedó vacío, Gerardo examinó la puerta del camarote. Comprobó por la rendija inferior que más allá todo estaba lleno de fango.
Las botellas de aire comprimido se encontraban al límite. Tendrían que subir en busca de recambio. Salieron los cinco y, sin aguardar a que las figuras fuesen terminadas de introducir en las bolsas, subieron a superficie. El resto del grupo tardó aún cinco minutos en unírseles. Dimas escupió la boquilla del regulador del aire comprimido para preguntar:
-¿Cómo están las cosas dentro, Gerardo?
-En ese camarote no hay nada más.
-¿Qué tal la grabación? -preguntó el realizador a los cámaras.
-Fantástica -respondió uno de ellos-. Yo tengo media hora con más suspense que una película de Hitchcock.
-Pues lo mío -comentó el otro- es tan efectista como la escena de las serpientes de Indiana Jones, lo de la tumba egipcia, ¿te acuerdas?
-Cojonudo. Entonces, lo dejaremos por esta noche, porque falta poco más de una hora para el amanecer.
-Creo... -Gerardo titubeó.
-Venga, larga, Gerardo -le invitó Dimas con una sonrisa sarcástica-. No te reprimas por lo que pasó anteanoche. Genio y figura, hay que sostenerlos hasta la sepultura.
-Es que me parece que habría que despejar un poco más de arena las cercanías de la lumbrera.
-¿Mucho?
-Solamente un poco, alrededor del hueco que ha quedado, para no encontrarnos mañana con que todo vuelve a estar igual que lo encontramos al empezar esta noche.
-Ya veremos si tenemos que volver esta noche o mañana, porque a mí me sobra con el material que hemos conseguido... pero tienes razón. Total, serán quince o veinte minutos más.
Ordenó que Rafael Beira bajase con Gerardo a situar de nuevo la boca del tubo, y la máquina extractora se puso a funcionar. Mientras, los que ya no tenían nada que hacer fueron recogiendo el equipo y preparándose para el regreso. Estaba el realizador conversando con los cámaras, anticipando por sus palabras las calidades de las imágenes que visionaría nada más llegar al hotel, cuando escucharon el estertor de la extractora y el ruido de su caída al agua. La balsa se había vuelto del revés y tanto la máquina como las baterías se habían soltado, y ahora caían al fondo.
-Joder, joder, ¡joder! -gritó Dimas, descompuesto.
Había tenido un día de rosas y espinas. En una sola jornada, había reunido material suficiente para uno y medio de los tres capítulos de la serie, ocho o diez secuencias de belleza y emoción extraordinarias; pero también el mismo día había perdido a Celia Pertíñez y la ayuda de la máquina que más ansiara tener a su disposición.
Gerardo y Beira notaron que el tubo dejaba de aspirar arena y, a continuación, que se retiraba, arrastrado por la caída de la máquina. Aunque con sólo las dos luces apuntando en su dirección no podía verla sumergirse, Gerardo comprendió lo que había ocurrido. Sintió temor a subir a la superficie y encontrarse con el cabreo de Dimas, que sería incomparablemente mayor que todos los que había presenciado... y padecido. Para retrasar la subida, se entretuvo mirando cómo la arena volvía rápidamente a tomar posiciones sobre el ventanuco, pero, cuando emergió junto a la zodiac donde se encontraba Dimas, éste, aunque muy serio, no parecía furibundo, pero eludió cruzar la mirada con la suya. El realizador estaba diciendo:
-Por lo pronto, daré parte de este hallazgo a las autoridades y les entregaré el jade después de que lo grabemos esta tarde en la cubierta del barco, y a lo mejor serán ellos quienes le metan mano al asunto, porque, de todos modos, trabajar con tantas cautelas y tantas pejigueras, y teniendo que escondernos de esos hijos de puta de Teleplanet, tiene mandanga. Gerardo, ¿te parece que pudiera haber más cosas como éstas?
Gerardo dudó; no era eso lo que esperaba oír. Cosas como las figuras de jade, no podía asegurar que hubiera. Pero no tenía más remedio que haber más de otras, porque el hallazgo se había producido en la más accesible de las zonas del galeón, lo que significaba que el resto no había sido expoliado en trescientos años. Sin embargo, dispuesto a librarse de la fama de sabelotodo que Dimas le atribuía, se encogió de hombros y respondió:
-No tengo ni idea.
Mientras se aupaba a la lancha, cavilaba sobre la acumulación de arena encima de la lumbrera. En uno o dos días, estaría tal como habían encontrado el lugar al comenzar el trabajo esa noche.
Durante el viaje en la furgoneta, Dimas no paraba de hablar de su entusiasmo por el material que ya habían grabado; aunque faltaban tres semanas de contrato, parecía convencido de estar a punto de rematar la serie y hablaba de trasladar cuanto antes la exploración hacia la bocana de la ría y los alrededores de las islas Cíes. Tal como funcionaban los temperamentales ritmos del realizador, intuía Gerardo que el galeón de la daga había perdido en esos momentos casi todo su interés para los propósitos de la serie, como si quisiera consolarse de la pérdida de la extractora. ¿Y si no volvían mañana al galeón? ¿Y si lo cubría en dos o tres días la arena, hasta que los trámites burocráticos posibilitaran la investigación oficial? Suspiró.

-Despierta, Martiña.
-Joder, Gerardo, que todavía no ha amanecido.
-Ponte cualquier cosa y echa a correr.
Apuntaba el alba cuando aparcaron el coche en un camino de tierra que unía la carretera con la playa.
-Ayúdame, cariño -pidió Gerardo, mientras descargaba del maletero un pesado envoltorio de lona plegada y una lancha neumática, también plegada-. Coge los dos colchones hinchables.
-Estás más loco que esos monjes del convento. ¿A qué hora te han citado hoy?
-Tenemos descanso hasta las tres. Hemos pasado la noche trabajando, recuérdalo.
-De todas las maneras, no puedes pegarte estos maratones y trabajar de submarinista de nuevo esta tarde, sin haber dormido.
-No vamos a tardar ni una hora, ya verás.
Mediante el propulsor de gas, la lancha quedó dispuesta en siete minutos y la botaron. Gerardo ayudó a Martiña a subir, le entregó los remos y acomodó el envoltorio de lona y los dos colchones hinchables. A continuación, embarcó él también y comenzó a remar frenéticamente. Miraba sin parar todos los puntos de referencia que recordaba, para situarse con precisión en la vertical del galeón.
Una vez que le pareció que estaban en el punto correcto, dijo mientras se acomodaba la botella de aire comprimido:
-No tenemos ancla ni nada pesado con lo que podamos fondear. Cariño, fíjate en aquel pilar del puente y, ahora, mira atrás, aquella torre. Considérala la alineación oeste-este. Ahora, mira aquel carvallo, el más grande, a tu derecha, y a tu izquierda, aquella casa de la parabólica; será la alineación norte-sur. Mientras yo esté abajo, trata de mantener con los remos la lancha en este sitio, sin alejarte mucho. ¿Lo tienes claro?
-Creo que sí.
Sin más, Gerardo saltó al agua, sumergiendo con él la lona y las dos colchonetas.
Había equivocado la posición del galeón sólo por veinte metros, lo que le exigió un esfuerzo muy arduo para arrastrar la lona por el fondo, que a cada brazada se llenaba más de arena y se hacía más pesada.
La lumbrera había desaparecido ya bajo el lodo, pero su posición resultaba clara por la depresión del fondo, todavía considerable. Buscó una piedra grande, con la que fijó encima del ventanuco las dos colchonetas, cuidando que los tubitos de las espitas quedasen hacia arriba. A continuación, venía lo más difícil.
La lona medía cuatro por seis metros, y había sido un toldo del supermercado del padre de Martiña que, tres meses antes, cambiaron por uno nuevo. Cuando estaban a punto de echarlo en el contenedor de desperdicios de la obra que estaban realizando en el local, calculó que podía servirle y lo guardó en el coche. Esa lona había permanecido dos meses en el huerto de la casa de su madre, hasta que le llamó la secretaria de Dimas diciéndole que había conseguido el empleo. Desde entonces, se encontraba en el maletero del coche, destinada precisamente al uso que ahora le iba a dar.
El primer doblez le costó poco esfuerzo deshacerlo; el segundo fue ya algo más difícil. El último, representó el gasto de las poquísimas fuerzas que le quedaban tras la agotadora noche de trabajo. La lona quedó extendida sobre la depresión y un poco fuera de ella, con una orilla cubriendo incluso parte de la borda visible del galeón. A continuación, arrastró con las manos varios montones de arena que la afirmarían al fondo. Por último, ató una cuerda en cada una de las esquinas, dejando que las cuatro flotaran libres.
Mientras subía a la superficie, dedicó a su padre una plegaria: "Ayúdame a cumplir tu encargo. Que no haya que esperar otra generación".
-¿Qué significa todo lo que hemos hecho, Gerardo? -preguntó Martiña mientras regresaban al hotel.
Eran ya las ocho y media de la mañana.
-He cubierto con la lona el hueco que hicimos con la extractora. Antes, he puesto las dos colchonetas en lo más profundo. Eso se va a cubrir completamente de arena en dos o tres días. Así, será relativamente fácil despejar la lumbrera cuando vuelva a bajar.
-¿Cuándo tú vuelvas a bajar? ¿Y si antes decide tu jefe que quiere más grabaciones del galeón?
-Le diré que tomé esa precaución para encontrar menos problemas cuando volviéramos.
-¿Y te va a creer?
-Seguramente, no -respondió Gerardo con una sonrisa, y añadió: -Aunque yo esté durmiendo, no te olvides de recoger la foto ampliada del pergamino a las doce.




En el fragor de la batalla

¿Cuántos días llevaban en la ría? Algo anómalo estaba ocurriendo con todas sus percepciones, porque ya no conseguía llevar la cuenta. Iba a amanecer cuando el caballero René dio por terminado el pergamino, rodeado por una calma sigilosa que parecía sobrenatural. Acariciando la cruz de las ocho beatitudes para exorcizar los malos agüeros, añadió al pie “In hoc signo vinces” con su particular caligrafía, esperó que la tinta secase y guardó el rollo anudado en la arqueta blindada, con el sentimiento de que se trataba de su legado para la posteridad. Había redactado hasta el alba porque desconfiaba de sus posibilidades de volver a hacerlo, tan fúnebres eran los visos de sus presentimientos.
En el exterior, la quietud semejaba un limbo donde las ánimas hubieran perdido la facultad de gemir, un vacío mudo y tenebroso, levitando entre el purgatorio y el infierno. Tan frío y sin horizontes como la noche polar. Un silencio sólo roto levemente por el crujido de las amarras de las anclas con los vaivenes de la marea, crujidos que vibraban en los nervios de René como lamentos de ultratumba más presentidos que audibles, pero dentro del galeón habían sonado toda la noche rumores quedos de voces y pasos sigilosos, murmullos de maldiciones y juramentos impacientes, movimientos muy cautelosos de bultos. También había detectado la agitación del sueño intranquilo de la marinería en el sollado situado debajo. La quietud de la ría era, pues, sólo aparente. Los diecinueve navíos españoles debían registrar la misma agonía, igual anticipación previsora del desastre, las mismas carreras subrepticias para salvar lo que todos comenzaban a temer que no tuviera salvación.
Lo mismo que él sentía por motivos mucho más claros. Los preceptos de la Orden le exigían trascender: “Allí donde debías permanecer y te resulte imposible, deja tus signos de reconocimiento”. Porque antes de la bula “Omne datum optimun” estuvieron los druidas celtas y antes, los egipcios, y mucho antes, milenios de sabiduría conservada entre piedras ignotas, inteligible sólo para quienes poseyeran la gracia de la interpretación. Esa sabiduría debía sobrevivirle, porque no quedaba, según donde alcanzaba su raciocinio, ningún fratre milite vivo al occidente de Roma. Se echó en la alfombra persa de seda, boca abajo, con el rostro hundido en la suavidad para recibir, al menos, el consuelo de esa caricia. Seguiría a Adolphus, Julius y Alcibiades, y tan enorme pérdida y tan grande sacrificio no habría valido de nada. No se materializaría ninguna de las consecuencias que los cuatro anhelaban cuando aceptaron el encargo. ¿Quiénes recogerían la antorcha? La formación de los cuatro había tomado muchos años y cuantiosos recursos, y ahora sería muy improbable que se lograra disponer de tanto de lo uno y de lo otro para una nueva generación, sin contar que una Europa en guerra, como parecía ser el caso, era el escenario menos propicio para que la Orden recibiera nuevos impulsos, cuando tantos y tan poderosos recelos y obstáculos debía superar.
Tendría que haber saltado al agua tras el cuerpo de don Francisco. Seguro que habría encontrado el medio de salvarse, en vez de dejarse anular en ese encierro del que no saldría vivo.
Todo había concluido.
Puesto que nada quedaba que estuviera bajo sus potencias, dormiría la mayor parte del tiempo. Dormir y comer para acumular fuerzas, por si un milagro le ofrecía la oportunidad de escapar y salvar todo aquello de lo que era el único depositario superviviente.

Los dos soldados estaban hartos de negativas que eran evasivas descaradas, intolerablemente groseras y muy torpes. En tres naos les habían respondido ya que no conocían a los hombres por quienes preguntaban y ambos soldados eran lo bastante expertos y curtidos en las intrigas y el secretismo de la marinería para comprender que los llamados Adolphus, Alcibiades y Julius habían podido esfumarse, como les aseguraban jurando en vano por Jesucristo y todos los santos de la Cristiandad, pero era seguro que no se habían esfumado voluntariamente. Ahora llegaban al Bezmiliana, donde debía encontrarse el último según las diligencias y encomiendas del Almirante de Castilla, e iban a verse obligados a conducirse de modo tan severo y autoritario como él, cuando desplegaba los recursos de su autoridad en su cámara del Alcázar.
-¿Renald de Galway? Nunca he oído tal nombre -respondió el centinela.
-Marinero, llama inmediatamente a tu capitán o tendrás juicio de honor y castigo insoportable porque te acusaremos de relapso contumaz de la morería ante la Santa Inquisición. Presto, que venimos de parte del príncipe.
Unos minutos más tarde, Don Luis de Alcor asomó la cabeza en lo alto de la escalerilla, con expresión de mal humor y hostilidad.
-¿Por quién decís que manda preguntar su alteza?
-Por el maese Renald de Galway, también llamado Rinaldo de Liguria.
-Jamás he oído esos patronímicos -respondió De Alcor sinceramente, porque, en el primer instante, no los asoció con el nombre del caballero René que llevaban cuatro meses empleando todos en el navío.
Pero al instante siguiente, sintió descomposición. Nada menos que el capitán general de Galicia se interesaba por el traidor prisionero.
-Capitán –repuso el soldado que exhibía más galones-, os demando la mayor diligencia, porque el maese a quien ordena el príncipe comparecer por mandato del Almirante de Castilla partió para las Indias en esta nao, en ella permaneció y en ella zarpó de La Habana, según consta en todos los registros.
-Cuidaos de vuestra insolencia –repuso De Alcor, impostando la voz y afectando una fortaleza que no sentía-. Digo y afirmo que nadie en este navío sabe del tal.
Tras despedir a los mensajeros pretextando que habían muerto muchos hombres de fiebre amarilla durante la singladura entre La Habana y las Azores, caviló sacudido por los temblores y escalofríos mientras veía alejarse el bote. Llamó a su cámara a los oficiales de confianza.
-Ese endemoniado quiromante nos va a perder -afirmó.
-¿Decís que el propio capitán general de Galicia exigía que lo condujesen a su presencia? -preguntó don Tomás de Utrera.
De Alcor asintió y añadió:
-Y parece que por mandato del propio Almirante de Castilla.
-¡Ohhh! –exclamaron todos al unísono.
-Pues no podemos darle más oportunidades de que se vaya de la lengua -dijo don Rodrigo de Dueñas, que no podía disimular el temblor de sus labios.
-Bajad la voz, don Rodrigo -pidió don Luis-. En este navío, hasta las paredes oyen, según sabéis o deberíais saber. ¿Cómo nos desembarazaremos del peligro terrible que representa para nosotros?
-En primer lugar -propuso don Tomás-, hay que hacer una lista de quienes saben que lo mantenemos encerrado.
-Dos centinelas, que han sido siempre los mismos en turnos de doce horas -informó don Luis- y los grumetes don Fernando de Tolox y don Pedro de Vélez. A los cuatro les he ordenado, bajo amenazas, que no hablen del endemoniado con nadie.
-Pero no podemos asegurar que no lo hayan hecho -dijo lúgubremente don Rodrigo.
-Tendremos que confiar en que no -repuso don Luis-, a menos que deseéis que el Bezmiliana pierda toda la tripulación. ¿Estamos de acuerdo en que no podemos permitir que ese hombre hable de lo que con tantos esfuerzos y penalidades hemos obtenido de esta travesía?
Todos asintieron.
-Por de pronto -continuó don Luis-, vos, don Rodrigo, y también vos, don Tomás, id al camarote del nigromante diabólico, y amordazadle e inmovilizadle, no sea que oiga por la lumbrera que andan preguntando por él, y grite. A la medianoche, volveremos a reunirnos y decidiremos qué hacer mientras la tripulación duerma.

El caballero René dormitaba sin tener claras las lindes entre la vigilia y el sueño. Los ojos cerrados se le poblaban de luces cegadoras de Oriente y plácidos atardeceres de Galway, mientras el olfato traía a su mente fantasmales y evocadores aromas a heno en un almiar entre la escarcha atlántica, mezclados con esencias sirias aplicadas por una hurí en un hammam. Recorrían su piel escalofríos de aquel extraño palmar de las cercanías de La Habana, abrazado a la cálida piel morena donde tal vez no le habría importado morir, y los tiritones vivificantes de cuando, a los trece años, se lanzaba al mar otoñal de su patria infantil. Una vorágine de sentimientos inconexos que anulaba del todo su capacidad de alerta, confundidas realidad y fantasía en la misma percepción.
Notó desde el fondo de su amodorramiento que alguien entraba sigilosamente en el camarote y se enderezó a medias, acariciando sobre la tela del jubón la daga escondida bajo la ropa. Necesitaba fijar con claridad el blanco a fin de que ni su visión ni su mano erraran el lanzamiento. Pero no se trataba de un blanco tan sólo; eran dos, y sólo disponía de un arma. Don Rodrigo de Dueñas se le acercaba apuntándole a la cabeza con el mosquete; tras él, también don Tomás de Utrera le apuntaba con un arma. Si actuaba, uno de los dos intrusos moriría con el corazón partido por la daga, ¿pero valdría de algo cometer ese pecado si, de todos modos, el superviviente le mataría a él? Mientras haya vida, hay esperanza, se dijo.
-Como pronunciéis una palabra siquiera, dispararé -amenazó don Rodrigo.
Llevaba la soga preparada con un lazo, que pasó a través de la cabeza de René ajustándolo en torno a su pecho. Cuando se convenció de que los brazos estaban inmovilizados, entregó el mosquete a don Tomás y lió fuertemente la soga desde los pies al cuello, como una mortaja de cáñamo. Aseguró luego cuatro cabos a las argollas de fijación de bultos clavadas en las paredes y, a continuación, le amordazó con un lienzo casi hasta la asfixia.
-Ojalá le ahogue su propia hiel -oyó el caballero René que decía don Tomás al salir.

A medianoche, los oficiales volvieron a reunirse en el camarote del capitán.
Habiendo comunicado el licenciamiento a los dos centinelas, la puerta de la cámara del caballero René se hallaba cerrada con llave y nadie escucharía dentro ningún sonido. Por la mañana, llegarían dos comunicaciones urgentes que ordenarían a don Fernando de Tolox y don Pedro de Vélez que partieran de inmediato hacia el sur por graves problemas familiares. Sacarían a los cuatro del Bezmiliana subrepticiamente, eludiendo la prohibición de desembarcar. Pero ninguno de ellos saldría del ámbito de la ría. Los cuatro sicarios que iban a callar sus bocas para siempre, remunerados como para holgar el resto de sus vidas, no sabían siquiera quiénes les pagaban para matarlos.
-Que hayamos fondeado en Vigo, en vez de en Cádiz, nos ha librado no sólo de los controles de la soldadesca real -dijo don Luis de Alcor-; también nos libra de tener que dar a los magistrados de la Casa de Contratación cuentas demasiado precisas... en estos momentos. Así que poseemos oro de sobra para garantizar nuestro futuro y nuestra seguridad. Esta travesía, con su duración y penalidades extremas, nos ha hecho más ricos de lo que esperábamos!, por lo que debemos atar todos los cabos posibles. ¿Queda algún hombre por quien podamos ser delatados?
-Habría que exterminarlos a todos para estar completamente seguros -dijo don Tomás.
Don Luis apretó los labios antes de decir:
-De momento, hemos ganado unos días, hasta ver si se nos da por fin la orden de partir hacia Cádiz, y entonces pensaremos qué hacer cuando estemos en altamar.
Don Tomás de Utrera dijo:
-Propongo que, en cuanto icemos velas, organicemos festejos en cubierta para mantener entretenidos a los hombres, de modo que no tengan tiempo de hablar ni de entrar en contubernios. También, que les ofrezcamos a todos algún obsequio, lo bastante importante como para que no sientan la tentación de vender sus sospechas cuando lleguemos a Cádiz.
-Tampoco de tal modo podríamos estar seguros de su silencio -afirmó don Rodrigo.
-¿Qué sugerís, pues? -preguntó don Tomás-. ¿Que los ejecutemos a todos? ¿Cómo llegaríamos, entonces, a puerto?
-Ya se nos ocurrirá qué hacer -resolvió don Luis-. Pensad todos en soluciones en el tiempo que nos lleve hasta que la travesía termine. Recordad que son tres los problemas: Conservar íntegros los beneficios que nos ha reportado esta prolongada y azarosa aventura, salir del navío con nuestro honor personal salvaguardado ante los magistrados y la corte, y asegurarnos de que nunca en el futuro podamos ser acusados.

Tres días inmovilizado sobre la alfombra. Los esfuerzos de desplazar bajo las ataduras una mano en busca de la daga habían resultado baldíos. La orina y los excrementos empapaban la ropa y la alfombra, y el hedor era ya insoportable, porque la lumbrera había sido cerrada y comenzaba a faltarle el aire, agravado el malestar por la resequedad de la boca y la garganta. Sólo acudía don Tomás de Utrera dos veces cada día a verter unas gotas de agua sobre la mordaza.
A pesar del encierro y la debilitación de sus fuerzas, cada una de las tres noches había conseguido escuchar vagos ruidos diferentes.
La primera, descargaron algún navío situado a su derecha, que podía ser la nao capitana, la que transportaba el oro propiedad personal del rey sin contar lo que la corona recibiría como contribuciones por el resto. De las más de veinte mil toneladas de riquezas que habían cruzado el océano en los diecinueve galeones, unas mil llegaban directamente a manos del rey sin ningún otro trámite, y debían de ser éstas las que se disponían a conducir con premura a Madrid. Tenían que haber organizado un ingente batallón de carretas para el transporte.
La segunda noche, le pareció que descargaban otros navíos, aunque no llegó a estar seguro. Porque los sonidos se tornaron confusos hacia las tres de la madrugada, como si interrumpieran la descarga y volvieran a cargar. Alguien gritó improperios en la playa desde donde dirigían la operación, pero el que gritaba se encontraba tan tejos que no pudo reconocer las palabras.
Ahora, oía pasos cuidadosos por las cercanías de su camarote. Alguien había llegado dos veces hasta la puerta y, por el rumor, comprendió que arrimaba el oído, alerta por si detectaba ruidos en el interior.
Aproximadamente una hora más tarde, el silencio en la ría y en los navíos era absoluto. Por ello, distinguió que eran tres o cuatro personas las que se acercaban a la puerta, que se abrió para dar paso a don Luis de Alcor, don Rodrigo de Dueñas y don Tomás de Utrera. La puerta fue cerrada con ellos en el interior y sólo entonces encendieron una vela.
-¡Qué hedor insoportable! -exclamó don Rodrigo.
-Vos, don Tomás, ved si conseguís entender algo en ese pergamino -ordenó don Luis-. Nosotros dos veremos qué guarda este nigromante en tan grande y abultada impedimenta.
Desparramaron por el suelo el contenido de las cuatro valijas. Fue al quedar vacías cuando comprendieron que existían dobles fondos en todas.
-Así que aquí tenemos tus secretos, truhán -dijo con expresión de triunfo don Luis.
Destrozaron a cuchilladas el rico cuero bajo la mirada apesadumbrada del caballero René. Se trataba de un material curtido finamente y armado por los habilidosos artesanos del bazar de Constantinopla, y habían costado un cuarto de lo que habría de recibir de los dos reyes por sus servicios. La aparición del jubón de caballero de la Orden de Malta ensangrentado, produjo un gruñido general de satisfacción. Al hábito de monje de Athos no le prestaron atención, ni a las dos túnicas egipcias bordadas de pedrería ni a la chilaba mauritana, ni al traje de granadero francés. Fue el uniforme de oficial de la armada inglesa lo que encendió en los tres rostros expresiones de triunfo.
Don Rodrigo de Dueñas se aproximó a la alfombra sujetando el uniforme con su izquierda, mientras apuntaba al caballero René con el mosquete. Don Tomás deshizo la mordaza.
-Habla, traidor diabólico -exigió don Luis de Alcor-. ¿A quién sirves?
-A la concordia entre los hombres y, por consiguiente, a Dios -respondió el caballero René, escuetamente.
-Tenemos prueba de que has cometido, al menos, un asesinato -dijo don Tomás, señalando las manchas de sangre en las vestiduras blancas de la Orden de Malta- y llevas todas clases de vestiduras de infieles. ¿Todavía invocas el nombre de Dios, endemoniado?
-Eres un espía del rey de Inglaterra, confiésalo -urgió don Luis, aferrándole por los hombros, donde más le apretaban las ataduras.
El caballero René estuvo a punto de sonreír. Las mentes primitivas de esos hombres podían inspirarles toda clase de conjeturas disparatadas, pero con esa afirmación acertaban a medias. Sólo a medias, y jamás comprenderían el doble juego que se había visto obligado a realizar en aras de la materialización de sus más hermosos ideales.
-Te acuso de traición al servicio del mayor enemigo de las Españas -dijo don Luis con tono solemne- ¿Cuál es vuestro veredicto, señores?
-Culpable de traición y herejía –sentenció don Tomás-, y de comunicarse con las potencias infernales mediante escritura demoníaca.
-Culpable de asesinato –sentenció don Rodrigo- en grado de bestialidad irracional.
-¿Cuándo seré ejecutado?
-A no tardar -ironizó don Tomás entre sonrisitas-. No os impacientéis, caballero de los demonios. Arderéis pronto en el infierno que os habéis ganado con todos los merecimientos.
Volvieron a amordazarle y abandonaron el camarote.
De nuevo en el del capitán, dijo don Luis de Alcor:
-La estrangulación sería lo más discreto.
-Pero el hedor es insoportable ahora -discrepó don Rodrigo-, con las deposiciones de tres días. ¿Imagináis lo que acontecerá cuando comience la descomposición del cadáver?
-Pero tampoco podemos arrojarlo al agua en estos momentos, y en la ría-dijo don Tomás-, a pocas brazas de los demás navíos. Seríamos descubiertos.
-Hay que esperar a encontrarnos en altamar -determinó don Luis.

Debía de mediar octubre o acercarse a su final, porque la temperatura comenzaba a ser otoñal. ¿O era la debilidad a causa de la inmovilización, la podredumbre en que se había convertido el lecho sobre la alfombra y la falta de alimentación lo que le hacía sentir escalofríos? ¿O el estruendo?
Los cañonazos habían comenzado dos días antes, hacia la boca de la ría, y sonaban muy espaciados. Parecían proceder de arriba, así que debía de tratarse de disparos realizados desde los exiguos fortines, que trataban de rechazar la invasión inglesa.
El día anterior, oyó al amanecer muchas voces desencajadas en la orilla. Alguien daba órdenes imperiosas. Parecía haberse desplegado un nutrido ejército en tierra. Hasta la puesta de sol sonaron millares de disparos de mosquete, mezclados con gritos de agonía. La carnicería debía de ser terrorífica. Entre tanto, los cañonazos no paraban, y ya no era capaz de determinar su origen porque retumbaban por todas partes causando el estremecimiento de las cuadernas.
Hoy, había escuchado los alaridos de la tripulación de un navío situado a corta distancia, que parecía haberse hundido entre detonaciones y chasquidos de un incendio. Ahora, con la oscuridad de la noche, sólo escuchaba disparos aislados, pero el griterío continuaba siendo ensordecedor y, sobre las voces, resaltaba el crepitar de las llamas y las deflagraciones que producían al alcanzar los incendios los escuálidos polvorines de los galeones.
Atento a los ruidos procedentes del exterior de la nave, no se percató de que estaban abriendo la puerta hasta que vio a los tres oficiales aproximarse. Don Luis portaba un escrito en la mano, don Tomás enarbolaba un crucifijo y don Rodrigo blandía una espada. Comprendió que había llegado la hora.
La escena se desarrolló en silencio, salvo por el salmo que leyó don Tomás de Utrera una vez que entre don Luis y don Rodrigo le ayudaron a ponerse de pie. Terminada la lectura, Dueñas cogió la casaca del uniforme inglés del suelo y se la ajustó al caballero René en los hombros, sobre las ataduras, que formaban casi una coraza. Sólo consiguió ajustar uno de los botones en el ojal, porque la soga abultaba demasiado.
Tenían expresiones más de terror que de felicidad cuando don Rodrigo apoyó el cañón en su sien derecha.
-Salutaciones a Satán, tu señor.
A continuación, la detonación y la nada.
-Tiremos el cadáver al agua por la lumbrera -dispuso don Luis- En medio de esta batalla espantosa, nadie se percatará de su procedencia.
Lo intentaron, pero los anchos hombros del caballero René, rígidos por las ataduras, impedían el paso del cadáver. De todas maneras, también el resto del cuerpo envuelto en cuerdas era demasiado voluminoso.
-No podemos mostrarnos con él en cubierta -se lamentó don Tomás-. Hay centenares de soldados del rey por todas partes y diez dentro del navío, realizando el inventario de la carga. ¿Qué hacemos?
-Ha llegado la hora de recuperar nuestras pertenencias -dispuso don Luis de Alcor-. Vaciemos ese escondite -señaló el mas cercano- y ocultemos el cadáver en él.

La ría ardía como un depósito de aceite y su luz iluminaba los caminos que descendían hacia la bahía de San Simón. Algunos de ellos tomados ya por el despliegue enemigo, abrumadoramente mayor que el de los ejércitos de Felipe V. Los españoles se apelotonaban en los más resguardados y mejor defendidos, donde no podían ser alcanzados por los cañones ingleses ni por los holandeses.
Hasta más de una legua de distancia de la orilla, tales caminos se hallaban ocupados por filas apretadas de carretas en las que los labriegos cargaban precipitadamente, bajo la vigilancia atenta de los soldados, la carga de los navíos que conseguían acercarse a la orilla. Algunos galeones habían sido hundidos por sus propios capitanes, para evitar que lo que transportaban cayese en poder de los ingleses. Otros corrían peor suerte, porque los holandeses y, en mayor medida, los ingleses conseguían abordarlos y apoderarse de ellos y del precioso cargamento. Uno de los galeones, cuyo casco presentaba una tronera casi en la línea de flotación, se hundió en pocos minutos a causa del peso suplementario de los invasores, sorprendiendo y arrastrando con él al fondo a toda la tripulación junto a los angloholandeses.
El labriego Xenxo da Pita contemplaba desde el pescante de su carreta los estallidos con cierta indiferencia estupefacta, sin preocuparle demasiado lo que ocurría ni inquietarse por los aterradores gritos de agonía ni por las maldiciones y blasfemias de los soldados. Tales cosas eran propias de reyes, nobles y la soldadesca, al margen de su vida, alejadas de las inquietudes e intereses de villanos sencillos como él. Lo que le hacía cavilar y le preocupaba era la suerte de su familia y lo que ahora pudiera pasarle a él. Un pelotón de fusileros le había sacado a empellones de la cama, a medianoche, exigiéndole que enganchara las acémilas y echase a andar con la carreta a toda prisa.
Ahora sólo faltaban cuatro carromatos para que llegase su turno. Desconfiaba de volver vivo junto a los suyos, porque a esa distancia ya podía identificar lo que estaban cargando sin orden ni cuidado: Cajones llenos de lingotes de oro; piezas parecidas a quesos de plata, que debían de pesar muchísimo cada una, echadas desordenadamente; baúles y capazos rebosantes de joyas y gemas, cuyo fulgor se volvía cegador con el reflejo del incendio de la ría; imágenes santas cubiertas de oro, piedras preciosas y perlas. Cerró los ojos como si con ello pudiera escapar. Con tal cargamento, jamás sobreviviría al viaje, fuese cual fuera su destino. Si no le asaltaban las legiones de bandoleros que poblaban los bosques, serían los propios soldados quienes le matarían para que no hablara de lo que, sin duda, les vería robar.
Tenía todos los demonios en el cuerpo cuando llegó su turno y fustigó con rabia acogotada a las acémilas, para que aceptasen realizar la difícil maniobra que orientaría el carromato en la dirección contraria.
Debía esperar la barcaza que se acercaba procedente de un galeón fondeado a unos dos mil pies de la orilla. Cuando la barcaza tocó tierra, sonó un fragor ensordecedor, acompañado de un relámpago. Tras el impacto del cañonazo, el galeón no tardó ni tres minutos en hundirse completamente, entre los alaridos de algunos hombres de cubierta, cuyas ropas ardían, y el de los que se lanzaban al agua.
-Grave pérdida -dijo un soldado a otro, cerca de la carreta de Xenxo-. Sólo habíamos empezado a descargar ese galeón. Se va a pique un tesoro que sería el sueño de un sultán.
Mudo y con los ojos desorbitados, Xenxo trató de no mirar más que de reojo lo que metían en su carreta. Cruces de oro y gemas, capazos y cajas de joyas y de lingotes de oro, saquitos de perlas y de piedras preciosas. No quería verlo, no quería anticipar lo que iba a ocurrirle por su causa.
Cuando ya parecía que las acémilas no serían capaces de remolcar tan pesada carga, un soldado se acercó portando una pequeña arca entre sus manos alzadas.
-Esto se encontraba en un camarote de la oficialidad. Está muy fuertemente cerrada. No pesa casi nada, y por lo tanto no será rico su contenido, pero tal vez se trate de documentos importantes que interesen al rey.
Dado que, por lo oído, no se trataba de algo valioso, Xenxo se permitió mirar la caja cruzada de tiras de acero y claveteada. Si podía, se apoderaría de ella, porque Maruxa, su mujer, hablaba con frecuencia de que necesitaban una donde guardar protegidos los tres libros que poseían y que, aunque no eran capaces de leerlos, esperaban que alguno de sus cinco hijos lo pudiera hacer algún día.
-En marcha -ordenó uno de los seis soldados a caballo que iban a custodiar el cargamento.
Xenxo arreó a las mulas y emprendió el camino que no sabía a dónde le iba a conducir ni cuál sería su propio y personal destino.
Recorrieron unas tres leguas sin novedad. Había más carretas que seguían la misma dirección, tanto por detrás como por delante, pero ninguna se encontraba a menos de mil pies Al sobrepasar una curva cubierta de vegetación muy espesa, uno de los soldados cayó abatido por un disparo de ballesta. Los cinco restantes no tuvieron tiempo de soltar ni una exclamación, porque fueron degollados casi simultáneamente por cinco facas diferentes. Xenxo cerró los ojos. Él sería el siguiente.
-Carretero, mete la carreta por ese sendero -ordenó un hombre de voz ronca y autoritaria.
Xenxo obedeció, a pesar de considerar que el ancho carromato no podría avanzar por el camino casi completamente cegado por la maleza y las ramas bajas de los árboles. Pero sentía gran alivio, porque la conducción de sus animales aún le otorgaba unos minutos, u horas, de vida.
El recorrido transcurrió sólo a lo largo de unas dos leguas, pero a pesar de su cortedad tardaron más de dos horas y murieron tres asaltantes antes de llegar al destino. Como había calculado Xenxo, había algunos tramos del camino cegados por la vegetación y en cada uno de ellos se organizaron trifulcas entre los mismos bandoleros, pues se trataba de una partida improvisada expresamente para la ocasión y no parecían existir vínculos entre ellos ni verdadera complicidad. En cada una de las paradas murió un hombre degollado por uno de sus secuaces.
Era gente dura, despiadada, casi salvaje, asilvestrada por su vida al margen de los poblados y el orden. Tras el primer degüello, Xenxo no paró de temblar hasta que llegaron a un monasterio enorme del que jamás había oído hablar, un conjunto de edificios sombríos y muy siniestros. Se abría un claro no muy extenso frente a la entrada, donde Xenxo pudo comprobar por fin que el grupo estaba integrado por más de treinta caballos y sólo unos veinte jinetes. Todos toscos y medio desnudos, semejantes a los salvajes del Nuevo Mundo que describían los sacerdotes en sus prédicas a los campesinos.
El mismo hombre de voz cavernosa que le había ordenado desviarse, fue el que golpeó la puerta. Tras larga espera, la abrió un monje que portaba un candil.
-¿Habéis tenido fortuna? -preguntó.
-Sí hermano. Os traemos la gloria. Que traigan tus compañeros los sacos para la nuestra.
En un tiempo muy breve, la carga de la carreta pasó casi en su totalidad al interior de sacos muy fuertes, que fueron amarrados a la grupa de las monturas. Los objetos que parecían religiosos, pasaron a manos de los monjes. Sólo quedaba el arca.
El bandolero de voz aguardientosa se acercó a Xenxo y le entregó un anillo.
-¿Creías que ibas a morir, carretero? -bromeó entre carcajadas-. Ya ves que no. Nosotros somos como tú, gente del pueblo. Como premio a lo bien que has transportado nuestro tesoro, quédate este anillo.
Se trataba de un pesado aro de oro, cubierto de filigranas y con una gigantesca piedra verde. Mientras Xenxo examinaba la joya a la luz de las antorchas, oyó que preguntaba uno de los hombres al que le había dado el anillo, que por su comportamiento debía de ser el jefe:
-¿Qué hacemos con este arca?
-¿Pesa?
-Apenas.
-Serán papeles lo que contiene. Obsequiádsela también a los monjes.
Al tiempo que el bandolero se retiraba con la caja, Xenxo preguntó al jefe:
-¿Puedo irme?
-Si te atreves a arriesgarte a un encuentro con los mercenarios del rey, será tu problema. Yo en tu lugar, escondería la carreta por aquí y no volvería a mi aldea en un año.
Sabía Xenxo lo que esa frase, entre irónica y amenazadora, significaba. No eran los mismos soldados quienes habían muerto mientras le escoltaban y los que habían ido a sacarle de la cama. A la comprobación de la pérdida de la carreta y su cargamento, seguiría la ejecución de su dueño.
Aceptó, pues, el consejo del bandolero y pidió al monje que le permitiera meter los animales y el carro en el convento, lo que aceptó el religioso, indicándole el portalón del huerto, que fue abierto por otro monje.
Cuando confirmó que las bestias serían bien tratadas y la carreta quedó cubierta de las inclemencias del tiempo bajo un cobertizo, se dispuso a salir.
-¿Vas a marcharte? -le preguntó con tono suspicaz y mirada incisiva el monje que le había abierto el portalón.
-Tengo que averiguar lo que hay con mi familia, y tratar de salvarla si aún es posible.
-Permanece aquí, porque fuera correrás peligro de muerte.
-Ya lo sé, hermano. Orad por mí.
Tardó un día y una noche en alcanzar las colinas de la aldea, eludiendo todos los caminos, a través de bosques y quebradas. Por el humo, supo lo que ocurría cuando todavía faltaba un cuarto de legua para llegar a su casa. Tuvo que sentarse en una piedra, desconsolado por el llanto y abatido por el cansancio. Era su choza la que ardía, era la casa que con tanto esfuerzo y tan pocos medios había alzado como expresión de amor a su mujer y a sus cinco hijos.
Lloró todo el día. Y también lloraba cuando, caída la noche, llamó con un susurro a su vecino Antón, que dormía cerca de la ventana.
-¿Han muerto los míos? -preguntó con la garganta rajada por el dolor.
-No, Xenxo. Los soldados les dejaron marchar, seguramente para ver si iban a tu encuentro. Después de incendiar tu casa, se fueron tras su rastro y esta tarde seguían vigilando la cueva donde tu mujer y tus hijos están refugiados.
-¿Cuál es?
-La gruta del Escarabajo, pero no vayas, Xenxo; te van a prender.
-No me descubriré.
Llegó a las proximidades de la entrada de la cueva una hora más tarde, pero no se acercó. Oteó desde el promontorio situado sobre la abertura y vio que, en efecto, había dos soldados de guardia, sentados junto a un fuego.
Caviló qué determinación tomar. Quienes fuesen responsables ante sus jefes del cargamento que él había transportado, no cejarían en el cerco hasta encontrar al que ellos consideraban culpable. A esos dos soldados seguirían otros para relevarles, y más y más y, mientras, los suyos desfallecerían de hambre en el refugio. Mejor actuar ahora que esperar.
Se alejó unos centenares de metros y bajó al llano. Encontró dos ramas lo bastante fuertes para convertirlas en lanzas; las afiló a mordiscos y a golpes de piedra.
A pesar del agotamiento de dos noches sin dormir y de la caminata, le quedaba algo de fuerza en el cuerpo y toda la fuerza de la rabia y el amor en su pecho. Blandiendo las lanzas, arremetió contra los dos soldados sin darles tiempo a reaccionar. Quedaron ensartados, derrumbados en el suelo.
-Vamos, Maruxa, date prisa -murmuró sin deshacer el abrazo-. Tienes que conseguir que los niños no se paren ni lloren. Nos aguarda un largo camino y Dios sabe qué desventuras.
A causa del extensísimo rodeo, les tomó tres días llegar a través de los bosques y los montes al monasterio. Era mediodía, por lo que Xenxo decidió aguardar.
Caída la noche, llamó a la puerta.
-Tú eres el labriego de la carreta -dijo afablemente el monje.
-Mi familia y yo corremos gravísimo peligro. ¿Podéis acogernos?
-Esperad aquí, en el atrio, sin moveros, y procurad que los niños no quebranten el silencio de este santo lugar. Sólo el prior puede dar la autorización.
Media hora más tarde, los siete miembros de la familia fueron conducidos a una sala muy grande, iluminada con profusión de velas, donde se hallaba reunida toda la comunidad. Había en el lugar de honor una mesa muy grande, donde se encontraba abierta el arca que él mismo había transportado; alrededor, numerosos pergaminos enrollados. Les ordenaron que se situaran en el centro.
-Conocemos el gravísimo riesgo que representas, labriego. ¿Por qué hemos de exponernos nosotros?
-Por la caridad cristiana que debéis a esta mujer y a estos niños. Sólo os ruego que les protejáis a ellos. Yo puedo vivir largamente en las montañas.
-¿Y por qué debemos acogerlos?
Xenxo calculó el riesgo antes de responder:
-Porque conservo mi boca y mi voz, y mis ojos vieron mucho la otra noche.
El prior miró alrededor, como si solicitase el asentimiento o el rechazo de la comunidad. Xenxo, sin embargo, no fue capaz de detectar ni lo uno ni lo otro.
El prior habló con voz grave:
-Hace años, tuvimos la honra de alojar en este monasterio a un hombre sabio, un elegido de Dios, llamado maese Renato de Galway. Él instruyó a varios hermanos en un idioma que muy pocos conocen; aseguró que se llama gaélico, que mucha gente lo habla en su país y que también deberíamos hablarlo en el nuestro, porque es la lengua de la sabiduría de nuestros ancestros. Desde entonces, realizamos esfuerzos muy arduos para que todos nosotros lleguemos a dominarlo, al menos entre las paredes del monasterio. Ahora, tenemos por delante una tarea aún más esforzada, porque estos escritos que tú mismo trajiste en tu carreta deben ser interpretados. Por todo ello, es exigible la paz absoluta y el silencio. ¿Crees que estos niños tan jóvenes sabrían permanecer en silencio?
-Podéis confinarlos en el más lejano de vuestros solares, en un huerto que esté lo bastante alejado de vuestras dependencias, de modo que no os lleguen sus voces.
-Sea, pues. Pero a ti no podemos dejarte marchar. Sería poco caritativo y... si te prendieran los soldados, no sabes cuán locuaz se vuelve un hombre sometido a tortura. Por otro lado, nosotros tenemos el deber, la responsabilidad y el mandato divino de preservar la santidad y la paz de estas paredes. Permanecerás en el convento, pero en un lugar donde nadie pueda, jamás, sospechar tu presencia.

Pasaron once años. Una mañana, Xenxo sintió que era llamado desde el cielo. Estaba casi ciego porque no había vuelto a ver la luz diurna. Se encontraba alojado en un reducido espacio, entre las seis tumbas que contenía la capillita, donde le habían dotado de un jergón y un bacín. Once años sepultado en vida, en la cripta del convento.
Las ratas y demás alimañas que señoreaban en todos los rincones y en la galería con forma de U, le habían roído los veinte dedos; las manos y los pies eran muñones purulentos cuyo hedor se confundía con el tufo casi sólido que llenaba el subterráneo. Sabía que tenía la piel agujereada por las supuraciones, pero hacía mucho tiempo que ya no sentía el dolor. Sólo el respirar continuaba causándole punzadas insoportables. No era capaz de sentarse en el bacín ni de vaciarlo en el extremo más lejano de la galería, y ni siquiera advertía cuándo las necesidades de su cuerpo expulsaban hacia fuera los fluidos.
Era un anciano moribundo de treinta y siete años, que iba a emprender la última etapa del camino sin haber disfrutado la maduración de sus hijos ni realizar el sueño de verlos leer como hombres sabios.
Tenía que actuar antes de morir.
Como los estertores se volvían más penosos hora a hora, constituyó un lento suplicio moverse a rastras sobre los escombros, las deposiciones de las ratas y los nidos de insectos, mas reptando impulsado por los codos consiguió llegar en sólo tres horas, a tientas, hasta el pie de la escalera.
-Acudid, por Dios -rogó con un hilillo de voz.
Lo repitió intermitentemente todo el día, cada vez que se esfumaba de su mente el sueño de que ya gozaba en el camino de la inminencia celestial, pero nadie atendió la llamada hasta la hora del anochecer en que le traían las gachas.
-Os ruego por el amor de Dios y por el Espíritu Santo que me permitáis hablar con los míos -le dijo al novicio.
-¿Por qué habría de hacerlo?
-Deseo darles el último abrazo antes de morir.
El novicio se dirigió al refectorio, donde la comunidad se disponía a cenar, y trasladó al prior la petición.
-Esos rapaces ignoran que su padre vive todavía -alegó éste-. La madre renueva todos los años ante el sagrario el juramento de no informarles.
-He sentido gran compasión de él, ilustrísima -dijo con la mirada baja el hermano Ginés-, y enorme dolor en la conciencia. Creo que Dios nuestro señor no ha de ver con buenos ojos que no le concedáis su último deseo.
El prior examinó al novicio. Se trataba de un joven segundón cuya poderosa familia, en un acto de generosidad y desprendimiento, había hecho entrega al monasterio de una dote considerable. Demasiado joven para haberse curtido aún en la trascendencia de las cosas divinas, todavía le dominaban los despreciables sentimientos humanos. Con su juvenil inconsciencia, podía hablar a sus padres del prisionero y del trato que recibía sin tener en cuenta la justicia de los designios supremos de Dios; tal indiscreción podía suponer grave perjuicio para la comunidad.
Realizó, pues, con los hermanos más sabios por veteranos, un meticuloso examen de las consecuencias que podían sobrevenirles. Habían transcurrido once años desde la desaparición del tesoro. Por muy tenaces que fuesen los soldados, era improbable que continuasen la investigación, porque, además, la Santa Madre Iglesia prohibía los propósitos de venganza, y la virtuosa tenacidad se habría convertido, si persistían, en contumacia pecaminosa, denunciable ante la Santa Inquisición. La comunidad se arriesgaba a provocar el rencor de los cinco hijos, dos de los cuales eran ya casi adultos, pero con el amparo de Dios y el poder que el monasterio había adquirido gracias a las riquezas recibidas aquella noche, no creían que tuviesen nada que temer de ellos, dado que, por otro lado, los mayores presentaban clara disposición hacia la toma de los hábitos. Eran dóciles, sumisos, llenos del temor a Dios. Con las debidas cautelas, podían permitirse un acto de caridad que, bien manejado, adornado y difundido, sería relatado en los romances y coplas de ciego como ejemplo de la compasión y caridad cristiana de la comunidad que, y eso era lo trascendental, les había salvado la vida. Pero en todo caso, advertirían al labriego de que no hablase a sus hijos de los sucesos de aquella noche y, con el santísimo propósito de preservar el buen nombre del monasterio, permanecerían dos monjes presentes durante el encuentro, provistos de dagas bendecidas para asegurarse de que mantuviera la boca cerrada.
Xenxo no paró de llorar durante los abrazos. Sostuvo mucho tiempo estrechados a cada uno de sus hijos, cuyos volúmenes eran ya propios de hombres. El abrazo de Maruxa fue el más prolongado, y Xenxo, cuyo sentido del oído había aguzado la ceguera hasta la capacidad de detectar la caída de una hoja en el bosque vecino, consideró que podía susurrar junto a su mejilla sin que los monjes se diesen cuenta:
-Mujer, di al mayor de nuestros hijos que trate de bajar esta noche a la cripta.
Cerrada del todo la noche, el primogénito de Xenxo, Gerardo da Pita, se deslizó con sigilo dentro del edificio noble del monasterio, donde acechó los sonidos oculto e inmóvil bajo un pesado banco de la galería. A los cánticos de la sobremesa de la cena, siguieron los murmullos en el idioma ininteligible que se oían todas las noches bajo las arcadas superiores del claustro. A continuación, el roce de los pasos descalzos de los monjes, camino de cada una de las celdas.
Aguardó todavía unas dos horas bajo el silencio espectral. Entonces, convencido ya de que no le sorprenderían, cogió la jarra de aceite y se dirigió con cuidado hacia el rincón junto a la iglesia donde se abría la portezuela de la cripta. Bañó generosamente de aceite el cerrojo antes de intentar descorrerlo. Luego de muchos intentos, la barra de hierro se deslizó suave y silenciosamente por las argollas.
-Padre -murmuró varias veces frente a cada una de las capillitas, antes de que le respondiese con un jadeo:
-Aquí.
Tras localizarlo a tientas, se echó de nuevo en sus brazos, por segunda vez ese día después de tantos años sin hacerlo. Varias ratas huyeron espantadas desde lo alto de su cuerpo abatido. Estaba horrorizado no sólo por las condiciones inhumanas en que vivía, sino porque su padre agonizaba.
-¿Cuál de mis hijos eres? -preguntó Xenxo.
-Gerardo, el mayor.
-¿Te ha contado tu madre el motivo de mi encierro?
-Esta tarde, pero apenas lo he comprendido.
-A vosotros os han cobijado los monjes y, con ello, os han salvado la vida, y es lo que tanto tú como tus hermanos debéis agradecer. A mí, en cambio, me han mantenido prisionero sin delito, para silenciarme. Y esto es lo que no debes perdonar. Has de saber que, cuando contabas seis años, hubo una guerra en la ría de Vigo, una guerra espantosa, adonde yo fui obligado a acercarme para transportar una parte de un tesoro incalculable. En el traslado, que vigilaban seis soldados, fuimos asaltados por una partida de bandoleros y ellos nos forzaron a llegar hasta aquí a mí y a mis animales. Los bandidos entregaron a los monjes muchos objetos muy valiosos y un arca lleno de pergaminos. Mientras, nuestra casa fue arrasada por los soldados que me consideraban culpable y os acosaron a vosotros y a vuestra madre, para tratar de encontrarme. Tuve que rescataros y no se me ocurrió para salvaros más que pedir asilo para vosotros a los monjes. Aceptaron, pero se negaron a dejarme marchar, por miedo a que yo pudiera dar noticia de su complicidad con los bandoleros y lo que habían recibido en pago por la ayuda. Esa es la razón de que me hayan obligado a morir en vida, enterrado como el más grande y monstruoso de los pecadores. Estoy muriendo, apenas tengo dedos, comidos por la ratas, y ya sólo me queda un aliento, pero conservo la memoria. El navío de donde sacaron las riquezas, se hundió poco después con casi toda la carga. Se encuentra sumergido a dos mil pies de la punta de San Adrián. Ve allí y trata de recuperar cuanto puedas, para el bienestar tuyo, de tus hermanos y de tu madre. Por mi parte, lo único que puedo legarte es este anillo; consérvalo siempre y jamás lo vendas ni lo entregues a nadie si antes no te has apoderado del tesoro que te aguarda bajo el mar. Ahora, júrame que tomarás venganza de estos monjes trastornados, que dedican la vida a aprender una lengua que nadie habla y han olvidado por ello los mandatos de Dios.
Gerardo lloró largamente con el cadáver de su padre entre los brazos.
Antes de que rompiera el alba, comprendió que tenía que abandonar la cripta si no quería que también le encerrasen en ella de por vida. Con la cabeza de su padre cerca de los labios, murmuró:
-Te juro que cumpliré tu mandato. Y si yo no lo consigo, lo hará mi hijo. Y si él tampoco lo consigue, será su hijo quien lo haga. Mi juramento llegará a todas las generaciones que me sigan, hasta que uno de tus descendientes tome venganza por la tortura despiadada que has sufrido.
La comunidad decidió celebrar a la vez la ceremonia de votos del novicio Gerardo y el funeral de su padre.
Vestido con el hábito blanco, el joven se hallaba tendido en el suelo boca abajo, frente al altar mayor, sobre un lecho de pétalos de flores. Escuchaba atento el sermón que el prior pronunciaba desde el púlpito, puesto que deseba conservarlo en su memoria palabra por palabra:
-Hermano Xenxo en la gloria de Dios nuestro señor, llegaste a nosotros para entregarnos el oro y el saber. Trajiste al monasterio de San Renato y Santo Tomás la cruz del sacrificio supremo y el nuevo arca de la alianza, conteniendo la ciencia que ningún ser humano conocía. Fuiste, por ello, elevado en vida a la gloria celestial de ocupar un lugar en el solar de nuestra basílica, porque tú, Xenxo, eras en realidad un mensajero de Dios, un arcángel enviado para glorificar este santo lugar y requerirnos a los pecadores arrepentidos para convertir el monasterio en el único nexo de unión entre el bajo mundo y el alto cielo. Nosotros interpretamos tu mensaje y hemos gozado durante años de tu presencia consoladora en el monasterio. Debemos darte las gracias, Xenxo, debemos ensalzarte por toda la eternidad, porque no satisfecho con todo lo que nos habías entregado, nos entregas ahora tu esencia en carne mortal en la persona de tu primogénito, que habrá de cantar tus alabanzas hasta la muerte.
Tratando de controlar el rubor por los elogios de los que era partícipe, un defecto que le abrumaba a todas horas, Gerardo lloraba. Pero a pesar de que le conmovía el loor que envolvía el cuerpo muerto de su padre, no conseguía olvidar el olor que le había envuelto en vida. Sin alzar el rostro hundido entre los pétalos de flores, repitió mentalmente el juramento:
-Si no lo consigo yo, lo hará mi hijo después de que yo logre escapar de este encierro y haya salvado a mi madre y mis hermanos. Y si mi hijo no lo consigue, será su hijo quien lo haga. Mi juramento alcanzará a todas las generaciones que me sigan, hasta que uno de tus descendientes cumpla tu mandato.



Mensaje en el espejo

Martiña despertó a Gerardo a las dos y media, para que tuviera tiempo de comer algo ligero antes de la cita con el equipo de Telemedia.
-¿Recogiste la ampliación? -fue lo primero que preguntó el submarinista.
-Sigue sin distinguirse un pimiento.
-Deja que la vea.
La muchacha alzó la fotografía, sostenida con las dos manos en el lado de la cama opuesto a la ventana, donde le diera la luz.
-Tienes razón. Esto no puede ilustrarme sobre lo que tengo que hacer.
-No tienes nada que hacer ni con este pergamino de mierda ni con nada. Ya está bien, Gerardo. Esta mañana, mientras estabas bajo el agua, me harté de llorar por la angustia de que pudiera darte algo, después de tantas horas sumergido.
Gerardo flexionó el brazo derecho, exhibiendo jactanciosamente el bíceps con una sonrisa en los labios.
-¿Piensas que soy un cachivache?
Martiña sonrió a su vez.
-Eres un chulo pedante. Venga, levántate, y termina de una vez ese trabajo de televisión y, a continuación, a casarnos en Noya.
-Estoy a un paso de la meta de trece años de sacrificios -dijo Gerardo con lentitud-. ¿Quieres que ahora tire por la borda tanto esfuerzo?
-¿Qué más puedes hacer?
-Cumplir la promesa de mi tatarabuelo.
-¡Tú estas más loco que los monjes del convento! ¡Han pasado trescientos años y quince generaciones, por lo menos!
-Lo ocurrido en ese monasterio ha impresionado lo suficiente a mis antepasados, como para que el juramento llegase hasta mi generación, de la que yo soy el primogénito. Mi padre se lo tomaba muy en serio, ni te imaginas cuánto, y yo le prometí cumplirlo cuando él se estaba muriendo. Así que, por favor, Martiña, aunque estés harta y no tengas ninguna obligación, sigue ayudándome y no hagas que me sienta desgraciado y decepcionado el resto de mi vida.

Por la tarde, Gerardo deseaba preguntarlo pero, afortunadamente, fue Julio Parada quien lo hizo:
-¿Hemos confirmado el mito del oro de Vigo?
Se encontraban en la cubierta del barco, que navegaba hacia la bocana de la ría.
-Yo creo que sí -respondió Dimas Outeiro-. La escena de Gerardo, donde se le ve descubriendo los dos escudos de oro, es suficientemente descriptiva, al menos para los espectadores.
-Pero ¿no es muy poco? -insistió Julio.
-Es bastante, porque en los créditos finales de ese capítulo se explicará dónde están depositadas las monedas, lo que demostrará que son auténticas y que pertenecen a lo que traía la Flota de la Plata.
-Pero a mí me da la impresión de que siguiera el misterio -intervino Rafael Beira-. De lo que la gente habla en las rías es de toneladas de oro.
-Bueno -repuso Dimas, sonriendo-. Ése es otro cantar. Si hubiera toneladas de oro, ¿imagináis los trabajos y la maquinaría que harían falta para recuperarlo? Ya visteis anoche lo que pasó con nuestra extractora. En mi opinión, sólo una iniciativa de estado, con un despliegue de medios técnicos y humanos que no están a nuestro alcance, podría confirmar plenamente la existencia de un tesoro de las dimensiones que le atribuye la fábula.
Gerardo consideró que ahora sí podía intervenir:
-En las tinieblas de esta ría, tienen que estar esperando varios cientos de toneladas de oro, miles de toneladas plata, cantidades inimaginables de perlas y piedras preciosa y... a lo mejor, las respuestas a enigmas importantes de nuestra historia.
-Sí -concedió Dimas-. Pudiera ser. Pero no olvidéis que está muy bien documentada la salida de gran parte del tesoro. Una cantidad considerable, fue a parar a Inglaterra y también Felipe V y Luis XIV consiguieron un pellizco. Incluso algunos de los protagonistas de aquella noche, como el almirante Chateau-Renault, que estaba encargado de custodiar lo que le correspondía al rey francés, tuvo que apoderarse de una fantástica fortuna, porque vivió a partir de entonces como un maharajá, en un castillo lujosísimo donde ofrecía todos los días fiestas a los cortesanos. Los únicos que perdieron de verdad, sin ninguna clase de duda, fueron los comerciantes que habían contratado los fletes y los magistrados corruptos de la Casa de Contratación de Sevilla. Los demás, los supervivientes de la batalla, ganaron todos. Así que, por mucho que quede...
-Sería mucho, Dimas -afirmó Gerardo-. Cada galeón transportaba en condiciones normales mil toneladas de carga, y eran diecinueve, o sea, que imagina. Pero lo que cuentan los cronistas es que esos galeones cruzaron el Atlántico cargados mucho más de lo razonable, a punto de hundirse, así que calculo que por lo menos llevaban cien o doscientas toneladas más cada uno. Lo más probable es que la carga extra fuese exclusivamente oro, que es lo que realmente querían aquellos tíos. Muy bien pudiéramos estar hablando de veintiún mil o veintidós mil toneladas de riquezas. ¿Imagináis cuántos vehículos habrían necesitado para transportarlas?
-Millares y millares -calculó Julio Parada.
-Y hubo otros muchos beneficiados en esa historia, aparte de los que has dicho -Gerardo miraba directamente a Dimas-. Por extraño que parezca, los almirantes y nobles que habían traído la flota y que, supuestamente, la perdieron con sus iniciativas estúpidas y su indeterminación, recibieron nuevos títulos y honores de manos del rey Felipe. Todos los que sobrevivieron a la batalla en la ría aquella noche de 1702, consiguieron beneficios de alguna clase, tanto los vencedores ingleses y holandeses, como los vencidos franceses y españoles. Yo creo que es para sospechar que aquí hubo más de una componenda y que no toda la historia está escrita. Por ejemplo: ¿Por qué se dio por satisfecho el rey de Inglaterra con lo que consiguieron sus almirantes, cuando podían haber llevado a sus arcas diez o doce veces más de lo que reflejan los documentos de Londres? Concedió títulos nobiliarios a granel a los vencedores de la batalla, y no les hizo el menor reproche. Aquí pasaron aquella noche cosas muy raras.
Dimas sonrió al tiempo que lo miraba a los ojos:
-Oye, Gerardo; tengo una curiosidad. ¿Por qué carajo sabes tanto de esta historia?
El joven volvió a maldecir el defecto de sonrojarse.
-Ya te lo dije. He leído muchos libros.
-Una de dos -bromeó el realizador-. O eres un loco maniático, lo cual no se corresponde con tu aspecto, o mientes como un bellaco.
Gerardo sonrió y se encogió de hombros, con la cara encendida de nuevo. Tratando de reorientar la conversación, dijo:
-Todavía no nos has explicado el programa de trabajo de esta tarde.
-¿Ves? -dijo Dimas, aunque a Gerardo le pareció que con buen humor-. Cada vez que trato de que me cuentes lo que te guardas, y no me caben dudas de que guardas bastante, cambias de tema.
El grupo de submarinistas seguía la conversación con cierta perplejidad. Habían presenciado la filípica con que Dimas despidiera a Gerardo dos días antes y ahora les extrañaba que el jefe mostrase tanta simpatía por él.
-De todos modos -añadió Dimas-, si andabas detrás de fortuna en la ría, a lo mejor ya la has hecho.
-¿Qué quieres decir? -preguntó Gerardo, asombrado.
-He visto por tu actuación frente a la cámara durante el descubrimiento de los escudos, que eres un fantástico actor natural con una expresividad bárbara. Si te apetece, te recomendaré a los realizadores que conozco, para que te den oportunidades. Yo mismo podría darte una, porque empezaré a dirigir en enero una serie de ficción que creo que va a tener mucho éxito.
Gerardo calló. Faltaban todavía dos semanas de trabajo muy bien pagado y muy pegado a sus compromisos ancestrales y ahora, vencido el recelo del realizador, se sentía mucho más a gusto. No quería responder con una negativa que enojase a Dimas.

Cuando Dimas regresó esa noche a la habitación del hotel, le dijeron por teléfono que tenía cuatro recados de Celia Pertíñez.
Torció los labios con un gesto de desdén. Volvió a examinar las fotografías y a continuación las lanzó sobre la cama. Era una decepción de adolescente la que estaba padeciendo a sus cuarenta años, por los engaños de esa maquinadora que a ver con qué y con quién se la estaba pegando.
Desconectó el teléfono del cuarto de baño, llenó la bañera de agua tiblia, echó el gel para producir suficiente espuma y se dispuso a encontrar con el baño la calma que el tener noticia de los cuatro mensajes había alterado.
La decepción era mayor por los planes que no sólo había madurado en pocos días, sino que había tenido la ingenuidad de comunicárselos a ella, porque Celia poseía, además de su gran belleza en sazón, el carácter que le atraía en una mujer y que abundaba muy poco entre sus amistades femeninas: Paciencia, capacidad de escuchar sin disentir, elegancia discreta y, todo ello, con una cultura sobradamente sólida y una mente brillante. Le había parecido durante una semana larga la mujer más maravillosa que podía soñar en sus circunstancias de divorciado evasivo y desconfiado. Pero ¡claro que sabía escuchar!; para escuchar se había insinuado y para escuchar le había conquistado con sus argucias. ¿Para quién trabajaría? Le parecía improbable que fuese Teleplanet quien le pagaba el espionaje. Tenía que haber alguien más interesado por sus trabajos en la ría de Vigo.
El teléfono no paraba de sonar en el dormitorio. Muy bien, que se torciera el dedo de tanto apretar los botones. Que se jodiera.
Se adormeció en el agua con el pensamiento de que tenía que encontrar la manera de que ella se pusiera en evidencia y humillarla.

Gerardo llevaba una hora contemplando la reproducción del manuscrito, que había fijado en la pared con cinta adhesiva.
-¿Qué dijiste esta mañana que había comentado Arístides? -le preguntó a Martiña.
-Dijo que, durante el Renacimiento, había mucha gente que le gustaba inventar alfabetos o claves para iniciados.
-Pero este pergamino es de principios del siglo XVIII.
-Da igual. Lo que comentó Arístides fue eso.
-¿Sabes si sigue en el hotel?
-No. Llamó para despedirse a media tarde. Ha viajado a Madrid, pero dice que vendrá pasado mañana.
-Así que te habló del Renacimiento...
-Sí.
Era verdad que muchos personajes de esa época, y no sólo de esa época, gustaban en el pasado de idear medios de que nadie pudiera leer lo que escribían, como un anticipo de los sofisticados sistemas de distorsión de la voz que actualmente se usaban para que no se entendiera una conversación telefónica. Leonardo da Vinci era uno de los grandes aficionados a esas triquiñuelas, que en realidad no eran tan indescifrables, puesto que se trataba sencillamente de escritura realizada al revés y podía ser leída en un espejo.
¿En un espejo?
Gerardo dio un salto. Arrancó la fotografía de la pared y corrió al cuarto de baño.
-¡Ven, Martiña, mira!
Ambos frente al espejo, descubrieron con asombro que todas las letras eran caracteres latinos escritos por una habilidosa mano, capaz de trazarlos al revés, de derecha a izquierda. Aunque incapaces de entender, leyeron en alta voz:
"Vestra Maiestas scit me acceptasse hoc Seirbhís tantum sub Coinníoll Cogadh in omni casu vitatum iri, quod est fundamentale Ord mei Ordinis, cui obligatus sum; sed ecce ad aures meas pervenit vos parare Cogadh, quod magni Pian est mihi. Cum vestram Ceannas acceptavi ego pertinens ad Pobal quem vocant Hibernia (quemque vestri exercitus destrudunt), Ceannas inquam quae me obligavit deserere Tíortha ubi sic diligenter servivi prospiciendo rationibus An Eoraip necnon totius Pobal Dia; quod quidem feci mei superioris praeceptum inappellabile implendo.Vestrum Comhaontú cum Hispaniae Rege ad dividenda bona itineris anni MDCIC amovendo ea a Saint insatiabilium atque fraudulentorum Ceannaithe necnon Magistratorum Domus Contratationis Sevillae, sub simulatione Scirmis incruentae scoenificaverunt Angliae Loinge adversus hanc classem volventibus annis eversum est, iamque nullius utilitatis est illa accurata valoratio quam usque nunc faciens sum, horum Mairnéalaihg atque Saighdiúirí furium qui haec suo Regi surripiunt. Ego vidi interire in hoc eventu tres Deartháireacha meae amantissimae Congregationis. Nunc autem me certiorem faciunt Dominum Carolum mortuum esse; et nescio utrum Dai vos conservet in Saol. Attamen adimpleo meoun officium informandi -post tres Blianta transactos- data occasione itineris tras Farraige, Aigean futurum esse ut convertatur in auriferum Abhann mirabilissimum unquam cogigatum, in flumen quod nunquam in Stair pertransiit Farraige quodcumque Terrae. Tam latum atque altum quantum est Nilo"
Todas las letras eran inteligibles por separado, pero no las palabras.
-Casi todo parece latín -dijo Gerardo-, pero hay palabras muy raras, que no me suenan a latinas... ¡Joder! -se dio una palmada en la frente- Tienen que ser expresiones intercaladas en gaélico. En aquel convento, según decía mi antepasado, un extraño personaje irlandés había convencido a los monjes de que hablasen en gaélico, con el argumento de que era el idioma de los celtas, antepasados también de nosotros los gallegos. Esa es la razón de que yo eligiera estudiar filología inglesa, porque sabía que tarde o temprano querría ir a investigar en Dublín. ¡Y sólo estaba en segundo curso cuando convencí a mi madre de que me mandara a Irlanda todo un verano! La verdad es que sólo aprendí dos o tres palabras de galéico y ni siquiera me acuerdo. Pero estas palabras que no están en latín, tienen que ser gaélicas de todas, todas.
-Total, que seguimos a oscuras -objetó Martiña.
-Pero vamos a conseguir entenderlo dentro de muy poco, ya lo verás. Mañana, sal a comprar un diccionario de latín y empezaremos a traducirlo. Lo que nos falte, por estar en gaélico, encontraremos quien lo traduzca... Está sonando el teléfono.
-¿Quién es? -preguntó Martiña al auricular.
-Arístides. ¿Ha llegado Gerardo?
-¿Estás todavía en el hotel?
-¡Qué va! Llamo desde el aeropuerto de Madrid. Pregúntale a tu novio si puede dejarte el coche mañana.
-Supongo que sí; él va al trabajo con el equipo, en la furgoneta. ¿Por qué?
-Me haría falta que fueras mañana al convento.
-¿Yo? ¡No me acerco a ese sitio sola ni con una pistola en la espalda!
-No tienes que ir sola.
-¡Ah!, ¿no?
-Acabo de hablar con unos amigos de la delegación del Gobierno en Galicia. Te estarán esperando dos guardias civiles a las diez de la mañana, en la cafetería donde estuvimos con el prior.
-¿Con quién hablas? -preguntó Gerardo.
Martiña tapó el auricular con la mano para decir:
-Es Arístides. Quiere que yo vaya mañana al convento.
-Ni pensarlo. Dame el teléfono. ¿Arístides? Sí, hola. Oye, ¿no te acuerdas de lo que le pasó el otro día a Martiña entre esos trastornados?
-No tiene que correr riesgos. La va a acompañar una pareja de la Guardia Civil hasta la puerta.
-¿De veras? -Gerardo sonrió. No podía consentir que Martiña arrostrara nuevos peligros en el convento, pero le divertía imaginarla conducida como una delincuente entre los dos uniformados, lo que por otro lado garantizaría su seguridad-. Bueno, en tal caso, que vaya si ella quiere. Te paso con Martiña.
-¿Me esperan a las diez? -preguntó la joven.
-Sí -respondió Arístides.
-De acuerdo. ¿Qué quieres que haga?
-Acabo de pedir al presidente de la fundación autorización para elevar la oferta que le hice al fraile. Tú sabes de sobra que ese tal fray Lucas está por todos tus huesos. Quiero asegurarme de que no tenga ideas raras ahora que sabe lo que puede sacar con la cruz. Cuando le informen de que eres tú quien pregunta por él, va a salir a la puerta, seguro, aunque no sea más que por echarte una nueva ojeada. Dile que estoy dispuesto a pagar treinta millones y que mañana, mientras tú hablas con él, yo estaré hablando con un personaje importantísimo en el Vaticano.
-¿Y es verdad?
-Completamente verdad. Dile que voy a hablar a mi amigo de la cruz y que por ninguna razón se le vaya a pasar por la mente quitarla de en medio ni vendérsela a otro que se le ocurriera pasar por allí, aunque le doblara la oferta.
-¿Podría ocurrir eso?
-Nunca se sabe. En mi ambiente, las noticias, más que correr, vuelan, y temo que algún vocal de la junta haya hablado por ahí más de la cuenta. ¿Me harás este favor?
-Sí. De acuerdo. En el fondo, será divertido.

Cuando se estaba secando, Dimas escuchó golpes en la puerta. Aunque sabía que era Celia quien llamaba, se acercó.
-¿Quién es?
-Soy yo, Dimas. ¿Qué pasa?
Su voz le estrujaba el pecho, pero no podía transigir. Ni hablar con ella en la habitación ni en el pasillo. Tenía que ser abajo, en la cafetería, donde hubiera mucho público.
-No pasa nada.
-Entonces, déjame entrar.
-Prefiero que no entres, Celia. Me has pillado a la mitad del visionado de una cinta que quiero terminar de ver. Espérame en la cafetería dentro de media hora.
Se entretuvo en la habitación para que no fuese media hora, sino tres cuartos. Que se la comiera la impaciencia. Ya vestido como si tuviera que asistir a un homenaje en su propio honor, guardó el sobre con las fotografías en el bolsillo y bajó por fin.
Pudo desarmarle el brillo de sus ojos cuando se acercó a la mesa donde le esperaba. Esos reflejos, que iban del color de miel al verde mar, continuaban siendo una provocación para zambullirse en ellos y hacer submarinismo en su interior. Ella también se había arreglado mucho, como si quisiera celebrar algo. Vestía un ajustado y escotado vestido azul que era la primera vez que Dimas veía; en el cuello, un sencillo collar de perlas. El pelo recogido en un moño permitía apreciar el óvalo perfecto de su cara y la particular belleza de sus pequeñas orejas, donde lucía pendientes discretos; una perla rodeada de diamantes diminutos.
-Te noto raro -dijo Celia.
-Es que están pasando cosas muy raras. Todo es raro.
-¿Dificultades en tu trabajo?
-Más o menos.
-¿Algún accidente?
-Más que accidente, incidente.
-No te comprendo, Dimas. ¿Por qué no me dices qué está pasando?
-¿Por qué no me lo dices tú?
-¿Que quieres decir?
-Que necesito que me confieses a qué juegas. Bueno, en realidad, sé a qué juegas, lo que no sé es para quién.
-No entiendo nada.
Dimas echó el sobre en la mesa.
-A ver si esto te ayuda a entender, Celia.
Como esperaba, ella se echó a llorar mientras revisaba las fotografías. Ahora, que se derrumbase, que pidiera perdón y se humillara. Él la ignoraría, se alzaría altanero del asiento y saldría de su vida para siempre.
-Sabía que esto pasaría tarde o temprano -murmuró Celia, entre lágrimas.
-¿Qué?
-Era inevitable, Dimas, porque yo no tengo experiencia para hacer estas cosas tan retorcidas. Que lo descubrieras es lo que vengo temiendo desde hace una semana y no puedes ni imaginar las veces que he estado a punto de anticiparme.
-¿Cómo?
-Contándote la verdad. Pero como tuve que mentirte tanto los dos primeros días, luego se me hacía cada vez más difícil decírtelo. Es que me acerqué a ti por obligación y resultó que, sin esperarlo, me encontré ante el hombre de mi vida. Eres tal como te había soñado, Dimas, te lo juro, el hombre con quien me gustaría vivir para siempre. Ahora, ya sé que va a ser imposible.
-Déjate de hipocresías, Celia. Me has utilizado y me has hecho cometer tonterías propias de muchachos. Ya no puedes engañarme.
-Te he mentido por obligación, pero en lo que no tenía obligación nunca te he engañado.
-Eso no tiene sentido, Celia. Te consideraba una mujer inteligente, pero ahora veo que sólo eres una tunanta.
-Déjame explicarte...
-No me parece que puedas. Me diste teléfonos falsos, me mentiste también sobre el viaje a Madrid y sobre el hotel donde ibas a estar. Todo lo tuyo es un enredo absurdo, que no tiene explicación posible.
-Sí la tiene, Dimas. Por favor. Déjate de ironías y escúchame.
-Adelante -concedió.
-Soy funcionaria del Ministerio de Cultura, Dimas. Me mandaron controlar lo que hacías, porque siempre lo hacen cuando se conceden permisos de exploración como el que tú conseguiste. Yo no contaba con lo nuestro, te lo juro. Mi obligación era descubrir si tenías la intención de expoliar los pecios de la ría, nada más. Tú me contaste mucho más de lo que yo necesitaba saber, mucho más de lo que, en realidad, figura en los informes que he entregado.
Dimas no conseguía salir del estupor.
-¿Te mandó vigilarme el Ministerio de Cultura?
-Sí.
Dimas se sujetó la barbilla, con los codos apoyados en la mesa. Tenía sentido, pero aún no conseguía perdonarle el engaño. Preguntó:
-¿Por qué sospechaban que yo podía expoliar?
-Porque mucha gente lo ha hecho durante cientos de años, Dimas. Son incontables los que decidieron un día buscar el oro de Vigo, y muchos de ellos sacaron cosas valiosísimas desde el punto de vista histórico y museístico, que fueron fundidas y vendidas por un precio mucho menor del que tenían en su forma original. Monedas, obras de arte, joyas... Es incalculable lo que han sacado de la ría, bajo el disfraz de investigaciones científicas. Mis jefes supusieron que tú también te embozabas con el disfraz de un trabajo de televisión.
-¿Puedes demostrar que no estás mintiendo?
Celia asintió. Extrajo un carné del bolso, que le mostró con expresión de súplica. Dimas bajó los ojos; ahora estaba avergonzado por lo que le había dicho.
-Si sabéis que han sacado tanto, tenéis razones para creer que hay mucho más todavía, enterrado bajo el fango.
-Es muy probable, Dimas. Pero tú mismo me lo has dicho varias veces; sería tremendo el trabajo de volver la ría del revés para estar seguros de encontrarlo todo. ¿Cómo decías?, ¡ah, sí!: "Sólo una iniciativa de estado, con medios técnicos que no están a mi alcance, permitiría el hallazgo del tesoro". Exactamente es así, Dimas. Hacen falta unos medios técnicos que ni siquiera existen. Según parece, la estrategia es esperar que los haya, que se descubra un medio más razonable y menos agresivo que doscientas dragas repartidas a lo largo y ancho de la ría. Tú lo has dicho alguna vez; es un trabajo de faraones.
-Celia...
-No digas nada de lo que después te vayas a arrepentir.
-No me arrepentiré. Te quiero a mi lado para siempre.
-Habrá que pensarlo.
Los dos sonrieron mientras entrechocaban los martinis.

La mañana siguiente, Martiña sentía ganas de reír, una risa nerviosa que trataba de contener. Salir de la cafetería escoltada por dos guardias civiles era lo más gracioso que le había pasado jamás. Ignoró las miradas entre curiosas y burlonas que todos los presentes dirigían al trío y salió al aparcamiento con su llamativa escolta.
-¿Vamos en mi coche? -preguntó.
-No puede ser -le dijo el mayor de los guardias-. Tenemos que ir en el nuestro. Pero si prefiere llevar también el suyo, vaya delante y nosotros la seguimos.
Era un poco extraño y bastante molesto conducir con un coche de la Guardia Civil detrás, a pocos metros de distancia. Aunque estuviesen ahí para protegerla, ellos responderían de acuerdo con sus disciplinados reflejos condicionados, vigilando cada uno de sus movimientos. Respetó por ello escrupulosamente todas las normas del código de circulación: Paró completamente en el stop situado a la salida del aparcamiento, miró varias veces a un lado y al otro de la carretera, hizo señales con la luz de cruce en el momento de salir, puso en marcha el intermitente izquierdo mucho antes del viraje, volvió a parar completamente antes del giro aunque no se veía llegar ningún coche de frente y, sólo entonces, reemprendió la marcha y entró en el camino de tierra.
También durante el penoso y traqueteante recorrido de media hora por el pedregoso camino, condujo con los mismos escrúpulos, sin usar más velocidad que la segunda. Suponía que cualquiera se pondría nervioso bajo tan insistente vigilancia de la autoridad. Hasta a los que no tenían nada que temer les pasaba.
Llegó al extenso claro situado ante convento con la misma molesta sensación, y sólo entonces pensó que tenía que reproducir las palabras de Arístides Basterrechea, para que tuvieran el efecto que el consejero de arte esperaba. Aparcó y aguardó junto a la portezuela que se le unieran los dos guardias. Le daba escalofríos recordar la escena de la cripta y no quería acercase a menos de veinte metros de esa puerta si no se sentía protegida.
-Vamos -dijo, cuando ellos se posicionaron, juntos como si fueran en formación militar, a sus espaldas.
De tal modo llegaron hasta el portalón, que Martiña golpeó con toda la fuerza que pudo, porque recordaba lo enorme de las dimensiones del convento y lo mucho que tardaban los monjes en responder las llamadas.
Esperaron veinte minutos. La puerta continuaba cerrada. Ningún rumor de pasos que se acercasen.
-Llamaré yo -dijo el guardia más joven.
Golpeó la vieja y cuarteada madera con energía mucho mayor que Martiña.
Otros veinte minutos de espera. Nada rompía el silencio. El mayor de los guardias consultó el reloj, y dijo:
-Estamos al límite del tiempo de que disponíamos para este servicio, señorita. No tenemos más remedio que marcharnos.
-Pues si ustedes se tienen que ir, yo también.
Ante la idea terrorífica de que los guardias la dejaran sola, Martiña echó a correr hacia el coche, lo puso en marcha y se marchó. Mientras, los guardias civiles permanecieron unos minutos en el vehículo de color verde, discutiendo sobre lo inquietante de ese convento solitario, tan apartado que ni ellos lo conocían, y acerca de si debían proponer a sus jefes alguna clase de investigación, dado que sus ocupantes parecían haberlo abandonado.
Desde una ventana del primer piso, fray Lucas atisbaba lo que ocurría ante la puerta. Ver llegar a Martiña acompañada de dos guardias, le produjo un estremecimiento y se puso a sudar copiosamente. Finalmente, la muchacha les había denunciado. Ordenó a los cuatro monjes que pusieran en práctica las medidas que habían discutido tres noches antes para el caso de que la denuncia se produjera. Cuando vio que Martiña se marchaba y que los guardias permanecían, seguramente llamando a más policías por sus radios, dio la orden.
Cuando Martiña se dispuso a salir a la carretera tras el incómodo recorrido del camino de tierra, tuvo que frenar de golpe. Un coche de bomberos se acercaba a gran velocidad por la vía asfaltada, haciendo sonar la sirena.
Le asombró que girasen para entrar en el camino. Que ella supiera, terminaba en el convento y no había ni en el trayecto ni al final ninguna otra construcción, sólo bosque, un denso y tenebroso bosque, donde un incendio podía significar una gravísimo problema ecológico.
Entonces, si no había más que el convento, allí debía de estar el fuego.
Entró en el aparcamiento de la cafetería, puesto que no había donde maniobrar de nuevo, y se lanzó tras los bomberos tan rápidamente como se lo permitía la pista de guijarros.
Vio el humo mucho antes de llegar al claro; una vez allí, salió del coche y permaneció parada junto a la portezuela, incapaz de creer lo que veía. Lo asombroso era que no se trataba de un fuego localizado. Era todo el conjunto de edificios lo que ardía, como si se tratase de algo programado y muy bien organizado.
Contempló las llamaradas en estado de alucinación, pensando en la frustración de Arístides y la más que probable decepción de Gerardo, uno de cuyos sueños veía consumirse. Había mucha madera, casi todo el monasterio estaba construido de madera y argamasa, y los artesonados deslucidos y astillados eran abundantísimos. Por ello, sonaban constantemente los derrumbamientos seguidos del crepitar creciente de las llamas y la salida al aire, entre la humareda, de partículas encendidas como en un espectáculo pirotécnico.
Los esfuerzos de los bomberos fueron inútiles. El depósito de agua se agotó mucho antes de que pudieran, siquiera, ver decrecer las llamaradas que brotaban por la ventana hacia la que dirigían las mangueras.
Cuando Martiña decidió que debía regresar al hotel, del monasterio sólo quedaban ruinas calcinadas y humeantes y parte de la torre de piedra.
-Hace media hora que llegué -le dijo Gerardo-. ¿Dónde estabas?
-En el convento.
-¿Todo el día?
-Esos locos lo han quemado.
-¡Qué dices!
-Ha ardido todo, Gerardo. El incendio ha sido horroroso, y ahora ya no queda allí más un montón de ruinas.
Gerardo se sentó en el borde de la cama, como si las piernas no pudieran sostenerle. No podía participar de la tristeza que parecía embargar a Martiña.
-¿No queda nada, seguro? -preguntó.
-No.
-¿Y los monjes?
-Me da la impresión de que ellos también han ardido, creo que voluntariamente.
Gerardo escondió los ojos tras las manos, puesto que un torbellino de emociones contradictorias le había situado al borde del llanto. Sentía horror y júbilo, incredulidad y alivio; el vértigo extasiado de quien, tras un maratón, es incapaz de convencerse de que ha llegado a la meta.
-La primera parte del juramento se ha cumplido sin que yo haya tenido que intervenir -dijo con voz ronca-. Ahora, tenemos que cumplir la segunda parte.



Epílogo

-¿Qué es lo que me dijiste que significa esta inscripción? -preguntó Martiña-; hace tantos años, que ni me acuerdo.
Señalaba lo grabado en el interior del anillo heredado del antepasado cautivo de Gerardo, que respondió:
-"A su majestad don Carlos II, Rey de todas las Españas, de su súbdito el Virrey de la Nueva Granada". Me lo tradujo del latín, hace un pilón de años, el párroco de Noya.
-Es una pena que no lo quieras vender. Esta esmeralda tiene que valer millones, mucho más que el préstamo que llevas un mes pidiéndole a mi padre.
-Venderlo es tabú, ya lo sabes. Más adelante, a lo mejor lo reformamos para que lo puedas usar tú.
-¿Yo, con esto en la mano por la calle? Ni pensarlo. Un tironero sería capaz de arrancarme el dedo.
Gerardo sonrió. No imaginaba a un tironero que tuviera redaños de asaltar a Martiña. Aguardaban dentro del coche que amaneciera, junto a la playa. La noche anterior, habían pasado en la segunda cadena de Televisión Española un trailer de la serie "El oro de Vigo", lo que había precipitado el plan, porque anticipaban la invasión de buscadores de tesoros que podía caer sobre la ría en cuanto emitieran el primer capítulo.
-¿No estará el agua muy fría? -preguntó Martiña.
-Un poco, pero estamos a primero de septiembre y anoche anunciaron buen tiempo para hoy; puedes fingir que eres una bañista tostándose al sol. Lo que me faltaría es una tercera botella de aire comprimido.
-Y una lancha más grande y más segura, y una grúa, y un soplete marino, y seis submaristas...
Gerardo rió a carcajadas.
-Tu padre no quiso prestarme el dinero y no podemos esperar más, Martiña, aunque no estuvieran a punto de salir los documentales al aire. La gente está volviendo ya de las vacaciones a sus oficinas públicas, y en cualquier momento alguien puede leer el informe de Dimas Outeiro y le va a dar por mandar vigilar el galeón. De ahí a que empiecen a volverlo boca abajo, será cuestión de pocos días.
-Tengo miedo de que vengan a detenernos.
-Yo también. Hay que actuar con mucho disimulo. Tú, luce tu... topless con todo el exhibicionismo que puedas, no te cortes; recuerda que es la única arma que tienes si los patrulleros se acercan a husmear.
-Nos van a meter en la cárcel, Gerardo. Esto es ilegal.
-Hace trescientos años que montones de gente, principalmente extranjeros, no paran de sacar oro de la ría. Aunque últimamente se escudaban en permisos legales de exploración, cometieron todas las ilegalidades que pudieron, como si todos hicieran lo mismo que el capitán Nemo. De aquí se han llevado cosas que serían auténticos tesoros de museo, y España las ha perdido para siempre. Yo, por lo menos, aunque soy consciente de que esto es ilegal, me propongo no sacar ni monedas ni ninguna otra cosa que tenga verdadero valor histórico o artístico. Te prometo que sólo voy a sacar el oro que encuentre en lingotes. Será mi revancha por lo que le hicieron a mi antepasado...
El bote neumático se encontraba preparado muy cerca del rebalaje, con el motor fueraborda instalado, porque fue lo primero que hizo Gerardo al llegar a medianoche, antes de echarse a dormir con los respaldos de los asientos del coche abatidos. Encima del bote, los remos, un ancla, las cuerdas, las botellas de aire comprimido, el traje de neopreno, las aletas, el chaleco, las linternas, la caja de herramientas y una colchoneta hinchable donde Martiña se tumbaría, con objeto de que no levantase sospechas una lancha que iba a permanecer varias horas fondeada en el mismo lugar.
-Bueno, ya es hora -dijo Gerardo.
Botaron con dificultades el bote y ambos lo abordaron de un salto, porque, efectivamente, el agua estaba fría. Gerardo remó hasta la vertical del galeón, fondeó el ancla y comenzó a prepararse.
-¿Qué respondo si alguien me pregunta qué hago aquí?
-Pórtate con naturalidad. Estoy seguro de que se te ocurrirá qué decirles para que te dejen tomar en paz el sol en topless. ¿Te acuerdas de lo que me respondiste la primera vez que te hablé en aquella playa, cuando tenías sólo quince años?
-"Estoy esperando a mis dos hermanos boxeadores"
Gerardo sonrió:
-¿Ves? Algo se te ocurrirá. ¿Recuerdas cómo se pone el motor en marcha?
Martiña tanteó el botón y el resorte, y asintió con la cabeza.
-Eres un machista que no tiene arreglo -reprochó con una sonrisa.
Los flotadores de la caja de herramientas eran más poderosos que el lastre, y Gerardo tuvo que suplementar el peso de éste atando una piedra para que se fuera al fondo. En cambio, sí había calculado bien la medida de las cuerdas de las bolsas; sobraban más de tres metros de cada una; las amarró al cable que rodeaba la barca, lo mismo que el cabo del rollo que se prendió al cinturón.
-Bueno, allá voy -dijo, al disponerse a saltar.
-Ten cuidado, cariño. No me des un disgusto.
-Pon en marcha el motor en cuanto notes el tirón de la azul, y desplaza la lancha sólo dos o tres metros, nada más que lo que te permite el ancla; será suficiente. Luego, no pierdas de vista en ningún momento las amarillas aunque estés tendida en la colchoneta; ízalas con cuidado, con seguridad de que es con la que te he hecho la señal. Así, terminaremos antes.
-No te preocupes.
El ancla se había enganchado a sólo unos seis metros de una de las cuatro cuerdas que había dejado, un mes antes, flotar libremente sujetas con mosquetones a las esquinas de la lona. Localizó las cuatro en seguida, preparó con ellas el más seguro de los nudos que conocía, el de remolque, las aseguró a la cuerda plástica azul y dio fuertes tirones. Martiña reaccionó en seguida. El tirón del motor fue suficiente para desplazar la pesada lona con su ya abundante capa de arena, dejando descubierta intacta la depresión absorbida por la extractora, tal como estaba cuando la tapara. Las dos colchonetas continuaban en su lugar, con las espitas hacia arriba. Gerardo las infló un poco con la pequeña botella de aire comprimido y formó, forzándolas y asegurándolas con cuerdas, una barrera circular en torno a la lumbrera. Arrastró y apiló con las manos un poco de arena en todo el perímetro, de manera que la barrera resultara más firme. Al final, calculó que sería capaz de servir de dique a la acumulación de lodo durante más de un mes. Total, él sólo iba a necesitar un par de horas.
Abrió la lumbrera con el mismo cuidado que lo había hecho el equipo de Dimas, pues no estaba seguro de que no tuviera que volver a necesitar la portañola.
Antes de meterse por la estrecha abertura, se santiguó, porque bajo ninguna clase de lógica en la exploración submarina era sensato que un hombre entrara solo en un galeón enterrado en el limo. Introdujo primero la caja de herramientas y las bolsas, y entró con el corazón convertido en una matraca.
Todo permanecía tal como lo habían dejado, visibles los destrozos que los ímpetus de Rafael Beira habían producido, las tablas desprendidas y lo que había sido la tumba del inglés de la daga. Fue directamente hacia el rincón inferior junto a la pared divisoria donde había visto aquel día el levísimo fulgor. Efectivamente, la tabla, mal ajustada por abajo, dejaba libre una rendija de un centímetro de ancho por tres de largo junto a las cuadernas. Ese desajuste iba a ser el punto de partida de su futuro.
Metió por la rendija el cincel, que forzó hacia arriba haciendo palanca con la caja de herramientas. A continuación, situó el berbiquí contra la tabla, medio metro más arriba y a cinco centímetros del rincón, y comenzó a dar vueltas a la manivela. Por tratarse de la construcción original del galeón, las tablas de ese mamparo eran mucho más gruesas y resistentes que las de las cubiertas falsas que disimulaban los escondrijos, pero en cuanto la broca traspasó la madera, empujado por la presión del cincel se rajó un fragmento triangular de unos sesenta centímetros de lado por todo el ancho de la tabla en la base, de aproximadamente un palmo. Consiguió desencajarlo con la presión combinada del cincel y el cuchillo. Mientras se desparramaba el oro por la abertura, liberado por la fuerza de la gravedad a causa de las escora del pecio, sintió con alarma una sacudida de todo el casco. Sobrecogido, anticipó aterrorizado lo que podía haber ocurrido; la barrera formada por las dos colchonetas se habría desplazado y la arena empezaría a caer hacia el ventanuco. Sacó la cabeza por él para constatarlo, pero, por fortuna, el dique había resistido.
De regreso al rincón, los pequeños lingotes de oro continuaban fluyendo. Estaba alucinado, sentía la tentación de, sencillamente, contemplarlo, recrearse en lo que ese manantial amarillo significaba para la liberación de sus obsesiones y en lo que iba a representar para el porvenir, pero tenía que actuar.
Llenó una bolsa sólo hasta la mitad, porque Martiña no iba a ser capaz de izar más peso, la sacó al exterior, amarrándola a la cuerda, e hizo la señal. Al borde del llanto, vio ascender el primer capítulo del resto de su venturosa vida.
Tuvo que realizar cuatro viajes de ida y vuelta a la barca, a fin de recuperar las bolsas y volver a llenarlas. No atendió las exclamaciones ni las protestas de Martiña de que ya era suficiente y continuó hasta comprobar que, aun abandonando las botellas de aire comprimido, las herramientas y la totalidad del equipo de submarinismo, la barca ya no era capaz de cargar más. Había una voluminosa alfombra dorada en todo su fondo, pero el oro era una insignificancia junto a las esmeraldas y las perlas que refulgían encima.

Tras la compra de la finca, inesperadamente rápida en contra de lo que habían previsto tratándose de lo que se trataba, aprobaron tras muchas discusiones el último de los presupuestos de construcción. Era el más elevado de todos, pero el constructor aceptaba que figurase en el contrato el compromiso de utilizar técnicas tradicionales gallegas en el trabajo de la piedra. Sería un pazo modesto, nada aparatoso, pero extraordinariamente hermoso, donde disfrutarían de una existencia apacible y amena, despreocupados hasta el fin de sus vidas mientras vieran crecer a sus hijos sobre el extenso jardín de lo que había sido un monasterio.
Dos días después de comenzadas las obras, y liberados de las complicaciones que representaron la boda y la celebración, la compra del terreno y la puesta en marcha de lo que habría de ser para siempre el marco de su amor, recordaron que aún tenían un enigma por resolver.
-¿Crees que tu padre vendrá de verdad los días que vamos a estar fuera? -le preguntó Gerardo a Martiña
-Sí, joder, Gerardo. No seas tan pesado. Claro que vendrá. Él tiene más ganas que nosotros de ver que la casa va para arriba.
Gerardo continuaba sin tenerlas todas consigo, por los malos tragos que su suegro le había hecho pasar a lo largo de siete años de reproches, porque estaba convencido de que su recién adquirida fortuna no bastaba para hacerle cambiar de actitud de la noche a la mañana ni apearlo de su convicción de que "eres un vago sin oficio ni beneficio, que le darás muy mala vida a mi hija"
Se acomodó en el asiento del avión, junto a Martiña, todavía sin total convencimiento, pero ya no quería dejar pasar más tiempo sin satisfacer la curiosidad de saber lo que decía el pergamino, de cuya fotografía había mandado realizar una nueva ampliación, pidiendo al laboratorio que colocara el cliché al revés en la ampliadora.
No encontraron en Dublín quien diera con el sentido exacto del texto. Ninguna de las tres personas conocedoras del gaélico que localizaron se atrevió con la rara mezcolanza de palabras en latín y en ese idioma, pero el último les recomendó a un lingüista llamado Renald Tramore y residente en Galway, “que creo que habla también español”, y allí viajaron en un coche alquilado.
Poco antes de llegar, se detuvieron, asombrados, en lo alto de un promontorio desde donde se dominaba el extenso panorama de la ciudad y sus alrededores.
-¡Carallo! -exclamó Gerardo-. Parece una de la rías baixas.
El paisaje de colinas cubiertas de verdor descendía hacia el quieto mar encajonado entre calas y promontorios, que el agua duplicaba en el reflejo agrisado por la bruma.
-Cualquier gallego que trajeran aquí con los ojos vendados -dijo Martiña-. creería que lo habían traído a la ría de Arousa.
-No es extraño que tengamos tanto en común los irlandeses y los gallegos -afirmó Gerardo-. Los celtas que llegaran a esta bahía hace miles de años, con los medios y las limitaciones de entonces, pudieron confundir nuestra tierra y ésta como si fueran la misma.
Encontraron la casa con dificultad, en un paraje de los alrededores de Galway sumamente parecido a las aldeas gallegas de casas diseminadas entre prados y bosques, y concentradas en agrupamientos de cuatro o cinco. La del señor Tramore era pequeña y parecía acogedora tras los arriates de las ventanas, cuyas vistosas flores otoñales comenzaban su declinar invernal.
Renald Tramore era un hombre flaco y alto y, de acuerdo con el tópico irlandés, rubio casi pelirrojo. Le entusiasmó que fuesen españoles, porque dijo haber visitado muchas veces su país, principalmente Galicia y las playas del Mediterráneo, afición que, aseguró, había heredado de sus antepasados, enamorados de España desde siglos antes de que se pusiera de moda como destino turístico. Pronunció humorísticamente en español: "Sol, paella y olé". Les invitó con algo de teatralidad ritual a beber cerveza negra mientras ojeaba de vez en cuando la copia fotográfica, y sólo después de la tercera jarra, dijo en inglés:
-El truco es sencillísimo y algo ingenuo según los conocimientos del presente, tan lleno de computadoras y de códigos mucho más sofisticados. El pergamino es el informe de un espía irlandés y da a entender una situación insólita: Espiaba al mismo tiempo para el rey de España y el de Inglaterra, en unos momentos que las dos monarquías aparentaban ser enemigas irreconciliables, aunque pocos años antes habían sido aliadas. El texto está en latín, salvo la mayor parte de los sustantivos, que los escribió en gaélico.
Tramore advirtió que Martiña no entendía el inglés y le miraba con un gesto de incomprensión algo hostil, por lo que tras hacer muchas anotaciones en una libreta, leyó en un español aceptable aunque con acento muy marcado:
"Sabe Vuestra Majestad que acepté este servicio sólo con la condición de que no hubiera guerra en ningún caso, que es el mandato fundamental de mi Orden y el que me obliga a ella, y acabo de oír que aprontáis la guerra, lo que me llena de dolor. Si acepté vuestra encomienda aun siendo irlandés (pueblo que vuestras huestes inglesas masacran), encomienda que me obligó a abandonar los países donde tan diligentemente he servido durante muchos años los intereses de Europa y de todo el pueblo de Dios, fue por la orden inapelable de mi superior. Vuestro pacto con el Rey de España, para dividiros el producto de la travesía de 1699 desviándolo de la codicia de los insaciables y fraudulentos mercaderes y magistrados de la Casa de Contratación de Sevilla, bajo la simulación de una escaramuza incruenta que escenificarían navíos ingleses frente a esta flota, ha sido frustrado por el devenir de la Historia, y ya de nada os sirve la meticulosa valoración que vengo realizando de cuanto estos marinos y militares truhanes roban a su Rey. He visto morir en esta aventura a tres de mis más queridos hermanos de congregación. Ahora se me dice que don Carlos ha muerto y de Vos no sé si Dios os conserva la vida. Cumplo sin embargo mi compromiso de informaros que, tras el retraso de tres años, con ocasión de esta travesía el océano va a convertirse en el más impresionante río de oro que podáis imaginar, ni jamás en la historia haya cruzado ningún mar de la Tierra. Tan ancho y caudaloso como el Nilo"
-No comprendo un pimiento -dijo Martiña.
El irlandés sonrió mientras decía:
-Tampoco yo acabo de comprender, porque tengo entendido que el rey español del que se habla aquí no estaba en sus cabales, y esta componenda tan poco común tuvo que imaginarla alguien muy astuto. Sí comprendo la actuación del espía, que... sorprendentemente, podría ser camarada de uno de mis antepasados que dice la tradición familiar que desapareció en Palestina.
-¿En Palestina? –se asombró Gerardo.
-Posiblemente hayáis leído que hubo en el siglo XVII un intento serio de refundar la orden del Temple...
La pareja negó con la cabeza. Tramore prosiguió:
-En realidad, ha habido muchos. Pero aquél estuvo a punto de conseguirlo, pues llegó a tener alguna influencia, cierta infraestructura y una extensión considerable. Aunque fue iniciativa de un francés, aquí, en el oeste de Irlanda, encontró tierra abonada y uno de los que se sumaron con mayor entusiasmo pertenecía a mi familia y se llamaba Renald, de quien he heredado el nombre. Se dice que llegó a ser un personaje fundamental en aquella aventura. Aquellos nuevos templarios sentían grandes recelos por la monarquía francesa, precisamente porque fue la codicia de un rey francés lo que destruyó el Temple original, pero procuraban con ahínco que todas los monarcas cristianos permanecieran en paz con objeto de... ¡reconquistar Tierra Santa! Imaginaos... Probablemente por eso, se ponían al servicio de cualquier intriga que facilitase sus propósitos, por aberrante que pareciera; y se trataba de gente muy, muy preparada, que superaba duras y larguísimas etapas de entrenamiento.
-¡Es alucinante! -exclamó Gerardo-. Pero... no deja de tener sentido. En tiempos de Carlos II, había en su entorno más íntimo un personaje que fue uno de los mayores intrigantes de la historia de España. Era Almirante de Castilla, un cargo político que no tenía mucho que ver con el mar, pero su título nobiliario era el condado de Melgar y se llamaba Juan Tomás Enríquez de Cabrera. Él pudo ser quien contratara al espía que escribió el pergamino, porque ideó toda clase de componendas y fue uno de los miembros del Consejo del Reino más entusiastas cuando Carlos II se enzarzó en una guerra contra Luis XIV de Francia. Debía de saber de sobra lo que se le robaba a la corona en el comercio de Indias y, como había estado en contacto muy directo con el rey de Inglaterra mientras España combatía contra Francia, muy bien pudo ocurrírsele la trama que desvela el pergamino, a fin de que el oro llegase a la corte española...
-O a su bolsillo –apuntó Martiña con picardía.
-A lo mejor... –asintió Gerardo-. Pero lo que debía de querer era que el oro se quedase en España, en vez de desaparecer sin control a manos de las demás cortes europeas. Este hombre se vio con el agua al cuello cuando Carlos II murió y le sucedió Felipe V, nada menos que el nieto del poderoso rey contra el que había impulsado una guerra.
-Y por ello se convirtió en traidor –comentó Tramore.
-Parecería traición bajo la óptica de la corte de Felipe V, pero es posible que él se sintiera patriota y creyera estar haciendo un bien, porque, junto al cardenal Portocarrero, había defendido apasionadamente la opción austracista antes de que Carlos II muriera. O sea, que él, como muchísimos cortesanos de la época, creía honestamente en la legitimidad del archiduque Carlos.
-Pero aquí –Tramore señaló la reproducción del pergamino- habla de 1699, antes de que Carlos II muriera.
-Seguramente el Almirante de Castilla intuía ya entonces que sería elegido heredero quien nos impuso Luis XIV, que era el rey más temible del momento y que ya nos había robado a los españoles parte del imperio en Europa. Esto que dice el pergamino parece inverosímil, pero no pasó mucho tiempo desde la batalla de Rande hasta que el Almirante de Castilla se marcara su último numerito de la historia. Deseando librarse de sus intrigas, Felipe V le otorgó la embajada de París, lo que era más o menos un destierro dorado que, al estar bajo el poder de su abuelo, extirparía de raíz uno de los grandes puntales cortesanos de la opción carlista. ¿Y sabéis lo que hizo el fulano? Salió con su comitiva de Madrid, fingiendo que se dirigía a Francia; pero pocas leguas después cambió de rumbo y corrió con dirección a Portugal, a unirse a la Gran Alianza, donde la más poderosa era Inglaterra.
Martiña mostraba expresión de aburrimiento y algo de impaciencia.
-Oye, cariño -dijo-, ¿todo eso, a nosotros qué carallo nos importa?
-Tienes razón –respondió Gerardo, sonriendo con ternura-. Yo he cumplido la promesa que le hice a mi padre. Ahora, a disfrutar.